Sábado, Mayo 18, 2024

Patricio Donoso presidente de la CChC: “La mitad del mayor valor de la vivienda es por el alza en el costo del suelo”

PULSO – “Hoy tenemos un gremio mucho más claro de que tenemos que tener un rol, más que analista o comentarista de la situación, un rol más protagónico en los temas que nos competen que van más allá de la infraestructura propiamente tal. Tenemos que mirar como aportamos a la construcción del país”.
Esa es la reflexión que hace Patricio Donoso, quien hace una semana fue reelecto presidente de la Cámara Chilena de la Construcción hasta agosto de 2020. Tras un año liderando la mesa directiva de uno de los gremios más influyentes del país, analiza los temas que hoy marcan la agenda del país.
¿Cómo ha visto el actuar del gobierno?
-El gobierno tuvo una opción de modificar o perfeccionar distintas medidas y tomar el desafío de otras, hablo de la reforma de pensiones y tributaria, temas ambientales y laborales, esa fue la carta de navegación que eligió, y ahí es donde vemos las cuotas de preocupación por los tiempos que ha tomado este proceso. Los tiempos son necesarios en la medida que se genere una debida discusión, propositiva y proactiva, pero no hemos visto mucho ejercicio como ese en estos temas, que son los pilares de la gestión de este gobierno. Es más, creemos que no hemos ido al fondo de los asuntos, por ejemplo, en pensiones, donde hay un consenso a nivel país de la importancia de ajustar nuestro sistema, pero en gran parte de la discusión nos hemos quedado en debate de quien administra el 4%, cuando sabemos que eso no va a tener un mayor resultado o impacto en las futuras generaciones.
¿Le sorprendió la indicación que anunció el gobierno sobre la reducción de la jornada laboral? ¿Cuál es el proyecto que le acomoda más al sector?
-Todos estábamos sorprendidos, había un proyecto de ley que ya estaba en curso y entendíamos que ese era el trabajo bajo el cual el gobierno había impulsado como su propuesta. Tendrá sus motivos de por qué lanzar esta modificación a ese proyecto de ley, pero creemos que no corresponde comentar algo sin tener el debido conocimiento de la indicación y los estudios. Entendemos el espíritu que hay de fondo, son los grandes temas que tenemos que enfrentar como país, realmente cómo nos vamos a comprometer a mejorar la calidad de vida, pero reducir la discusión de la calidad de vida a un número de horas de jornada laboral, creo que hay una brecha bastante grande.
¿Ha tenido algún efecto la migración en el empleo del sector de la construcción?
-Ha impactado en el sentido que ha dado más posibilidades de recursos de personas para el desempeño de las obras, lo que era algo que estaba escaseando, sobre cuando la minería estaba en un momento positivo y generaba ocupación de trabajadores respecto de otras áreas de la construcción. Por lo tanto, hemos visto que ha sido una oportunidad para el desarrollo de la industria.
¿Se debería aumentar el límite máximo de contratación de extranjeros en las empresas?
-Creo que no debiera existir límite. Si nosotros invitamos a un extranjero a vivir en este país, lo mínimo es darle la oportunidad de trabajo, sino cuestionémonos si lo invitamos o no. Si queremos que se inserte en la sociedad, el canal es el trabajo para poder generar sus ingresos y adoptar distintos bienes y no sea el Estado el que le esté proveyendo bienes y servicios. Sino, tal vez estamos haciendo una invitación condicionada.
El gobierno tiene un plan de licitaciones, pero algunas contempladas para este año se han pospuesto, y en otras se ha visto un lento avance. ¿Cómo lo ve?
-El diagnóstico lo hacemos en base a los resultados que vemos. Y si bien hay un plan con obras, fechas y monto, ese plan no se está cumpliendo. Como hay un fuerte impulso, sin duda, habría que reforzar los equipos humanos, ya sea aumentando o externalizando el desarrollo de los proyectos, y también es muy importante tener una coordinación entre los distintos estamentos del Estado para esos proyectos, porque en la medida que esa coordinación funcione vamos a tener resultados más temprano.
Ayer se dio a conocer un estudio que reveló que el acceso a la vivienda en Chile es “severamente no alcanzable”. ¿Cuál es el riesgo que ven?
-El mayor riesgo es que cada día más la vivienda sea inalcanzable. Hoy la mitad de este mayor valor de la vivienda se explica por sí mismo en el aumento del valor del suelo, el otro porcentaje es por temas normativos, por aumentos propios de los insumos relacionados y mayor tiempo en el desarrollo de los proyectos. Por lo tanto, en la medida que nos hagamos cargo de tener una norma que estimule el crecimiento del desarrollo de las ciudades, debería ser un buen factor para mitigar este aumento de los precios.
El próximo año entra en vigencia la ley de aportes al espacio público, ¿le pondrá mayor presión a los precios?
-Absolutamente. Esto no quiere decir que no sean instrumentos que tengamos que aplicar, pero al mismo tiempo hay que tomar conciencia de que esto tiene su costo y se suma a la canasta de costo que se tiene que incorporar al desarrollo de la vivienda.
Fuente: Pulso, Viernes 30 de Agosto de 2019

