Viernes, Julio 19, 2024

Más de 7 ciudades de Estados Unidos prueban eliminar las tarifas de transporte público: ¿Por qué?

CNN CHILE – Cada vez son más las grandes ciudades de Estados Unidos que permiten a los usuarios del transporte público subir de forma gratuita.

Kansas City; Raleigh; Richmond; Olympia; Tucson; Alexandria, Virginia; y otras ciudades prueban la eliminación de tarifas en sus sistemas de transporte. Denver suprimirá las tarifas en toda su red este verano. Boston pondrá a prueba tres rutas de autobús público con tarifa cero, y se espera que la ciudad de Nueva York pruebe autobuses gratuitos en cinco líneas.

La eliminación de las tarifas da un impulso muy necesario al número de usuarios, elimina la carga de los costes -especialmente para los viajeros con rentas más bajas- y reduce los tiempos de embarque en las paradas. Sus defensores también esperan que obligue a más personas a dejar el automóvil y utilizar el transporte público.

Pero muchos investigadores, funcionarios y defensores del transporte público afirman que la supresión de las tarifas no aborda el grave estado de los sistemas de transporte público en Estados Unidos y desvía los escasos recursos de prioridades más urgentes: el servicio y la calidad del transporte público.

“Una proporción muy, muy grande de residentes siente que sus vidas son más convenientes ahora que no tienen que racionar los viajes“, dijo a CNN la alcaldesa de Boston, Michelle Wu, que ha defendido políticas de transporte gratuito desde que era concejala. “Vemos la diferencia que supone cuando se eliminan las barreras financieras para todos”.

Sin embargo, algunos expertos afirman que también hay formas específicas de ayudar a los usuarios con rentas bajas a costearse los viajes sin forzar aún más los modelos de financiación de las agencias de transporte. También afirman que hay políticas más eficaces para que la gente deje el auto y se suba al transporte público, como la fijación de precios por congestión y las restricciones de estacionamiento.

Y la supresión de las tarifas no hace que los autobuses sean puntuales ni que los trenes sean más rápidos y limpios. Estas son las mejoras que conseguirán que más gente utilice el transporte público en lugar del auto, según las encuestas realizadas entre los pasajeros.

TransitCenter, un grupo de defensa del transporte público, encontró en una encuesta de 2018 de pasajeros con ingresos familiares por debajo de US$ 35.000 en ocho ciudades principales que la frecuencia, la seguridad, la aglomeración y la confiabilidad eran prioridades más altas que la tarifa del autobús.

“La conversación sobre las tarifas gratuitas oculta cuáles son los problemas de las personas que usan el tránsito”, dijo Stephanie Lotshaw, directora ejecutiva interina de TransitCenter. “No se presta suficiente atención al hecho de que en todos los niveles de gobierno el transporte público está muy infrafinanciado“.

Experimentos de transporte gratuito

El primer programa de transporte público gratuito en Estados Unidos se inició en la década de 1970, pero el concepto ha recibido un impulso en los últimos años, cuando las zonas urbanas recurren al sistema para reducir las emisiones de carbono y mitigar la desigualdad.

La tendencia a la gratuidad se extendió al comienzo de la pandemia de COVID-19, con la ayuda de casi US$ 70.000 millones en fondos federales de ayuda a las agencias de transporte.

Al menos 35 agencias estadounidenses han eliminado las tarifas en toda su red, según la American Public Transit Association. El senador de Massachusetts Edward Markey y la diputada estadounidense Ayanna Pressley presentaron un proyecto de ley en el Congreso para establecer un programa de subvenciones de US$ 25.000 millones destinado a apoyar los esfuerzos estatales y locales en favor de sistemas sin tarifas.

Esta iniciativa se produce en un momento en que el número de usuarios de todo el país sigue siendo escaso después de que la gente pasara a trabajar desde casa durante la pandemia. El número de usuarios se sitúa en torno al 70% de los niveles anteriores a la pandemia en todo el país, y los déficits presupuestarios de las agencias de transporte amenazan con recortes de servicios, despidos y aumentos de tarifas.

En Boston, el número de usuarios de las tres rutas que suprimieron las tarifas creció un 35% entre 2021 y 2022, mientras que en el resto del sistema de autobuses aumentó un 15%. Según las encuestas realizadas a los usuarios, el 26% de los pasajeros de las rutas gratuitas ahorró más de US$ 20 al mes.

