Martes, Septiembre 21, 2021

El largo y disputado camino que viene para definir entre los dos proyectos de tren a Valparaíso

DIARIO FINANCIERO – La inédita carrera que se está dando en el sistema de concesiones, para definir entre dos proyectos para construir un tren que conecte Santiago con Valparaíso, tendrá un largo desarrollo.
Después de que el consorcio TVS -formado por Sigdo Koppers y China Railways Group Limited- y el grupo entre Agunsa, FCC y Talgo hicieran llegar sus propuestas al Consejo de Concesiones dependiente del Ministerio de Obras Públicas, ahora se desarrollará un desconocido proceso que -según fuentes de la industria- no está del todo prevista en la legislación.
Hasta ahora, los dos proyectos aún se encuentran siendo evaluados para superar el primer hito relevante: ser declarados de interés público, lo que desencadenará una serie de estudios en detalle de las iniciativas.
Según fuentes de la industria, ya con ese primer hito cumplido -y en el escenario en que ambos sean catalogados de interés público-, se debería entrar a optar por uno de las dos propuestas, dado que el pasar a la siguiente fase implica importantes desembolsos en estudios.
Según explica el excoordinador de Concesiones, Eduardo Abedrapo, cuando él estuvo a cargo de la entidad durante el segundo gobierno de Bachelet, aplicaban la denominada “fase cero”, que consistía en hacer un barrido previo de todas las iniciativas que ingresaban al sistema a fin de estudiar, solo aquellas que realmente tenían potencial de ser factibles.
A su juicio, en caso de que ambas iniciativas fuesen declaradas de interés público debería aplicarse este mecanismo y solicitar estudios de bajo costo (no proceder como se haría por norma a solicitar análisis más detallados) y de ahí escoger la propuesta que finalmente se licitará.
Esto, para desencadenar los pasos siguientes, que según el MOP son la elaboración de Términos De Referencia (TDR), que dicta los puntos específicos que deben incluirse en los análisis, y la etapa de proposición, en la que se realizan una serie de estudios, como por ejemplo, de demanda, evaluación social, ambiental, territorial, de expropiaciones, jurídicos, anteproyecto de ingeniería, entre otros.
Si bien el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine prefirió no referirse a plazos, señaló que “estamos todavía en el proceso inicial”.
Fuentes de la industria ven difícil poder licitar alguna de estas dos iniciativas en esta administración.
Cuando solamente se conocía la propuesta de TVS, se esperaba hacer el llamado durante el primer trimestre de 2020. “En mi experiencia y la historia de las iniciativas privadas de concesiones, indican que cuando se trata de proyectos de alta envergadura, de alta complejidad técnica y económica, los estudios toman varios meses e, incluso, años”, agregó Abedrapo.

El reflote de un trazado

Esta es la tercera vez que el consorcio formado por Agunsa, FCC y Talgo ingresa el proyecto de tren a Valparaíso a la unidad de Concesiones.
El original viene de 2009 y, a diferencia del ingresado la semana pasada, no contemplaba vías nuevas, sino que se levantaba completamente sobre vías de Ferrocarriles (EFE).
Según explican cercanos al proyecto, por mandato de EFE tuvieron que cambiar la salida de Santiago, que en un principio era por Quinta Normal. En esta última versión se considera que sea a través de Estación Mapocho y además se les solicitó una conexión con el Merval (Metro de Valparaíso).
Esto implica que el costo del proyecto será mayor que los US$ 1.400 millones que se han estimado, acercándose a los US$ 2.000 millones. Esta cifra está mucho más cercana a la propuesta que hace TVS, que llega a US$ 2.400 millones.
Ver Artículo
Fuente: Diario Financiero, martes 30 de Abril de 2019
 

DIARIO FINANCIERO – La inédita carrera que se está dando en el sistema de concesiones, para definir entre dos proyectos para construir un tren que conecte Santiago con Valparaíso, tendrá un largo desarrollo.
Después de que el consorcio TVS -formado por Sigdo Koppers y China Railways Group Limited- y el grupo entre Agunsa, FCC y Talgo hicieran llegar sus propuestas al Consejo de Concesiones dependiente del Ministerio de Obras Públicas, ahora se desarrollará un desconocido proceso que -según fuentes de la industria- no está del todo prevista en la legislación.
Hasta ahora, los dos proyectos aún se encuentran siendo evaluados para superar el primer hito relevante: ser declarados de interés público, lo que desencadenará una serie de estudios en detalle de las iniciativas.
Según fuentes de la industria, ya con ese primer hito cumplido -y en el escenario en que ambos sean catalogados de interés público-, se debería entrar a optar por uno de las dos propuestas, dado que el pasar a la siguiente fase implica importantes desembolsos en estudios.
Según explica el excoordinador de Concesiones, Eduardo Abedrapo, cuando él estuvo a cargo de la entidad durante el segundo gobierno de Bachelet, aplicaban la denominada “fase cero”, que consistía en hacer un barrido previo de todas las iniciativas que ingresaban al sistema a fin de estudiar, solo aquellas que realmente tenían potencial de ser factibles.
A su juicio, en caso de que ambas iniciativas fuesen declaradas de interés público debería aplicarse este mecanismo y solicitar estudios de bajo costo (no proceder como se haría por norma a solicitar análisis más detallados) y de ahí escoger la propuesta que finalmente se licitará.
Esto, para desencadenar los pasos siguientes, que según el MOP son la elaboración de Términos De Referencia (TDR), que dicta los puntos específicos que deben incluirse en los análisis, y la etapa de proposición, en la que se realizan una serie de estudios, como por ejemplo, de demanda, evaluación social, ambiental, territorial, de expropiaciones, jurídicos, anteproyecto de ingeniería, entre otros.
Si bien el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine prefirió no referirse a plazos, señaló que “estamos todavía en el proceso inicial”.
Fuentes de la industria ven difícil poder licitar alguna de estas dos iniciativas en esta administración.
Cuando solamente se conocía la propuesta de TVS, se esperaba hacer el llamado durante el primer trimestre de 2020. “En mi experiencia y la historia de las iniciativas privadas de concesiones, indican que cuando se trata de proyectos de alta envergadura, de alta complejidad técnica y económica, los estudios toman varios meses e, incluso, años”, agregó Abedrapo.

El reflote de un trazado

Esta es la tercera vez que el consorcio formado por Agunsa, FCC y Talgo ingresa el proyecto de tren a Valparaíso a la unidad de Concesiones.
El original viene de 2009 y, a diferencia del ingresado la semana pasada, no contemplaba vías nuevas, sino que se levantaba completamente sobre vías de Ferrocarriles (EFE).
Según explican cercanos al proyecto, por mandato de EFE tuvieron que cambiar la salida de Santiago, que en un principio era por Quinta Normal. En esta última versión se considera que sea a través de Estación Mapocho y además se les solicitó una conexión con el Merval (Metro de Valparaíso).
Esto implica que el costo del proyecto será mayor que los US$ 1.400 millones que se han estimado, acercándose a los US$ 2.000 millones. Esta cifra está mucho más cercana a la propuesta que hace TVS, que llega a US$ 2.400 millones.
Ver Artículo
Fuente: Diario Financiero, martes 30 de Abril de 2019
 

TITULARES

X