Sábado, Julio 31, 2021

Los catalizadores que permitirán un fuerte rebote de la inversión en 2021

PULSO – Un informe de Clapes UC definió una serie de variables que permitirán una fuerte recuperación. El repunte de las importaciones de bienes de capital, el impulso de la inversión pública y condiciones crediticias menos estrictas serán claves en el rendimiento que tenga este año.

La paralización de la actividad para hacer frente a la enfermedad del Covid-19 tuvo un importante efecto en la inversión: se contrajo 11,5%, siendo la variable maquinarias y equipos la que tuvo la mayor caída desplomándose 11,8%, mientras que construcción y otras obras se contrajo 11,3%.

Así, el primer componente representó 64% de la inversión, en tanto, el segundo correspondió al 36% restante.

Este magro escenario estaría quedando atrás. Esto porque si bien las proyecciones reflejadas en la Encuesta de Expectativas del Banco Central de marzo y en el último Informe de Política Monetaria (IPoM) esperan un alza de 7,4% y 7,3% respectivamente, un informe de Clapes UC ve que hay potencialidades y elementos que le hacen prever una mayor expansión llegando incluso a un alza de dos dígitos.

¿Qué explica su optimismo? Son al menos tres los factores que están detrás de las buenas perspectivas que tiene este centro estudios. El primero las buenas estimaciones que hay para la construcción y maquinarias. Mencionan que la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) en su informe de enero de este año proyecta que la inversión en construcción aumentaría entre 6,6% y 9,6%. Por su parte, el último catastro de la Corporación de Bienes de Capital (febrero 2021) da cuenta de un aumento en la inversión en construcción de 12,9%.

Para la otra variable, argumentan que la mayor parte de la inversión en maquinaria y equipos corresponde a material importado, de manera que la evolución de las importaciones de bienes de capital es un buen indicador para evaluar el comportamiento de este componente de la inversión.

“Tras registrar una caída de 13,6% en 2020, las cifras disponibles muestran que el valor de las importaciones de bienes de capital aumentó 7% en enero y 33% en febrero de este año, acumulando un aumento de 18,7% en los primeros dos meses del año. Respecto del mes de marzo, se espera que el repunte continúe, pues al comparar las importaciones de bienes de capital de la primera quincena del mes con lo acumulado en esa misma fecha el año pasado, se observa un crecimiento de 50%”, se desprende del documento.

Es más, como ejemplo enfatizan que “si las importaciones de bienes de capital se mantuvieran en el nivel mensual promedio de 2019 (US$ 1.256 millones) o en el nivel alcanzado en febrero (US$ 1.253 millones), tendríamos, sólo por este efecto, un crecimiento de 5% en la inversión total este año”, detalla Clapes UC.

El rol de la inversión pública

El segundo factor es el rol que jugará la inversión pública. Para la crisis de 2009 creció 23% y aumentó 5% en 1999, dos años de recesión económica. Por la emergencia sanitaria, en 2020 la situación fue distinta y la inversión pública registró una caída en torno a 11,4%, con un valor de US$ 8.600 millones, lo que corresponde a 16,3% de la inversión total del año (US$ 53.000 millones).

Para este año se tiene contemplado un fuerte estímulo fiscal, con foco en inversión pública. “Las proyecciones del último Informe de Finanzas Públicas (del cuarto trimestre de 2020) dan cuenta de un crecimiento anual de cerca de 35%, lo que podría significar que la inversión pública llegue a representar un 28% de la inversión total en 2021”.

El tercer catalizador son los mejores índices de confianza y mejores condiciones financieras a lo mostrado en 2020. “En los primeros meses del año vemos una mejora en esos indicadores”, precisa el reporte.

Para Clapes UC, esta conjunción de estos factores “sugiere que el panorama será favorable para la inversión. En este contexto, proyectamos que la inversión tendrá un crecimiento anual entre 9% y 12% en 2021, por sobre las actuales expectativas de mercado que se ubican en torno a 7%”.

Pese a este optimismo, plantean un escenario de riesgo. El primero, la evolución del escenario político, “dado el nutrido calendario de elecciones que enfrentará Chile este año y el proceso constituyente”. El segundo, “la apertura de la economía, el cual podría verse beneficiada por el proceso de vacunación”.

