Sábado, Febrero 4, 2023

Los proyectos que podrían ser claves para la reactivación económica

EL DÍA –  Reposicionar el túnel Agua Negra, la construcción de nuevos hospitales de La Serena y Coquimbo, el proyecto minero-portuario Dominga, la licitación de la Ruta 5, o la ampliación del puerto de Coquimbo y el aeropuerto de La Florida, podrían ser los impulsores de la recuperación de la alicaída económica local en el periodo de la post pandemia.
Con un 13% de desempleo y una economía estancada, la Región de Coquimbo y su gente viven hoy los graves efectos de la pandemia del coronavirus.
Por ello, son diversas las iniciativas que diversos gremios y organismos públicos han levantado para afrontar lo que será el periodo de la post pandemia, momento en que se necesitará urgente impulsar la inversión para volver a mover el motor de la economía regional, hoy alicaído, y sobre todo, para generar puestos de trabajo.
La premura de poner en marcha importantes proyectos se intensifica más aún, cuando la región, según el Plan Paso a Paso, programa de desconfinamiento presentado por el gobierno, se encuentra en la Fase 3 o de Preparación, el cual establece “el levantamiento de la cuarentena para la población general (excepto para los grupos de riesgo), al presentar un buen comportamiento epidemiológico, al pasar de cuarentena a transición”.
Minería
Quizás, no hay otra iniciativa en la región que levante por igual grandes esperanzas como fuertes rechazos, pero que también implicaría una enorme inyección de recursos para la zona, es el proyecto minero-portuario Dominga.
Con una inversión estimada en más de 2.500 millones de dólares, esta iniciativa impulsada por Andes Iron, fue reconocida de hecho durante esta semana, como una de las inversiones “más apreciadas” en términos de su positivo impacto en áreas como empleo, impacto social, recaudación fiscal y en general, en el proceso de recuperación económica del país, por una encuesta realizada a grandes empresarios por Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez.
Su impacto queda reflejado a través de un estudio de la Universidad Católica del Norte, que se presentó hace un par de años, el cual mostró que los desembolsos relacionados a las obras podrían crecer hasta 38% por los encadenamientos productivos, y representaría, contando el aporte indirecto que produciría en otros rubros económicos como el sector manufacturero y la construcción, hasta el 33% del PIB regional.
En términos de empleo además, aportaría con 10.000 puestos de trabajo directos y otros 5.000 indirectos.
A eso se agregan otros proyectos mineros previstos para la región como El Espino (Pucobre) inversión de 624 millones de dólares, y el proyecto INCO, de Minera Los Pelambres, éste último valorado en 1.300 millones de dólares.
Túnel Agua Negra
Otra de las megaobras que promete aportar a la economía regional y apuntalar la proyección estratégica de la región así como su conectividad, es el túnel Agua Negra, iniciativa que hoy se encuentra en duda, luego de que el gobierno le quitara prioridad en su cartera de proyectos de pasos fronterizos.
Por ello, esta semana, el pleno del Consejo Regional entregó un voto unánime de respaldo a la propuesta presentada por la Comisión de Relaciones Internacionales y Jurídica, en orden a desarrollar una estrategia que permita reposicionar y visibilizar el proyecto de integración Corredor Bioceánico Central – Túnel de Agua Negra.
“Tenemos que ponerle carácter a la situación del túnel, no nos pueden dejar sin este proyecto, porque sería dejar de soñar a esta región y que muera la esperanza, que es la única manera que tenemos de sacar a la gente de la pobreza”, señaló al respecto, el consejero Alberto Gallardo.
En caso de llegar a materializarse, el túnel consistiría en una estructura de casi 14 kilómetros de largo que tendrá una vía de ida y otra de vuelta, asignándole mayor seguridad al desplazamiento. En tanto, su costo se estimaba en primera instancia, en 1.400 millones de dólares.
No obstante, a partir de un informe del Ministerio de Obras Públicas emitido el año pasado, se aseguró que, por las condiciones geológicas del túnel, se aseguró que el costo de la inversión era entre dos y tres veces superior al previsto, a partir de lo cual, el proyecto comenzó a perder apoyo a nivel central.
El puerto de Coquimbo
Probablemente, uno de las iniciativas más adelantadas en su tramitación, -ya que cuenta con la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental, EIA- es la futura ampliación de la terminal portuaria de Coquimbo.
En cifras, la inversión planificada en su ampliación a enero de 2022, corresponde a 90 millones de dólares en lo que respecta a la construcción del futuro sitio 3 de la terminal. Y en caso de construirse el sitio 4, -que en la planificación aparece como una iniciativa opcional – la inversión podría ascender hasta los 120 millones de dólares.
