Lunes, Abril 22, 2024

Parques urbanos: más biodiversidad, más felicidad. Por Montserrat Delpino

DIARIO ESTRATEGIA – Las ciudades crecen a medida que la población aumenta en el mundo. El desarrollo de la infraestructura gira en torno a más viviendas ante un déficit que no da tregua.

Sin embargo, hace un tiempo las autoridades, academia y comunidades han acentuado la necesidad de crear barrios y espacios públicos adecuados para los habitantes que eligen las ciudades para instalarse. Cantidad, pero sobre todo calidad.

Recientemente, las crisis sanitaria y climática, han dejado en evidencia la importancia de destinar recursos a la generación de parques urbanos y áreas verdes que ayuden a conservar la biodiversidad, controlar las islas de calor urbana, y mejorar los indicadores de salud de las personas y urbes.

Diversos estudios en el mundo demuestran que hay una relación directa entre el acceso a la naturaleza, y el aumento del bienestar, la salud física y mental de los habitantes. Las personas son más felices en entornos naturales.

E independiente del tamaño, lo que parece ser más importante en la percepción de bienestar es la calidad de las áreas verdes. La biodiversidad de flora y fauna, así como la disposición de equipamientos para la permanencia y disfrute de los entornos naturales son elementos clave en su diseño y mantención.

Así la red de parques, plazas, jardines, bulevares y hasta bandejones centrales, no sólo embellece la ciudad con su arborización, también ayuda a bajar las temperaturas, mejorar la calidad del aire, y sustentar la polinización y biodiversidad, generando entornos más saludables para todas las especies, incluyendo la especie humana.

Montserrat Delpino Chamy
Profesora Asociada, Universidad de Concepción
Miembro Consejo Políticas de Infraestructura – CPI

Ver artículo

Fuente: Diario Estrategia, Jueves 15 de Febrero de 2024

DIARIO ESTRATEGIA – Las ciudades crecen a medida que la población aumenta en el mundo. El desarrollo de la infraestructura gira en torno a más viviendas ante un déficit que no da tregua.

Sin embargo, hace un tiempo las autoridades, academia y comunidades han acentuado la necesidad de crear barrios y espacios públicos adecuados para los habitantes que eligen las ciudades para instalarse. Cantidad, pero sobre todo calidad.

Recientemente, las crisis sanitaria y climática, han dejado en evidencia la importancia de destinar recursos a la generación de parques urbanos y áreas verdes que ayuden a conservar la biodiversidad, controlar las islas de calor urbana, y mejorar los indicadores de salud de las personas y urbes.

Diversos estudios en el mundo demuestran que hay una relación directa entre el acceso a la naturaleza, y el aumento del bienestar, la salud física y mental de los habitantes. Las personas son más felices en entornos naturales.

E independiente del tamaño, lo que parece ser más importante en la percepción de bienestar es la calidad de las áreas verdes. La biodiversidad de flora y fauna, así como la disposición de equipamientos para la permanencia y disfrute de los entornos naturales son elementos clave en su diseño y mantención.

Así la red de parques, plazas, jardines, bulevares y hasta bandejones centrales, no sólo embellece la ciudad con su arborización, también ayuda a bajar las temperaturas, mejorar la calidad del aire, y sustentar la polinización y biodiversidad, generando entornos más saludables para todas las especies, incluyendo la especie humana.

Montserrat Delpino Chamy
Profesora Asociada, Universidad de Concepción
Miembro Consejo Políticas de Infraestructura – CPI

Ver artículo

Fuente: Diario Estrategia, Jueves 15 de Febrero de 2024

TITULARES