La alcaldesa Wu también dijo que los autobuses gratuitos funcionaban con más eficacia porque no tenían que parar y esperar a que la gente pagara. Según la ciudad, el tiempo de embarque por pasajero en dos de las rutas gratuitas disminuyó un 6% y un 23% en la tercera.

Richmond eliminó las tarifas por primera vez en marzo de 2020 y extendió esa política hasta junio de 2025. Los líderes de la agencia dicen que eliminar las tarifas ayudó a los autobuses urbanos a aumentar el número de pasajeros en un 6% en 2022 con respecto a los niveles de 2019.

“La eliminación de tarifas es genial para varias cosas. Es algo equitativo teniendo en cuenta la demografía de nuestros pasajeros“, dijo Henry Bendon, portavoz de GRTC, el sistema de autobuses de Richmond.

La mayoría de los usuarios de GRTC son personas de color y con bajos ingresos que viajan en autobús por necesidad. Una encuesta realizada entre los pasajeros antes de la pandemia reveló que el 64% de los usuarios de GRTC eran negros y el 79% tenía unos ingresos familiares inferiores a US$ 50.000. Richmond no está sola: en muchos sistemas, los viajeros con rentas bajas constituyen la mayoría y a menudo no tienen otra forma viable de ir al colegio, al trabajo o a otras citas.

“La gratuidad ha sido un éxito para mantener a nuestros usuarios y ampliar el sistema a nuevas personas“, afirma Bendon.

Sustitución de las tarifas

Los defensores de la gratuidad afirman que las agencias de transporte deben reducir su dependencia de las tarifas, que fluctúan y suponen la mayor carga financiera para los usuarios con rentas bajas.

Pero las tarifas son una fuente fundamental de financiación para las agencias de transporte, y estas tienen que compensar la pérdida de ingresos por otros medios.

Las tarifas representaron, en promedio, el 12,5% de los gastos operativos de las agencias de tránsito en 2021, frente al 31,4% en 2019, según la American Public Transit Association. Esto varía según las agencias y el tipo de tránsito: los sistemas más grandes y costosos dependen más de las tarifas para financiarse, mientras que las agencias más pequeñas dependen menos de las tarifas.

Alrededor de dos tercios de los ingresos de las agencias de transporte proceden de las administraciones públicas. De ellos, más de tres cuartas partes proceden de las administraciones estatales y locales. Y el gobierno federal gasta mucho más en carreteras que en transporte: el 80% del impuesto federal sobre la gasolina, que ayuda a financiar proyectos de infraestructuras, se destina a carreteras; el 20% se destina al transporte público.

Aunque a algunas agencias de transporte les preocupa que las políticas de gratuidad puedan poner en peligro el futuro servicio y las inversiones en infraestructuras, la alcaldesa Wu afirmó que Boston puede lograr ambas cosas.

Indicó que los legisladores deberían invertir más en el tránsito y financiarlo como un bien público, en lugar de que las agencias dependan de las tarifas para su financiación.

“El transporte público es lo mismo” que otros bienes públicos, como escuelas, parques y bibliotecas, dijo. “Tenemos que replantearnos los modelos financieros y cómo encontrar formas sostenibles de mantener el sistema en funcionamiento y modernizar y mejorar la experiencia“.

“No existe tal cosa como el transporte gratuito”

La eliminación de las tarifas nivela el terreno de juego.

Pero suprimirlas en todo un sistema de transporte también beneficia a las personas con mayores ingresos que pueden pagarlas y podría proporcionar unos ingresos muy necesarios a las agencias.

Las políticas de supresión de tarifas son un “instrumento contundente” para abordar la asequibilidad del transporte público, según afirma la International Association of Public Transport en un informe de política de 2020 sobre países y ciudades que eliminaron las tarifas, como Tallin (Estonia), Dunkerque (Francia) y Luxemburgo. El informe señala que “medidas más específicas pueden ser más eficaces y manejables”, como descuentos en las tarifas para personas con ingresos inferiores a un determinado nivel.

Los partidarios de la gratuidad también esperan que la reducción de las tarifas mejore la congestión, las emisiones de carbono y la contaminación acústica de los autos, al conseguir que más conductores utilicen el transporte público. Pero los resultados de las ciudades europeas muestran pocas pruebas de que se consigan estos objetivos.