En efecto, esta megaobra será construida por etapas, contemplando la habilitación de un muelle multipropósito de 740 metros, un área de tránsito de 14.482 m2 para la circulación de equipos portuarios desde y hacia el muelle, con los que se podrán recibir naves de hasta 360 metros de longitud, proyectándose un aumento en el movimiento de naves de 59 a 161 barcos que llegan actualmente y que movilizan 469.000 toneladas, proyectándose para el 2042 un movimiento de 2,4 millones de toneladas en carga.
Aldo Signorelli, gerente general de la Empresa Portuaria de Coquimbo, señaló que la modernización del sector portuario va a ayudar a “desarrollar otras actividades económicas relativas al comercio exterior, y eso también genera empleo y eso es parte de lo que nosotros esperamos: que el desarrollo portuario mantenga la posición competitiva de este puerto respecto de las alternativas que tienen los clientes para su actividad marítimo-portuaria”.
Aplazamiento
Para el mes de septiembre la apertura técnica y para octubre la apertura económica quedó fijado finalmente, el proceso de relicitación de la ampliación del aeropuerto La Florida de La Serena.
Fijada originalmente para marzo, dicho proceso debió ser aplazado debido a la expansión del Covid-19 por el mundo y por nuestro país, y su afectación en la industria aérea, por lo que las propias empresas postulantes a la licitación debieron solicitar su retraso.
En ese sentido, el seremi de Obras Públicas, Pablo Hermann, señaló que las empresas quieren que pase esta crisis, “precisamente para estudiar el mercado de mejor manera, que el flujo aéreo se normalice respecto a la cantidad de vuelos que estábamos recibiendo en la región antes de la actual coyuntura, y hacer así, la mejor propuesta. El interés de las empresas está por analizar más a fondo los modelos de estudio de tráfico aéreo”, aseguró.
El proyecto contempla la ampliación de la superficie construida del terminal con una edificación de dos pisos que supere los 12.900 metros cuadrados de construcción, superior a los 4.364 metros cuadrados que posee actualmente. No así la pista actual, la que aún podría cubrir las operaciones.
Además se incluirán 5 puertas de embarque, 2 de ellas con puentes (mangas) en el segundo piso, sector para policía internacional ante la eventualidad de vuelos internacionales, SAG, aduana, entre otras dependencias.
Ver artículo
Fuente: El Día, Viernes 24 de Julio de 2020

EL DÍA –  Reposicionar el túnel Agua Negra, la construcción de nuevos hospitales de La Serena y Coquimbo, el proyecto minero-portuario Dominga, la licitación de la Ruta 5, o la ampliación del puerto de Coquimbo y el aeropuerto de La Florida, podrían ser los impulsores de la recuperación de la alicaída económica local en el periodo de la post pandemia.
Con un 13% de desempleo y una economía estancada, la Región de Coquimbo y su gente viven hoy los graves efectos de la pandemia del coronavirus.
Por ello, son diversas las iniciativas que diversos gremios y organismos públicos han levantado para afrontar lo que será el periodo de la post pandemia, momento en que se necesitará urgente impulsar la inversión para volver a mover el motor de la economía regional, hoy alicaído, y sobre todo, para generar puestos de trabajo.
La premura de poner en marcha importantes proyectos se intensifica más aún, cuando la región, según el Plan Paso a Paso, programa de desconfinamiento presentado por el gobierno, se encuentra en la Fase 3 o de Preparación, el cual establece “el levantamiento de la cuarentena para la población general (excepto para los grupos de riesgo), al presentar un buen comportamiento epidemiológico, al pasar de cuarentena a transición”.
Minería
Quizás, no hay otra iniciativa en la región que levante por igual grandes esperanzas como fuertes rechazos, pero que también implicaría una enorme inyección de recursos para la zona, es el proyecto minero-portuario Dominga.
Con una inversión estimada en más de 2.500 millones de dólares, esta iniciativa impulsada por Andes Iron, fue reconocida de hecho durante esta semana, como una de las inversiones “más apreciadas” en términos de su positivo impacto en áreas como empleo, impacto social, recaudación fiscal y en general, en el proceso de recuperación económica del país, por una encuesta realizada a grandes empresarios por Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez.
Su impacto queda reflejado a través de un estudio de la Universidad Católica del Norte, que se presentó hace un par de años, el cual mostró que los desembolsos relacionados a las obras podrían crecer hasta 38% por los encadenamientos productivos, y representaría, contando el aporte indirecto que produciría en otros rubros económicos como el sector manufacturero y la construcción, hasta el 33% del PIB regional.
En términos de empleo además, aportaría con 10.000 puestos de trabajo directos y otros 5.000 indirectos.
