Sábado, Julio 31, 2021

Metro avanza en trámite ambiental de Línea 7 y sumará mejoras

DIARIO FINANCIERO – Metro está trabajando a toda máquina en la preparación de las respuestas a la segunda ronda de observaciones que una serie de servicios públicos que participan en la evaluación ambiental del proyecto para construir la Línea 7, le hicieron a la iniciativa.
Con miras a tener la iniciativa -que contempla 26 kilómetros de trazado con 19 estaciones entre Renca y Vitacura- operando en 2027, la empresa estatal ha estado avanzando en su set de respuestas, después que el 21 de septiembre, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) publicara el informe consolidado con las opiniones de los servicios.

Desde que el proyecto comenzó su trámite ambiental en junio de 2019, ha hecho una serie de mejoras a la iniciativa. Las principales modificaciones -tras una primera ronda de consultas de entidades evaluadoras- consistieron en reducir, relocalizar y eliminar algunas instalaciones de faenas con el fin de minimizar el impacto en áreas verdes, mejorar el flujo vial y peatonal, y disminuir la afectación a la comunidad.
En conjunto, todas las optimizaciones permitirían reducir en 58% el número de árboles intervenidos y en 24% el área de ocupación superficial que se necesitará para dar vida al tren subterráneo.
Algunas de las modificaciones implicaron eliminar el acceso que se planeaba construir en el Parque Forestal para la estación Baquedano, y en Providencia la que estaría en el Parque Bustamante se trasladó hasta los estacionamientos del Café Literario.
A raíz de esta segunda ronda de consultas, se espera se oficialicen una serie de nuevas mejoras y optimizaciones que se han discutido en el último proceso de participación ciudadana que se realizó, el que terminó a mediados de noviembre, por ejemplo modificando y eliminando algunos piques de construcción en Cerro Navia, permitiendo disminuyendo en 93% la superficie de ocupación de las faenas, lo que trae menos impacto en los árboles de la zona y en el tránsito vehicular.
En Quinta Normal se harán cambios que incorporan mitigaciones viales. En el caso de Renca, se producirá la modificación a la superficie en la planta de dovelas (elemento constructivo que conforma un arco), que es un área destinada a la elaboración de estructura de hormigón para la máquina tuneladora, permitiendo una reducción de 0,6 hectáreas en la zona de ocupación de dicha instalación. Ello permite, entre otros aspectos, disminuir la afectación a 13 vecinos del sector.
“Metro de Santiago ha dado respuesta a todas las observaciones ciudadanas en el marco del proceso ambiental, información que es pública y se encuentra disponible en el sitio web del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA)”, comentaron desde la empresa.
Hasta ahora, la firma estatal dice que el monto de inversión continúa en los US$ 2.528 millones, y que la obra beneficiará a una población de un millón 365 mil habitantes con la conexión en 28 minutos del oriente con el poniente de Santiago.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Miércoles 02 de Diciembre de 2020

DIARIO FINANCIERO – Metro está trabajando a toda máquina en la preparación de las respuestas a la segunda ronda de observaciones que una serie de servicios públicos que participan en la evaluación ambiental del proyecto para construir la Línea 7, le hicieron a la iniciativa.
Con miras a tener la iniciativa -que contempla 26 kilómetros de trazado con 19 estaciones entre Renca y Vitacura- operando en 2027, la empresa estatal ha estado avanzando en su set de respuestas, después que el 21 de septiembre, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) publicara el informe consolidado con las opiniones de los servicios.

Desde que el proyecto comenzó su trámite ambiental en junio de 2019, ha hecho una serie de mejoras a la iniciativa. Las principales modificaciones -tras una primera ronda de consultas de entidades evaluadoras- consistieron en reducir, relocalizar y eliminar algunas instalaciones de faenas con el fin de minimizar el impacto en áreas verdes, mejorar el flujo vial y peatonal, y disminuir la afectación a la comunidad.
En conjunto, todas las optimizaciones permitirían reducir en 58% el número de árboles intervenidos y en 24% el área de ocupación superficial que se necesitará para dar vida al tren subterráneo.
Algunas de las modificaciones implicaron eliminar el acceso que se planeaba construir en el Parque Forestal para la estación Baquedano, y en Providencia la que estaría en el Parque Bustamante se trasladó hasta los estacionamientos del Café Literario.
A raíz de esta segunda ronda de consultas, se espera se oficialicen una serie de nuevas mejoras y optimizaciones que se han discutido en el último proceso de participación ciudadana que se realizó, el que terminó a mediados de noviembre, por ejemplo modificando y eliminando algunos piques de construcción en Cerro Navia, permitiendo disminuyendo en 93% la superficie de ocupación de las faenas, lo que trae menos impacto en los árboles de la zona y en el tránsito vehicular.
En Quinta Normal se harán cambios que incorporan mitigaciones viales. En el caso de Renca, se producirá la modificación a la superficie en la planta de dovelas (elemento constructivo que conforma un arco), que es un área destinada a la elaboración de estructura de hormigón para la máquina tuneladora, permitiendo una reducción de 0,6 hectáreas en la zona de ocupación de dicha instalación. Ello permite, entre otros aspectos, disminuir la afectación a 13 vecinos del sector.
“Metro de Santiago ha dado respuesta a todas las observaciones ciudadanas en el marco del proceso ambiental, información que es pública y se encuentra disponible en el sitio web del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA)”, comentaron desde la empresa.
Hasta ahora, la firma estatal dice que el monto de inversión continúa en los US$ 2.528 millones, y que la obra beneficiará a una población de un millón 365 mil habitantes con la conexión en 28 minutos del oriente con el poniente de Santiago.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Miércoles 02 de Diciembre de 2020

TITULARES

X