Sábado, Mayo 18, 2024

La sequía obliga a España a abastecerse de agua potable del mar

LA TERCERA – Llena estos días un vaso con agua del grifo en Barcelona y una quinta parte será agua de mar procesada. Otra quinta parte se tratará de aguas residuales derivadas de aseos, duchas y otros usos urbanos.

Esta mezcla se perfila como el agua potable del futuro en los países mediterráneos. La región se está volviendo más cálida y seca más rápidamente que la mayoría de los lugares de la Tierra, lo que obliga a las personas y los gobiernos a actuar más rápido aquí que en otros lugares para encontrar nuevos suministros de agua dulce.

Una sequía prolongada en la región española de Cataluña está provocando un cambio rápido. Durante muchos años, después de que la desaladora del Llobregat de Barcelona se inaugurara en 2009, tuvo poco uso, aportando menos del 5% del agua potable de la ciudad, que se abastece en su mayor parte de embalses y aguas subterráneas. Desde el verano pasado, la planta ha trabajado a toda máquina, produciendo más de 500 galones de agua dulce por segundo.

“La población está aumentando, las actividades comerciales están aumentando, pero el agua está disminuyendo un poco”, dijo Samuel Reyes, director de la Agencia Catalana del Agua. “Necesitamos cambiar la forma en que pensamos sobre el agua”.

En los países que bordean el mar Mediterráneo, las sequías recurrentes y la disminución de los flujos de agua de las montañas a los ríos están provocando una reingeniería de la infraestructura hídrica. Los agricultores están cavando pozos cada vez más profundos y, a menudo, cambiando a cultivos que necesitan menos agua. Los gobiernos de España a Israel y Argelia están invirtiendo masivamente en plantas de desalinización y buscando suministros de agua dulce más lejos.

Una oveja bebe agua del lecho seco del río Guadiana durante una sequía severa en el embalse de Cijara, en Villarta de los Montes, España, el 6 de agosto de 2022. Foto: Reuters

En la región italiana de Puglia, las autoridades locales quieren construir un oleoducto submarino de 100 kilómetros y 1.000 millones de euros, no para transportar petróleo o gas natural, sino agua potable. El proyecto planificado traería agua de río a través del mar Adriático desde Albania hasta Puglia, el talón reseco de la bota de Italia.

Puglia no tiene ríos importantes ni montañas nevadas. Por ahora, la región está aprovechando al máximo la poca agua que tiene. Las autoridades locales están gastando unos 1.700 millones de euros, equivalentes a 1.900 millones de dólares, para reparar y sustituir tuberías de agua con fugas, por las que se pierde alrededor del 48 % del agua potable.

“Necesitamos nueva infraestructura, pero también debemos repensar nuestro enfoque sobre el agua que tenemos”, dijo Francesca Portincasa, directora de Acquedotto Pugliese, el operador que supervisa la gestión del agua en Puglia.

Los planes de infraestructura de Puglia incluyen la construcción de varias plantas nuevas de tratamiento de aguas residuales y la primera gran planta desalinizadora de agua potable de Italia, una de las tres que Puglia pretende operar para fines de la década.

El clima cambiante está afectando al Mediterráneo de maneras que van más allá de las sequías. En una región donde aproximadamente 150 millones de personas viven cerca de la costa, el aumento del nivel del mar amenaza hogares, negocios y sitios del patrimonio cultural.

Desde las barreras de arena del delta del Nilo en Egipto hasta las compuertas que protegen a Venecia, se multiplican los proyectos para evitar que el mar se trague la tierra. Algunos científicos están comenzando a considerar ideas que alguna vez fueron descartadas como chifladas, como construir una represa en el estrecho de Gibraltar para mantener el nivel del mar bajo control.

Gran parte de la región mediterránea se ha visto afectada por una temible ola de calor en las últimas semanas, lo que aumentó las tasas de mortalidad y ejerció presión sobre los sistemas de salud sobrecargados, con los ancianos especialmente en riesgo. Ciudades como Barcelona y Nicosia en Chipre han establecido refugios públicos para proteger a las personas de la exposición prolongada a las altas temperaturas.