PULSO – “Hoy tenemos un gremio mucho más claro de que tenemos que tener un rol, más que analista o comentarista de la situación, un rol más protagónico en los temas que nos competen que van más allá de la infraestructura propiamente tal. Tenemos que mirar como aportamos a la construcción del país”.
Esa es la reflexión que hace Patricio Donoso, quien hace una semana fue reelecto presidente de la Cámara Chilena de la Construcción hasta agosto de 2020. Tras un año liderando la mesa directiva de uno de los gremios más influyentes del país, analiza los temas que hoy marcan la agenda del país.
¿Cómo ha visto el actuar del gobierno?
-El gobierno tuvo una opción de modificar o perfeccionar distintas medidas y tomar el desafío de otras, hablo de la reforma de pensiones y tributaria, temas ambientales y laborales, esa fue la carta de navegación que eligió, y ahí es donde vemos las cuotas de preocupación por los tiempos que ha tomado este proceso. Los tiempos son necesarios en la medida que se genere una debida discusión, propositiva y proactiva, pero no hemos visto mucho ejercicio como ese en estos temas, que son los pilares de la gestión de este gobierno. Es más, creemos que no hemos ido al fondo de los asuntos, por ejemplo, en pensiones, donde hay un consenso a nivel país de la importancia de ajustar nuestro sistema, pero en gran parte de la discusión nos hemos quedado en debate de quien administra el 4%, cuando sabemos que eso no va a tener un mayor resultado o impacto en las futuras generaciones.
¿Le sorprendió la indicación que anunció el gobierno sobre la reducción de la jornada laboral? ¿Cuál es el proyecto que le acomoda más al sector?
-Todos estábamos sorprendidos, había un proyecto de ley que ya estaba en curso y entendíamos que ese era el trabajo bajo el cual el gobierno había impulsado como su propuesta. Tendrá sus motivos de por qué lanzar esta modificación a ese proyecto de ley, pero creemos que no corresponde comentar algo sin tener el debido conocimiento de la indicación y los estudios. Entendemos el espíritu que hay de fondo, son los grandes temas que tenemos que enfrentar como país, realmente cómo nos vamos a comprometer a mejorar la calidad de vida, pero reducir la discusión de la calidad de vida a un número de horas de jornada laboral, creo que hay una brecha bastante grande.
¿Ha tenido algún efecto la migración en el empleo del sector de la construcción?
-Ha impactado en el sentido que ha dado más posibilidades de recursos de personas para el desempeño de las obras, lo que era algo que estaba escaseando, sobre cuando la minería estaba en un momento positivo y generaba ocupación de trabajadores respecto de otras áreas de la construcción. Por lo tanto, hemos visto que ha sido una oportunidad para el desarrollo de la industria.
¿Se debería aumentar el límite máximo de contratación de extranjeros en las empresas?
-Creo que no debiera existir límite. Si nosotros invitamos a un extranjero a vivir en este país, lo mínimo es darle la oportunidad de trabajo, sino cuestionémonos si lo invitamos o no. Si queremos que se inserte en la sociedad, el canal es el trabajo para poder generar sus ingresos y adoptar distintos bienes y no sea el Estado el que le esté proveyendo bienes y servicios. Sino, tal vez estamos haciendo una invitación condicionada.
El gobierno tiene un plan de licitaciones, pero algunas contempladas para este año se han pospuesto, y en otras se ha visto un lento avance. ¿Cómo lo ve?
-El diagnóstico lo hacemos en base a los resultados que vemos. Y si bien hay un plan con obras, fechas y monto, ese plan no se está cumpliendo. Como hay un fuerte impulso, sin duda, habría que reforzar los equipos humanos, ya sea aumentando o externalizando el desarrollo de los proyectos, y también es muy importante tener una coordinación entre los distintos estamentos del Estado para esos proyectos, porque en la medida que esa coordinación funcione vamos a tener resultados más temprano.
Ayer se dio a conocer un estudio que reveló que el acceso a la vivienda en Chile es “severamente no alcanzable”. ¿Cuál es el riesgo que ven?
-El mayor riesgo es que cada día más la vivienda sea inalcanzable. Hoy la mitad de este mayor valor de la vivienda se explica por sí mismo en el aumento del valor del suelo, el otro porcentaje es por temas normativos, por aumentos propios de los insumos relacionados y mayor tiempo en el desarrollo de los proyectos. Por lo tanto, en la medida que nos hagamos cargo de tener una norma que estimule el crecimiento del desarrollo de las ciudades, debería ser un buen factor para mitigar este aumento de los precios.
El próximo año entra en vigencia la ley de aportes al espacio público, ¿le pondrá mayor presión a los precios?
-Absolutamente. Esto no quiere decir que no sean instrumentos que tengamos que aplicar, pero al mismo tiempo hay que tomar conciencia de que esto tiene su costo y se suma a la canasta de costo que se tiene que incorporar al desarrollo de la vivienda.
Fuente: Pulso, Viernes 30 de Agosto de 2019

TITULARES