Miércoles, Febrero 1, 2023

Los mejores y peores aeropuertos de 2022

LA TERCERA – San Francisco y Sacramento encabezan la clasificación de The Wall Street Journal de aeropuertos grandes y medianos; Newark y LaGuardia ocupan el último lugar. El informe de este año clasifica los 50 mayores aeropuertos de EE.UU. en 19 factores, desde la puntualidad y las esperas de seguridad, hasta los precios de los boletos.

SAN FRANCISCO- El Aeropuerto Internacional de San Francisco se esfuerza por hacer que los viajeros se olviden de que están en un aeropuerto.

El lugar es extrañamente silencioso, incluso en las horas punta, debido a las estrictas limitaciones de los anuncios en el techo sobre objetos perdidos, cambios de puerta y grupos de embarque. Los carteles instan a los viajeros a utilizar audífonos mientras recorren la terminal y esperan los vuelos.

Los pasajeros pueden acudir a las salas de yoga, a un museo, a exposiciones de arte y a restaurantes locales como Bun Mee y Boudin Bakery, o escuchar ocasionalmente música en directo. Las nuevas estaciones de llenado de agua sin contacto tienen ajustes de temperatura caliente, fría y ambiente, y pronto podrían dispensar seltzer gratis.

Todo esto es un escaso consuelo cuando los vuelos se retrasan -un problema crónico debido a la niebla característica de la ciudad-, pero una gran experiencia aeroportuaria cuando las cosas van bien. Y las cosas han ido inusualmente bien en SFO desde que los viajes comenzaron a recuperarse en 2021. El aeropuerto ha tenido unos índices de puntualidad superiores al 80%, 10 puntos más que los niveles prepandémicos, a pesar de los grandes problemas de viaje en otras ciudades.

A su vez, la combinación de vuelos más fiables y servicios de primera categoría ha llevado al aeropuerto al primer puesto en la primera clasificación de The Wall Street Journal sobre los aeropuertos más transitados del país desde 2019. Atlanta y Minneapolis completaron los tres primeros puestos.

Cada uno de ellos destaca en un momento de agitación en la industria de los viajes, ya que la aglomeración de pasajeros, combinada con la escasez de mano de obra y de aviones, hace que vuelvan a aparecer frustraciones de viaje conocidas, como las largas colas de seguridad, las cancelaciones de vuelos y los precios de los pasajes de avión.

El informe de este año clasifica los 50 mayores aeropuertos de EE.UU. en 19 factores, desde la puntualidad y las esperas de seguridad, hasta la puntuación de satisfacción de los clientes de J.D. Power y los precios de los boletos. Ahora bien, la fiabilidad es lo que más importa a los pasajeros y lo que más peso tiene en nuestra clasificación. Los aeropuertos se dividen en dos categorías: los 20 más grandes, por número de pasajeros, y los 30 siguientes, clasificados como medianos.

El Aeropuerto Internacional de Sacramento, situado a sólo 160 km al noreste de SFO y competidor de algunos pasajeros del norte de California, obtuvo el primer puesto entre los aeropuertos medianos y la puntuación más alta en general. La directora del aeropuerto, Cindy Nichol, que solía trabajar en el aeropuerto internacional de San Francisco, atribuye la alta puntuación de Sacramento al buen tiempo, a la abundancia de espacio en las pistas y al servicio al cliente. Los paisajistas del aeropuerto incluso colaboran para dirigir a los viajeros, dice, lo que les hace ganar elogios de los pasajeros.

Los aeropuertos de San Diego y San José fueron los números 2 y 3 entre los aeropuertos medianos, creando una trifecta californiana.

Los aeropuertos de Newark y LaGuardia son los que obtuvieron peores resultados en las categorías grande y mediana, respectivamente. Ambos están plagados de retrasos en los vuelos y otros problemas, pero tienen grandes planes para solucionarlos. El cambio de imagen de LaGuardia ya está en marcha y no se reconocerá el lugar si ha pasado mucho tiempo. Y la nueva Terminal A de Newark se estrenará a principios de diciembre.

Los múltiples puestos de control de seguridad de SFO eliminan los estancamientos que se producen en los aeropuertos con controles centralizados. Foto: Nicholas Albrecht/ The Wall Street Journal

Dice mucho de la complejidad del transporte aéreo el hecho de que los aeropuertos situados en la parte superior o inferior de nuestra clasificación no brillen ni decepcionen en todas las áreas. San Francisco y Minneapolis tienen unos de los precios de los pasajes nacionales más altos del país. Washington Dulles, Charlotte, N.C., y Salt Lake City encabezaron la lista. Los aeropuertos de Florida, a los que les fue mal en general debido a la congestión del espacio aéreo, tuvieron los precios de los pasajes más bajos debido a la intensa competencia de las compañías aéreas de bajo costo como Spirit Airlines Inc.

