Martes, Junio 15, 2021

La revolución digital: una oportunidad, por Sergio Bitar

LA TERCERA – Cualquier proyección que se haga a futuro debe incluir el impacto que tendrá en nuestra economía la “revolución digital”. Chile encara un dilema: si lo hace bien, ésta puede ser una gran oportunidad para dar un salto importante en nuestra inserción internacional o, por el contrario, un factor de rezago adicional, que condicione aún más nuestro desarrollo.
Los efectos de estos cambios se manifestarán con más celeridad de lo esperado, lo que obligará a que las empresas, gobierno y trabajadores estén lo mejor preparados posible. Ello requiere poner en marcha un gran programa de formación y capacitación, otro de desarrollo de la infraestructura y también crear las condiciones normativas que regulen el sector.
En recursos humanos se jugará nuestro éxito:capacitación, renovación de los currículos universitarios y escolares, formación de profesores e investigación. La preparación digital de chilenos y chilenas es esencial para anticipar el impacto en los futuros empleos.
La infraestructura nos permitirá dar el salto. Hoy es insuficiente y urge contar con anchos de banda mayores y generar condiciones de mercado, utilizando prioritariamente las demandas que provengan desde el Estado, para que las empresas proveedoras de las comunicaciones, servicios asociados y otras, reaccionen y cumplan con adecuar su oferta a las nuevas exigencias. Nuestra industria de las comunicaciones y de los servicios asociados debe contar con apoyo para que, junto con proveer de opciones a los sectores de mayores ingresos -donde hay más densidad de demanda- provean también a los sectores más vulnerables o de menor densidad de demanda, de lo contrario quedarán postergados, aumentando la desigualdad que trae aparejada la aceleración tecnológica. El Estado debe adoptar medidas permanentes para nivelar la cancha.
Sergio Bitar
Ex ministro de OO.PP.
Consejero del Consejo de Políticas de Infraestructura
Ver artículo
Fuente: La Tercera, jueves 24 de enero de 2019

LA TERCERA – Cualquier proyección que se haga a futuro debe incluir el impacto que tendrá en nuestra economía la “revolución digital”. Chile encara un dilema: si lo hace bien, ésta puede ser una gran oportunidad para dar un salto importante en nuestra inserción internacional o, por el contrario, un factor de rezago adicional, que condicione aún más nuestro desarrollo.
Los efectos de estos cambios se manifestarán con más celeridad de lo esperado, lo que obligará a que las empresas, gobierno y trabajadores estén lo mejor preparados posible. Ello requiere poner en marcha un gran programa de formación y capacitación, otro de desarrollo de la infraestructura y también crear las condiciones normativas que regulen el sector.
En recursos humanos se jugará nuestro éxito:capacitación, renovación de los currículos universitarios y escolares, formación de profesores e investigación. La preparación digital de chilenos y chilenas es esencial para anticipar el impacto en los futuros empleos.
La infraestructura nos permitirá dar el salto. Hoy es insuficiente y urge contar con anchos de banda mayores y generar condiciones de mercado, utilizando prioritariamente las demandas que provengan desde el Estado, para que las empresas proveedoras de las comunicaciones, servicios asociados y otras, reaccionen y cumplan con adecuar su oferta a las nuevas exigencias. Nuestra industria de las comunicaciones y de los servicios asociados debe contar con apoyo para que, junto con proveer de opciones a los sectores de mayores ingresos -donde hay más densidad de demanda- provean también a los sectores más vulnerables o de menor densidad de demanda, de lo contrario quedarán postergados, aumentando la desigualdad que trae aparejada la aceleración tecnológica. El Estado debe adoptar medidas permanentes para nivelar la cancha.
Sergio Bitar
Ex ministro de OO.PP.
Consejero del Consejo de Políticas de Infraestructura
Ver artículo
Fuente: La Tercera, jueves 24 de enero de 2019

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X