Miércoles, Mayo 5, 2021

Juan Andrés Fontaine: “Vamos a seguir adelante con todos los buenos proyectos que están en la cartera”

EL DÍA – El secretario de Estado señaló además que espera que el ajuste fiscal anunciado por el ministro de Hacienda se concentre principalmente en obras corrientes y no en inversión para obras públicas “que creemos que son fuente de empleo, de crecimiento y desarrollo”, puntualizó.
El ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, se convierte en el primer secretario de Estado de la actual administración en visitar la Región de Coquimbo. En la oportunidad, realizó anuncios respecto al impulso que le dará el gobierno al proyecto de reparación del Faro Monumental y visitó las obras del embalse Valle Hermoso, en la comuna de Combarbalá.

Pero también aprovechó para conocer de las iniciativas que mantiene su cartera en la zona. En este sentido, aseguró que son proyectos “que trascienden a los gobiernos” y que, bajo esta lógica, continuarán dándoles impulso para que puedan llegar a ser concretadas.

En el ámbito hídrico, destacó que el programa del Presidente Sebastián Piñera considera la construcción de 20 embalses en el país y que 4 de ellos se proyectan para la Región de Coquimbo.

Usted estuvo en reunión con la intendenta ¿Se ha podido interiorizar respecto de las obras que están pendientes o que quedaron en camino del ministerio acá en la región?

“Sí, el MOP tiene un plan de obras que están en desarrollo, son las obras de futuro que miran no solamente a los próximos 4 años, sino que en las próximas 4 décadas. Nuestro cometido, y mi misión personal como ministro, es echar a andar con acelerador a fondo la construcción de las mismas. En la región tenemos la Ruta 43 ya pronta a ponerse en servicio, que esperamos poder inaugurar a mediados de año o un poco después, de manera de poder tener ahí una ruta de alto estándar, porque era una carretera sumamente peligrosa”.

Claro, denominada tristemente como la Ruta de la muerte…

“Si claro, pero que ahora va a tener un estándar de comodidad, seguridad muy mejorado a través de una concesión. Está también la gran obra que es el mejoramiento de la Ruta 5, en su paso por Coquimbo y La Serena. A propósito de la relicitación es que se va a buscar una manera de evitar que interrumpa la ciudad con todos los problemas de atochamiento. Es el único lugar en Chile donde todavía tiene semáforos, es un anacronismo. En consecuencia, vamos a superar eso, están ya muy avanzados todos los diseños y se va a poder proceder a licitar prontamente esa obra”.

¿Y en caminos interiores?

“También obviamente el foco nuestro es la dimensión social de las obras públicas en pavimentación, por ejemplo, ya está bastante avanzada y nuestro programa es sacar a licitación la última parte de la ruta Combarbalá-Punitaqui. Eso estaría en principio siendo licitado hacia fines de año”.

ESCASEZ HÍDRICA Y EMBALSES

El problema del agua es un tema importante en la región. ¿Cómo se van a seguir manteniendo medidas a largo plazo con más embalses o desaladoras? ¿Van a tener prioridad estos proyectos?

“Como ministerio tenemos el encargo del Presidente Piñera de elaborar una política de recursos hídricos que se haga cargo de esta característica especial que tiene Chile. (…) Esa política pasa por aspectos como una mucho mejor información respecto de las disponibilidades de agua en los cauces, en los acuíferos subterráneos, en los glaciares, por una revisión del Código de Aguas”.

¿Va a tener modificaciones?

“Hay un proyecto de reforma en el Senado proveniente del gobierno anterior que nosotros creemos que requiere de cirugía, específicamente para asegurar el 100% de certeza en los derechos de aprovechamiento de agua, sin perjuicio de la prioridad del consumo humano en el caso de escasez. Nuestro programa también contempla mejorar la operación del mercado de las aguas, con más transparencia, más competencia, más agilidad en los procesos, por ejemplo la modernización de la Dirección General de Aguas y el reforzamiento de la fiscalización del buen uso del recurso, para lo cual es fundamental la colaboración de las asociaciones, que son quienes conocen los ríos y saben cómo cuidarlo”.