No olvidemos tampoco que el sector se clasifica en una curva en muchas métricas: una tasa de puntualidad del 80% sigue significando que el 20% de los vuelos llegó tarde. Y la definición del gobierno de EE.UU. de un vuelo puntual -los que llegan y salen con menos de 15 minutos de retraso- haría temblar a los relojeros suizos.

El primer puesto de San Francisco seguro que hace temblar la cabeza a los viajeros que se han visto envueltos allí durante años.

Pero tiene mucho sentido para Sean Swalin, que sólo ha conocido San Francisco en sus días puntuales. Este ejecutivo inmobiliario de 49 años se trasladó a la ciudad desde la Costa Este durante la pandemia y sólo tiene buenas críticas. Viaja semanalmente y sólo ha tenido pequeños retrasos en los vuelos y una cancelación, esta última debida a la hemorragia nasal de un piloto.

Swalin considera que el aeropuerto es fácil de recorrer, desde el estacionamiento hasta el control de seguridad, y le encantan los múltiples controles de seguridad, que eliminan los estancamientos que se forman en los aeropuertos con controles centralizados.

“Es un sueño”, aseguró Swalin, cuyos anteriores aeropuertos de origen fueron Filadelfia y Raleigh-Durham (Carolina del Norte).

Por su parte, el director del aeropuerto de San Francisco, Ivar Satero, que ha trabajado allí durante casi 30 años y ha dirigido el lugar durante los últimos seis, dijo que el aeropuerto ha hecho ajustes para reducir los retrasos y las cancelaciones. Entre ellos, la adopción de los recientes procedimientos de aterrizaje de la Administración Federal de Aviación (FAA), que permiten el uso de las dos pistas paralelas en caso de baja visibilidad, y la inversión de US$ 10 millones en nueva tecnología de aterrizaje por GPS.

Cuando el mal tiempo azotó un día a principios de noviembre, el aeropuerto gestionó 37 llegadas de vuelos por hora gracias a la nueva tecnología GPS, anunció. En un día normal, el aeropuerto gestiona 60 vuelos por hora.

“Hace cinco años, el número de vuelos por hora se reducía a 25″, aseguró el representante del aeropuerto, Doug Yakel, que trabajó en operaciones para Virgin America y United Airlines Inc. antes de incorporarse al aeropuerto en 2010.

Satero afirmó que esos sistemas y otras mejoras, incluidas las puertas de embarque adicionales, ayudarán al aeropuerto a gestionar las operaciones cuando se recupere totalmente la actividad, lo que espera que ocurra en los próximos dos años. Antes de la pandemia, el aeropuerto estaba invirtiendo para atender a una previsión de 72 millones de pasajeros, frente a los 58 millones de entonces. Este año pasarán unos 40 millones de pasajeros.

Satero dijo que se siente alentado por la fluidez de las operaciones en la hora punta de la mañana, cuando el tráfico puede ser tan intenso como antes de la pandemia.

Es dudoso que San Francisco pueda conservar su corona. Las mejoras aeroportuarias continuarán en el aeropuerto de propiedad municipal que tanto gasta, pero las estadísticas de puntualidad pueden no mantenerse.

Esto se debe a que la gran mejora de la fiabilidad no ha sido impulsada por la magia del aeropuerto, sino por la resaca de la pandemia.

Los fans de SFO encuentran el aeropuerto fácil de navegar, desde el aparcamiento hasta la seguridad. Foto: Nicholas Albrecht/ The Wall Street Journal

El número de vuelos y de pasajeros en SFO, donde United tiene un centro de operaciones, sigue siendo muy inferior al de 2019, en contraste con la mayoría de los principales aeropuertos. Ambas métricas bajaron más del 25% en el año hasta agosto, según las estadísticas del aeropuerto. El director ejecutivo de United, Scott Kirby, lo califica como el mercado de viajes aéreos más importante del país que menos se ha recuperado.

Kirby culpa la lenta recuperación de los viajes en San Francisco a las empresas tecnológicas de la región, que no han devuelto los viajes de negocios a los niveles prepandémicos y probablemente no lo harán pronto, dado el reciente ajuste del cinturón y las continuas restricciones del Covid en los principales mercados asiáticos, especialmente en China. Hong Kong, el segundo mayor mercado internacional del aeropuerto después de Londres antes de la pandemia, sólo ha reabierto recientemente. Cathay Pacific ha reanudado recientemente su servicio, pero con una fracción de sus vuelos habituales. Qantas, Air China y China Eastern aún no han vuelto.

