Lunes, Junio 21, 2021

Obach, el gerente de Inversiones del gobierno: “El mensaje es que hay que tener paciencia”

DIARIO FINANCIERO – Poco más de dos meses han pasado desde aquel 14 de mayo, cuando el presidente de la República, Sebastián Piñera, lideró la firma del decreto que creó la Oficina de Gestión de Proyectos Sustentables (GPS), instancia gubernamental encargada de destrabar iniciativas de inversión por hasta US$ 62.173 millones en los próximos cuatro años, y que según los cálculos iniciales de la autoridad podría generar hasta 250.000 nuevos empleos.

Desde entonces, la rutina de Juan José Obach -34años, ingeniero comercial de la Universidad Católica de Chile y máster en administración pública de Harvard- se divide en dos partes: cerca de un 30% de su tiempo está destinado a la reunión con los titulares de los 212 proyectos de inversión que hasta hoy considera GPS, y el resto del tiempo lo gasta “básicamente en coordinaciones internas”.

Según explica el jefe de la oficina, el tiempo de instalación de la llamada “gerencia de Inversiones” de La Moneda les ha permitido identificar 10 instituciones que emiten permisos sectoriales, donde “los lazos que tengamos con ellos, todas las coordinaciones, están en el corazón de la gestión de esta oficina”.

Tras instalarse junto a un equipo que totaliza 10 integrantes, la GPS entrará a una segunda fase de organización al interior del Ejecutivo, y durante agosto conformará un Comité de Subsecretarios, que sesionará mensualmente para “levantar información para que ellos estén al tanto de los proyectos que se están tramitando en sus carteras y de los proyectos también que se vienen”, detalla Obach.

Plataforma de permisos

En paralelo a la conformación del comité con los subsecretarios, Obach asegura que de los funcionarios que conforman GPS, al menos tres se encuentran dedicados a realizar recomendaciones de política pública.

Y ha sido en el trabajo con ellos, junto a los equipos que conforma el grupo dedicado a avanzar en la agenda de modernización de Estado, donde se afina una de las primeras medidas de la oficina liderada por Obach. Se trata de la generación de una plataforma que concentre y coordine la tramitación de los permisos sectoriales, permitiendo agilizar los plazos.

“Eso creo que es una iniciativa muy potente porque no solamente le hacemos más fácil la vida al inversionista, sino que también nos permite tener un mejor control de los tiempos en el que se tramita cada uno de estos permisos”, asegura.

En su visión, esta iniciativa permitirá mantener la ventanilla única en la tramitación ambiental de cada proyecto, a cargo del Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), con lo que “estamos tomando la segunda etapa de la tramitación que hoy en día es la que estamos viendo más débil, donde los inversionistas tienen que ir a cada una de esas instituciones a conseguir un permiso, muchas veces con criterios disímiles entre las mismas instituciones y esperamos que una plataforma de esta manera nos ayude a avanzar en la homologación y hacer más eficiente esa parte del proceso”.

Pese a que dicha plataforma está aún en etapa de estudio, su avance permitirá hacer frente a las rigideces regulatorias que el gobierno pretende simplificar, en paralelo a lo que será el informe que la Comisión Nacional de Productividad (CNP) deberá emitir a inicios del próximo año con recomendaciones en esta línea.

Escasez de evaluadores

Otra de las lecciones que los casi 3 meses de instalación le ha dejado a Obach se refleja en su visión sobre los equipos técnicos de los servicios sectoriales que deben tramitar proyectos.

“Obviamente cada institución que emite un permiso presenta un desafío en sí. Hay instituciones que tienen falta de recursos, tienen pocos evaluadores, hay otras que tienen leyes que en el fondo les impiden ser más eficientes, pero si me preguntas por un desafío general es que dentro del Estado exista una visión por proyecto”, afirma el ingeniero comercial.

En su visión, avanzar en una tramitación más expedita obligará a contar con más evaluadores. “A muchas de estas instituciones les hace falta más evaluadores capacitados, necesitan más recursos para poder hacer bien su trabajo, pero no nos podemos quedar solo ahí”, asegura.

Señales, paciencia y resultados

– Tras el lanzamiento de GPS, el mercado lo catalogó como buena señal para la inversión, pero ¿qué se le puede decir a los analistas para explicar cómo se pasa una buena señal a la acción concreta?

– Muchas veces son señales las que gatillan decisiones de inversión en los directorios de las empresas y creo que esa primera etapa ya se cumplió. Aquí hubo una señal potente para el sector privado de que el Estado va a ser proinversión, que le da la bienvenida a cada inversionista que esté dispuesto a cumplir con la normativa vigente.

Ahora pasamos a la segunda fase, que es hacer un Estado más eficiente. Ya enviamos al Congreso el proyecto proinversión 1 y esperamos seguir enviando proyectos proinversión 2 y ojalá 3 en los próximos años. Creo que eso nos va a permitir tener un Estado más eficiente, y va a repercutir claramente en el mercado cuando se vea que los tiempos de tramitación se acortan, y se entrega más certeza jurídica a los inversionistas.

-Para que esas señales se asienten, ¿hay que tener paciencia? La inversión aún no repunta.

