Sábado, Junio 15, 2024

Nuevo Pudahuel lleva por sexta vez al MOP ante el Panel de Concesiones

PULSO –  Un nuevo litigio en el Panel Técnico de Concesiones enfrenta al consorcio Nuevo Pudahuel, que opera el Aeropuerto de Santiago, con el Ministerio de Obras Públicas (MOP). Esto, debido a la responsabilidad que la empresa atribuye a la cartera por una serie de sobrecostos que ha debido enfrentar la obra de modernización del principal terminal aéreo del país.
Se trata de la sexta vez que el concesionario, conformado por Grupo ADP, Vinci y Astaldi Concessioni, recurre a la instancia técnica, que puede mediar o dar recomendaciones que deriven en un acuerdo o un arbitraje (si no hay conformidad de las partes). La primera vez que eso ocurrió fue en 2017.
Según el documento, firmado por el nuevo gerente general de la operadora, Xavier Lortat-Jacob, se alude a “inversiones no contempladas originalmente en el contrato de concesión, que se derivan en un conjunto de obras adicionales o extraordinarias que implicaron modificaciones a las características de las obras y servicios contratados” del aeropuerto. La compensación total exigida por Nuevo Pudahuel llega a 378.921,5 de UF, equivalente a unos US$14,2 millones.
La reclamación de Nuevo Pudahuel considera tres puntos: costos adicionales por nuevas inversiones por 116.123 UF (US$4,3 millones); obras extraordinarias asociadas a cambios de servicios por 80.923,6 UF (US$3,04 millones) y requerimientos adicionales instruidos por el inspector fiscal por 181.874,8 UF (US$6,8 millones). A juicio de la empresa, las inversiones adicionales que se reclaman constituyen modificaciones al alcance contratado, cuyos costos deben compensarse a la concesionaria.
Pugnas anteriores
Esta es una de varias disputas que han enfrentado a las partes. En su mayoría, se le ha encontrado la razón a Nuevo Pudahuel, aunque por montos menores a lo exigido.
En la primera discrepancia, se revisó si las tarifas reguladas del contrato se debían entender con IVA incluido, que era la posición de la autoridad y si debía recargarse sobre las tarifas, debate que tenía directa incidencia en los recursos a entregar por parte de la concesionaria al MOP.
Otra discrepancia fue por los retrasos en las obras. En junio, la concesionaria exigió que se reconociera la responsabilidad del MOP por los mayores costos que ha debido enfrentar producto de atrasos imputables al MOP, y que llegaba a casi 4,6 millones de UF, equivalente a unos US$183 millones. El panel recogió el punto de Nuevo Pudahuel, pero por menos del 10% de lo solicitado.
Fuente: Pulso, Martes 12 de Noviembre de 2019

PULSO –  Un nuevo litigio en el Panel Técnico de Concesiones enfrenta al consorcio Nuevo Pudahuel, que opera el Aeropuerto de Santiago, con el Ministerio de Obras Públicas (MOP). Esto, debido a la responsabilidad que la empresa atribuye a la cartera por una serie de sobrecostos que ha debido enfrentar la obra de modernización del principal terminal aéreo del país.
Se trata de la sexta vez que el concesionario, conformado por Grupo ADP, Vinci y Astaldi Concessioni, recurre a la instancia técnica, que puede mediar o dar recomendaciones que deriven en un acuerdo o un arbitraje (si no hay conformidad de las partes). La primera vez que eso ocurrió fue en 2017.
Según el documento, firmado por el nuevo gerente general de la operadora, Xavier Lortat-Jacob, se alude a “inversiones no contempladas originalmente en el contrato de concesión, que se derivan en un conjunto de obras adicionales o extraordinarias que implicaron modificaciones a las características de las obras y servicios contratados” del aeropuerto. La compensación total exigida por Nuevo Pudahuel llega a 378.921,5 de UF, equivalente a unos US$14,2 millones.
La reclamación de Nuevo Pudahuel considera tres puntos: costos adicionales por nuevas inversiones por 116.123 UF (US$4,3 millones); obras extraordinarias asociadas a cambios de servicios por 80.923,6 UF (US$3,04 millones) y requerimientos adicionales instruidos por el inspector fiscal por 181.874,8 UF (US$6,8 millones). A juicio de la empresa, las inversiones adicionales que se reclaman constituyen modificaciones al alcance contratado, cuyos costos deben compensarse a la concesionaria.
Pugnas anteriores
Esta es una de varias disputas que han enfrentado a las partes. En su mayoría, se le ha encontrado la razón a Nuevo Pudahuel, aunque por montos menores a lo exigido.
En la primera discrepancia, se revisó si las tarifas reguladas del contrato se debían entender con IVA incluido, que era la posición de la autoridad y si debía recargarse sobre las tarifas, debate que tenía directa incidencia en los recursos a entregar por parte de la concesionaria al MOP.
Otra discrepancia fue por los retrasos en las obras. En junio, la concesionaria exigió que se reconociera la responsabilidad del MOP por los mayores costos que ha debido enfrentar producto de atrasos imputables al MOP, y que llegaba a casi 4,6 millones de UF, equivalente a unos US$183 millones. El panel recogió el punto de Nuevo Pudahuel, pero por menos del 10% de lo solicitado.
Fuente: Pulso, Martes 12 de Noviembre de 2019

TITULARES