Menos vuelos significa menos congestión, además de un colchón cuando surgen problemas meteorológicos o de otro tipo. En lugar de que los retrasos meteorológicos se extiendan más allá de la medianoche, aseguró Kirby, las aerolíneas pueden ponerse al día más rápidamente.

Kirby visitó San Francisco a principios de este mes y comentó que los empleados estaban entusiasmados con el rendimiento de la aerolínea y esperaban que continuara.

El director del aeropuerto de San Francisco, Ivar Satero, afirmó que el aeropuerto ha realizado ajustes para reducir los retrasos y las cancelaciones. Foto: Nicholas Albrecht/ The Wall Street Journal

“Todo en el aeropuerto parece diferente”, sostuvo Kirby.

Kirby afirmó que la lección que se desprende de los buenos resultados de San Francisco es que un aeropuerto brilla cuando opera un número razonable de vuelos en relación con su capacidad.

“Cuando se les dio una mano de cartas que podían ganar, ganaron”, comentó Kirby.

Ahora, cuando los vuelos están sobreprogramados, señaló, “es una mala experiencia garantizada para los clientes”. El ejemplo más claro es Newark, donde United también tiene un centro de operaciones. Kirby ha presionado a la FAA para que aplique los límites de vuelo en el aeropuerto de Nueva Jersey y ha hecho recortes de vuelos propios durante el verano para aliviar la congestión.

A su vez, los responsables del aeropuerto de Newark afirmaron que el número de vuelos depende de la FAA, y que el aeropuerto sólo puede hacer lo posible por apoyar las operaciones. La FAA aseguró que no tiene autoridad para hacer cumplir la ley en Newark, y que la demanda de horarios de despegue y aterrizaje en Newark se gestiona mediante la cooperación voluntaria y los ajustes de horarios acordados por las aerolíneas y la FAA.

El director ejecutivo de United Airlines, Scott Kirby, considera que San Francisco, donde la aerolínea tiene un centro de operaciones, es el mercado aéreo más importante del país que menos se ha recuperado. Foto: Nicholas Albrecht/ The Wall Street Journal

Fuente: La Tercera, Viernes 18 de Noviembre de 2022

LA TERCERA – San Francisco y Sacramento encabezan la clasificación de The Wall Street Journal de aeropuertos grandes y medianos; Newark y LaGuardia ocupan el último lugar. El informe de este año clasifica los 50 mayores aeropuertos de EE.UU. en 19 factores, desde la puntualidad y las esperas de seguridad, hasta los precios de los boletos.

SAN FRANCISCO- El Aeropuerto Internacional de San Francisco se esfuerza por hacer que los viajeros se olviden de que están en un aeropuerto.

El lugar es extrañamente silencioso, incluso en las horas punta, debido a las estrictas limitaciones de los anuncios en el techo sobre objetos perdidos, cambios de puerta y grupos de embarque. Los carteles instan a los viajeros a utilizar audífonos mientras recorren la terminal y esperan los vuelos.

Los pasajeros pueden acudir a las salas de yoga, a un museo, a exposiciones de arte y a restaurantes locales como Bun Mee y Boudin Bakery, o escuchar ocasionalmente música en directo. Las nuevas estaciones de llenado de agua sin contacto tienen ajustes de temperatura caliente, fría y ambiente, y pronto podrían dispensar seltzer gratis.

Todo esto es un escaso consuelo cuando los vuelos se retrasan -un problema crónico debido a la niebla característica de la ciudad-, pero una gran experiencia aeroportuaria cuando las cosas van bien. Y las cosas han ido inusualmente bien en SFO desde que los viajes comenzaron a recuperarse en 2021. El aeropuerto ha tenido unos índices de puntualidad superiores al 80%, 10 puntos más que los niveles prepandémicos, a pesar de los grandes problemas de viaje en otras ciudades.

A su vez, la combinación de vuelos más fiables y servicios de primera categoría ha llevado al aeropuerto al primer puesto en la primera clasificación de The Wall Street Journal sobre los aeropuertos más transitados del país desde 2019. Atlanta y Minneapolis completaron los tres primeros puestos.

Cada uno de ellos destaca en un momento de agitación en la industria de los viajes, ya que la aglomeración de pasajeros, combinada con la escasez de mano de obra y de aviones, hace que vuelvan a aparecer frustraciones de viaje conocidas, como las largas colas de seguridad, las cancelaciones de vuelos y los precios de los pasajes de avión.