“Al ofrecer transporte público gratuito, en realidad no estamos atrayendo a un gran número de conductores”, afirma Mohamed Mezghani, secretario general de la International Association of Public Transport. Estudios realizados en ciudades europeas han demostrado que la eliminación de las tarifas atrae viajes de personas que de otro modo habrían ido a pie o en bicicleta, así como viajes adicionales de usuarios del transporte público.

Sarah Kaufman, directora ejecutiva interina del Centro Rudin de Transporte de la Universidad de Nueva York, sugirió usos más tácticos para los programas de gratuidad, como el transporte a hospitales o fábricas, o donde haya un número considerable de usuarios con rentas bajas. La política también puede utilizarse temporalmente para atraer a nuevos usuarios o fomentar el transporte a grandes eventos.

También está la cuestión de cómo compensarán los sistemas de transporte la pérdida de ingresos procedentes de las tarifas a medida que disminuyan los fondos federales de ayuda de COVID-19.

La alcaldesa de Boston, Wu, afirma que las autoridades han medido cuidadosamente los resultados del programa piloto y los han documentado para “abogar por fuentes de ingresos duraderas y sostenibles” por parte de los gobiernos estatal y federal.

La ciudad de Washington tenía previsto eliminar las tarifas de todos los autobuses urbanos a partir de este verano, pero se ha retrasado por falta de presupuesto. La agencia de transporte se enfrenta a un déficit presupuestario de US$ 750 millones en 2025.

“Hay un coste significativo, y financieramente será realmente difícil de sostener“, dijo Richard Jarrold, director general adjunto de la Autoridad de Transporte del Área de Kansas City. La agencia eliminó las tarifas poco antes de la pandemia, y ha dependido en parte de los fondos federales para compensar los US$ 12 millones en ingresos perdidos por el cobro de tarifas.

“No existe tal cosa como el transporte gratuito“, añadió.

A finales del año que viene se acabarán los fondos federales, y Kansas City tendrá que decidir si continúa con el programa o pasa a una nueva política de tarifas.

La principal prioridad es prestar el servicio, y la agencia preferiría recuperar los ingresos de las tarifas de las personas que puedan permitírselo, dijo Jarrold.

“Lo que no queremos es recortar el servicio de transporte debido a la tarifa cero“, dijo. “Ya no tenemos suficiente servicio, y no queremos recortarlo”.

Ver artículo

Fuente: CNN Chile, Lunes 10 de Julio de 2023

CNN CHILE – Cada vez son más las grandes ciudades de Estados Unidos que permiten a los usuarios del transporte público subir de forma gratuita.

Kansas City; Raleigh; Richmond; Olympia; Tucson; Alexandria, Virginia; y otras ciudades prueban la eliminación de tarifas en sus sistemas de transporte. Denver suprimirá las tarifas en toda su red este verano. Boston pondrá a prueba tres rutas de autobús público con tarifa cero, y se espera que la ciudad de Nueva York pruebe autobuses gratuitos en cinco líneas.

La eliminación de las tarifas da un impulso muy necesario al número de usuarios, elimina la carga de los costes -especialmente para los viajeros con rentas más bajas- y reduce los tiempos de embarque en las paradas. Sus defensores también esperan que obligue a más personas a dejar el automóvil y utilizar el transporte público.

Pero muchos investigadores, funcionarios y defensores del transporte público afirman que la supresión de las tarifas no aborda el grave estado de los sistemas de transporte público en Estados Unidos y desvía los escasos recursos de prioridades más urgentes: el servicio y la calidad del transporte público.

“Una proporción muy, muy grande de residentes siente que sus vidas son más convenientes ahora que no tienen que racionar los viajes“, dijo a CNN la alcaldesa de Boston, Michelle Wu, que ha defendido políticas de transporte gratuito desde que era concejala. “Vemos la diferencia que supone cuando se eliminan las barreras financieras para todos”.

Sin embargo, algunos expertos afirman que también hay formas específicas de ayudar a los usuarios con rentas bajas a costearse los viajes sin forzar aún más los modelos de financiación de las agencias de transporte. También afirman que hay políticas más eficaces para que la gente deje el auto y se suba al transporte público, como la fijación de precios por congestión y las restricciones de estacionamiento.

Y la supresión de las tarifas no hace que los autobuses sean puntuales ni que los trenes sean más rápidos y limpios. Estas son las mejoras que conseguirán que más gente utilice el transporte público en lugar del auto, según las encuestas realizadas entre los pasajeros.