– El mensaje que daría es que hay que tener paciencia. Estamos trabajando no solamente desde el Ministerio de Economía, desde los otros ministerios sectoriales también, en tener un Estado más eficiente y esperamos que los resultados se materialicen en la aprobación de proyectos y la concreción de estos en el futuro cercano. Obviamente cuando tengamos proyectos que se están aprobando de manera eficiente, el mercado lo va a notar.

– El listado inicial contemplaba 203 proyectos pero hoy figuran 212, aunque el monto de inversión pasó de uno US$ 65.000 millones a poco más de US$ 62.000 millones. ¿Cómo se explica esta baja?

– Hay que ser muy cuidadosos, porque no es el monto total de inversión, es la inversión estimada para los próximos cuatro años. Como la oficina tiene solo tres meses de instalación, hemos tenido un avance muy grande en instalarnos, en promulgar el decreto y en generar todas las coordinaciones, y hemos ido afinando junto con los titulares cuál es efectivamente la inversión estimada para los próximos años, y parte de ese proceso de ajuste que hemos ido teniendo se refleja en esta baja. Eso no significa que hayan salido proyectos, simplemente son métodos de ajuste de cómo estamos contabilizando la inversión estimada para los próximos cuatro años.

“Independiente del contexto mundial, estamos abocados a un Estado eficiente”

A Juan José Obach parece no quitarle el sueño el hipotético escalamiento de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el que podría afectar no solo el crecimiento económico del mundo, sino además comprometer el consumo de cobre que realiza el gigante asiático. Punto no menor para GPS, que cuenta con 47 proyectos mineros en su radar.

Pese a que el ingeniero comercial admite que “cuando el precio del cobre baja obviamente hay proyectos de inversión que se resienten”, en su visión las decisiones que puedan adoptar los promotores de los proyectos en un escenario pesimista, corren por aguas separadas.

“Es importante separar las aguas y nosotros desde la oficina GPS, independiente del contexto económico mundial y local, a lo que estamos abocados es a tener un Estados eficiente, independiente de las decisiones económicas que puedan tomar después esos proyectos. Es importante mencionar que el éxito de una oficina de estas características se va a medir por el tiempo de tramitación de los proyectos y la certeza jurídica que le entreguemos al sistema en general. Si los proyectos no se materializan después por razones económicas, se aleja del objetivo de esta oficina. Lo que sí no queremos, y en eso estamos muy abocados, es que los proyectos no se hagan por tener una burocracia muy excesiva. Eso sería muy malo para nosotros”, remarca Obach.

Ver Artículo

Fuente: Diario Financiero, Martes 24 de julio de 2018

DIARIO FINANCIERO – Poco más de dos meses han pasado desde aquel 14 de mayo, cuando el presidente de la República, Sebastián Piñera, lideró la firma del decreto que creó la Oficina de Gestión de Proyectos Sustentables (GPS), instancia gubernamental encargada de destrabar iniciativas de inversión por hasta US$ 62.173 millones en los próximos cuatro años, y que según los cálculos iniciales de la autoridad podría generar hasta 250.000 nuevos empleos.

Desde entonces, la rutina de Juan José Obach -34años, ingeniero comercial de la Universidad Católica de Chile y máster en administración pública de Harvard- se divide en dos partes: cerca de un 30% de su tiempo está destinado a la reunión con los titulares de los 212 proyectos de inversión que hasta hoy considera GPS, y el resto del tiempo lo gasta “básicamente en coordinaciones internas”.

Según explica el jefe de la oficina, el tiempo de instalación de la llamada “gerencia de Inversiones” de La Moneda les ha permitido identificar 10 instituciones que emiten permisos sectoriales, donde “los lazos que tengamos con ellos, todas las coordinaciones, están en el corazón de la gestión de esta oficina”.

Tras instalarse junto a un equipo que totaliza 10 integrantes, la GPS entrará a una segunda fase de organización al interior del Ejecutivo, y durante agosto conformará un Comité de Subsecretarios, que sesionará mensualmente para “levantar información para que ellos estén al tanto de los proyectos que se están tramitando en sus carteras y de los proyectos también que se vienen”, detalla Obach.

Plataforma de permisos

En paralelo a la conformación del comité con los subsecretarios, Obach asegura que de los funcionarios que conforman GPS, al menos tres se encuentran dedicados a realizar recomendaciones de política pública.

Y ha sido en el trabajo con ellos, junto a los equipos que conforma el grupo dedicado a avanzar en la agenda de modernización de Estado, donde se afina una de las primeras medidas de la oficina liderada por Obach. Se trata de la generación de una plataforma que concentre y coordine la tramitación de los permisos sectoriales, permitiendo agilizar los plazos.

“Eso creo que es una iniciativa muy potente porque no solamente le hacemos más fácil la vida al inversionista, sino que también nos permite tener un mejor control de los tiempos en el que se tramita cada uno de estos permisos”, asegura.

