Sábado, Junio 15, 2024

La sequía ya impacta con fuerza al río Maipo, principal fuente de agua de R. Metropolitana

EL MERCURIO – Los efectos de la denominada “megasequía” han golpeado fuerte a gran parte del país, con escasas precipitaciones que han complicado sobre todo a los sectores rurales. Así, ya son cinco regiones las que afrontan una emergencia agrícola.
Además, desde fines de junio, el Ministerio de Obras Públicas ha emitido 11 decretos de declaración de zona de escasez hídrica. Bajo esa condición se encuentran hoy 88 comunas, lo que equivale al 25,4% de estos territorios a nivel nacional.
El más reciente de estos documentos comenzó a regir el martes y determinó que seis comunas de la Región Metropolitana estén afectas a dicha realidad: Isla de Maipo, San Bernardo, Buin, Pirque, Puente Alto y San José de Maipo.
De esa forma, la medida abarca parte de las provincias de Maipo, Talagante y la totalidad de la de Cordillera. En esta última se encuentra el embalse El Yeso, que junto a Laguna Negra, alimentan el río Maipo, la principal fuente de abastecimiento del recurso hídrico para los siete millones de capitalinos.
Rodrigo Figueroa, decano de la Facultad de Agronomía de la U. Católica, califica la situación como “preocupante” y afirma que “hay que tener en cuenta que la sequía no permitió llenar el embalse y se va a abastecer, parcialmente, con la nieve que se empiece a derretir. Hay un grado de incertidumbre sobre la cantidad de nieve acumulada que obliga a estar atento”.
¿Qué implica el decreto?
Así, explica, los decretos de escasez “son la herramienta de gestión que se debe aplicar en circunstancias de sequía, para tener menos daños y adaptarnos mejor a las condiciones”.
El ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, señala que la medida una vez que entra en vigencia tiene una duración de seis meses. “Lo que hace es, por ejemplo, autorizar que las municipalidades y el Ministerio del Interior puedan proveer a los sistemas de agua potable rural a través de camiones aljibe. También permite extraer el recurso sin derechos de agua, por ejemplo, de un pozo”.
Foco en lo rural
En las ciudades, el aseguramiento del suministro, al menos en el corto plazo, no se verá comprometido.
“Las zonas urbanas están bajo el trabajo de las distintas sanitarias y la información que tenemos de ellas es que el suministro para esta primavera-verano no está en riesgo para ninguno de estos lugares, excepto Totoralillo”, asegura el ministro Moreno.
Apunta a que los territorios específicos donde se podrían generar los “problemas más relevantes son las zonas rurales”. En esa línea, el secretario de Estado sostiene que, en su mayoría, los sistemas de agua potable rural del país fueron hechos por el MOP “y tienen una asesoría permanente, por lo que tenemos información de su situación”.
Sin embargo, estima que cerca de 900 de estos sistemas fueron construidos por municipios, gobiernos locales, la Subsecretaría de Desarrollo Regional o por privados, lo que dificulta, a su juicio, su monitoreo permanente.
“Estamos recabando la información de estos sistemas para ver cuál es la mejor solución. En algunos casos será profundizar un pozo; en otros, proveer con una fuente de agua cercana o camiones aljibe durante algún tiempo”, detalló.
El académico Figueroa, de la U. Católica, también advierte que tanto “para el mundo agrícola como para el sector rural que rodea Santiago es una situación preocupante (…) Esas comunas se abastecen de las aguas subterráneas y este es el momento del año en que están más bajas”.
Afirma que “es en las zonas agrícolas donde más escasea el agua, y la incertidumbre está en cuánto se van a poder recuperar las napas subterráneas y lo que pasará si la sequía persiste”. Por ello, considera que uno de los focos debe estar en la tecnificación del riego a pequeños productores.
“Ellos son los primeros que sufren con esto y en su mayoría no cuentan con tecnologías de riego”, dice.
Más decretos
Tanto para el ministro Moreno como para los expertos consultados el panorama no se ve auspicioso en el corto plazo.
De hecho, el secretario de Estado prevé que la cantidad de estos decretos “va a seguir subiendo probablemente. Son muchas las comunas y regiones que están bajo una situación de escasez, y para ir en ayuda de ellas es necesario hacer esta declaración”.
La ingeniera civil hidráulica Barría, de la U. de Chile, señala que ante ese escenario es necesario reevaluar los parámetros: “Así como ahora, va a seguir habiendo menos agua disponible y estas herramientas están siendo cada vez más utilizadas. Esto indica que necesitamos cambiar nuestro sistema de gestión de recursos hídricos o repensarlos, porque medidas que antes eran de emergencia se están haciendo cada vez más recurrentes”.