Fuente: Pulso, Miércoles 31 de Marzo de 2021

PULSO – Un informe de Clapes UC definió una serie de variables que permitirán una fuerte recuperación. El repunte de las importaciones de bienes de capital, el impulso de la inversión pública y condiciones crediticias menos estrictas serán claves en el rendimiento que tenga este año.

La paralización de la actividad para hacer frente a la enfermedad del Covid-19 tuvo un importante efecto en la inversión: se contrajo 11,5%, siendo la variable maquinarias y equipos la que tuvo la mayor caída desplomándose 11,8%, mientras que construcción y otras obras se contrajo 11,3%.

Así, el primer componente representó 64% de la inversión, en tanto, el segundo correspondió al 36% restante.

Este magro escenario estaría quedando atrás. Esto porque si bien las proyecciones reflejadas en la Encuesta de Expectativas del Banco Central de marzo y en el último Informe de Política Monetaria (IPoM) esperan un alza de 7,4% y 7,3% respectivamente, un informe de Clapes UC ve que hay potencialidades y elementos que le hacen prever una mayor expansión llegando incluso a un alza de dos dígitos.

¿Qué explica su optimismo? Son al menos tres los factores que están detrás de las buenas perspectivas que tiene este centro estudios. El primero las buenas estimaciones que hay para la construcción y maquinarias. Mencionan que la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) en su informe de enero de este año proyecta que la inversión en construcción aumentaría entre 6,6% y 9,6%. Por su parte, el último catastro de la Corporación de Bienes de Capital (febrero 2021) da cuenta de un aumento en la inversión en construcción de 12,9%.

Para la otra variable, argumentan que la mayor parte de la inversión en maquinaria y equipos corresponde a material importado, de manera que la evolución de las importaciones de bienes de capital es un buen indicador para evaluar el comportamiento de este componente de la inversión.

“Tras registrar una caída de 13,6% en 2020, las cifras disponibles muestran que el valor de las importaciones de bienes de capital aumentó 7% en enero y 33% en febrero de este año, acumulando un aumento de 18,7% en los primeros dos meses del año. Respecto del mes de marzo, se espera que el repunte continúe, pues al comparar las importaciones de bienes de capital de la primera quincena del mes con lo acumulado en esa misma fecha el año pasado, se observa un crecimiento de 50%”, se desprende del documento.

Es más, como ejemplo enfatizan que “si las importaciones de bienes de capital se mantuvieran en el nivel mensual promedio de 2019 (US$ 1.256 millones) o en el nivel alcanzado en febrero (US$ 1.253 millones), tendríamos, sólo por este efecto, un crecimiento de 5% en la inversión total este año”, detalla Clapes UC.

El rol de la inversión pública

El segundo factor es el rol que jugará la inversión pública. Para la crisis de 2009 creció 23% y aumentó 5% en 1999, dos años de recesión económica. Por la emergencia sanitaria, en 2020 la situación fue distinta y la inversión pública registró una caída en torno a 11,4%, con un valor de US$ 8.600 millones, lo que corresponde a 16,3% de la inversión total del año (US$ 53.000 millones).

Para este año se tiene contemplado un fuerte estímulo fiscal, con foco en inversión pública. “Las proyecciones del último Informe de Finanzas Públicas (del cuarto trimestre de 2020) dan cuenta de un crecimiento anual de cerca de 35%, lo que podría significar que la inversión pública llegue a representar un 28% de la inversión total en 2021”.

El tercer catalizador son los mejores índices de confianza y mejores condiciones financieras a lo mostrado en 2020. “En los primeros meses del año vemos una mejora en esos indicadores”, precisa el reporte.

Para Clapes UC, esta conjunción de estos factores “sugiere que el panorama será favorable para la inversión. En este contexto, proyectamos que la inversión tendrá un crecimiento anual entre 9% y 12% en 2021, por sobre las actuales expectativas de mercado que se ubican en torno a 7%”.

Pese a este optimismo, plantean un escenario de riesgo. El primero, la evolución del escenario político, “dado el nutrido calendario de elecciones que enfrentará Chile este año y el proceso constituyente”. El segundo, “la apertura de la economía, el cual podría verse beneficiada por el proceso de vacunación”.

Fuente: Pulso, Miércoles 31 de Marzo de 2021

TITULARES

X