Miércoles, Noviembre 30, 2022

Los cambios necesarios para el Biobío en obras y concesiones

DIARIO CONCEPCIÓN – La experiencia de movilización a bordo del transporte público en el Gran Concepción no es de las mejores, con un sistema de recaudación arcaico, buses de capacidad pequeña y con recorridos que, en muchos casos, no son completos o que a cierta hora ya escasean.

En una visita a Concepción, el ex ministro de Transportes del gobierno de Ricardo Lagos, Carlos Cruz, sostuvo que “el auto se ha transformado en algo aspiracional y hay que lograr que la gente se baje del vehículo y pasar al transporte público. Hay que invertir en él, porque ocupa menos espacio, pero tiene que ser de forma amistosa”.

Cruz evaluó al transporte penquista como “un gran avance, ya que es la que más ha cambiado con grandes inversiones en infraestructura que permite el desplazamiento de buses de distinto tamaño y hay que valorar lo que hay”.

Aunque el jefe de división de Transportes e Infraestructura, Óscar Ferrel, no piensa igual. “El sistema de transportes es bastante malo, con una sensación de postergación con respecto a Santiago y es cosa de comparar los buses que hay en la capital con los que tenemos acá o en Los Ángeles. Hablar de un legado en transportes no se condice con la realidad”.

Otras regiones

Pero no sólo el Gran Concepción vive dificultades con el transporte al interior de las conurbaciones, ya que este panorama se repite en Valparaíso, Rancagua y Santiago, con distintas condiciones.

En la ciudad puerto, hay condiciones similares a Concepción, ya que existe un tren urbano, con frecuencia de metro y un sistema de micros deficiente y arcaico.

Belén Paredes, jefa de División de Transporte del Gore de Valparaíso, comentó que “el enfoque debe ser el transporte público y sus mejoras de calidad en torno a accesibilidad y otros aspectos, lo que permita dejar el uso particular. Debemos tener integración tarifaria y eso es un desafío en el que debemos avanzar. En Valparaíso también tenemos un perímetro de exclusión y allá funciona un ranking de calidad de servicio y los que no cumplan serán caducados, esperamos que eso se cumpla”.

Para Paola Tapia del Gore Metropolitano, “en Santiago debemos apuntar a una tarificación del centro, pero para eso necesitamos nuevas atribuciones”.

En Rancagua la situación es más compleja, ya que existen muchas “comunas dormitorio”, como Machalí, Olivar, Requinoa y Graneros. La mayoría de sus habitantes confluyen en Rancagua y la comuna ya no tiene capacidad para construir nuevas vías.

“Se genera mucho atochamiento, pero hay que dar énfasis al transporte público y no da abasto, y este atasco se produce por transporte privado. En la ciudad tenemos muchos colectivos y esto debería ser al revés con más micros que colectivos”, apuntó Oscar Muñoz, jefe de transporte del Gore de O’Higgins.

Concesiones

Otro de los aspectos que consideró el ex titular de Transportes, es el régimen de concesiones que tiene la Región, que abarcar rutas, puertos, entre otras infraestructuras.

“Existe una experiencia concesional que es muy importante y se debe ver que ocurrirá con ellas una vez que venzan, con la asignación de recursos respectiva y lo que debería quedar en la Región. Cada región tiene particularidades y se deben ver desde ella, creo que es necesario que la materia de transporte pase a los gobierno regionales”, opinó.

Este año los ojos estarán puestos en los cambios que puedan surgir con la relicitación de la Autopista del Itata. De acuerdo a la información entregada desde el MOP, en esa ruta ya se está trabajando en el levantamiento de obras complementarias y no descartaron trabajar en conjunto con el Gore para el nuevo proyecto.

Ferrel dijo que “hay interés en el tema, especialmente lo que sucede con la Autopista del Itata, la que pagó costos muy altos por ser una obra nueva y creemos que se tiene que notar que esa obra vuelve al Estado, por lo que debe incluir una ruta ferroviaria en la misma faja”.

