Martes, Mayo 28, 2024

“No bastan los buses eléctricos; hay que tener infraestructura para el transporte público”

EL MERCURIO – En diciembre se llevará a cabo en Santiago la conferencia mundial de las partes sobre cambio climático: la COP25. En el caso de Chile, se conformaron siete mesas de trabajo que tienen el objetivo de elaborar los lineamientos para cumplir con las metas de reducción de emisiones de gases con efecto invernadero.
“El Mercurio” conversó con Juan Carlos Muñoz, director del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus) de la U. Católica, quien es el coordinador de la mesa de Ciudades en la COP25, que deberá realizar un diagnóstico de la situación actual en el país y cómo abordar el futuro.
Movilidad colectiva
Según el doctor en Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de California (Berkeley), la intención del grupo a su cargo es generar propuestas con metas y plazos para aplicarse en Chile.
En ese sentido, afirma que ya se han dado pasos importantes en cuanto al transporte en vehículos eléctricos —como la inclusión de nuevas micros en el Transantiago—, pero advierte que “no basta solo con tener buses eléctricos: hay que tener la infraestructura adecuada que priorice el transporte público por sobre el transporte particular. Es una deuda enorme y no veo en la autoridad un esfuerzo y entusiasmo que sí fue parte de la campaña”.
Muñoz apunta a que se deben construir corredores “para generar las facilidades para que esos vehículos puedan operar, porque el bus eléctrico en medio del taco no atraerá a automovilistas”. Al respecto, dice que sería necesario volver a analizar un corredor en la Alameda.
Incomodar
A juicio del experto, ante el cambio climático se debe tomar una posición firme y que generará molestias, ya que supone modificar hábitos y rutinas.
En el caso del transporte, se necesita aumentar el número de personas que usen opciones sustentables y colectivas, lo cual no es fácil: “Pretender que solo vamos a lograr desincentivar el uso del vehículo ofreciendo mejor transporte público, pero sin incomodar a los automovilistas, no ocurrirá, porque esas personas no se bajarán del automóvil a menos que se les haga la vida un poco más difícil”.
Para Muñoz, “lo que se paga por usar el auto comparado con el costo social es muy menor. Las ciudades están avanzando en la tarificación vial, como Londres o Nueva York; y es un proceso que la ministra de Transportes (Gloria Hutt) ha propuesto analizar”.
Otro punto, agrega, es que se debe priorizar el transporte colectivo y no el individual, como es la infraestructura de autopistas: “Solo logran hacer que la gente use más el automóvil y que la ciudad crezca a zonas cada vez más lejanas”, advierte.
Añade que “uno esperaría del Ministerio de Obras Públicas que en las ciudades sea un actor que contribuya y no que deteriore la sustentabilidad, porque aumentar las autopistas urbanas hace a las personas autodependientes. Y eso tenemos que evitarlo”.
Ver artículo
Fuente: El Mercurio, Lunes 27 de Mayo de 2019

EL MERCURIO – En diciembre se llevará a cabo en Santiago la conferencia mundial de las partes sobre cambio climático: la COP25. En el caso de Chile, se conformaron siete mesas de trabajo que tienen el objetivo de elaborar los lineamientos para cumplir con las metas de reducción de emisiones de gases con efecto invernadero.
“El Mercurio” conversó con Juan Carlos Muñoz, director del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus) de la U. Católica, quien es el coordinador de la mesa de Ciudades en la COP25, que deberá realizar un diagnóstico de la situación actual en el país y cómo abordar el futuro.
Movilidad colectiva
Según el doctor en Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de California (Berkeley), la intención del grupo a su cargo es generar propuestas con metas y plazos para aplicarse en Chile.
En ese sentido, afirma que ya se han dado pasos importantes en cuanto al transporte en vehículos eléctricos —como la inclusión de nuevas micros en el Transantiago—, pero advierte que “no basta solo con tener buses eléctricos: hay que tener la infraestructura adecuada que priorice el transporte público por sobre el transporte particular. Es una deuda enorme y no veo en la autoridad un esfuerzo y entusiasmo que sí fue parte de la campaña”.
Muñoz apunta a que se deben construir corredores “para generar las facilidades para que esos vehículos puedan operar, porque el bus eléctrico en medio del taco no atraerá a automovilistas”. Al respecto, dice que sería necesario volver a analizar un corredor en la Alameda.
Incomodar
A juicio del experto, ante el cambio climático se debe tomar una posición firme y que generará molestias, ya que supone modificar hábitos y rutinas.
En el caso del transporte, se necesita aumentar el número de personas que usen opciones sustentables y colectivas, lo cual no es fácil: “Pretender que solo vamos a lograr desincentivar el uso del vehículo ofreciendo mejor transporte público, pero sin incomodar a los automovilistas, no ocurrirá, porque esas personas no se bajarán del automóvil a menos que se les haga la vida un poco más difícil”.
Para Muñoz, “lo que se paga por usar el auto comparado con el costo social es muy menor. Las ciudades están avanzando en la tarificación vial, como Londres o Nueva York; y es un proceso que la ministra de Transportes (Gloria Hutt) ha propuesto analizar”.
Otro punto, agrega, es que se debe priorizar el transporte colectivo y no el individual, como es la infraestructura de autopistas: “Solo logran hacer que la gente use más el automóvil y que la ciudad crezca a zonas cada vez más lejanas”, advierte.
Añade que “uno esperaría del Ministerio de Obras Públicas que en las ciudades sea un actor que contribuya y no que deteriore la sustentabilidad, porque aumentar las autopistas urbanas hace a las personas autodependientes. Y eso tenemos que evitarlo”.
Ver artículo
Fuente: El Mercurio, Lunes 27 de Mayo de 2019

TITULARES