La disminución del acceso al agua dulce plantea una de las mayores amenazas a largo plazo de la región.

Esta fotografía tomada el 15 de febrero de 2022 muestra una vista aérea del lago Fuente de Piedra, a unos 70 kilómetros de Málaga. Foto: Archivo

El agua de mar desalinizada ha sido durante mucho tiempo una fuente principal de agua potable en países cálidos y secos como Arabia Saudita, Israel y los Emiratos Árabes Unidos. Ahora, la desalinización está en auge en países cuyos paisajes proporcionaron abundante agua dulce durante miles de años.

Hay desventajas en la desalinización. Convertir el agua de mar en agua potable es un proceso que consume mucha energía, lo que hace que la desalinización sea costosa y perjudicial para el medio ambiente. La salmuera supersalada que queda es dañina para el ecosistema del océano.

España está apostando fuerte por la tecnología. La construcción de nuevas plantas desaladoras es la pieza central del plan del gobierno español para hacer frente al creciente problema de las sequías.

En Cataluña, las autoridades planean duplicar la capacidad de desalinización en los próximos tres años. El año pasado, las dos plantas desalinizadoras de la región produjeron 16.700 millones de galones de agua potable, seis veces más que en 2009. Esa agua ha ayudado a la región a sobrellevar el calor extremo y la sequía de este verano. En el pasado, Cataluña ha tenido que recurrir a medidas extremas como la importación de agua potable en buques cisterna.

La desaladora de Llobregat es una de las más grandes de Europa. El agua de mar llega a la planta desde una tubería que se adentra unos 1,3 kilómetros en el mar. Luego, se bombea a tanques donde se utilizan coagulantes para eliminar grasas, algas y otras sustancias. Luego, el agua pasa por dos filtros para eliminar las impurezas más pequeñas.

Finalmente, llega al corazón de la planta: un laberinto de tuberías verdes, azules, amarillas y rosas donde la sal se separa del agua mediante ósmosis inversa. Todo el proceso dura unas 5 horas y media.

“Aquí hay gente las 24 horas”, explicó Laia Hernández, representante de la planta de Barcelona, durante un recorrido reciente por las instalaciones. “Ahora que estamos trabajando a plena capacidad, el trabajo de mantenimiento debe realizarse rápidamente”.

El agua desalada fluye a una estación de tratamiento de agua potable, donde se mezcla con otras fuentes de agua, como agua de embalses y aguas residuales tratadas.

Las reglas de la Unión Europea dicen que las aguas residuales tratadas no deben usarse en el agua potable. Para evitarlo, las aguas residuales tratadas de Barcelona se vierten en un río antes de ser extraídas río abajo.

Esta fotografía muestra una vista aérea de las ruinas generalmente sumergidas del antiguo pueblo de Aceredo, que aparecen en el embalse de la central hidroeléctrica de Lindoso debido al bajo nivel del agua, cerca de Lobios, provincia de Ourense, noroeste de España, el 15 de febrero de 2022. Foto: Archivo

Las lluvias han sido tan escasas que el embalse de Sau, uno de los más grandes de Cataluña, solo estaba lleno en un 6% a principios de este año. Una iglesia medieval, sumergida cuando se creó el embalse en la década de 1960, resurgió. Se desplegaron pescadores para retirar y sacrificar a los peces que quedaron varados.

Los efectos económicos de la sequía se sienten más fuertemente en la agricultura. Esta primavera ha sido la más calurosa jamás registrada en España, y una de las más secas. Los agricultores se vieron especialmente afectados. Los pagos de seguros a los agricultores españoles ascendieron a 772 millones de euros en el primer semestre de 2023, superando los pagos totales del año pasado en su conjunto, según Agroseguro, que gestiona los pagos de seguros de cosechas. La gran mayoría de los agricultores en España están cubiertos por un seguro de cosechas, que está subvencionado por el Estado y otorga pagos a los agricultores si sus cosechas se ven dañadas por eventos como clima extremo o brotes de enfermedades.

Los científicos del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Cataluña están tratando de ayudar a los agricultores a adaptarse, incluida la forma de optimizar el uso de un suministro de agua en declive.