El informe de este año clasifica los 50 mayores aeropuertos de EE.UU. en 19 factores, desde la puntualidad y las esperas de seguridad, hasta la puntuación de satisfacción de los clientes de J.D. Power y los precios de los boletos. Ahora bien, la fiabilidad es lo que más importa a los pasajeros y lo que más peso tiene en nuestra clasificación. Los aeropuertos se dividen en dos categorías: los 20 más grandes, por número de pasajeros, y los 30 siguientes, clasificados como medianos.

El Aeropuerto Internacional de Sacramento, situado a sólo 160 km al noreste de SFO y competidor de algunos pasajeros del norte de California, obtuvo el primer puesto entre los aeropuertos medianos y la puntuación más alta en general. La directora del aeropuerto, Cindy Nichol, que solía trabajar en el aeropuerto internacional de San Francisco, atribuye la alta puntuación de Sacramento al buen tiempo, a la abundancia de espacio en las pistas y al servicio al cliente. Los paisajistas del aeropuerto incluso colaboran para dirigir a los viajeros, dice, lo que les hace ganar elogios de los pasajeros.

Los aeropuertos de San Diego y San José fueron los números 2 y 3 entre los aeropuertos medianos, creando una trifecta californiana.

Los aeropuertos de Newark y LaGuardia son los que obtuvieron peores resultados en las categorías grande y mediana, respectivamente. Ambos están plagados de retrasos en los vuelos y otros problemas, pero tienen grandes planes para solucionarlos. El cambio de imagen de LaGuardia ya está en marcha y no se reconocerá el lugar si ha pasado mucho tiempo. Y la nueva Terminal A de Newark se estrenará a principios de diciembre.

Los múltiples puestos de control de seguridad de SFO eliminan los estancamientos que se producen en los aeropuertos con controles centralizados. Foto: Nicholas Albrecht/ The Wall Street Journal

Dice mucho de la complejidad del transporte aéreo el hecho de que los aeropuertos situados en la parte superior o inferior de nuestra clasificación no brillen ni decepcionen en todas las áreas. San Francisco y Minneapolis tienen unos de los precios de los pasajes nacionales más altos del país. Washington Dulles, Charlotte, N.C., y Salt Lake City encabezaron la lista. Los aeropuertos de Florida, a los que les fue mal en general debido a la congestión del espacio aéreo, tuvieron los precios de los pasajes más bajos debido a la intensa competencia de las compañías aéreas de bajo costo como Spirit Airlines Inc.

No olvidemos tampoco que el sector se clasifica en una curva en muchas métricas: una tasa de puntualidad del 80% sigue significando que el 20% de los vuelos llegó tarde. Y la definición del gobierno de EE.UU. de un vuelo puntual -los que llegan y salen con menos de 15 minutos de retraso- haría temblar a los relojeros suizos.

El primer puesto de San Francisco seguro que hace temblar la cabeza a los viajeros que se han visto envueltos allí durante años.

Pero tiene mucho sentido para Sean Swalin, que sólo ha conocido San Francisco en sus días puntuales. Este ejecutivo inmobiliario de 49 años se trasladó a la ciudad desde la Costa Este durante la pandemia y sólo tiene buenas críticas. Viaja semanalmente y sólo ha tenido pequeños retrasos en los vuelos y una cancelación, esta última debida a la hemorragia nasal de un piloto.

Swalin considera que el aeropuerto es fácil de recorrer, desde el estacionamiento hasta el control de seguridad, y le encantan los múltiples controles de seguridad, que eliminan los estancamientos que se forman en los aeropuertos con controles centralizados.

“Es un sueño”, aseguró Swalin, cuyos anteriores aeropuertos de origen fueron Filadelfia y Raleigh-Durham (Carolina del Norte).

Por su parte, el director del aeropuerto de San Francisco, Ivar Satero, que ha trabajado allí durante casi 30 años y ha dirigido el lugar durante los últimos seis, dijo que el aeropuerto ha hecho ajustes para reducir los retrasos y las cancelaciones. Entre ellos, la adopción de los recientes procedimientos de aterrizaje de la Administración Federal de Aviación (FAA), que permiten el uso de las dos pistas paralelas en caso de baja visibilidad, y la inversión de US$ 10 millones en nueva tecnología de aterrizaje por GPS.

Cuando el mal tiempo azotó un día a principios de noviembre, el aeropuerto gestionó 37 llegadas de vuelos por hora gracias a la nueva tecnología GPS, anunció. En un día normal, el aeropuerto gestiona 60 vuelos por hora.