¿Se proyectan nuevos embalses?

“Dentro de todo este plan están los embalses. Sabemos que por efectos del cambio climático se van a exacerbar los problemas de escasez de agua y también van a haber cada vez con más frecuencia lluvias torrenciales que hay que administrar. Para todo eso los embalses, tanto grandes, medianos y pequeños, son cruciales. Hay en el ministerio de Obras Públicas un programa elaborado que contempla 20 embalses en el país a lo largo de los próximos 10 años, 4 de los cuáles se concretarían en la Región de Coquimbo”.

“El que ya está en construcción y va más avanzado de todos ellos es Valle Hermoso, que es una gran obra. (…) Lleva 69% de avance, sigue de acuerdo a lo programado y estaría empezando a llenarse el 2019”.

-¿Usted dice 3 embalses más, aparte de Valle Hermoso?

“Sí, Valle Hermoso y tres más serían para la región de Coquimbo en los próximos 10 años”.

PROYECTOS QUE QUEDAN EN CARPETA

Su antecesor estuvo pocos días antes del cambio de mando en la zona. Planteó que la inversión del MOP en la región había sido histórica en los últimos años y convocó a las nuevas autoridades a mantener este ritmo. ¿Hay riesgo de que alguno de los proyectos que quedaron, que no están licitados o en proceso, puedan ser revisados o no ejecutarse?

“Bueno, la tarea de las obras públicas es algo que trasciende a los gobiernos. Estamos hablando de obras de Estado, que no tienen color político y, en consecuencia, nosotros vamos a seguir adelante con todos los buenos proyectos que están en la cartera. Yo no estoy en situación de comprometer cifras en este momento, es algo que estamos todavía examinando. Más que las cifras, a mí me importan las obras, más que los proyectos, me importa que se construyan y ese el desafío que nos hemos impuesto y al cual me ha convocado el presidente Piñera”.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, confirmó que se prepara un ajuste del gasto público para este año. ¿Esto afectaría a las obras públicas o se va a apuntar a otros ítems?

“Esa es una mala sorpresa que como gobierno nos encontramos, el deterioro adicional al que ya se había experimentado en las finanzas públicas y que conocíamos. Es algo que hay que encarar y que, como él lo ha anunciado, requiere una revisión del presupuesto. Nosotros esperamos que esa revisión se concentre principalmente en obras corrientes y no en gastos de inversión o en obras públicas, que creemos que son fuente de empleo, crecimiento y desarrollo. Al final estas obras públicas en las cuales estamos embarcados en su construcción son la cara visible del progreso y significan una mejoría directa de la calidad de vida de las personas”.

Porque hay proyectos de los que se habla en la zona como el tranvía, que se proyecta para La Serena y Coquimbo el 2024, pero no está licitado…

“Esa es una iniciativa privada que nos parece interesante. Nosotros queremos potenciar precisamente las iniciativas privadas, porque queremos trabajar a través de esta forma de asociación público-privada que son las concesiones y que permiten explotar el la creatividad y la capacidad financiera y de gestión del sector privado. Este tranvía es un ejemplo de ello, nos parece una obra muy interesante, que ya obtuvo la calificación de interés público, de manera que puede incorporarse efectivamente en la cartera de obras a licitar. Tenemos que definir exactamente cuando eso ocurriría y cuál sería exactamente su diseño”.

SITIO EL OLIVAR

Cuando se construía la doble vía La Serena-Vallenar se realizó un importante hallazgo arqueológico que contiene evidencia histórica de las culturas Ánima, Diaguita Y Molle. Eso fue el 2015 pero al 2018 no hay solución primero para saber qué sucederá con el sitio y cómo se dará continuidad a la carretera. ¿Se le dará prioridad?

