Miércoles, Julio 17, 2024

Luis Baertl, presidente de la junta de vigilancia del río Maipo: “El agua para Santiago está asegurada para el consumo humano” y la cosecha de hortalizas

DIARIO FINANCIERO – A principios de este año las proyecciones para la temporada de invierno 2022 visualizaban un déficit importante de lluvias para el país. Incluso, se habló de la opción de reportar un año totalmente seco. Sin embargo, en estas últimas semanas las precipitaciones finalmente se hicieron presentes, y pese a que aún existe un déficit en cuanto a los niveles de los embalses, todo apunta a que, al menos en la Región Metropolitana, el suministro estaría lejos de correr riesgo durante los meses de mayor consumo.

De acuerdo a los datos más recientes de la sanitaria Aguas Andinas, en lo que va del año el embalse El Yeso reporta una caída de precipitaciones de 140,8 mm -es decir, más del doble de lo anotado durante esta misma fecha de 2021 (65 mm)- lo cual, si bien está lejos del promedio “normal” correspondiente a 248 mm, permiten acumular niveles cercanos a los 150,7 hm3, en torno a un 75% de su capacidad. Y a esto se suma una acumulación de nieve que hasta la mañana de este lunes alcanzó los 35 cms. de altura, según señaló la empresa.

“La solución para dar cierta resiliencia a la ciudad pasa por recircular el agua”, sostiene Luis Baertl.

Luis Baertl, presidente de la junta de vigilancia del río Maipo.

En este escenario, el presidente de la Junta de Vigilancia del Río Maipo, Luis Baertl, afirma que “el agua para Santiago está asegurada”, permitiendo garantizar el suministro tanto para el consumo humano, así como para las cosechas de hortalizas, entre ellas las de acelgas y papas.

En cuanto al panorama para la agricultura, puntualizó que las lluvias de los últimos días “aseguran que las siembras que tienen raíces menores a medio metro hayan sido satisfechas a plenitud”.

No obstante, precisó que este mejor panorama en materia hídrica tras las precipitaciones se da “a costa de la agricultura”, precisando que todavía no extiende a áreas como los cultivos frutícolas.

“El agricultor siempre es optimista e invierte para el siguiente año. Ciertamente cuando llueve ahora uno está feliz. Pero la agricultura, en general, tiene 14 variables. Y la lluvia es una de ellas”, expresa.

Para las semanas que vienen, Baertl expresa que “el objetivo” de la junta es que embalse El Yeso llegue a una acumulación de 170 hm3-150 hm3 siempre y cuando “se maneje bien el agua” para evitar restricciones.

Gestión conjunta

En relación al actual plan de evaluación y gestión de la cuenca impulsado entre los regantes de la zona y Aguas Andinas, el presidente de la Junta de Vigilancia del Río Maipo comenta que las relaciones entre ambas partes “han ido mejorando, porque cuando firmamos el convenio en 2021 había una serie de compromisos de mejorar pozos, pérdidas y otros suministros” que con el tiempo la empresa ha ido desarrollando. Pero reconoce que esa no es la solución final para la situación de sequía en la Región Metropolitana.

“Antes de esta lluvia, el río traía 17 hm3, cuando la capacidad de captación de Aguas Andinas para entregarle a la ciudad es de 20 hm3. O sea, Aguas Andinas pudo haberse estado llevando el 100% del agua, y no le alcanzaba a la ciudad. Y ahí es donde se abre El Yeso. Se abren al mínimo los canales y así funciona”, explica.

En este marco, propone la reutilización del agua como una pieza clave. “La solución para dar cierta resiliencia a la ciudad pasa por recircular el agua”, menciona. Y agrega que si bien, desde la junta entienden que la sanitaria “pierde el 28% en promedio el agua por infiltración, eso debiera mejorar a niveles de la OCDE, y debería bajar al menos al 7% u 8%”.

Pronóstico de la sanitaria

Al cierre del primer trimestre de 2022, Aguas Andinas ha invertido más de $26 mil millones en nuevas perforaciones, estanques, mejoras de plantas y eficiencia en la red. Pero Eugenio Rodríguez, director de clientes de la compañía, indica que “Santiago necesita mayor infraestructura sanitaria para enfrentar los efectos del cambio climático, las que deben ser aprobadas por la autoridad”.

