Viernes, Mayo 24, 2024

Pandemia y estigmatización en Santiago, por Sebastián Rodríguez y Luis Fuentes

LA TERCERA – La pandemia por Covid-19 nos mostró la cara más desigual de las ciudades, visibilizando las profundas diferencias socioeconómicas y marcada segregación territorial existente en Santiago. Los diferentes reportes gubernamentales y estudios existentes han sostenido que ciertas zonas han experimentado más impacto sanitario, económico, laboral y social, donde el mayor número de contagios y fallecidos se concentran en la periferia sur y oeste, áreas configuradas por comunas con alta población, presencia de vivienda social, altos índices de hacinamiento; con deficiencias en el acceso al transporte, áreas verdes y equipamientos urbanos.

En este contexto, el Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus) junto al Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC, realizó una encuesta en julio 2021 en diferentes tipos de barrios de Santiago para conocer la percepción que tienen los habitantes de la ciudad.

En términos generales, las y los encuestados creen que quienes habitan su mismo barrio tienen una percepción positiva de él, destacando esta tendencia en zonas de altos ingresos de Santiago, donde un 91,6% de las y los encuestados cree que sus vecinos/as tienen una percepción positiva de su barrio, versus un 4,7% que considera que tienen una percepción negativa.

Sin embargo, al analizar la percepción que tiene el resto de los habitantes de la ciudad respecto al barrio, se puede observar que la valoración cambia, experimentando una disminución generalizada en los diferentes territorios. En particular, el 73,6% de las personas encuestadas de las zonas de altos ingresos cree que el resto de los habitantes de la ciudad tiene una percepción favorable, disminuyendo así un 18% la valoración positiva de estos.

En el caso de los barrios localizados en la periferia de Santiago y que cuentan con viviendas sociales, la percepción experimenta un cambio drástico: el 14% de sus habitantes cree que sus vecinos/as perciben negativamente su barrio. Además, el 34,2% considera que el resto de los habitantes de Santiago tiene una percepción negativa. Esta visión se complementa con el hecho de que estos barrios son los que alcanzan el mayor nivel de percepción negativa de personas de la ciudad que no residen ahí.

Los resultados de la encuesta demuestran que al variar la escala geográfica (del barrio a la ciudad) la percepción cambia: es mayor el porcentaje de quienes creen que el resto de santiaguinos/as –por sobre sus vecinas/os– ven de forma negativa sus barrios. Aspecto que se intensifica en zonas de la periferia de Santiago, y más aún, si tienen viviendas sociales.

A la luz de estos resultados, creemos que la llegada de la pandemia al país ha provocado profundas transformaciones, invitándonos a reflexionar cómo se ha agudizado la estigmatización y desconfianza en barrios con alta vulnerabilidad territorial, los que históricamente han sido marginados y segregados social y territorialmente. El desafío ahora es proyectar estos resultados a un escenario postpandemia y trabajar para disminuir las brechas sociales existentes previas y que, desde el estallido social y el Covid, se han agudizado.

Sebastián Rodríguez y Luis Fuentes, Cedeus e Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC.

Fuente: La Tercera, Domingo 13 de Febrero de 2022

LA TERCERA – La pandemia por Covid-19 nos mostró la cara más desigual de las ciudades, visibilizando las profundas diferencias socioeconómicas y marcada segregación territorial existente en Santiago. Los diferentes reportes gubernamentales y estudios existentes han sostenido que ciertas zonas han experimentado más impacto sanitario, económico, laboral y social, donde el mayor número de contagios y fallecidos se concentran en la periferia sur y oeste, áreas configuradas por comunas con alta población, presencia de vivienda social, altos índices de hacinamiento; con deficiencias en el acceso al transporte, áreas verdes y equipamientos urbanos.

En este contexto, el Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus) junto al Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC, realizó una encuesta en julio 2021 en diferentes tipos de barrios de Santiago para conocer la percepción que tienen los habitantes de la ciudad.

En términos generales, las y los encuestados creen que quienes habitan su mismo barrio tienen una percepción positiva de él, destacando esta tendencia en zonas de altos ingresos de Santiago, donde un 91,6% de las y los encuestados cree que sus vecinos/as tienen una percepción positiva de su barrio, versus un 4,7% que considera que tienen una percepción negativa.

Sin embargo, al analizar la percepción que tiene el resto de los habitantes de la ciudad respecto al barrio, se puede observar que la valoración cambia, experimentando una disminución generalizada en los diferentes territorios. En particular, el 73,6% de las personas encuestadas de las zonas de altos ingresos cree que el resto de los habitantes de la ciudad tiene una percepción favorable, disminuyendo así un 18% la valoración positiva de estos.

En el caso de los barrios localizados en la periferia de Santiago y que cuentan con viviendas sociales, la percepción experimenta un cambio drástico: el 14% de sus habitantes cree que sus vecinos/as perciben negativamente su barrio. Además, el 34,2% considera que el resto de los habitantes de Santiago tiene una percepción negativa. Esta visión se complementa con el hecho de que estos barrios son los que alcanzan el mayor nivel de percepción negativa de personas de la ciudad que no residen ahí.

Los resultados de la encuesta demuestran que al variar la escala geográfica (del barrio a la ciudad) la percepción cambia: es mayor el porcentaje de quienes creen que el resto de santiaguinos/as –por sobre sus vecinas/os– ven de forma negativa sus barrios. Aspecto que se intensifica en zonas de la periferia de Santiago, y más aún, si tienen viviendas sociales.

A la luz de estos resultados, creemos que la llegada de la pandemia al país ha provocado profundas transformaciones, invitándonos a reflexionar cómo se ha agudizado la estigmatización y desconfianza en barrios con alta vulnerabilidad territorial, los que históricamente han sido marginados y segregados social y territorialmente. El desafío ahora es proyectar estos resultados a un escenario postpandemia y trabajar para disminuir las brechas sociales existentes previas y que, desde el estallido social y el Covid, se han agudizado.

Sebastián Rodríguez y Luis Fuentes, Cedeus e Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC.

Fuente: La Tercera, Domingo 13 de Febrero de 2022

TITULARES