“Hace cinco años, el número de vuelos por hora se reducía a 25″, aseguró el representante del aeropuerto, Doug Yakel, que trabajó en operaciones para Virgin America y United Airlines Inc. antes de incorporarse al aeropuerto en 2010.

Satero afirmó que esos sistemas y otras mejoras, incluidas las puertas de embarque adicionales, ayudarán al aeropuerto a gestionar las operaciones cuando se recupere totalmente la actividad, lo que espera que ocurra en los próximos dos años. Antes de la pandemia, el aeropuerto estaba invirtiendo para atender a una previsión de 72 millones de pasajeros, frente a los 58 millones de entonces. Este año pasarán unos 40 millones de pasajeros.

Satero dijo que se siente alentado por la fluidez de las operaciones en la hora punta de la mañana, cuando el tráfico puede ser tan intenso como antes de la pandemia.

Es dudoso que San Francisco pueda conservar su corona. Las mejoras aeroportuarias continuarán en el aeropuerto de propiedad municipal que tanto gasta, pero las estadísticas de puntualidad pueden no mantenerse.

Esto se debe a que la gran mejora de la fiabilidad no ha sido impulsada por la magia del aeropuerto, sino por la resaca de la pandemia.

Los fans de SFO encuentran el aeropuerto fácil de navegar, desde el aparcamiento hasta la seguridad. Foto: Nicholas Albrecht/ The Wall Street Journal

El número de vuelos y de pasajeros en SFO, donde United tiene un centro de operaciones, sigue siendo muy inferior al de 2019, en contraste con la mayoría de los principales aeropuertos. Ambas métricas bajaron más del 25% en el año hasta agosto, según las estadísticas del aeropuerto. El director ejecutivo de United, Scott Kirby, lo califica como el mercado de viajes aéreos más importante del país que menos se ha recuperado.

Kirby culpa la lenta recuperación de los viajes en San Francisco a las empresas tecnológicas de la región, que no han devuelto los viajes de negocios a los niveles prepandémicos y probablemente no lo harán pronto, dado el reciente ajuste del cinturón y las continuas restricciones del Covid en los principales mercados asiáticos, especialmente en China. Hong Kong, el segundo mayor mercado internacional del aeropuerto después de Londres antes de la pandemia, sólo ha reabierto recientemente. Cathay Pacific ha reanudado recientemente su servicio, pero con una fracción de sus vuelos habituales. Qantas, Air China y China Eastern aún no han vuelto.

Menos vuelos significa menos congestión, además de un colchón cuando surgen problemas meteorológicos o de otro tipo. En lugar de que los retrasos meteorológicos se extiendan más allá de la medianoche, aseguró Kirby, las aerolíneas pueden ponerse al día más rápidamente.

Kirby visitó San Francisco a principios de este mes y comentó que los empleados estaban entusiasmados con el rendimiento de la aerolínea y esperaban que continuara.

El director del aeropuerto de San Francisco, Ivar Satero, afirmó que el aeropuerto ha realizado ajustes para reducir los retrasos y las cancelaciones. Foto: Nicholas Albrecht/ The Wall Street Journal

“Todo en el aeropuerto parece diferente”, sostuvo Kirby.

Kirby afirmó que la lección que se desprende de los buenos resultados de San Francisco es que un aeropuerto brilla cuando opera un número razonable de vuelos en relación con su capacidad.

“Cuando se les dio una mano de cartas que podían ganar, ganaron”, comentó Kirby.

Ahora, cuando los vuelos están sobreprogramados, señaló, “es una mala experiencia garantizada para los clientes”. El ejemplo más claro es Newark, donde United también tiene un centro de operaciones. Kirby ha presionado a la FAA para que aplique los límites de vuelo en el aeropuerto de Nueva Jersey y ha hecho recortes de vuelos propios durante el verano para aliviar la congestión.

A su vez, los responsables del aeropuerto de Newark afirmaron que el número de vuelos depende de la FAA, y que el aeropuerto sólo puede hacer lo posible por apoyar las operaciones. La FAA aseguró que no tiene autoridad para hacer cumplir la ley en Newark, y que la demanda de horarios de despegue y aterrizaje en Newark se gestiona mediante la cooperación voluntaria y los ajustes de horarios acordados por las aerolíneas y la FAA.

El director ejecutivo de United Airlines, Scott Kirby, considera que San Francisco, donde la aerolínea tiene un centro de operaciones, es el mercado aéreo más importante del país que menos se ha recuperado. Foto: Nicholas Albrecht/ The Wall Street Journal

Fuente: La Tercera, Viernes 18 de Noviembre de 2022

TITULARES