“Conozco de la existencia de El Olivar y valoro enormemente lo que hay ahí. El conocimiento de nuestras raíces como región y como país es algo que valoro enormemente. Hay que respetar, preservar y además de alguna manera transformarlo en un atractivo turístico y cultural para la ciudad”.

“Cualquiera que sea la trayectoria de la ruta tiene que reconocer ese patrimonio que hemos encontrado allí. Ahora, el cuál sea la solución exacta es algo que todavía tenemos que definir en conversaciones con el Consejo de Monumentos Nacionales. Es algo que hay que hacer a la prontitud tanto en la definición como en la implementación, para que no retrase el avance de la Ruta 5, que es crucial para la región y el país”.

Claro, porque al parecer la tarea le quedó a usted, porque lo consultamos a Alberto Undurraga y dijo que le pareció poco prudente hacer un acuerdo con la concesionaria en pleno cambio de gobierno y que sería algo que definiría la actual administración…

“No sabía que él lo había puesto en esos términos. Es habitual que los problemas pasen de un gobierno a otro. De la gestión del ministro Undurraga nosotros heredamos una cantidad muy importante de proyectos que avanzar, lo cual celebro, pero heredamos también una cuota no despreciable de problemas por resolver y a eso nos vamos a abocar”.

“En general una autocrítica que yo hago a la forma que hemos operado como Estado en obras públicas es que no nos anticipamos a los problemas, no miramos el futuro con la suficiente distancia, echamos a andar los proyectos y después nos empezamos a topar con distintos problemas que no se habían previsto que retrasan la construcción y finalmente la entrada en servicio de obras que son calidad de vida para las personas”.

¿Cómo piensa resolver esto, porque nos hemos encontrado con proyectos que se dan plazos de construcción que finalmente no se cumplen, precisamente por lo que usted menciona?

“Creo que tenemos que hacer un esfuerzo de planificación de largo plazo y a partir de eso identificar los inconvenientes que pueden tener los proyectos ya sea en su construcción o futura operación, ir abordando las soluciones. Junto con eso hay que acelerar ciertos procesos, por ejemplo, el Consejo de Monumentos Nacionales cuando hay vestigios arqueológicos es demasiado lento, tanto en las autorizaciones como el mismo trabajo que hacen los arqueólogos. En el caso de la Evaluación de Impacto Ambiental ocurre lo mismo, también es demasiado lento”.

Claro, porque hay proyectos que pueden tardar 4 años solo en los procesos de diseño y licitación…

“En el país, en Santiago y regiones, hay varios proyectos que llevan más de 4 años desde que fueron adjudicados, que hay una empresa que está lista para partir y no lo pueden hacer con todos los costos financieros y los riesgos que eso involucra, porque está atascada la autorización en alguna de estas instancias. Eso obviamente difiere en los beneficios para el país. Nosotros hemos calculado, si sumamos el conjunto de la cartera, de proyectos que están ya sea empezando a construirse o que están todavía en el proceso, estamos hablando de más de 6 mil millones de dólares, que le significan al país del orden de 500 millones de dólares menos por año por efecto de este retraso. Entonces, es algo que nosotros consideramos que tiene primera prioridad”.

¿Va a tener prioridad acelerar las obras entonces?

“Agilizar, poner el acelerador a fondo, a más de 120 kilómetros por hora, es nuestra decisión”.

¿Nos quedamos tranquilos entonces ministro, los proyectos que nosotros pensábamos que se iban a hacer no se van a quedar en el camino?

“Vamos aponer toda nuestra energía en apurar esos procesos y en llevar adelante esto proyectos que, como digo, son bienestar para la región y para Chile”.

TÚNEL DE AGUA NEGRA

Existe un proyecto binacional que compromete a la región con San Juan, Argentina, que es el túnel de Agua Negra, que ya fue conocido por el Presidente en su primer mandato. Se vienen pasos trascendentales para su licitación. ¿Cuál será la postura frente a esta iniciativa?