Ver artículo

Fuente: Diario Concepción, Domingo 13 de Marzo de 2022

DIARIO CONCEPCIÓN – La experiencia de movilización a bordo del transporte público en el Gran Concepción no es de las mejores, con un sistema de recaudación arcaico, buses de capacidad pequeña y con recorridos que, en muchos casos, no son completos o que a cierta hora ya escasean.

En una visita a Concepción, el ex ministro de Transportes del gobierno de Ricardo Lagos, Carlos Cruz, sostuvo que “el auto se ha transformado en algo aspiracional y hay que lograr que la gente se baje del vehículo y pasar al transporte público. Hay que invertir en él, porque ocupa menos espacio, pero tiene que ser de forma amistosa”.

Cruz evaluó al transporte penquista como “un gran avance, ya que es la que más ha cambiado con grandes inversiones en infraestructura que permite el desplazamiento de buses de distinto tamaño y hay que valorar lo que hay”.

Aunque el jefe de división de Transportes e Infraestructura, Óscar Ferrel, no piensa igual. “El sistema de transportes es bastante malo, con una sensación de postergación con respecto a Santiago y es cosa de comparar los buses que hay en la capital con los que tenemos acá o en Los Ángeles. Hablar de un legado en transportes no se condice con la realidad”.

Otras regiones

Pero no sólo el Gran Concepción vive dificultades con el transporte al interior de las conurbaciones, ya que este panorama se repite en Valparaíso, Rancagua y Santiago, con distintas condiciones.

En la ciudad puerto, hay condiciones similares a Concepción, ya que existe un tren urbano, con frecuencia de metro y un sistema de micros deficiente y arcaico.

Belén Paredes, jefa de División de Transporte del Gore de Valparaíso, comentó que “el enfoque debe ser el transporte público y sus mejoras de calidad en torno a accesibilidad y otros aspectos, lo que permita dejar el uso particular. Debemos tener integración tarifaria y eso es un desafío en el que debemos avanzar. En Valparaíso también tenemos un perímetro de exclusión y allá funciona un ranking de calidad de servicio y los que no cumplan serán caducados, esperamos que eso se cumpla”.

Para Paola Tapia del Gore Metropolitano, “en Santiago debemos apuntar a una tarificación del centro, pero para eso necesitamos nuevas atribuciones”.

En Rancagua la situación es más compleja, ya que existen muchas “comunas dormitorio”, como Machalí, Olivar, Requinoa y Graneros. La mayoría de sus habitantes confluyen en Rancagua y la comuna ya no tiene capacidad para construir nuevas vías.

“Se genera mucho atochamiento, pero hay que dar énfasis al transporte público y no da abasto, y este atasco se produce por transporte privado. En la ciudad tenemos muchos colectivos y esto debería ser al revés con más micros que colectivos”, apuntó Oscar Muñoz, jefe de transporte del Gore de O’Higgins.

Concesiones

Otro de los aspectos que consideró el ex titular de Transportes, es el régimen de concesiones que tiene la Región, que abarcar rutas, puertos, entre otras infraestructuras.

“Existe una experiencia concesional que es muy importante y se debe ver que ocurrirá con ellas una vez que venzan, con la asignación de recursos respectiva y lo que debería quedar en la Región. Cada región tiene particularidades y se deben ver desde ella, creo que es necesario que la materia de transporte pase a los gobierno regionales”, opinó.

Este año los ojos estarán puestos en los cambios que puedan surgir con la relicitación de la Autopista del Itata. De acuerdo a la información entregada desde el MOP, en esa ruta ya se está trabajando en el levantamiento de obras complementarias y no descartaron trabajar en conjunto con el Gore para el nuevo proyecto.

Ferrel dijo que “hay interés en el tema, especialmente lo que sucede con la Autopista del Itata, la que pagó costos muy altos por ser una obra nueva y creemos que se tiene que notar que esa obra vuelve al Estado, por lo que debe incluir una ruta ferroviaria en la misma faja”.

Ver artículo

Fuente: Diario Concepción, Domingo 13 de Marzo de 2022

TITULARES