Lunes, Abril 22, 2024

Ministro Pardow y la descarbonización: “Lo que no nos puede pasar es hacer un esfuerzo por fijar una fecha y después, para cumplirla, el sector energía quede solo”

DIARIO FINANCIERO – En medio de una serie de desafíos a cuestas, el Gobierno lanzó el martes un proceso de construcción del plan de descarbonización con foco a 2030, a través de un trabajo “técnico y de diálogo estratégico”. Este se realizará en torno a tres ejes: modernización de la red e infraestructura habilitante; descarbonización, reconversión y combustibles de transición, y transición justa.

El cierre de la etapa participativa está programado para abril del próximo año. El ministro de Energía, Diego Pardow, adelanta que compartirán en el proceso el modelamiento de escenarios que han realizado en función de los factores en juego, y el trabajo que seguirá es la síntesis y mostrar un plan actualizado, lo que se espera para el primer semestre de 2024.

“Hemos sido capaces de ponernos metas, que están en un horizonte temporal realizable, pero ese mismo esfuerzo para poner metas, tenemos que utilizarlos para visibilizar los pasos que hay que dar para esas metas”, reflexiona.

“Es muy importante entender que la idea de reconversión puede significar cosas muy distintas. Y que tenemos que ser capaces de jerarquizarlas y establecer políticas públicas que acompañen esa jerarquización”.

Lo más importante, dice, es hacerse cargo de dos focos que han estado hasta ahora “más bien ausentes” en la discusión, especialmente sobre el retiro de centrales carboneras: el debate sobre la infraestructura habilitante y la transición justa.

“Lo que no nos puede pasar es que como sociedad hagamos un esfuerzo por fijar una fecha y después de alguna manera, para conseguir todo el esfuerzo que es necesario para cumplir esa fecha, el sector energía quede solo”, advierte.

Y recalca: “Las fechas no se cumplen solas”. Sobre lo segundo, apunta a que es necesario tanto una participación más decidida del sector privado como de otros organismos de Gobierno. “El temor es que en estos lugares empiece a ser resistido el avance de este calendario y eso es algo que no podemos permitir”, señala.

Aunque hubo respaldo al proceso, Empresas Eléctricas mostró preocupación por la ausencia del rol de la distribución eléctrica. Pardow dice entender su preocupación: “Hay que conversar y entender cuál es el vínculo que ellos quieren construir respecto del calendario para el retiro de centrales a carbón y cómo seguir adelante en ese tópico con una reforma estructural al tema de distribución (…) Pero me cuesta ver el vínculo hoy”.

Uno de los aspectos que destacó el martes es la necesidad de debatir en torno al rol del gas natural en la transición energética. Y lo reafirma: “Es una discusión que tenemos que tener de manera bien transparente”. Según explica, es importante entender que la idea de reconversión puede significar cosas muy distintas.

“Lo que hoy tenemos es que nuestros instrumentos de fomento como país no reflejan una priorización. Hoy para el sistema pareciera que es indiferente que la central cierre, se reconvierta 100% renovable, que se reconvierta a un condensador síncrono, a gas natural o a biomasa. No debiera ser indiferente desde la perspectiva de nuestra planificación eléctrica de largo plazo”, recalca.

Y agrega que se tiene que hacer esa priorización en conjunto y con diálogo: “Tenemos una visión (…) y vamos a ofrecer una priorización, una estructura de políticas públicas para reflejarla”.

– En cuanto a las centrales cuya salida no tienen fecha, ¿podrían quedarse en el sistema esperando si no se materializan la infraestructura habilitante y la reconversión?

– Todos tenemos la voluntad de adelantarlas. Hay que encontrar las condiciones para que eso ocurra. Si eso se hace por la vía legislativa o solamente mediante atribuciones como reglamentaria (…) Esa es una conversación que todavía está abierta, la manera en concreto en los instrumentos normativos con los cuales vamos a abordar esta discusión. Eso es parte de lo hay que conversar y tiene que ser el producto de esta síntesis.

– ¿Pero de alguna manera lo que se plantea es que, si en el caso que no existe infraestructura habilitante, la reconversión de estas ocho centrales, o las que sean en el futuro, no lo podrán hacer?

– Lo que tenemos que hacer es mostrar que para que esto se adelante hay una serie de pasos que tenemos que dar, algunos que tienen que ver con temas de transición justa, con infraestructura habilitante y otros con políticas públicas para fomentar la reconversión. Lo que espero es que como ministerio seamos capaces de transmitir y generar voluntad política en cuanto a que esos pasos los demos con tanta fuerza como la búsqueda de una fecha. Lo importante es que en esos pasos, una parte tiene que ver con el sector energía, pero muchas partes no tienen que ver con el sector energía.

Conseguimos ponernos de acuerdo en una fecha, pero los otros pasos que tienen que ocurrir para que esa fecha ocurra, tienen que simplemente seguir el camino tradicional. No somos capaces de priorizar esos pasos. Eso no es consistente.

– Considerando la relevancia del proyecto de transición energética para este plan, ¿han tomado una medida para agilizar ese debate?