“Vamos a seguir en esa línea, es un proyecto de enorme envergadura, 1.500 millones de dólares de inversión, solamente en las obras del túnel, sin considerar las obras de acceso, además es binacional, lo que crea una cantidad de complejidades financiera, de distribución de riesgo, diplomáticas, etc”.

“Estamos avanzando en ese proyecto, es necesario comenzar a pensar también en el diseño de la ruta que lo conectaría con el puerto, que tiene que construirse de la capacidad necesaria, para el volumen de tráfico que pueda tener. Hay ya un estudio que está encargado para efectos de dimensionar ese tráfico y poder tomar las definiciones, hay temas importantes turísticos, como la presencia del valle de Elqui, pero creemos que, en todo caso, es un proyecto de gran interés para el país y para la región en este objetivo de fortalecer y potenciar los vínculos comerciales con la provincia de San Juan. Es el tipo de proyectos a los cuales yo me refiero cuando hablo de que en obras públicas es el lugar donde se piensa el Chile del futuro, con vista no solamente a los 4 años del gobierno, sino que en las próximas 4 décadas”

Ha habido una cierta polémica en la región de si efectivamente el puerto de Coquimbo va a poder absorber toda esta demanda y si es necesario o no construir puertos en la zona de La Higuera…

“Eso es algo que hay que resolver, este túnel hace sentido como corredor, para conectarse con Argentina e incluso con Brasil y obviamente esa ruta debe cumplir con facilidades portuarias, con la capacidad suficiente. Si es el puerto de Coquimbo, si son los otros puertos, es algo que todavía hay que definir”.

¿Se va a analizar?

“Eso se va a analizar, es materia del ministerio de Transporte y en la cual participa Obras Públicas, que está a cargo de la conectividad de los puertos, y una de las instrucciones que tengo del Presidente Piñera es echar a andar el Comité Interministerial de Infraestructura en que se van a ver todos estos temas”.

Ver artículo

Fuente: El Día, Lunes 26 de marzo de 2018

EL DÍA – El secretario de Estado señaló además que espera que el ajuste fiscal anunciado por el ministro de Hacienda se concentre principalmente en obras corrientes y no en inversión para obras públicas “que creemos que son fuente de empleo, de crecimiento y desarrollo”, puntualizó.
El ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, se convierte en el primer secretario de Estado de la actual administración en visitar la Región de Coquimbo. En la oportunidad, realizó anuncios respecto al impulso que le dará el gobierno al proyecto de reparación del Faro Monumental y visitó las obras del embalse Valle Hermoso, en la comuna de Combarbalá.

Pero también aprovechó para conocer de las iniciativas que mantiene su cartera en la zona. En este sentido, aseguró que son proyectos “que trascienden a los gobiernos” y que, bajo esta lógica, continuarán dándoles impulso para que puedan llegar a ser concretadas.

En el ámbito hídrico, destacó que el programa del Presidente Sebastián Piñera considera la construcción de 20 embalses en el país y que 4 de ellos se proyectan para la Región de Coquimbo.

Usted estuvo en reunión con la intendenta ¿Se ha podido interiorizar respecto de las obras que están pendientes o que quedaron en camino del ministerio acá en la región?

“Sí, el MOP tiene un plan de obras que están en desarrollo, son las obras de futuro que miran no solamente a los próximos 4 años, sino que en las próximas 4 décadas. Nuestro cometido, y mi misión personal como ministro, es echar a andar con acelerador a fondo la construcción de las mismas. En la región tenemos la Ruta 43 ya pronta a ponerse en servicio, que esperamos poder inaugurar a mediados de año o un poco después, de manera de poder tener ahí una ruta de alto estándar, porque era una carretera sumamente peligrosa”.

