Lunes, Mayo 27, 2024

Moreno por embalses: “Las holguras se han ido reduciendo al límite… pasamos justo”

DIARIO FINANCIERO- Como la “peor sequía en su historia” calificaron los ministros de Obras Públicas, Alfredo Moreno, y de Agricultura, Antonio Walker, el escenario que atraviesan las regiones de las zonas centro-norte y sur del país.
“Llevamos 11 años consecutivos de precipitaciones bajo los niveles históricos y este año está resultando ser el con menores precipitaciones desde que se tiene registro. Y esto en los últimos meses se ha agudizado y ha ido más allá de todos los pronósticos que tenía cualquier analista”, dijo Moreno.
En tanto, el titular de Agricultura se refirió a la crisis hídrica como un “terremoto silencioso que cada día tiene una nueva réplica”. Especificó que estas se han sentido con especial fuerza en la ganadería, la disminución de la población de abejas y los incendios.

A modo de ejemplo, Moreno señaló que la escasez hídrica que se ha decretado en seis regiones se refleja en el déficit de agua que tienen los embalses. Explicó que si en julio el promedio de ocupación de los embalses de agua potable alcanzaba el 55% comparado con el histórico, hoy día están sólo al 35% de su capacidad.
Un caso notable es el del embalse Peñuelas (95 Millones de m3) que este año ya superó la barrera del 90% de déficit, y en el mes de noviembre alcanzó un nivel crítico de 6% de ocupación.
Consultado si la situación entre las regiones de Atacama y El Maule podría desembocar en un racionamiento del agua potable, Moreno dijo que no descarta que exista un riesgo.
“Nuestra aproximación es que las holguras que teníamos se han ido reduciendo y hoy día pasamos justo. Estamos trabajando para que no haya ninguna alteración de suministro de agua potable, pero el riesgo evidentemente existe. No sería responsable decir que no existe ningún riesgo”, dijo.
Dentro de las regiones afectadas por la sequía, el secretario de Estado indicó que es la Región Metropolitana (RM) la que más preocupa, debido a que su abastecimiento depende exclusivamente de dos ríos: el Mapocho y Maipo. Ambos con sus caudales en el mínimo histórico. Mientras el primero ha disminuido un 88% si se compara con su promedio (un décimo de su caudal histórico), el Maipo ha bajado un 65%, equivalente a un tercio de su cauce normal.
Sumado a lo anterior, está el hecho de que el embalse El Yeso actualmente se encuentra en el 27% de su capacidad.
En el caso de Valparaíso, la preocupación es para el próximo año, y por ello es que la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) solicitó a las empresas sanitarias adelantar obras que permitan aumentar la seguridad hídrica. Algunas de ellas son un ducto entre el embalse Los Aromos a la planta de agua potable de Concón -la principal fuente de agua de Valparaíso- por US$ 36 millones, que va a permitir asegurar el suministro de agua en dicha ciudad hasta 2040; la construcción de 30 pozos en la capital por US$ 37 millones y el reforzamiento de las obras de interconexión en las matrices de agua potable de Aguas Andinas, Aguas Manquehue y Aguas Cordillera.
Sistemas de agua potable rural
Por lejos los lugares más afectados han sido donde existen sistemas de Agua Potable Rural (APR). De los 2.800 sistemas, hay 1.339 que se ubican en una región con emergencia hídrica.
El gobierno monitoreó estos sistemas y consignó que son 247 los que tienen algún grado de afectación en su fuente de agua (no cuentan o no tienen suficiente agua). De ellos, 57 ya están en proceso para dar una solución definitiva.
“La zona más afectada en el agua potable rural por lejos es la región de Valparaíso, donde se concentra un 66% de las personas afectadas. Adicional a eso, hay un 8% que corresponde a la RM. Y si se analiza en detalle, los APR de la región están en el límite con Valparaíso, de tal manera que esa zona del país tiene una grave afectación”, explicó Moreno.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Jueves 19 de Diciembre de 2019

