Jueves, Junio 24, 2021

MOP volvió a postergar recepción de ofertas por Carretera de la Fruta

DIARIO FINANCIERO – Esta es la cuarta vez que se aplaza este proceso, cuya nueva fecha quedó fijada ahora para el 29 de marzo de 2019.

La Dirección de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas (MOP) volvió a postergar la recepción de ofertas de la Ruta 66, más conocida como Carretera de la Fruta, prevista para el el 27 de diciembre próximo. Esta vez, la cartera pospuso la fecha para el 29 de marzo de 2019.

19% disminuyó el monto de inversión.

La decisión corresponde al cuarto aplazamiento de este proceso en el transcurso de este año, lapso en el cual se han introducido importantes cambios en las bases de licitación.

La medida se formalizó a través de la circular aclaratoria nº 7, donde se explica que al igual que en el caso de la ruta G-21 o Carretera a Farellones, esta medida se aplazó “con el fin de que los licitantes puedan contar con un mayor tiempo para el desarrollo de sus propuestas”.

En el documento se explica que esta decisión fue adoptada “en virtud de las solicitudes recibidas por los mismos licitantes y otros actores de la industria para participar activamente en este proceso”.

De acuerdo a la Dirección de Concesiones, el planteamiento de los privados se debe a la necesidad de contar con mayor plazo tras la reciente apertura económica de la licitación de la Ruta 5 La Serena–Los Vilos.

Sucesivos aplazamientos

A fines de febrero se realizó la primera postergación. En ese entonces, para la administración de Bachelet constituía la última obra entregada en concesión en su agenda de gobierno. En aquella ocasión, sólo llegaron hasta el MOP representantes de ISA Intervial Chile, ante lo cual las autoridades de la Dirección de Concesiones tomaron la decisión de aplazar por falta de postulantes.

Con posterioridad, el panorama cambió en cuanto al interés del sector privado. A la fecha, 19 empresas han comprado las bases de licitación (entre ellas, ISA Intervial, Besalco, Sacyr, OHL Concesiones y OHL Construcciones) y en octubre se dieron a conocer cambios importantes a las bases de licitación a través de una circular aclaratoria

Estos incluían una disminución del patrimonio base de los licitantes, un menor monto de inversión, la división del proyecto en dos tramos independientes para efectos de su ejecución y telepeajes o free flow como mecanismo de pago. En el caso del patrimonio, este requisito disminuyó desde $ 100 mil millones a $ 90 mil millones, y la inversión requerida disminuyó en 18,8%, desde US$ 651,73 millones a US$ 548,55 millones. Esto último fue especialmente relevante, ya que algunos privados lo habían solicitado hacer “más atractiva” la licitación.

En cuanto a los dos segmentos, mientras que el tramo B (correspondiente a la zona norte, más cercana a San Antonio) ya cuenta con Resolución de Calificación Ambiental, el A todavía tiene aprobaciones pendientes en algunas de sus variantes.

La Carretera de la Fruta tiene 142 kilómetros y potenciará uno de los corredores agrícolas más importantes del país. El proyecto se inicia en el cruce con la Ruta 5 Sur en el sector de Pelequén y finaliza en el acceso al Puerto de San Antonio. Además, considera la incorporación de cuatro variantes en San Juan, Peumo-El Manzano, San Vicente y Pelequén-Limahue.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, lunes 10 de diciembre de 2018

DIARIO FINANCIERO – Esta es la cuarta vez que se aplaza este proceso, cuya nueva fecha quedó fijada ahora para el 29 de marzo de 2019.

La Dirección de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas (MOP) volvió a postergar la recepción de ofertas de la Ruta 66, más conocida como Carretera de la Fruta, prevista para el el 27 de diciembre próximo. Esta vez, la cartera pospuso la fecha para el 29 de marzo de 2019.

19% disminuyó el monto de inversión.

La decisión corresponde al cuarto aplazamiento de este proceso en el transcurso de este año, lapso en el cual se han introducido importantes cambios en las bases de licitación.

La medida se formalizó a través de la circular aclaratoria nº 7, donde se explica que al igual que en el caso de la ruta G-21 o Carretera a Farellones, esta medida se aplazó “con el fin de que los licitantes puedan contar con un mayor tiempo para el desarrollo de sus propuestas”.

En el documento se explica que esta decisión fue adoptada “en virtud de las solicitudes recibidas por los mismos licitantes y otros actores de la industria para participar activamente en este proceso”.

De acuerdo a la Dirección de Concesiones, el planteamiento de los privados se debe a la necesidad de contar con mayor plazo tras la reciente apertura económica de la licitación de la Ruta 5 La Serena–Los Vilos.

Sucesivos aplazamientos

A fines de febrero se realizó la primera postergación. En ese entonces, para la administración de Bachelet constituía la última obra entregada en concesión en su agenda de gobierno. En aquella ocasión, sólo llegaron hasta el MOP representantes de ISA Intervial Chile, ante lo cual las autoridades de la Dirección de Concesiones tomaron la decisión de aplazar por falta de postulantes.

Con posterioridad, el panorama cambió en cuanto al interés del sector privado. A la fecha, 19 empresas han comprado las bases de licitación (entre ellas, ISA Intervial, Besalco, Sacyr, OHL Concesiones y OHL Construcciones) y en octubre se dieron a conocer cambios importantes a las bases de licitación a través de una circular aclaratoria

Estos incluían una disminución del patrimonio base de los licitantes, un menor monto de inversión, la división del proyecto en dos tramos independientes para efectos de su ejecución y telepeajes o free flow como mecanismo de pago. En el caso del patrimonio, este requisito disminuyó desde $ 100 mil millones a $ 90 mil millones, y la inversión requerida disminuyó en 18,8%, desde US$ 651,73 millones a US$ 548,55 millones. Esto último fue especialmente relevante, ya que algunos privados lo habían solicitado hacer “más atractiva” la licitación.

En cuanto a los dos segmentos, mientras que el tramo B (correspondiente a la zona norte, más cercana a San Antonio) ya cuenta con Resolución de Calificación Ambiental, el A todavía tiene aprobaciones pendientes en algunas de sus variantes.

La Carretera de la Fruta tiene 142 kilómetros y potenciará uno de los corredores agrícolas más importantes del país. El proyecto se inicia en el cruce con la Ruta 5 Sur en el sector de Pelequén y finaliza en el acceso al Puerto de San Antonio. Además, considera la incorporación de cuatro variantes en San Juan, Peumo-El Manzano, San Vicente y Pelequén-Limahue.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, lunes 10 de diciembre de 2018

TITULARES

X