“Nuestro objetivo es producir más alimentos con menos agua. Si no podemos gestionar eso, tendremos problemas para alimentar a nuestra población en el futuro”, dijo Joan Girona, experto en agua del instituto. En un proyecto de investigación, la humedad del suelo de los huertos de manzanos en Cataluña se monitorea regularmente para determinar exactamente cuánta agua necesitan. Durante la reciente sequía, Girona aconsejó a algunos agricultores que recogieran frutos verdes, lo que reduce la cantidad de agua que necesitan los árboles para sobrevivir.

En el campo catalán, unas 70.000 hectáreas de tierras de cultivo utilizadas para cultivar cereales y frutas dependen de una red de riego de 200 millas, conocida como el Canal D’Urgell.

En abril, por primera vez en sus 160 años de historia, el canal dejó de suministrar agua para riego. “No podía creerlo”, dijo Sergi Balué, de 45 años, un agricultor que depende del agua del canal para la mayor parte de su producción de frutas. “A partir de ese momento, hubo mucha incertidumbre y miedo”.

Preocupado porque su huerto de peras no sobreviviría a la primavera, Balué hizo lo que generaciones de agricultores han hecho antes que él: pidió ayuda a un adivino de agua.

Armado con una vara en forma de Y, el zahorí inspeccionó la tierra e indicó un punto en la tierra agrietada debajo del cual dijo que sintió agua. Después de excavar 100 metros sin encontrar agua, Balué se dio por vencido.

Balué está tratando de adaptarse a la escasez de agua recolectando más agua de lluvia en pequeños embalses. También está repensando qué cultivos sembrar.

“Solía tener solo duraznos aquí”, dijo Balué en una tarde sofocante mientras estaba parado en medio de un campo de almendros. Las almendras, explicó, son más resistentes a la sequía que los duraznos planos.

“La idea es: Incluso con menos agua, aquí puedo tener algo para cosechar”, dijo. “Pero me da tristeza porque en esta tierra siempre hemos cultivado solo duraznos, peras y manzanas. Los almendros simplemente no son lo mismo”.

Fuente: La Tercera, Lunes 07 de Agosto de 2023

LA TERCERA – Llena estos días un vaso con agua del grifo en Barcelona y una quinta parte será agua de mar procesada. Otra quinta parte se tratará de aguas residuales derivadas de aseos, duchas y otros usos urbanos.

Esta mezcla se perfila como el agua potable del futuro en los países mediterráneos. La región se está volviendo más cálida y seca más rápidamente que la mayoría de los lugares de la Tierra, lo que obliga a las personas y los gobiernos a actuar más rápido aquí que en otros lugares para encontrar nuevos suministros de agua dulce.

Una sequía prolongada en la región española de Cataluña está provocando un cambio rápido. Durante muchos años, después de que la desaladora del Llobregat de Barcelona se inaugurara en 2009, tuvo poco uso, aportando menos del 5% del agua potable de la ciudad, que se abastece en su mayor parte de embalses y aguas subterráneas. Desde el verano pasado, la planta ha trabajado a toda máquina, produciendo más de 500 galones de agua dulce por segundo.

“La población está aumentando, las actividades comerciales están aumentando, pero el agua está disminuyendo un poco”, dijo Samuel Reyes, director de la Agencia Catalana del Agua. “Necesitamos cambiar la forma en que pensamos sobre el agua”.

En los países que bordean el mar Mediterráneo, las sequías recurrentes y la disminución de los flujos de agua de las montañas a los ríos están provocando una reingeniería de la infraestructura hídrica. Los agricultores están cavando pozos cada vez más profundos y, a menudo, cambiando a cultivos que necesitan menos agua. Los gobiernos de España a Israel y Argelia están invirtiendo masivamente en plantas de desalinización y buscando suministros de agua dulce más lejos.

Una oveja bebe agua del lecho seco del río Guadiana durante una sequía severa en el embalse de Cijara, en Villarta de los Montes, España, el 6 de agosto de 2022. Foto: Reuters

En la región italiana de Puglia, las autoridades locales quieren construir un oleoducto submarino de 100 kilómetros y 1.000 millones de euros, no para transportar petróleo o gas natural, sino agua potable. El proyecto planificado traería agua de río a través del mar Adriático desde Albania hasta Puglia, el talón reseco de la bota de Italia.