Claro, denominada tristemente como la Ruta de la muerte…

“Si claro, pero que ahora va a tener un estándar de comodidad, seguridad muy mejorado a través de una concesión. Está también la gran obra que es el mejoramiento de la Ruta 5, en su paso por Coquimbo y La Serena. A propósito de la relicitación es que se va a buscar una manera de evitar que interrumpa la ciudad con todos los problemas de atochamiento. Es el único lugar en Chile donde todavía tiene semáforos, es un anacronismo. En consecuencia, vamos a superar eso, están ya muy avanzados todos los diseños y se va a poder proceder a licitar prontamente esa obra”.

¿Y en caminos interiores?

“También obviamente el foco nuestro es la dimensión social de las obras públicas en pavimentación, por ejemplo, ya está bastante avanzada y nuestro programa es sacar a licitación la última parte de la ruta Combarbalá-Punitaqui. Eso estaría en principio siendo licitado hacia fines de año”.

ESCASEZ HÍDRICA Y EMBALSES

El problema del agua es un tema importante en la región. ¿Cómo se van a seguir manteniendo medidas a largo plazo con más embalses o desaladoras? ¿Van a tener prioridad estos proyectos?

“Como ministerio tenemos el encargo del Presidente Piñera de elaborar una política de recursos hídricos que se haga cargo de esta característica especial que tiene Chile. (…) Esa política pasa por aspectos como una mucho mejor información respecto de las disponibilidades de agua en los cauces, en los acuíferos subterráneos, en los glaciares, por una revisión del Código de Aguas”.

¿Va a tener modificaciones?

“Hay un proyecto de reforma en el Senado proveniente del gobierno anterior que nosotros creemos que requiere de cirugía, específicamente para asegurar el 100% de certeza en los derechos de aprovechamiento de agua, sin perjuicio de la prioridad del consumo humano en el caso de escasez. Nuestro programa también contempla mejorar la operación del mercado de las aguas, con más transparencia, más competencia, más agilidad en los procesos, por ejemplo la modernización de la Dirección General de Aguas y el reforzamiento de la fiscalización del buen uso del recurso, para lo cual es fundamental la colaboración de las asociaciones, que son quienes conocen los ríos y saben cómo cuidarlo”.

¿Se proyectan nuevos embalses?

“Dentro de todo este plan están los embalses. Sabemos que por efectos del cambio climático se van a exacerbar los problemas de escasez de agua y también van a haber cada vez con más frecuencia lluvias torrenciales que hay que administrar. Para todo eso los embalses, tanto grandes, medianos y pequeños, son cruciales. Hay en el ministerio de Obras Públicas un programa elaborado que contempla 20 embalses en el país a lo largo de los próximos 10 años, 4 de los cuáles se concretarían en la Región de Coquimbo”.

“El que ya está en construcción y va más avanzado de todos ellos es Valle Hermoso, que es una gran obra. (…) Lleva 69% de avance, sigue de acuerdo a lo programado y estaría empezando a llenarse el 2019”.

-¿Usted dice 3 embalses más, aparte de Valle Hermoso?

“Sí, Valle Hermoso y tres más serían para la región de Coquimbo en los próximos 10 años”.

PROYECTOS QUE QUEDAN EN CARPETA

Su antecesor estuvo pocos días antes del cambio de mando en la zona. Planteó que la inversión del MOP en la región había sido histórica en los últimos años y convocó a las nuevas autoridades a mantener este ritmo. ¿Hay riesgo de que alguno de los proyectos que quedaron, que no están licitados o en proceso, puedan ser revisados o no ejecutarse?

“Bueno, la tarea de las obras públicas es algo que trasciende a los gobiernos. Estamos hablando de obras de Estado, que no tienen color político y, en consecuencia, nosotros vamos a seguir adelante con todos los buenos proyectos que están en la cartera. Yo no estoy en situación de comprometer cifras en este momento, es algo que estamos todavía examinando. Más que las cifras, a mí me importan las obras, más que los proyectos, me importa que se construyan y ese el desafío que nos hemos impuesto y al cual me ha convocado el presidente Piñera”.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, confirmó que se prepara un ajuste del gasto público para este año. ¿Esto afectaría a las obras públicas o se va a apuntar a otros ítems?