En su visión, esta iniciativa permitirá mantener la ventanilla única en la tramitación ambiental de cada proyecto, a cargo del Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), con lo que “estamos tomando la segunda etapa de la tramitación que hoy en día es la que estamos viendo más débil, donde los inversionistas tienen que ir a cada una de esas instituciones a conseguir un permiso, muchas veces con criterios disímiles entre las mismas instituciones y esperamos que una plataforma de esta manera nos ayude a avanzar en la homologación y hacer más eficiente esa parte del proceso”.

Pese a que dicha plataforma está aún en etapa de estudio, su avance permitirá hacer frente a las rigideces regulatorias que el gobierno pretende simplificar, en paralelo a lo que será el informe que la Comisión Nacional de Productividad (CNP) deberá emitir a inicios del próximo año con recomendaciones en esta línea.

Escasez de evaluadores

Otra de las lecciones que los casi 3 meses de instalación le ha dejado a Obach se refleja en su visión sobre los equipos técnicos de los servicios sectoriales que deben tramitar proyectos.

“Obviamente cada institución que emite un permiso presenta un desafío en sí. Hay instituciones que tienen falta de recursos, tienen pocos evaluadores, hay otras que tienen leyes que en el fondo les impiden ser más eficientes, pero si me preguntas por un desafío general es que dentro del Estado exista una visión por proyecto”, afirma el ingeniero comercial.

En su visión, avanzar en una tramitación más expedita obligará a contar con más evaluadores. “A muchas de estas instituciones les hace falta más evaluadores capacitados, necesitan más recursos para poder hacer bien su trabajo, pero no nos podemos quedar solo ahí”, asegura.

Señales, paciencia y resultados

– Tras el lanzamiento de GPS, el mercado lo catalogó como buena señal para la inversión, pero ¿qué se le puede decir a los analistas para explicar cómo se pasa una buena señal a la acción concreta?

– Muchas veces son señales las que gatillan decisiones de inversión en los directorios de las empresas y creo que esa primera etapa ya se cumplió. Aquí hubo una señal potente para el sector privado de que el Estado va a ser proinversión, que le da la bienvenida a cada inversionista que esté dispuesto a cumplir con la normativa vigente.

Ahora pasamos a la segunda fase, que es hacer un Estado más eficiente. Ya enviamos al Congreso el proyecto proinversión 1 y esperamos seguir enviando proyectos proinversión 2 y ojalá 3 en los próximos años. Creo que eso nos va a permitir tener un Estado más eficiente, y va a repercutir claramente en el mercado cuando se vea que los tiempos de tramitación se acortan, y se entrega más certeza jurídica a los inversionistas.

-Para que esas señales se asienten, ¿hay que tener paciencia? La inversión aún no repunta.

– El mensaje que daría es que hay que tener paciencia. Estamos trabajando no solamente desde el Ministerio de Economía, desde los otros ministerios sectoriales también, en tener un Estado más eficiente y esperamos que los resultados se materialicen en la aprobación de proyectos y la concreción de estos en el futuro cercano. Obviamente cuando tengamos proyectos que se están aprobando de manera eficiente, el mercado lo va a notar.

– El listado inicial contemplaba 203 proyectos pero hoy figuran 212, aunque el monto de inversión pasó de uno US$ 65.000 millones a poco más de US$ 62.000 millones. ¿Cómo se explica esta baja?

– Hay que ser muy cuidadosos, porque no es el monto total de inversión, es la inversión estimada para los próximos cuatro años. Como la oficina tiene solo tres meses de instalación, hemos tenido un avance muy grande en instalarnos, en promulgar el decreto y en generar todas las coordinaciones, y hemos ido afinando junto con los titulares cuál es efectivamente la inversión estimada para los próximos años, y parte de ese proceso de ajuste que hemos ido teniendo se refleja en esta baja. Eso no significa que hayan salido proyectos, simplemente son métodos de ajuste de cómo estamos contabilizando la inversión estimada para los próximos cuatro años.

“Independiente del contexto mundial, estamos abocados a un Estado eficiente”

A Juan José Obach parece no quitarle el sueño el hipotético escalamiento de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el que podría afectar no solo el crecimiento económico del mundo, sino además comprometer el consumo de cobre que realiza el gigante asiático. Punto no menor para GPS, que cuenta con 47 proyectos mineros en su radar.

Pese a que el ingeniero comercial admite que “cuando el precio del cobre baja obviamente hay proyectos de inversión que se resienten”, en su visión las decisiones que puedan adoptar los promotores de los proyectos en un escenario pesimista, corren por aguas separadas.

“Es importante separar las aguas y nosotros desde la oficina GPS, independiente del contexto económico mundial y local, a lo que estamos abocados es a tener un Estados eficiente, independiente de las decisiones económicas que puedan tomar después esos proyectos. Es importante mencionar que el éxito de una oficina de estas características se va a medir por el tiempo de tramitación de los proyectos y la certeza jurídica que le entreguemos al sistema en general. Si los proyectos no se materializan después por razones económicas, se aleja del objetivo de esta oficina. Lo que sí no queremos, y en eso estamos muy abocados, es que los proyectos no se hagan por tener una burocracia muy excesiva. Eso sería muy malo para nosotros”, remarca Obach.

Ver Artículo

Fuente: Diario Financiero, Martes 24 de julio de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X