Puglia no tiene ríos importantes ni montañas nevadas. Por ahora, la región está aprovechando al máximo la poca agua que tiene. Las autoridades locales están gastando unos 1.700 millones de euros, equivalentes a 1.900 millones de dólares, para reparar y sustituir tuberías de agua con fugas, por las que se pierde alrededor del 48 % del agua potable.

“Necesitamos nueva infraestructura, pero también debemos repensar nuestro enfoque sobre el agua que tenemos”, dijo Francesca Portincasa, directora de Acquedotto Pugliese, el operador que supervisa la gestión del agua en Puglia.

Los planes de infraestructura de Puglia incluyen la construcción de varias plantas nuevas de tratamiento de aguas residuales y la primera gran planta desalinizadora de agua potable de Italia, una de las tres que Puglia pretende operar para fines de la década.

El clima cambiante está afectando al Mediterráneo de maneras que van más allá de las sequías. En una región donde aproximadamente 150 millones de personas viven cerca de la costa, el aumento del nivel del mar amenaza hogares, negocios y sitios del patrimonio cultural.

Desde las barreras de arena del delta del Nilo en Egipto hasta las compuertas que protegen a Venecia, se multiplican los proyectos para evitar que el mar se trague la tierra. Algunos científicos están comenzando a considerar ideas que alguna vez fueron descartadas como chifladas, como construir una represa en el estrecho de Gibraltar para mantener el nivel del mar bajo control.

Gran parte de la región mediterránea se ha visto afectada por una temible ola de calor en las últimas semanas, lo que aumentó las tasas de mortalidad y ejerció presión sobre los sistemas de salud sobrecargados, con los ancianos especialmente en riesgo. Ciudades como Barcelona y Nicosia en Chipre han establecido refugios públicos para proteger a las personas de la exposición prolongada a las altas temperaturas.

La disminución del acceso al agua dulce plantea una de las mayores amenazas a largo plazo de la región.

Esta fotografía tomada el 15 de febrero de 2022 muestra una vista aérea del lago Fuente de Piedra, a unos 70 kilómetros de Málaga. Foto: Archivo

El agua de mar desalinizada ha sido durante mucho tiempo una fuente principal de agua potable en países cálidos y secos como Arabia Saudita, Israel y los Emiratos Árabes Unidos. Ahora, la desalinización está en auge en países cuyos paisajes proporcionaron abundante agua dulce durante miles de años.

Hay desventajas en la desalinización. Convertir el agua de mar en agua potable es un proceso que consume mucha energía, lo que hace que la desalinización sea costosa y perjudicial para el medio ambiente. La salmuera supersalada que queda es dañina para el ecosistema del océano.

España está apostando fuerte por la tecnología. La construcción de nuevas plantas desaladoras es la pieza central del plan del gobierno español para hacer frente al creciente problema de las sequías.

En Cataluña, las autoridades planean duplicar la capacidad de desalinización en los próximos tres años. El año pasado, las dos plantas desalinizadoras de la región produjeron 16.700 millones de galones de agua potable, seis veces más que en 2009. Esa agua ha ayudado a la región a sobrellevar el calor extremo y la sequía de este verano. En el pasado, Cataluña ha tenido que recurrir a medidas extremas como la importación de agua potable en buques cisterna.

La desaladora de Llobregat es una de las más grandes de Europa. El agua de mar llega a la planta desde una tubería que se adentra unos 1,3 kilómetros en el mar. Luego, se bombea a tanques donde se utilizan coagulantes para eliminar grasas, algas y otras sustancias. Luego, el agua pasa por dos filtros para eliminar las impurezas más pequeñas.

Finalmente, llega al corazón de la planta: un laberinto de tuberías verdes, azules, amarillas y rosas donde la sal se separa del agua mediante ósmosis inversa. Todo el proceso dura unas 5 horas y media.

“Aquí hay gente las 24 horas”, explicó Laia Hernández, representante de la planta de Barcelona, durante un recorrido reciente por las instalaciones. “Ahora que estamos trabajando a plena capacidad, el trabajo de mantenimiento debe realizarse rápidamente”.

