Jueves, Enero 26, 2023

Para no sucumbir ante la congestión vehicular

DIARIO CONCEPCIÓN – Puede ser un efecto más de la pandemia: el temor a contagiarse ha llevado a un gran número de personas a utilizar vehículos particulares para trasladarse en el Gran Concepción. Aunque las cifras indican que menos de 5% de los contagios se produce en la locomoción colectiva. También podría ser un impacto de la densificación urbana, del alargamiento de las zonas urbanas con la construcción de nuevos espacios habitacionales, edificios en altura y nuevos barrios. Otra razón señalada apunta a mayor liquidez en los bolsillos, lo que se habría traducido en crecimiento acelerado del parque automotor. Cualesquiera que sean las razones, lo cierto es que la llegada de marzo trajo de vuelta un problema que se arrastra por años: la congestión vehicular en determinadas horas y puntos de la intercomuna.

La vuelta de las vacaciones suele ser traumática, puesto que el mayor flujo de vehículos ejerce gran presión sobre la capacidad de las vías públicas, generando retrasos, accidentes de tránsito, molestias diversas que finalmente se traducen en negativos impactos en la calidad de vida.

Hay conciencia sobre el problema y diversas soluciones han sido propuestas y/o implementadas. Mejoras en el sistema de transporte público, incentivos al uso de bicicleta y ciclomotores, reparaciones de vías y nuevos ejes viales son algunas medidas que sin dudas aportan en mitigar los problemas. Se habló por un largo tiempo de un Plan Maestro de Transportes y de iniciativas como el Metro para Concepción.

La experiencia acumulada ha demostrado, sin embargo, que la eliminación total de los “tacos” en horas punta es de extrema dificultad en los centros urbanos, puesto que son propensos al crecimiento de su población y de sus medios de transporte. Pero hay consenso de que sí es posible establecer cierto control de la congestión vehicular y para ello es decisiva la elaboración de una visión estratégica de largo plazo del desarrollo de las ciudades. Una estrategia que debe considerar la movilidad humana y el crecimiento urbano con la sostenibilidad de la urbe y la calidad de vida de la ciudadanía.

Es una materia compleja, que exige alta capacidad profesional y de liderazgo para encontrar soluciones coordinadas, continuas y válidas para las comunas del Gran Concepción. Una visión de largo plazo para no sucumbir ante la congestión vehicular.

Ver artículo

Fuente: Diario Concepción, Sábado 5 de Marzo de 2022

DIARIO CONCEPCIÓN – Puede ser un efecto más de la pandemia: el temor a contagiarse ha llevado a un gran número de personas a utilizar vehículos particulares para trasladarse en el Gran Concepción. Aunque las cifras indican que menos de 5% de los contagios se produce en la locomoción colectiva. También podría ser un impacto de la densificación urbana, del alargamiento de las zonas urbanas con la construcción de nuevos espacios habitacionales, edificios en altura y nuevos barrios. Otra razón señalada apunta a mayor liquidez en los bolsillos, lo que se habría traducido en crecimiento acelerado del parque automotor. Cualesquiera que sean las razones, lo cierto es que la llegada de marzo trajo de vuelta un problema que se arrastra por años: la congestión vehicular en determinadas horas y puntos de la intercomuna.

La vuelta de las vacaciones suele ser traumática, puesto que el mayor flujo de vehículos ejerce gran presión sobre la capacidad de las vías públicas, generando retrasos, accidentes de tránsito, molestias diversas que finalmente se traducen en negativos impactos en la calidad de vida.

Hay conciencia sobre el problema y diversas soluciones han sido propuestas y/o implementadas. Mejoras en el sistema de transporte público, incentivos al uso de bicicleta y ciclomotores, reparaciones de vías y nuevos ejes viales son algunas medidas que sin dudas aportan en mitigar los problemas. Se habló por un largo tiempo de un Plan Maestro de Transportes y de iniciativas como el Metro para Concepción.

La experiencia acumulada ha demostrado, sin embargo, que la eliminación total de los “tacos” en horas punta es de extrema dificultad en los centros urbanos, puesto que son propensos al crecimiento de su población y de sus medios de transporte. Pero hay consenso de que sí es posible establecer cierto control de la congestión vehicular y para ello es decisiva la elaboración de una visión estratégica de largo plazo del desarrollo de las ciudades. Una estrategia que debe considerar la movilidad humana y el crecimiento urbano con la sostenibilidad de la urbe y la calidad de vida de la ciudadanía.

Es una materia compleja, que exige alta capacidad profesional y de liderazgo para encontrar soluciones coordinadas, continuas y válidas para las comunas del Gran Concepción. Una visión de largo plazo para no sucumbir ante la congestión vehicular.

Ver artículo

Fuente: Diario Concepción, Sábado 5 de Marzo de 2022

TITULARES