Lunes, Febrero 6, 2023

Las realizaciones en telecomunicaciones y los desafíos pendientes, por Hernán Calderón

EL MOSTRADOR – Está por concluir el gobierno actual, un gobierno que hasta sus propios partidarios califican de dulce y de agraz (y más de agraz que de dulce).

Pero es justo reconocer que entre los aspectos destacables del gobierno que termina, están el manejo inicial de la crisis del Covid-19 y algo de lo que pocos chilenos se dan cuenta aún: los avances que se van a producir en la capacidad de redes de telecomunicaciones, por el advenimiento de la tecnología 5G, lo que fortalecerá el teletrabajo y la teleeducación.

En efecto, la tecnología 5G aumentará de manera significativa la capacidad de las actuales redes de telecomunicaciones, y al mismo tiempo permitirá liberar capacidad en las redes 4G, a las que aún les quedan varios años de vida útil por delante.

La llegada de las primeras redes 5G corresponde principalmente a una iniciativa de la ex subsecretaria Pamela Gidi, que en medio de la pandemia del Covid-19 logró despertar el interés de varios inversionistas y operadores, y corregir en medida importante la antigua asimetría que había en la asignación del espectro radioeléctrico, y ambos logros mejorarán la libre competencia en esta industria. La ex subsecretaria Gidi también acogió la propuesta de Conadecus para incluir contraprestaciones en la reciente licitación de la banda de 700 MHz, lo que favorecerá a cientos de localidades rurales que carecían de adecuados servicio de acceso a Internet.

Pero hay temas pendientes en materia de 5G, y para que su paso por Subtel no sea intrascendente, el actual subsecretario, Francisco Moreno, debería agregar otros avances al gobierno que termina, entre los que yo destacaría cuatro de directo beneficio para los consumidores:

– El reordenamiento de la banda de 3,5 GHz, dispuesto por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), de vital importancia para dar un uso más eficiente de esa banda y también para dar más valor al espectro que recuperó el Estado en virtud del caso 700 MHz, llevado adelante por Conadecus.

– Disponer medidas administrativas para que el país cuente a la brevedad con al menos cuatro operadores de tecnología 5G creíbles, conforme a lo que consideraron el TDLC y la Corte Suprema cuando fijaron los nuevos límites de espectro.

– Impulsar la tecnología de espacios en blanco de televisión, o TVWS por sus siglas en inglés, que podría ser una buena solución para mejorar el acceso a Internet en zonas rurales sumamente aisladas.

– La promulgación de la ley que permite mejorar la portabilidad en los servicios fijos.

Quedarán otros desafíos pendientes, impulsados por el actual gobierno pero que necesariamente serán traspasados al próximo, como la recepción de obras de los proyectos 5G y Fibra Óptica Nacional, la probable flexibilización que tendrán que mostrar las próximas autoridades respecto de los plazos comprometidos en esos proyectos —ya que los suministros internacionales se están viendo demorados y encarecidos por diversos motivos que preocupan a Conadecus y a varios organismos gremiales—, o la fiscalización que necesitan las contraprestaciones de las licitaciones anteriores de espectro (ya que algunas contraprestaciones dejan mucho que desear, según lo constató un estudio encargado por Subtel a la Universidad de Chile).

También será necesario mejorar la actuación futura del Fondo de Desarrollo de las Telecomunicaciones, de modo que éste no vuelva a invertir donde el mercado y el sector privado hacen bien su tarea, y se concentre en mejorar el acceso a Internet en aquellas localidades en las que este servicio es inevitablemente deficitario, o donde simplemente no existe.

Ver artículo

Fuente: El Mostrador, Miércoles 16 de Febrero de 2022

EL MOSTRADOR – Está por concluir el gobierno actual, un gobierno que hasta sus propios partidarios califican de dulce y de agraz (y más de agraz que de dulce).

Pero es justo reconocer que entre los aspectos destacables del gobierno que termina, están el manejo inicial de la crisis del Covid-19 y algo de lo que pocos chilenos se dan cuenta aún: los avances que se van a producir en la capacidad de redes de telecomunicaciones, por el advenimiento de la tecnología 5G, lo que fortalecerá el teletrabajo y la teleeducación.

En efecto, la tecnología 5G aumentará de manera significativa la capacidad de las actuales redes de telecomunicaciones, y al mismo tiempo permitirá liberar capacidad en las redes 4G, a las que aún les quedan varios años de vida útil por delante.

La llegada de las primeras redes 5G corresponde principalmente a una iniciativa de la ex subsecretaria Pamela Gidi, que en medio de la pandemia del Covid-19 logró despertar el interés de varios inversionistas y operadores, y corregir en medida importante la antigua asimetría que había en la asignación del espectro radioeléctrico, y ambos logros mejorarán la libre competencia en esta industria. La ex subsecretaria Gidi también acogió la propuesta de Conadecus para incluir contraprestaciones en la reciente licitación de la banda de 700 MHz, lo que favorecerá a cientos de localidades rurales que carecían de adecuados servicio de acceso a Internet.

Pero hay temas pendientes en materia de 5G, y para que su paso por Subtel no sea intrascendente, el actual subsecretario, Francisco Moreno, debería agregar otros avances al gobierno que termina, entre los que yo destacaría cuatro de directo beneficio para los consumidores:

– El reordenamiento de la banda de 3,5 GHz, dispuesto por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), de vital importancia para dar un uso más eficiente de esa banda y también para dar más valor al espectro que recuperó el Estado en virtud del caso 700 MHz, llevado adelante por Conadecus.

– Disponer medidas administrativas para que el país cuente a la brevedad con al menos cuatro operadores de tecnología 5G creíbles, conforme a lo que consideraron el TDLC y la Corte Suprema cuando fijaron los nuevos límites de espectro.

– Impulsar la tecnología de espacios en blanco de televisión, o TVWS por sus siglas en inglés, que podría ser una buena solución para mejorar el acceso a Internet en zonas rurales sumamente aisladas.

– La promulgación de la ley que permite mejorar la portabilidad en los servicios fijos.

Quedarán otros desafíos pendientes, impulsados por el actual gobierno pero que necesariamente serán traspasados al próximo, como la recepción de obras de los proyectos 5G y Fibra Óptica Nacional, la probable flexibilización que tendrán que mostrar las próximas autoridades respecto de los plazos comprometidos en esos proyectos —ya que los suministros internacionales se están viendo demorados y encarecidos por diversos motivos que preocupan a Conadecus y a varios organismos gremiales—, o la fiscalización que necesitan las contraprestaciones de las licitaciones anteriores de espectro (ya que algunas contraprestaciones dejan mucho que desear, según lo constató un estudio encargado por Subtel a la Universidad de Chile).

También será necesario mejorar la actuación futura del Fondo de Desarrollo de las Telecomunicaciones, de modo que éste no vuelva a invertir donde el mercado y el sector privado hacen bien su tarea, y se concentre en mejorar el acceso a Internet en aquellas localidades en las que este servicio es inevitablemente deficitario, o donde simplemente no existe.

Ver artículo

Fuente: El Mostrador, Miércoles 16 de Febrero de 2022

TITULARES