TransitCenter, un grupo de defensa del transporte público, encontró en una encuesta de 2018 de pasajeros con ingresos familiares por debajo de US$ 35.000 en ocho ciudades principales que la frecuencia, la seguridad, la aglomeración y la confiabilidad eran prioridades más altas que la tarifa del autobús.

“La conversación sobre las tarifas gratuitas oculta cuáles son los problemas de las personas que usan el tránsito”, dijo Stephanie Lotshaw, directora ejecutiva interina de TransitCenter. “No se presta suficiente atención al hecho de que en todos los niveles de gobierno el transporte público está muy infrafinanciado“.

Experimentos de transporte gratuito

El primer programa de transporte público gratuito en Estados Unidos se inició en la década de 1970, pero el concepto ha recibido un impulso en los últimos años, cuando las zonas urbanas recurren al sistema para reducir las emisiones de carbono y mitigar la desigualdad.

La tendencia a la gratuidad se extendió al comienzo de la pandemia de COVID-19, con la ayuda de casi US$ 70.000 millones en fondos federales de ayuda a las agencias de transporte.

Al menos 35 agencias estadounidenses han eliminado las tarifas en toda su red, según la American Public Transit Association. El senador de Massachusetts Edward Markey y la diputada estadounidense Ayanna Pressley presentaron un proyecto de ley en el Congreso para establecer un programa de subvenciones de US$ 25.000 millones destinado a apoyar los esfuerzos estatales y locales en favor de sistemas sin tarifas.

Esta iniciativa se produce en un momento en que el número de usuarios de todo el país sigue siendo escaso después de que la gente pasara a trabajar desde casa durante la pandemia. El número de usuarios se sitúa en torno al 70% de los niveles anteriores a la pandemia en todo el país, y los déficits presupuestarios de las agencias de transporte amenazan con recortes de servicios, despidos y aumentos de tarifas.

En Boston, el número de usuarios de las tres rutas que suprimieron las tarifas creció un 35% entre 2021 y 2022, mientras que en el resto del sistema de autobuses aumentó un 15%. Según las encuestas realizadas a los usuarios, el 26% de los pasajeros de las rutas gratuitas ahorró más de US$ 20 al mes.

La alcaldesa Wu también dijo que los autobuses gratuitos funcionaban con más eficacia porque no tenían que parar y esperar a que la gente pagara. Según la ciudad, el tiempo de embarque por pasajero en dos de las rutas gratuitas disminuyó un 6% y un 23% en la tercera.

Richmond eliminó las tarifas por primera vez en marzo de 2020 y extendió esa política hasta junio de 2025. Los líderes de la agencia dicen que eliminar las tarifas ayudó a los autobuses urbanos a aumentar el número de pasajeros en un 6% en 2022 con respecto a los niveles de 2019.

“La eliminación de tarifas es genial para varias cosas. Es algo equitativo teniendo en cuenta la demografía de nuestros pasajeros“, dijo Henry Bendon, portavoz de GRTC, el sistema de autobuses de Richmond.

La mayoría de los usuarios de GRTC son personas de color y con bajos ingresos que viajan en autobús por necesidad. Una encuesta realizada entre los pasajeros antes de la pandemia reveló que el 64% de los usuarios de GRTC eran negros y el 79% tenía unos ingresos familiares inferiores a US$ 50.000. Richmond no está sola: en muchos sistemas, los viajeros con rentas bajas constituyen la mayoría y a menudo no tienen otra forma viable de ir al colegio, al trabajo o a otras citas.

“La gratuidad ha sido un éxito para mantener a nuestros usuarios y ampliar el sistema a nuevas personas“, afirma Bendon.

Sustitución de las tarifas

Los defensores de la gratuidad afirman que las agencias de transporte deben reducir su dependencia de las tarifas, que fluctúan y suponen la mayor carga financiera para los usuarios con rentas bajas.

Pero las tarifas son una fuente fundamental de financiación para las agencias de transporte, y estas tienen que compensar la pérdida de ingresos por otros medios.

Las tarifas representaron, en promedio, el 12,5% de los gastos operativos de las agencias de tránsito en 2021, frente al 31,4% en 2019, según la American Public Transit Association. Esto varía según las agencias y el tipo de tránsito: los sistemas más grandes y costosos dependen más de las tarifas para financiarse, mientras que las agencias más pequeñas dependen menos de las tarifas.

