Jueves, Junio 24, 2021

Licitan la primera compra de nuevos ferrocarriles en el sur del país en 40 años

EL MERCURIO – El Gran Concepción dio ayer el primer paso para fortalecer su sistema de ferrocarril urbano, el Biotrén, con un esquema de 25 estaciones en las siete comunas de la conurbación, que anualmente mueve casi seis millones de pasajeros. Esto, porque la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) dio a conocer a la empresa que construirá 13 trenes para su filial Fesur, que administra el Biotrén, el Corto Laja y Victoria-Temuco.

Se trata de la empresa china CRRC Sifan, que se adjudicó los US$ 77 millones que implica la construcción.

El anuncio se realizó en la Intendencia del Biobío, edificio que funcionó como la estación de trenes de la ciudad entre 1941 y 2002. Ese último año se decidió reformular el esquema de transporte público local, incorporando al tren a los servicios de corta distancia.

El Biotrén se implementó en 2005, y fue extendido a Coronel en 2015. Y aunque el sistema es relativamente reciente, su material rodante es antiguo. Las máquinas que cubren el servicio, modelo UT 440, fueron construidas en España en 1978.

Diez de los trenes licitados se destinarán al sistema del Gran Concepción y al Corto Laja, que comunica a la ciudad de Laja con San Rosendo. Se trata de un tren rural que conecta una zona en donde no existen otras opciones de transporte público y al que se busca potenciar como atractivo turístico.

Entre las ventajas de los nuevos trenes está su capacidad: actualmente el servicio de Biotrén puede llevar hasta 560 pasajeros en cada tren, mientras que en los nuevos coches la capacidad asciende a 816 plazas, y aunque la velocidad máxima es de 140 km/h en ambos casos, el consumo de los nuevos trenes será un tercio menos.

Los 10 convoyes que llegarán al Biobío a partir de 2020 son eléctricos. Otros tres, que se destinarán al servicio entre Victoria y Temuco, son diésel.

La licitación incorpora un simulador de instrucción para capacitar a los maquinistas, así como a los vehículos de apoyo.

Infraestructura

La llegada de trenes del siglo XXI obliga a repensar el rol que cumple el actual puente ferroviario sobre el Biobío, inaugurado en 1886, situación que impone restricciones de frecuencias y de velocidad al paso de los trenes, que solo pueden cruzar el viaducto a 15 km/h, velocidad promedio de una bicicleta.

Todo indica que los nuevos trenes verán disminuido su potencial en este cuello de botella. Las máquinas arribarán a Concepción en 2020, pero el estudio de impacto ambiental para el puente ferroviario que reemplazará al antiguo fue retirado este año y según el presidente de EFE, Pedro Pablo Errázuriz, no hay fecha para reponerlo. “Se nos hicieron algunas observaciones y esperamos reponerlo lo antes posible”, dijo. El director de Fesur, Víctor Lobos, explicó que “en tanto, el estudio de ingeniería para este nuevo puente sigue, y lleva un 70% de avance”.

La inversión en el nuevo puente ferroviario está contemplada en el plan trienal de la empresa EFE, que destinará US$ 120 millones a la obra.

Estas inversiones son parte de un esquema mayor, que incorpora además el soterramiento de la vía férrea en el centro de Concepción, en un tramo de 700 metros, con la idea de conectar el borde del río -donde se emplazan el Teatro Regional, centros comerciales y parques- con el barrio cívico y la zona céntrica.

El Gobierno destinó US$ 5 millones para un estudio de ingeniería que determinó dos proyectos viables para someterlos a votación ciudadana. “ClaroUrbano”, un parque de 10 hectáreas del arquitecto Álvaro Parraguez Montecinos, fue la propuesta ganadora.

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio, Sábado 27 de octubre de 2018

EL MERCURIO – El Gran Concepción dio ayer el primer paso para fortalecer su sistema de ferrocarril urbano, el Biotrén, con un esquema de 25 estaciones en las siete comunas de la conurbación, que anualmente mueve casi seis millones de pasajeros. Esto, porque la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) dio a conocer a la empresa que construirá 13 trenes para su filial Fesur, que administra el Biotrén, el Corto Laja y Victoria-Temuco.

Se trata de la empresa china CRRC Sifan, que se adjudicó los US$ 77 millones que implica la construcción.

El anuncio se realizó en la Intendencia del Biobío, edificio que funcionó como la estación de trenes de la ciudad entre 1941 y 2002. Ese último año se decidió reformular el esquema de transporte público local, incorporando al tren a los servicios de corta distancia.

El Biotrén se implementó en 2005, y fue extendido a Coronel en 2015. Y aunque el sistema es relativamente reciente, su material rodante es antiguo. Las máquinas que cubren el servicio, modelo UT 440, fueron construidas en España en 1978.

Diez de los trenes licitados se destinarán al sistema del Gran Concepción y al Corto Laja, que comunica a la ciudad de Laja con San Rosendo. Se trata de un tren rural que conecta una zona en donde no existen otras opciones de transporte público y al que se busca potenciar como atractivo turístico.

Entre las ventajas de los nuevos trenes está su capacidad: actualmente el servicio de Biotrén puede llevar hasta 560 pasajeros en cada tren, mientras que en los nuevos coches la capacidad asciende a 816 plazas, y aunque la velocidad máxima es de 140 km/h en ambos casos, el consumo de los nuevos trenes será un tercio menos.

Los 10 convoyes que llegarán al Biobío a partir de 2020 son eléctricos. Otros tres, que se destinarán al servicio entre Victoria y Temuco, son diésel.

La licitación incorpora un simulador de instrucción para capacitar a los maquinistas, así como a los vehículos de apoyo.

Infraestructura

La llegada de trenes del siglo XXI obliga a repensar el rol que cumple el actual puente ferroviario sobre el Biobío, inaugurado en 1886, situación que impone restricciones de frecuencias y de velocidad al paso de los trenes, que solo pueden cruzar el viaducto a 15 km/h, velocidad promedio de una bicicleta.

Todo indica que los nuevos trenes verán disminuido su potencial en este cuello de botella. Las máquinas arribarán a Concepción en 2020, pero el estudio de impacto ambiental para el puente ferroviario que reemplazará al antiguo fue retirado este año y según el presidente de EFE, Pedro Pablo Errázuriz, no hay fecha para reponerlo. “Se nos hicieron algunas observaciones y esperamos reponerlo lo antes posible”, dijo. El director de Fesur, Víctor Lobos, explicó que “en tanto, el estudio de ingeniería para este nuevo puente sigue, y lleva un 70% de avance”.

La inversión en el nuevo puente ferroviario está contemplada en el plan trienal de la empresa EFE, que destinará US$ 120 millones a la obra.

Estas inversiones son parte de un esquema mayor, que incorpora además el soterramiento de la vía férrea en el centro de Concepción, en un tramo de 700 metros, con la idea de conectar el borde del río -donde se emplazan el Teatro Regional, centros comerciales y parques- con el barrio cívico y la zona céntrica.

El Gobierno destinó US$ 5 millones para un estudio de ingeniería que determinó dos proyectos viables para someterlos a votación ciudadana. “ClaroUrbano”, un parque de 10 hectáreas del arquitecto Álvaro Parraguez Montecinos, fue la propuesta ganadora.

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio, Sábado 27 de octubre de 2018

TITULARES

X