Martes, Agosto 16, 2022

La carrera por conectar Santiago y Valparaíso

LA TERCERA – Subirse a las 07:43 de la mañana. Al entrar, sentarse y, al igual que el resto de las 889 personas, aprovechar la comodidad de un viaje a 220 kilómetros por hora. Conectarse a WiFi y trabajar tomando el desayuno comprado en la estación, levantando la vista para mirar el paisaje. O simplemente tomarse una siesta de 39 minutos, si el viaje termina en Viña, o de 45 minutos, si el destino final es Valparaíso.
Así sería la experiencia de viaje de un usuario que ocupe el primer tren rápido en Sudamérica y que, de aquí a 2025, pretende conectar 132 kilómetros en tiempo récord.
UN FERROCARRIL LEGENDARIO – Más que un deseo, la idea de unir Valparaíso y Santiago siempre fue una necesidad apremiante. Fue el 14 de septiembre de 1863 cuando se in- auguró. Ese día, la locomotora “Contratista” entró en la estación intermedia de Llay-Llay, iniciando oficialmente el servicio entre las dos ciudades, con dos trenes diarios en cada sentido.
Esa fue la primera línea de ferrocarriles del estado electrificada. Los años de gloria del tren fueron varios, pero en los 70’ la competencia con la carretera terminó con el declive y, finalmente, con la desaparición del ferrocarril Santiago-Valparaíso.
Hasta ahora.
La primera vez que se habló del proyecto que hoy compite por la licitación de este recorrido fue el 4 de enero de 2018. El TVS –tren Valparaíso-Santiago– fue presentado oficialmente ante la dirección de concesiones del Ministerio de Obras Públicas (MOP) en febrero pasado y, además, fue declarado como de interés público.
Pero, ¿por qué cobra importancia hoy la idea de un tren rápido que una la región Metropolitana con los principales puertos del país? –Hace 30 años se están analizando alternativas de tren entre Santiago y la región de Valparaíso –explica Marisa Kausel, gerenta del proyecto del Tren Valparaíso-Santiago. –Por lo tanto, es una idea antigua. ¿Por qué ahora? Primero que nada, por la congestión que tenemos en las carreteras. En términos de pasajeros, las carreteras ya están congestionadas durante todo el día. No es lo mismo viajar hoy día en carretera que lo que uno viajaba hace dos o tres años atrás Con un tren todo eso se acaba. Adiós a la larga fila del primer peaje en la Ruta 68. Al taco entre el túnel Zapata hasta el próximo peaje. A la congestionada entrada cuando por fin, después de, varias horas, se llega a Viña del Mar.
UNA REALIDAD VERDE Y A ALTA VELOCIDAD –El tren de pasajeros se está proyectando como un tren eléctrico y, por lo tanto, de contaminación cero. Todo lo que podamos aportar como proyecto en la descontaminación y en bajar la huella de carbono de Chile es positivo –explica Kausel.
Eficiente y sustentable. Así es el proyecto que une a la chilena Sigdo Koppers y Latinoamérica Infraestructura con Acciona, la firma española que tiene varios proyectos de energías renovables, autopistas y obras en construcción en Chile, además de amplia experiencia en proyectos ferroviarios a nivel internacional.
Si bien hoy existe un trazado para ferrocarriles en la zona central, TVS propone la construcción de uno nuevo.
Un recorrido que contempla, hasta ahora, cuatro estaciones: Valparaíso, Viña del Mar, Casablanca y Maipú.
También incluye un ramal a San Antonio para el servicio de carga. Este proyecto considera una inversión de 2.400 millones de dólares, con trenes a 200 kilómetros por hora.
¿Cuántas personas podrían ser las beneficiadas con este proyecto? Alrededor de 7 millones.
–Te vas a poder despertar en la mañana, antes de tomar el tren, con la seguridad que vas a llegar al destino y en la hora que predices que vas a llegar. Una de las gracias que tiene el tren es contar con una vía exclusiva de circulación, entonces tu predicción de tiempo de llegada es prácticamente un 100 por ciento exacta –explica la gerenta del proyecto.
¿Y el precio de la tarifa? Se fijaría, explican, en un monto competitivo con los otros sistemas de transporte disponibles. Además, tendrá facilidades de pago, ya sea vía web o con ticket físico y habrá una preocupación por los pasajeros frecuentes.
–Hay mucha gente que en la mañana parte de uno de los extremos hacia al otro, principalmente por trabajo o por estudio. Tú ves en la mañana en la carretera una fila de buses avanzando hacia Santiago y hacia Valparaíso. A toda esa gente que viaja todos los días de la semana, que se le genera un desgaste importante, le vamos a ofrecer un buen servicio. Si tú calculas en el año cuánto tiempo te vas a ahorrar por dejar de viajar en carreteras es muchísimo.
Si este proyecto se concreta, marcaría el inicio de una nueva era en los ferrocarriles para Chile – dice Kausel.
Fuente: La Tercera, Domingo 29 de Diciembre de 2019