Alrededor de dos tercios de los ingresos de las agencias de transporte proceden de las administraciones públicas. De ellos, más de tres cuartas partes proceden de las administraciones estatales y locales. Y el gobierno federal gasta mucho más en carreteras que en transporte: el 80% del impuesto federal sobre la gasolina, que ayuda a financiar proyectos de infraestructuras, se destina a carreteras; el 20% se destina al transporte público.

Aunque a algunas agencias de transporte les preocupa que las políticas de gratuidad puedan poner en peligro el futuro servicio y las inversiones en infraestructuras, la alcaldesa Wu afirmó que Boston puede lograr ambas cosas.

Indicó que los legisladores deberían invertir más en el tránsito y financiarlo como un bien público, en lugar de que las agencias dependan de las tarifas para su financiación.

“El transporte público es lo mismo” que otros bienes públicos, como escuelas, parques y bibliotecas, dijo. “Tenemos que replantearnos los modelos financieros y cómo encontrar formas sostenibles de mantener el sistema en funcionamiento y modernizar y mejorar la experiencia“.

“No existe tal cosa como el transporte gratuito”

La eliminación de las tarifas nivela el terreno de juego.

Pero suprimirlas en todo un sistema de transporte también beneficia a las personas con mayores ingresos que pueden pagarlas y podría proporcionar unos ingresos muy necesarios a las agencias.

Las políticas de supresión de tarifas son un “instrumento contundente” para abordar la asequibilidad del transporte público, según afirma la International Association of Public Transport en un informe de política de 2020 sobre países y ciudades que eliminaron las tarifas, como Tallin (Estonia), Dunkerque (Francia) y Luxemburgo. El informe señala que “medidas más específicas pueden ser más eficaces y manejables”, como descuentos en las tarifas para personas con ingresos inferiores a un determinado nivel.

Los partidarios de la gratuidad también esperan que la reducción de las tarifas mejore la congestión, las emisiones de carbono y la contaminación acústica de los autos, al conseguir que más conductores utilicen el transporte público. Pero los resultados de las ciudades europeas muestran pocas pruebas de que se consigan estos objetivos.

“Al ofrecer transporte público gratuito, en realidad no estamos atrayendo a un gran número de conductores”, afirma Mohamed Mezghani, secretario general de la International Association of Public Transport. Estudios realizados en ciudades europeas han demostrado que la eliminación de las tarifas atrae viajes de personas que de otro modo habrían ido a pie o en bicicleta, así como viajes adicionales de usuarios del transporte público.

Sarah Kaufman, directora ejecutiva interina del Centro Rudin de Transporte de la Universidad de Nueva York, sugirió usos más tácticos para los programas de gratuidad, como el transporte a hospitales o fábricas, o donde haya un número considerable de usuarios con rentas bajas. La política también puede utilizarse temporalmente para atraer a nuevos usuarios o fomentar el transporte a grandes eventos.

También está la cuestión de cómo compensarán los sistemas de transporte la pérdida de ingresos procedentes de las tarifas a medida que disminuyan los fondos federales de ayuda de COVID-19.

La alcaldesa de Boston, Wu, afirma que las autoridades han medido cuidadosamente los resultados del programa piloto y los han documentado para “abogar por fuentes de ingresos duraderas y sostenibles” por parte de los gobiernos estatal y federal.

La ciudad de Washington tenía previsto eliminar las tarifas de todos los autobuses urbanos a partir de este verano, pero se ha retrasado por falta de presupuesto. La agencia de transporte se enfrenta a un déficit presupuestario de US$ 750 millones en 2025.

“Hay un coste significativo, y financieramente será realmente difícil de sostener“, dijo Richard Jarrold, director general adjunto de la Autoridad de Transporte del Área de Kansas City. La agencia eliminó las tarifas poco antes de la pandemia, y ha dependido en parte de los fondos federales para compensar los US$ 12 millones en ingresos perdidos por el cobro de tarifas.

“No existe tal cosa como el transporte gratuito“, añadió.

A finales del año que viene se acabarán los fondos federales, y Kansas City tendrá que decidir si continúa con el programa o pasa a una nueva política de tarifas.

La principal prioridad es prestar el servicio, y la agencia preferiría recuperar los ingresos de las tarifas de las personas que puedan permitírselo, dijo Jarrold.

“Lo que no queremos es recortar el servicio de transporte debido a la tarifa cero“, dijo. “Ya no tenemos suficiente servicio, y no queremos recortarlo”.

Ver artículo

Fuente: CNN Chile, Lunes 10 de Julio de 2023

TITULARES