– Tenemos que estar de acuerdo en el fondo y después de la urgencia. Hay que dar los pasos uno a uno. El primero es terminar con este proceso de recibir a los interesados, escuchar sus aproximaciones, y después viene la conversación sobre cómo sigue. Como Ejecutivo estamos disponibles a ponerle la máxima urgencia a este proyecto. Es una prioridad, pero entendemos también que primero es importante escuchar a todos los actores interesados.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Viernes 04 de Agosto de 2023

DIARIO FINANCIERO – En medio de una serie de desafíos a cuestas, el Gobierno lanzó el martes un proceso de construcción del plan de descarbonización con foco a 2030, a través de un trabajo “técnico y de diálogo estratégico”. Este se realizará en torno a tres ejes: modernización de la red e infraestructura habilitante; descarbonización, reconversión y combustibles de transición, y transición justa.

El cierre de la etapa participativa está programado para abril del próximo año. El ministro de Energía, Diego Pardow, adelanta que compartirán en el proceso el modelamiento de escenarios que han realizado en función de los factores en juego, y el trabajo que seguirá es la síntesis y mostrar un plan actualizado, lo que se espera para el primer semestre de 2024.

“Hemos sido capaces de ponernos metas, que están en un horizonte temporal realizable, pero ese mismo esfuerzo para poner metas, tenemos que utilizarlos para visibilizar los pasos que hay que dar para esas metas”, reflexiona.

“Es muy importante entender que la idea de reconversión puede significar cosas muy distintas. Y que tenemos que ser capaces de jerarquizarlas y establecer políticas públicas que acompañen esa jerarquización”.

Lo más importante, dice, es hacerse cargo de dos focos que han estado hasta ahora “más bien ausentes” en la discusión, especialmente sobre el retiro de centrales carboneras: el debate sobre la infraestructura habilitante y la transición justa.

“Lo que no nos puede pasar es que como sociedad hagamos un esfuerzo por fijar una fecha y después de alguna manera, para conseguir todo el esfuerzo que es necesario para cumplir esa fecha, el sector energía quede solo”, advierte.

Y recalca: “Las fechas no se cumplen solas”. Sobre lo segundo, apunta a que es necesario tanto una participación más decidida del sector privado como de otros organismos de Gobierno. “El temor es que en estos lugares empiece a ser resistido el avance de este calendario y eso es algo que no podemos permitir”, señala.

Aunque hubo respaldo al proceso, Empresas Eléctricas mostró preocupación por la ausencia del rol de la distribución eléctrica. Pardow dice entender su preocupación: “Hay que conversar y entender cuál es el vínculo que ellos quieren construir respecto del calendario para el retiro de centrales a carbón y cómo seguir adelante en ese tópico con una reforma estructural al tema de distribución (…) Pero me cuesta ver el vínculo hoy”.

Uno de los aspectos que destacó el martes es la necesidad de debatir en torno al rol del gas natural en la transición energética. Y lo reafirma: “Es una discusión que tenemos que tener de manera bien transparente”. Según explica, es importante entender que la idea de reconversión puede significar cosas muy distintas.

“Lo que hoy tenemos es que nuestros instrumentos de fomento como país no reflejan una priorización. Hoy para el sistema pareciera que es indiferente que la central cierre, se reconvierta 100% renovable, que se reconvierta a un condensador síncrono, a gas natural o a biomasa. No debiera ser indiferente desde la perspectiva de nuestra planificación eléctrica de largo plazo”, recalca.

Y agrega que se tiene que hacer esa priorización en conjunto y con diálogo: “Tenemos una visión (…) y vamos a ofrecer una priorización, una estructura de políticas públicas para reflejarla”.

– En cuanto a las centrales cuya salida no tienen fecha, ¿podrían quedarse en el sistema esperando si no se materializan la infraestructura habilitante y la reconversión?

– Todos tenemos la voluntad de adelantarlas. Hay que encontrar las condiciones para que eso ocurra. Si eso se hace por la vía legislativa o solamente mediante atribuciones como reglamentaria (…) Esa es una conversación que todavía está abierta, la manera en concreto en los instrumentos normativos con los cuales vamos a abordar esta discusión. Eso es parte de lo hay que conversar y tiene que ser el producto de esta síntesis.

– ¿Pero de alguna manera lo que se plantea es que, si en el caso que no existe infraestructura habilitante, la reconversión de estas ocho centrales, o las que sean en el futuro, no lo podrán hacer?

– Lo que tenemos que hacer es mostrar que para que esto se adelante hay una serie de pasos que tenemos que dar, algunos que tienen que ver con temas de transición justa, con infraestructura habilitante y otros con políticas públicas para fomentar la reconversión. Lo que espero es que como ministerio seamos capaces de transmitir y generar voluntad política en cuanto a que esos pasos los demos con tanta fuerza como la búsqueda de una fecha. Lo importante es que en esos pasos, una parte tiene que ver con el sector energía, pero muchas partes no tienen que ver con el sector energía.

Conseguimos ponernos de acuerdo en una fecha, pero los otros pasos que tienen que ocurrir para que esa fecha ocurra, tienen que simplemente seguir el camino tradicional. No somos capaces de priorizar esos pasos. Eso no es consistente.

– Considerando la relevancia del proyecto de transición energética para este plan, ¿han tomado una medida para agilizar ese debate?

– Tenemos que estar de acuerdo en el fondo y después de la urgencia. Hay que dar los pasos uno a uno. El primero es terminar con este proceso de recibir a los interesados, escuchar sus aproximaciones, y después viene la conversación sobre cómo sigue. Como Ejecutivo estamos disponibles a ponerle la máxima urgencia a este proyecto. Es una prioridad, pero entendemos también que primero es importante escuchar a todos los actores interesados.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Viernes 04 de Agosto de 2023

TITULARES