Asimismo, el ejecutivo es cauto al evaluar el efecto de las lluvias de los últimos días en la capital y sostiene que pese a que el sistema frontal de estos días configura “una buena noticia”, en el sentido de que “se esté acumulando nieve en la cordillera para la temporada primavera-verano”, indica que “hay que tener en cuenta que la lluvia de unos días no genera un cambio significativo en el embalse por su gran tamaño”.

“De cara al verano, es muy prematuro hablar de escenarios, pues será fundamental lo que ocurra el resto de invierno, además de los comportamientos de la demanda y de las temperaturas que son factores determinantes entre diciembre de este año y abril del próximo”, señala el ejecutivo.

En esta línea, hace énfasis en que “con 13 años de sequía, la lluvia de unos días siempre será una buena noticia”, pero que “no se puede dar por superada esta situación, ya que se requerirían años de precipitaciones sobre lo normal, sobre 300 mm en Santiago para que tenga un efecto en la crisis hídrica”.

De acuerdo a la Dirección General de Aguas (DGA), al cierre de junio las diez estaciones pluviométricas de la Región Metropolitana reportaron, en promedio, una acumulación de 51,64mm, y que ocho de ellas anotan déficits de entre un 62% y 90%.

Embalses de la Quinta Región se
recuperan de a poco, pero aún reportan déficit

De acuerdo a la sanitaria de la Región de Valparaíso, Esval, las precipitaciones caídas durante las últimas semanas han aportado levemente a la recuperación de los embalses en la zona. Pero estos aún están lejos de anotar niveles de acumulación “normales”.
Hasta la fecha, el embalse Los Aromos supera los nueve millones de m3 acumulados, y reporta un 26% de su volumen total. En tanto, el tranque La Luz de Placilla registra un 63,4% de acumulación, con cerca de 3,5 millones de m3. En el caso de Peñuelas, “si bien aumentó en más de 20 centímetros su nivel, sólo acumula 302.000 m3 debido a la gran resequedad del suelo, alcanzando apenas un 0,3% del volumen total”, dijeron desde la compañía. “Esto nos brinda un respiro y nos mantiene esperanzados. Sin embargo, no debemos confiarnos ya que el déficit continúa y todavía estamos lejos de los niveles de un año normal a la fecha”, indicó el gerente regional de Esval, Alejandro Salas.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Martes 12 de Julio de 2022

DIARIO FINANCIERO – A principios de este año las proyecciones para la temporada de invierno 2022 visualizaban un déficit importante de lluvias para el país. Incluso, se habló de la opción de reportar un año totalmente seco. Sin embargo, en estas últimas semanas las precipitaciones finalmente se hicieron presentes, y pese a que aún existe un déficit en cuanto a los niveles de los embalses, todo apunta a que, al menos en la Región Metropolitana, el suministro estaría lejos de correr riesgo durante los meses de mayor consumo.

De acuerdo a los datos más recientes de la sanitaria Aguas Andinas, en lo que va del año el embalse El Yeso reporta una caída de precipitaciones de 140,8 mm -es decir, más del doble de lo anotado durante esta misma fecha de 2021 (65 mm)- lo cual, si bien está lejos del promedio “normal” correspondiente a 248 mm, permiten acumular niveles cercanos a los 150,7 hm3, en torno a un 75% de su capacidad. Y a esto se suma una acumulación de nieve que hasta la mañana de este lunes alcanzó los 35 cms. de altura, según señaló la empresa.

“La solución para dar cierta resiliencia a la ciudad pasa por recircular el agua”, sostiene Luis Baertl.

Luis Baertl, presidente de la junta de vigilancia del río Maipo.

En este escenario, el presidente de la Junta de Vigilancia del Río Maipo, Luis Baertl, afirma que “el agua para Santiago está asegurada”, permitiendo garantizar el suministro tanto para el consumo humano, así como para las cosechas de hortalizas, entre ellas las de acelgas y papas.

En cuanto al panorama para la agricultura, puntualizó que las lluvias de los últimos días “aseguran que las siembras que tienen raíces menores a medio metro hayan sido satisfechas a plenitud”.

No obstante, precisó que este mejor panorama en materia hídrica tras las precipitaciones se da “a costa de la agricultura”, precisando que todavía no extiende a áreas como los cultivos frutícolas.

“El agricultor siempre es optimista e invierte para el siguiente año. Ciertamente cuando llueve ahora uno está feliz. Pero la agricultura, en general, tiene 14 variables. Y la lluvia es una de ellas”, expresa.