LA TERCERA – Subirse a las 07:43 de la mañana. Al entrar, sentarse y, al igual que el resto de las 889 personas, aprovechar la comodidad de un viaje a 220 kilómetros por hora. Conectarse a WiFi y trabajar tomando el desayuno comprado en la estación, levantando la vista para mirar el paisaje. O simplemente tomarse una siesta de 39 minutos, si el viaje termina en Viña, o de 45 minutos, si el destino final es Valparaíso.
Así sería la experiencia de viaje de un usuario que ocupe el primer tren rápido en Sudamérica y que, de aquí a 2025, pretende conectar 132 kilómetros en tiempo récord.
UN FERROCARRIL LEGENDARIO – Más que un deseo, la idea de unir Valparaíso y Santiago siempre fue una necesidad apremiante. Fue el 14 de septiembre de 1863 cuando se in- auguró. Ese día, la locomotora “Contratista” entró en la estación intermedia de Llay-Llay, iniciando oficialmente el servicio entre las dos ciudades, con dos trenes diarios en cada sentido.
Esa fue la primera línea de ferrocarriles del estado electrificada. Los años de gloria del tren fueron varios, pero en los 70’ la competencia con la carretera terminó con el declive y, finalmente, con la desaparición del ferrocarril Santiago-Valparaíso.
Hasta ahora.
La primera vez que se habló del proyecto que hoy compite por la licitación de este recorrido fue el 4 de enero de 2018. El TVS –tren Valparaíso-Santiago– fue presentado oficialmente ante la dirección de concesiones del Ministerio de Obras Públicas (MOP) en febrero pasado y, además, fue declarado como de interés público.
Pero, ¿por qué cobra importancia hoy la idea de un tren rápido que una la región Metropolitana con los principales puertos del país? –Hace 30 años se están analizando alternativas de tren entre Santiago y la región de Valparaíso –explica Marisa Kausel, gerenta del proyecto del Tren Valparaíso-Santiago. –Por lo tanto, es una idea antigua. ¿Por qué ahora? Primero que nada, por la congestión que tenemos en las carreteras. En términos de pasajeros, las carreteras ya están congestionadas durante todo el día. No es lo mismo viajar hoy día en carretera que lo que uno viajaba hace dos o tres años atrás Con un tren todo eso se acaba. Adiós a la larga fila del primer peaje en la Ruta 68. Al taco entre el túnel Zapata hasta el próximo peaje. A la congestionada entrada cuando por fin, después de, varias horas, se llega a Viña del Mar.
UNA REALIDAD VERDE Y A ALTA VELOCIDAD –El tren de pasajeros se está proyectando como un tren eléctrico y, por lo tanto, de contaminación cero. Todo lo que podamos aportar como proyecto en la descontaminación y en bajar la huella de carbono de Chile es positivo –explica Kausel.
Eficiente y sustentable. Así es el proyecto que une a la chilena Sigdo Koppers y Latinoamérica Infraestructura con Acciona, la firma española que tiene varios proyectos de energías renovables, autopistas y obras en construcción en Chile, además de amplia experiencia en proyectos ferroviarios a nivel internacional.
Si bien hoy existe un trazado para ferrocarriles en la zona central, TVS propone la construcción de uno nuevo.
Un recorrido que contempla, hasta ahora, cuatro estaciones: Valparaíso, Viña del Mar, Casablanca y Maipú.
También incluye un ramal a San Antonio para el servicio de carga. Este proyecto considera una inversión de 2.400 millones de dólares, con trenes a 200 kilómetros por hora.
¿Cuántas personas podrían ser las beneficiadas con este proyecto? Alrededor de 7 millones.
–Te vas a poder despertar en la mañana, antes de tomar el tren, con la seguridad que vas a llegar al destino y en la hora que predices que vas a llegar. Una de las gracias que tiene el tren es contar con una vía exclusiva de circulación, entonces tu predicción de tiempo de llegada es prácticamente un 100 por ciento exacta –explica la gerenta del proyecto.
¿Y el precio de la tarifa? Se fijaría, explican, en un monto competitivo con los otros sistemas de transporte disponibles. Además, tendrá facilidades de pago, ya sea vía web o con ticket físico y habrá una preocupación por los pasajeros frecuentes.
–Hay mucha gente que en la mañana parte de uno de los extremos hacia al otro, principalmente por trabajo o por estudio. Tú ves en la mañana en la carretera una fila de buses avanzando hacia Santiago y hacia Valparaíso. A toda esa gente que viaja todos los días de la semana, que se le genera un desgaste importante, le vamos a ofrecer un buen servicio. Si tú calculas en el año cuánto tiempo te vas a ahorrar por dejar de viajar en carreteras es muchísimo.
Si este proyecto se concreta, marcaría el inicio de una nueva era en los ferrocarriles para Chile – dice Kausel.
Fuente: La Tercera, Domingo 29 de Diciembre de 2019

TITULARES

X