DIARIO FINANCIERO- Como la “peor sequía en su historia” calificaron los ministros de Obras Públicas, Alfredo Moreno, y de Agricultura, Antonio Walker, el escenario que atraviesan las regiones de las zonas centro-norte y sur del país.
“Llevamos 11 años consecutivos de precipitaciones bajo los niveles históricos y este año está resultando ser el con menores precipitaciones desde que se tiene registro. Y esto en los últimos meses se ha agudizado y ha ido más allá de todos los pronósticos que tenía cualquier analista”, dijo Moreno.
En tanto, el titular de Agricultura se refirió a la crisis hídrica como un “terremoto silencioso que cada día tiene una nueva réplica”. Especificó que estas se han sentido con especial fuerza en la ganadería, la disminución de la población de abejas y los incendios.

A modo de ejemplo, Moreno señaló que la escasez hídrica que se ha decretado en seis regiones se refleja en el déficit de agua que tienen los embalses. Explicó que si en julio el promedio de ocupación de los embalses de agua potable alcanzaba el 55% comparado con el histórico, hoy día están sólo al 35% de su capacidad.
Un caso notable es el del embalse Peñuelas (95 Millones de m3) que este año ya superó la barrera del 90% de déficit, y en el mes de noviembre alcanzó un nivel crítico de 6% de ocupación.
Consultado si la situación entre las regiones de Atacama y El Maule podría desembocar en un racionamiento del agua potable, Moreno dijo que no descarta que exista un riesgo.
“Nuestra aproximación es que las holguras que teníamos se han ido reduciendo y hoy día pasamos justo. Estamos trabajando para que no haya ninguna alteración de suministro de agua potable, pero el riesgo evidentemente existe. No sería responsable decir que no existe ningún riesgo”, dijo.
Dentro de las regiones afectadas por la sequía, el secretario de Estado indicó que es la Región Metropolitana (RM) la que más preocupa, debido a que su abastecimiento depende exclusivamente de dos ríos: el Mapocho y Maipo. Ambos con sus caudales en el mínimo histórico. Mientras el primero ha disminuido un 88% si se compara con su promedio (un décimo de su caudal histórico), el Maipo ha bajado un 65%, equivalente a un tercio de su cauce normal.
Sumado a lo anterior, está el hecho de que el embalse El Yeso actualmente se encuentra en el 27% de su capacidad.
En el caso de Valparaíso, la preocupación es para el próximo año, y por ello es que la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) solicitó a las empresas sanitarias adelantar obras que permitan aumentar la seguridad hídrica. Algunas de ellas son un ducto entre el embalse Los Aromos a la planta de agua potable de Concón -la principal fuente de agua de Valparaíso- por US$ 36 millones, que va a permitir asegurar el suministro de agua en dicha ciudad hasta 2040; la construcción de 30 pozos en la capital por US$ 37 millones y el reforzamiento de las obras de interconexión en las matrices de agua potable de Aguas Andinas, Aguas Manquehue y Aguas Cordillera.
Sistemas de agua potable rural
Por lejos los lugares más afectados han sido donde existen sistemas de Agua Potable Rural (APR). De los 2.800 sistemas, hay 1.339 que se ubican en una región con emergencia hídrica.
El gobierno monitoreó estos sistemas y consignó que son 247 los que tienen algún grado de afectación en su fuente de agua (no cuentan o no tienen suficiente agua). De ellos, 57 ya están en proceso para dar una solución definitiva.
“La zona más afectada en el agua potable rural por lejos es la región de Valparaíso, donde se concentra un 66% de las personas afectadas. Adicional a eso, hay un 8% que corresponde a la RM. Y si se analiza en detalle, los APR de la región están en el límite con Valparaíso, de tal manera que esa zona del país tiene una grave afectación”, explicó Moreno.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Jueves 19 de Diciembre de 2019

TITULARES