Para las semanas que vienen, Baertl expresa que “el objetivo” de la junta es que embalse El Yeso llegue a una acumulación de 170 hm3-150 hm3 siempre y cuando “se maneje bien el agua” para evitar restricciones.

Gestión conjunta

En relación al actual plan de evaluación y gestión de la cuenca impulsado entre los regantes de la zona y Aguas Andinas, el presidente de la Junta de Vigilancia del Río Maipo comenta que las relaciones entre ambas partes “han ido mejorando, porque cuando firmamos el convenio en 2021 había una serie de compromisos de mejorar pozos, pérdidas y otros suministros” que con el tiempo la empresa ha ido desarrollando. Pero reconoce que esa no es la solución final para la situación de sequía en la Región Metropolitana.

“Antes de esta lluvia, el río traía 17 hm3, cuando la capacidad de captación de Aguas Andinas para entregarle a la ciudad es de 20 hm3. O sea, Aguas Andinas pudo haberse estado llevando el 100% del agua, y no le alcanzaba a la ciudad. Y ahí es donde se abre El Yeso. Se abren al mínimo los canales y así funciona”, explica.

En este marco, propone la reutilización del agua como una pieza clave. “La solución para dar cierta resiliencia a la ciudad pasa por recircular el agua”, menciona. Y agrega que si bien, desde la junta entienden que la sanitaria “pierde el 28% en promedio el agua por infiltración, eso debiera mejorar a niveles de la OCDE, y debería bajar al menos al 7% u 8%”.

Pronóstico de la sanitaria

Al cierre del primer trimestre de 2022, Aguas Andinas ha invertido más de $26 mil millones en nuevas perforaciones, estanques, mejoras de plantas y eficiencia en la red. Pero Eugenio Rodríguez, director de clientes de la compañía, indica que “Santiago necesita mayor infraestructura sanitaria para enfrentar los efectos del cambio climático, las que deben ser aprobadas por la autoridad”.

Asimismo, el ejecutivo es cauto al evaluar el efecto de las lluvias de los últimos días en la capital y sostiene que pese a que el sistema frontal de estos días configura “una buena noticia”, en el sentido de que “se esté acumulando nieve en la cordillera para la temporada primavera-verano”, indica que “hay que tener en cuenta que la lluvia de unos días no genera un cambio significativo en el embalse por su gran tamaño”.

“De cara al verano, es muy prematuro hablar de escenarios, pues será fundamental lo que ocurra el resto de invierno, además de los comportamientos de la demanda y de las temperaturas que son factores determinantes entre diciembre de este año y abril del próximo”, señala el ejecutivo.

En esta línea, hace énfasis en que “con 13 años de sequía, la lluvia de unos días siempre será una buena noticia”, pero que “no se puede dar por superada esta situación, ya que se requerirían años de precipitaciones sobre lo normal, sobre 300 mm en Santiago para que tenga un efecto en la crisis hídrica”.

De acuerdo a la Dirección General de Aguas (DGA), al cierre de junio las diez estaciones pluviométricas de la Región Metropolitana reportaron, en promedio, una acumulación de 51,64mm, y que ocho de ellas anotan déficits de entre un 62% y 90%.

Embalses de la Quinta Región se
recuperan de a poco, pero aún reportan déficit

De acuerdo a la sanitaria de la Región de Valparaíso, Esval, las precipitaciones caídas durante las últimas semanas han aportado levemente a la recuperación de los embalses en la zona. Pero estos aún están lejos de anotar niveles de acumulación “normales”.
Hasta la fecha, el embalse Los Aromos supera los nueve millones de m3 acumulados, y reporta un 26% de su volumen total. En tanto, el tranque La Luz de Placilla registra un 63,4% de acumulación, con cerca de 3,5 millones de m3. En el caso de Peñuelas, “si bien aumentó en más de 20 centímetros su nivel, sólo acumula 302.000 m3 debido a la gran resequedad del suelo, alcanzando apenas un 0,3% del volumen total”, dijeron desde la compañía. “Esto nos brinda un respiro y nos mantiene esperanzados. Sin embargo, no debemos confiarnos ya que el déficit continúa y todavía estamos lejos de los niveles de un año normal a la fecha”, indicó el gerente regional de Esval, Alejandro Salas.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Martes 12 de Julio de 2022

TITULARES