El agua desalada fluye a una estación de tratamiento de agua potable, donde se mezcla con otras fuentes de agua, como agua de embalses y aguas residuales tratadas.

Las reglas de la Unión Europea dicen que las aguas residuales tratadas no deben usarse en el agua potable. Para evitarlo, las aguas residuales tratadas de Barcelona se vierten en un río antes de ser extraídas río abajo.

Esta fotografía muestra una vista aérea de las ruinas generalmente sumergidas del antiguo pueblo de Aceredo, que aparecen en el embalse de la central hidroeléctrica de Lindoso debido al bajo nivel del agua, cerca de Lobios, provincia de Ourense, noroeste de España, el 15 de febrero de 2022. Foto: Archivo

Las lluvias han sido tan escasas que el embalse de Sau, uno de los más grandes de Cataluña, solo estaba lleno en un 6% a principios de este año. Una iglesia medieval, sumergida cuando se creó el embalse en la década de 1960, resurgió. Se desplegaron pescadores para retirar y sacrificar a los peces que quedaron varados.

Los efectos económicos de la sequía se sienten más fuertemente en la agricultura. Esta primavera ha sido la más calurosa jamás registrada en España, y una de las más secas. Los agricultores se vieron especialmente afectados. Los pagos de seguros a los agricultores españoles ascendieron a 772 millones de euros en el primer semestre de 2023, superando los pagos totales del año pasado en su conjunto, según Agroseguro, que gestiona los pagos de seguros de cosechas. La gran mayoría de los agricultores en España están cubiertos por un seguro de cosechas, que está subvencionado por el Estado y otorga pagos a los agricultores si sus cosechas se ven dañadas por eventos como clima extremo o brotes de enfermedades.

Los científicos del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Cataluña están tratando de ayudar a los agricultores a adaptarse, incluida la forma de optimizar el uso de un suministro de agua en declive.

“Nuestro objetivo es producir más alimentos con menos agua. Si no podemos gestionar eso, tendremos problemas para alimentar a nuestra población en el futuro”, dijo Joan Girona, experto en agua del instituto. En un proyecto de investigación, la humedad del suelo de los huertos de manzanos en Cataluña se monitorea regularmente para determinar exactamente cuánta agua necesitan. Durante la reciente sequía, Girona aconsejó a algunos agricultores que recogieran frutos verdes, lo que reduce la cantidad de agua que necesitan los árboles para sobrevivir.

En el campo catalán, unas 70.000 hectáreas de tierras de cultivo utilizadas para cultivar cereales y frutas dependen de una red de riego de 200 millas, conocida como el Canal D’Urgell.

En abril, por primera vez en sus 160 años de historia, el canal dejó de suministrar agua para riego. “No podía creerlo”, dijo Sergi Balué, de 45 años, un agricultor que depende del agua del canal para la mayor parte de su producción de frutas. “A partir de ese momento, hubo mucha incertidumbre y miedo”.

Preocupado porque su huerto de peras no sobreviviría a la primavera, Balué hizo lo que generaciones de agricultores han hecho antes que él: pidió ayuda a un adivino de agua.

Armado con una vara en forma de Y, el zahorí inspeccionó la tierra e indicó un punto en la tierra agrietada debajo del cual dijo que sintió agua. Después de excavar 100 metros sin encontrar agua, Balué se dio por vencido.

Balué está tratando de adaptarse a la escasez de agua recolectando más agua de lluvia en pequeños embalses. También está repensando qué cultivos sembrar.

“Solía tener solo duraznos aquí”, dijo Balué en una tarde sofocante mientras estaba parado en medio de un campo de almendros. Las almendras, explicó, son más resistentes a la sequía que los duraznos planos.

“La idea es: Incluso con menos agua, aquí puedo tener algo para cosechar”, dijo. “Pero me da tristeza porque en esta tierra siempre hemos cultivado solo duraznos, peras y manzanas. Los almendros simplemente no son lo mismo”.

Fuente: La Tercera, Lunes 07 de Agosto de 2023

TITULARES