Sábado, Julio 31, 2021

El lento avance del plan de embalses: apenas uno de 26 proyectos tiene las obras terminadas

DIARIO FINANCIERO – La sequía ha marcado la última década en el país, y la búsqueda de seguridad hídrica ha llevado a impulsar iniciativas como el Plan Nacional de Embalses, que fue ampliado por el Presidente Sebastián Piñera en 2019 subiendo el número de proyectos prioritarios de 19 a un total de 26, con una inversión global de US$ 6.084 millones.

Este miércoles, el director de Obras Hidráulicas, Claudio Darrigrandi, presentó ante la Comisión de Recursos Hídricos del Senado el avance del plan, informando que hasta el momento hay cuatro iniciativas en ejecución y el resto se encuentra en etapa de estudios.

De estos cuatro, Valle Hermoso, ubicado en la Región de Coquimbo, es el único que ha finalizado sus obras. El proyecto comenzó su construcción en 2015 y terminó en octubre de 2020.

Por su parte, Chironta, de Arica y Parinacota, que fue licitado en 2016, lleva el 60% de avance de la obra. También se está construyendo Las Palmas, que a diferencia de las otras dos iniciativas fue licitado a través de la Ley de Concesiones y el contrato se lo adjudicó la china Chec en marzo de 2018. Hasta el momento, lleva un 10% de avance.

El cuarto proyecto en ejecución es el Embalse La Punilla en Ñuble, pero tiene las obras detenidas debido a que se encuentra en un conflicto legal entre el Estado y la empresa a cargo, la italiana Astaldi. El MOP acusó a la concesionaria de incumplir el contrato y su plan es relicitar la obra al finalizar el proceso legal. Darrigrandi comentó que “los medios probatorios están congelados, entonces hay todo un escenario legal que no se puede avanzar, pero igual hemos avanzado en lo técnico”.

Por su parte, el plan para 2021 considera el trabajo en los estudios de los proyectos Canelillo, Murallas, La Jaula, Longaví y Cautín.

Ausencia de licitaciones

No obstante este cronograma, el MOP no tiene previsto licitar la ejecución de proyectos durante 2021, lo cual se suma al escenario similar que ha tenido lugar en los dos años precedentes. De hecho, las próximas licitaciones calendarizadas son Embalse Zapallar- que inició su evaluación ambiental el año pasado- que tendrá lugar en 2022, y Catemu prevista para 2023.

En su presentación, el director de Obras Hidráulicas señaló que el promedio de construcción por gobierno es de 1,5 embalses. También apuntó que un proyecto de este tipo licitado por ley de concesiones debería demorar en promedio unos 9 años en estar listo, a diferencia del mínimo de 14,5 años que demoraba por los adjudicados a través del DFL/1123. De este lapso, la construcción demora entre 4 a 5 años.

En la actualidad, hay 25 embalses funcionando que tienen un nivel de acumulación de 56,28%.

Obras de ejecución más rápida

Darrigrandi señaló que es necesario que los estudios preinversionales para la construcción de grandes embalses se deben “actualizar con las nuevas series hidrológicas y reformular aspectos técnicos”.

Asimismo, y frente a los amplios plazos que requieren estas iniciativas, destacó que se está trabajando en la extracción de aguas subterráneas como la exploración y operación de pozos profundos o la ejecución de piscinas de infiltración.

“Estas son un acciones de menor costo y más rápidas”, indicó el personero.

Los pasos para la reformulacíón del diseño del proyecto Catemu

En su diseño original, el embalse Catemu -ubicado en la zona de San Felipe, en la Quinta Región- estaba planeado con una capacidad de 180 millones de metros cúbicos.
Sin embargo, el director de Obras Hidráulicas, Claudio Darrigandi, señaló que se va a reformular el volumen del recinto. Esto, debido a que “el que se presenta no condice con la hidrología actual”.
La autoridad comentó que está operando una mesa de trabajo donde participan todos los regantes de la cuenca de Aconcagua y que “ha presentado propuestas de un Catemu más chico que permita tener un uso mas eficiente de la cuenca”, que ha sido fuertemente afectada por la sequía.
La licitación de este embalse fue publicada en 2018 por el gobierno anterior, pero la actual administración la pospuso para 2023, ya que se prefirió llamar a concurso nuevamente cuando se obtuviera la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), que anteriormente habría tenido que llevar a cabo la empresa ganadora. El proyecto busca garantizar recursos tanto para el consumo humano como para el riego.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Viernes 29 de Enero de 2021

DIARIO FINANCIERO – La sequía ha marcado la última década en el país, y la búsqueda de seguridad hídrica ha llevado a impulsar iniciativas como el Plan Nacional de Embalses, que fue ampliado por el Presidente Sebastián Piñera en 2019 subiendo el número de proyectos prioritarios de 19 a un total de 26, con una inversión global de US$ 6.084 millones.