 
Fuente: El Mercurio, Jueves 12 de Septiembre de 2019

EL MERCURIO – Los efectos de la denominada “megasequía” han golpeado fuerte a gran parte del país, con escasas precipitaciones que han complicado sobre todo a los sectores rurales. Así, ya son cinco regiones las que afrontan una emergencia agrícola.
Además, desde fines de junio, el Ministerio de Obras Públicas ha emitido 11 decretos de declaración de zona de escasez hídrica. Bajo esa condición se encuentran hoy 88 comunas, lo que equivale al 25,4% de estos territorios a nivel nacional.
El más reciente de estos documentos comenzó a regir el martes y determinó que seis comunas de la Región Metropolitana estén afectas a dicha realidad: Isla de Maipo, San Bernardo, Buin, Pirque, Puente Alto y San José de Maipo.
De esa forma, la medida abarca parte de las provincias de Maipo, Talagante y la totalidad de la de Cordillera. En esta última se encuentra el embalse El Yeso, que junto a Laguna Negra, alimentan el río Maipo, la principal fuente de abastecimiento del recurso hídrico para los siete millones de capitalinos.
Rodrigo Figueroa, decano de la Facultad de Agronomía de la U. Católica, califica la situación como “preocupante” y afirma que “hay que tener en cuenta que la sequía no permitió llenar el embalse y se va a abastecer, parcialmente, con la nieve que se empiece a derretir. Hay un grado de incertidumbre sobre la cantidad de nieve acumulada que obliga a estar atento”.
¿Qué implica el decreto?
Así, explica, los decretos de escasez “son la herramienta de gestión que se debe aplicar en circunstancias de sequía, para tener menos daños y adaptarnos mejor a las condiciones”.
El ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, señala que la medida una vez que entra en vigencia tiene una duración de seis meses. “Lo que hace es, por ejemplo, autorizar que las municipalidades y el Ministerio del Interior puedan proveer a los sistemas de agua potable rural a través de camiones aljibe. También permite extraer el recurso sin derechos de agua, por ejemplo, de un pozo”.
Foco en lo rural
En las ciudades, el aseguramiento del suministro, al menos en el corto plazo, no se verá comprometido.
“Las zonas urbanas están bajo el trabajo de las distintas sanitarias y la información que tenemos de ellas es que el suministro para esta primavera-verano no está en riesgo para ninguno de estos lugares, excepto Totoralillo”, asegura el ministro Moreno.
Apunta a que los territorios específicos donde se podrían generar los “problemas más relevantes son las zonas rurales”. En esa línea, el secretario de Estado sostiene que, en su mayoría, los sistemas de agua potable rural del país fueron hechos por el MOP “y tienen una asesoría permanente, por lo que tenemos información de su situación”.
Sin embargo, estima que cerca de 900 de estos sistemas fueron construidos por municipios, gobiernos locales, la Subsecretaría de Desarrollo Regional o por privados, lo que dificulta, a su juicio, su monitoreo permanente.
“Estamos recabando la información de estos sistemas para ver cuál es la mejor solución. En algunos casos será profundizar un pozo; en otros, proveer con una fuente de agua cercana o camiones aljibe durante algún tiempo”, detalló.
El académico Figueroa, de la U. Católica, también advierte que tanto “para el mundo agrícola como para el sector rural que rodea Santiago es una situación preocupante (…) Esas comunas se abastecen de las aguas subterráneas y este es el momento del año en que están más bajas”.
Afirma que “es en las zonas agrícolas donde más escasea el agua, y la incertidumbre está en cuánto se van a poder recuperar las napas subterráneas y lo que pasará si la sequía persiste”. Por ello, considera que uno de los focos debe estar en la tecnificación del riego a pequeños productores.
“Ellos son los primeros que sufren con esto y en su mayoría no cuentan con tecnologías de riego”, dice.
Más decretos
Tanto para el ministro Moreno como para los expertos consultados el panorama no se ve auspicioso en el corto plazo.
De hecho, el secretario de Estado prevé que la cantidad de estos decretos “va a seguir subiendo probablemente. Son muchas las comunas y regiones que están bajo una situación de escasez, y para ir en ayuda de ellas es necesario hacer esta declaración”.
La ingeniera civil hidráulica Barría, de la U. de Chile, señala que ante ese escenario es necesario reevaluar los parámetros: “Así como ahora, va a seguir habiendo menos agua disponible y estas herramientas están siendo cada vez más utilizadas. Esto indica que necesitamos cambiar nuestro sistema de gestión de recursos hídricos o repensarlos, porque medidas que antes eran de emergencia se están haciendo cada vez más recurrentes”.

 
Fuente: El Mercurio, Jueves 12 de Septiembre de 2019

TITULARES