“Esa es una mala sorpresa que como gobierno nos encontramos, el deterioro adicional al que ya se había experimentado en las finanzas públicas y que conocíamos. Es algo que hay que encarar y que, como él lo ha anunciado, requiere una revisión del presupuesto. Nosotros esperamos que esa revisión se concentre principalmente en obras corrientes y no en gastos de inversión o en obras públicas, que creemos que son fuente de empleo, crecimiento y desarrollo. Al final estas obras públicas en las cuales estamos embarcados en su construcción son la cara visible del progreso y significan una mejoría directa de la calidad de vida de las personas”.

Porque hay proyectos de los que se habla en la zona como el tranvía, que se proyecta para La Serena y Coquimbo el 2024, pero no está licitado…

“Esa es una iniciativa privada que nos parece interesante. Nosotros queremos potenciar precisamente las iniciativas privadas, porque queremos trabajar a través de esta forma de asociación público-privada que son las concesiones y que permiten explotar el la creatividad y la capacidad financiera y de gestión del sector privado. Este tranvía es un ejemplo de ello, nos parece una obra muy interesante, que ya obtuvo la calificación de interés público, de manera que puede incorporarse efectivamente en la cartera de obras a licitar. Tenemos que definir exactamente cuando eso ocurriría y cuál sería exactamente su diseño”.

SITIO EL OLIVAR

Cuando se construía la doble vía La Serena-Vallenar se realizó un importante hallazgo arqueológico que contiene evidencia histórica de las culturas Ánima, Diaguita Y Molle. Eso fue el 2015 pero al 2018 no hay solución primero para saber qué sucederá con el sitio y cómo se dará continuidad a la carretera. ¿Se le dará prioridad?

“Conozco de la existencia de El Olivar y valoro enormemente lo que hay ahí. El conocimiento de nuestras raíces como región y como país es algo que valoro enormemente. Hay que respetar, preservar y además de alguna manera transformarlo en un atractivo turístico y cultural para la ciudad”.

“Cualquiera que sea la trayectoria de la ruta tiene que reconocer ese patrimonio que hemos encontrado allí. Ahora, el cuál sea la solución exacta es algo que todavía tenemos que definir en conversaciones con el Consejo de Monumentos Nacionales. Es algo que hay que hacer a la prontitud tanto en la definición como en la implementación, para que no retrase el avance de la Ruta 5, que es crucial para la región y el país”.

Claro, porque al parecer la tarea le quedó a usted, porque lo consultamos a Alberto Undurraga y dijo que le pareció poco prudente hacer un acuerdo con la concesionaria en pleno cambio de gobierno y que sería algo que definiría la actual administración…

“No sabía que él lo había puesto en esos términos. Es habitual que los problemas pasen de un gobierno a otro. De la gestión del ministro Undurraga nosotros heredamos una cantidad muy importante de proyectos que avanzar, lo cual celebro, pero heredamos también una cuota no despreciable de problemas por resolver y a eso nos vamos a abocar”.

“En general una autocrítica que yo hago a la forma que hemos operado como Estado en obras públicas es que no nos anticipamos a los problemas, no miramos el futuro con la suficiente distancia, echamos a andar los proyectos y después nos empezamos a topar con distintos problemas que no se habían previsto que retrasan la construcción y finalmente la entrada en servicio de obras que son calidad de vida para las personas”.

¿Cómo piensa resolver esto, porque nos hemos encontrado con proyectos que se dan plazos de construcción que finalmente no se cumplen, precisamente por lo que usted menciona?