Este miércoles, el director de Obras Hidráulicas, Claudio Darrigrandi, presentó ante la Comisión de Recursos Hídricos del Senado el avance del plan, informando que hasta el momento hay cuatro iniciativas en ejecución y el resto se encuentra en etapa de estudios.

De estos cuatro, Valle Hermoso, ubicado en la Región de Coquimbo, es el único que ha finalizado sus obras. El proyecto comenzó su construcción en 2015 y terminó en octubre de 2020.

Por su parte, Chironta, de Arica y Parinacota, que fue licitado en 2016, lleva el 60% de avance de la obra. También se está construyendo Las Palmas, que a diferencia de las otras dos iniciativas fue licitado a través de la Ley de Concesiones y el contrato se lo adjudicó la china Chec en marzo de 2018. Hasta el momento, lleva un 10% de avance.

El cuarto proyecto en ejecución es el Embalse La Punilla en Ñuble, pero tiene las obras detenidas debido a que se encuentra en un conflicto legal entre el Estado y la empresa a cargo, la italiana Astaldi. El MOP acusó a la concesionaria de incumplir el contrato y su plan es relicitar la obra al finalizar el proceso legal. Darrigrandi comentó que “los medios probatorios están congelados, entonces hay todo un escenario legal que no se puede avanzar, pero igual hemos avanzado en lo técnico”.

Por su parte, el plan para 2021 considera el trabajo en los estudios de los proyectos Canelillo, Murallas, La Jaula, Longaví y Cautín.

Ausencia de licitaciones

No obstante este cronograma, el MOP no tiene previsto licitar la ejecución de proyectos durante 2021, lo cual se suma al escenario similar que ha tenido lugar en los dos años precedentes. De hecho, las próximas licitaciones calendarizadas son Embalse Zapallar- que inició su evaluación ambiental el año pasado- que tendrá lugar en 2022, y Catemu prevista para 2023.

En su presentación, el director de Obras Hidráulicas señaló que el promedio de construcción por gobierno es de 1,5 embalses. También apuntó que un proyecto de este tipo licitado por ley de concesiones debería demorar en promedio unos 9 años en estar listo, a diferencia del mínimo de 14,5 años que demoraba por los adjudicados a través del DFL/1123. De este lapso, la construcción demora entre 4 a 5 años.

En la actualidad, hay 25 embalses funcionando que tienen un nivel de acumulación de 56,28%.

Obras de ejecución más rápida

Darrigrandi señaló que es necesario que los estudios preinversionales para la construcción de grandes embalses se deben “actualizar con las nuevas series hidrológicas y reformular aspectos técnicos”.

Asimismo, y frente a los amplios plazos que requieren estas iniciativas, destacó que se está trabajando en la extracción de aguas subterráneas como la exploración y operación de pozos profundos o la ejecución de piscinas de infiltración.

“Estas son un acciones de menor costo y más rápidas”, indicó el personero.

Los pasos para la reformulacíón del diseño del proyecto Catemu

En su diseño original, el embalse Catemu -ubicado en la zona de San Felipe, en la Quinta Región- estaba planeado con una capacidad de 180 millones de metros cúbicos.
Sin embargo, el director de Obras Hidráulicas, Claudio Darrigandi, señaló que se va a reformular el volumen del recinto. Esto, debido a que “el que se presenta no condice con la hidrología actual”.
La autoridad comentó que está operando una mesa de trabajo donde participan todos los regantes de la cuenca de Aconcagua y que “ha presentado propuestas de un Catemu más chico que permita tener un uso mas eficiente de la cuenca”, que ha sido fuertemente afectada por la sequía.
La licitación de este embalse fue publicada en 2018 por el gobierno anterior, pero la actual administración la pospuso para 2023, ya que se prefirió llamar a concurso nuevamente cuando se obtuviera la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), que anteriormente habría tenido que llevar a cabo la empresa ganadora. El proyecto busca garantizar recursos tanto para el consumo humano como para el riego.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Viernes 29 de Enero de 2021

TITULARES

X