A eso se agregan otros proyectos mineros previstos para la región como El Espino (Pucobre) inversión de 624 millones de dólares, y el proyecto INCO, de Minera Los Pelambres, éste último valorado en 1.300 millones de dólares.
Túnel Agua Negra
Otra de las megaobras que promete aportar a la economía regional y apuntalar la proyección estratégica de la región así como su conectividad, es el túnel Agua Negra, iniciativa que hoy se encuentra en duda, luego de que el gobierno le quitara prioridad en su cartera de proyectos de pasos fronterizos.
Por ello, esta semana, el pleno del Consejo Regional entregó un voto unánime de respaldo a la propuesta presentada por la Comisión de Relaciones Internacionales y Jurídica, en orden a desarrollar una estrategia que permita reposicionar y visibilizar el proyecto de integración Corredor Bioceánico Central – Túnel de Agua Negra.
“Tenemos que ponerle carácter a la situación del túnel, no nos pueden dejar sin este proyecto, porque sería dejar de soñar a esta región y que muera la esperanza, que es la única manera que tenemos de sacar a la gente de la pobreza”, señaló al respecto, el consejero Alberto Gallardo.
En caso de llegar a materializarse, el túnel consistiría en una estructura de casi 14 kilómetros de largo que tendrá una vía de ida y otra de vuelta, asignándole mayor seguridad al desplazamiento. En tanto, su costo se estimaba en primera instancia, en 1.400 millones de dólares.
No obstante, a partir de un informe del Ministerio de Obras Públicas emitido el año pasado, se aseguró que, por las condiciones geológicas del túnel, se aseguró que el costo de la inversión era entre dos y tres veces superior al previsto, a partir de lo cual, el proyecto comenzó a perder apoyo a nivel central.
El puerto de Coquimbo
Probablemente, uno de las iniciativas más adelantadas en su tramitación, -ya que cuenta con la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental, EIA- es la futura ampliación de la terminal portuaria de Coquimbo.
En cifras, la inversión planificada en su ampliación a enero de 2022, corresponde a 90 millones de dólares en lo que respecta a la construcción del futuro sitio 3 de la terminal. Y en caso de construirse el sitio 4, -que en la planificación aparece como una iniciativa opcional – la inversión podría ascender hasta los 120 millones de dólares.
En efecto, esta megaobra será construida por etapas, contemplando la habilitación de un muelle multipropósito de 740 metros, un área de tránsito de 14.482 m2 para la circulación de equipos portuarios desde y hacia el muelle, con los que se podrán recibir naves de hasta 360 metros de longitud, proyectándose un aumento en el movimiento de naves de 59 a 161 barcos que llegan actualmente y que movilizan 469.000 toneladas, proyectándose para el 2042 un movimiento de 2,4 millones de toneladas en carga.
Aldo Signorelli, gerente general de la Empresa Portuaria de Coquimbo, señaló que la modernización del sector portuario va a ayudar a “desarrollar otras actividades económicas relativas al comercio exterior, y eso también genera empleo y eso es parte de lo que nosotros esperamos: que el desarrollo portuario mantenga la posición competitiva de este puerto respecto de las alternativas que tienen los clientes para su actividad marítimo-portuaria”.
Aplazamiento
Para el mes de septiembre la apertura técnica y para octubre la apertura económica quedó fijado finalmente, el proceso de relicitación de la ampliación del aeropuerto La Florida de La Serena.
Fijada originalmente para marzo, dicho proceso debió ser aplazado debido a la expansión del Covid-19 por el mundo y por nuestro país, y su afectación en la industria aérea, por lo que las propias empresas postulantes a la licitación debieron solicitar su retraso.
En ese sentido, el seremi de Obras Públicas, Pablo Hermann, señaló que las empresas quieren que pase esta crisis, “precisamente para estudiar el mercado de mejor manera, que el flujo aéreo se normalice respecto a la cantidad de vuelos que estábamos recibiendo en la región antes de la actual coyuntura, y hacer así, la mejor propuesta. El interés de las empresas está por analizar más a fondo los modelos de estudio de tráfico aéreo”, aseguró.
El proyecto contempla la ampliación de la superficie construida del terminal con una edificación de dos pisos que supere los 12.900 metros cuadrados de construcción, superior a los 4.364 metros cuadrados que posee actualmente. No así la pista actual, la que aún podría cubrir las operaciones.
Además se incluirán 5 puertas de embarque, 2 de ellas con puentes (mangas) en el segundo piso, sector para policía internacional ante la eventualidad de vuelos internacionales, SAG, aduana, entre otras dependencias.
Ver artículo
Fuente: El Día, Viernes 24 de Julio de 2020

TITULARES