“Creo que tenemos que hacer un esfuerzo de planificación de largo plazo y a partir de eso identificar los inconvenientes que pueden tener los proyectos ya sea en su construcción o futura operación, ir abordando las soluciones. Junto con eso hay que acelerar ciertos procesos, por ejemplo, el Consejo de Monumentos Nacionales cuando hay vestigios arqueológicos es demasiado lento, tanto en las autorizaciones como el mismo trabajo que hacen los arqueólogos. En el caso de la Evaluación de Impacto Ambiental ocurre lo mismo, también es demasiado lento”.

Claro, porque hay proyectos que pueden tardar 4 años solo en los procesos de diseño y licitación…

“En el país, en Santiago y regiones, hay varios proyectos que llevan más de 4 años desde que fueron adjudicados, que hay una empresa que está lista para partir y no lo pueden hacer con todos los costos financieros y los riesgos que eso involucra, porque está atascada la autorización en alguna de estas instancias. Eso obviamente difiere en los beneficios para el país. Nosotros hemos calculado, si sumamos el conjunto de la cartera, de proyectos que están ya sea empezando a construirse o que están todavía en el proceso, estamos hablando de más de 6 mil millones de dólares, que le significan al país del orden de 500 millones de dólares menos por año por efecto de este retraso. Entonces, es algo que nosotros consideramos que tiene primera prioridad”.

¿Va a tener prioridad acelerar las obras entonces?

“Agilizar, poner el acelerador a fondo, a más de 120 kilómetros por hora, es nuestra decisión”.

¿Nos quedamos tranquilos entonces ministro, los proyectos que nosotros pensábamos que se iban a hacer no se van a quedar en el camino?

“Vamos aponer toda nuestra energía en apurar esos procesos y en llevar adelante esto proyectos que, como digo, son bienestar para la región y para Chile”.

TÚNEL DE AGUA NEGRA

Existe un proyecto binacional que compromete a la región con San Juan, Argentina, que es el túnel de Agua Negra, que ya fue conocido por el Presidente en su primer mandato. Se vienen pasos trascendentales para su licitación. ¿Cuál será la postura frente a esta iniciativa?

“Vamos a seguir en esa línea, es un proyecto de enorme envergadura, 1.500 millones de dólares de inversión, solamente en las obras del túnel, sin considerar las obras de acceso, además es binacional, lo que crea una cantidad de complejidades financiera, de distribución de riesgo, diplomáticas, etc”.

“Estamos avanzando en ese proyecto, es necesario comenzar a pensar también en el diseño de la ruta que lo conectaría con el puerto, que tiene que construirse de la capacidad necesaria, para el volumen de tráfico que pueda tener. Hay ya un estudio que está encargado para efectos de dimensionar ese tráfico y poder tomar las definiciones, hay temas importantes turísticos, como la presencia del valle de Elqui, pero creemos que, en todo caso, es un proyecto de gran interés para el país y para la región en este objetivo de fortalecer y potenciar los vínculos comerciales con la provincia de San Juan. Es el tipo de proyectos a los cuales yo me refiero cuando hablo de que en obras públicas es el lugar donde se piensa el Chile del futuro, con vista no solamente a los 4 años del gobierno, sino que en las próximas 4 décadas”

Ha habido una cierta polémica en la región de si efectivamente el puerto de Coquimbo va a poder absorber toda esta demanda y si es necesario o no construir puertos en la zona de La Higuera…

“Eso es algo que hay que resolver, este túnel hace sentido como corredor, para conectarse con Argentina e incluso con Brasil y obviamente esa ruta debe cumplir con facilidades portuarias, con la capacidad suficiente. Si es el puerto de Coquimbo, si son los otros puertos, es algo que todavía hay que definir”.

¿Se va a analizar?

“Eso se va a analizar, es materia del ministerio de Transporte y en la cual participa Obras Públicas, que está a cargo de la conectividad de los puertos, y una de las instrucciones que tengo del Presidente Piñera es echar a andar el Comité Interministerial de Infraestructura en que se van a ver todos estos temas”.

Ver artículo

Fuente: El Día, Lunes 26 de marzo de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X