Lunes, Mayo 17, 2021

Interpretación patagónica: Las nuevas terminales de La Junta y Puerto Cisnes en Chile

PLATAFORMA ARQUITECTURA – Se dieron a conocer los proyectos ganadores del Concurso público para el diseño de las estaciones de buses (terminales Rodoviarios) de las localidades de La Junta y Puerto Cisnes, en la Región de Aysén, Chile. La convocatoria, desarrollada por la División de Transporte Público Regional del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones en conjunto con diversas municipalidades de Chile -en este caso particular con la Ilustre Municipalidad de Cisnes-, buscaba promover el ordenamiento de las actividades asociadas a la operación de buses rurales e interurbanos en las localidades mencionadas.

La propuesta seleccionada fue la presentada por el equipo liderado por Cristóbal Tirado y Sebastián Hernández quienes, en ambos proyectos, han buscado desarrollar una arquitectura territorial donde la expresión y el carácter de las infraestructuras estén directamente ligadas al contexto climático, geográfico y programático del lugar. “Se trata de construir un Edificio Público Urbano, más allá de una pieza de infraestructura, se entiende el mismo como un edificio cívico, que acoge con dignidad una actividad pública principal.” A continuación, conoce los detalles de los proyectos en palabras de sus autores:

Terminal Rodoviario La Junta

En el caso de La Junta, la propuesta responde a las vistas de los cerros nevados a través de una cubierta que se despliega generando dos grandes lucarnas que permiten la contemplación de la geografía cercana y la percepción del cambiante clima de la Patagonia. A la definición normativa de portales o veredas cubiertas, se define una altura suficiente para permitir el paso de buses, sobre 4,2 m, constituyendo así una primera cubierta perforada por el patio de maniobras como un patio abierto, y por otra parte, un patio cubierto por una segunda cubierta que define el interior del terminal propiamente tal.

La cubierta de esta zona, se propone como una superficie cóncava con dos lucarnas a lo largo de todo el edificio, que permiten inundar los recintos con luz natural al mismo tiempo que permiten las vistas hacia los cerros cercanos. La lucarnas hacia la plaza se ha proyectado más alta de manera de actuar también como una linterna urbana, sobre ella se propone un reloj, siempre asociado a los terminales de transporte y a los edificios cívicos. Se propone una arquitectura funcional y de líneas limpias, donde el pórtico normativo que lo rodea permite dar al conjunto un aspecto ligero y a la vez cívico, que conforma el espacio urbano.

Terminal Rodoviario Puerto Cisnes

En el caso de Puerto Cisnes, la propuesta tiene en consideración el particular emplazamiento disponible en lo alto de una terraza, relativamente plana, alargada en el sentido norte sur, y con vistas hacia el Parque Río San Luis, la Bahía del Canal Puyuhuapi y la ciudad; y hacia el oeste, la presencia imponente del Cerro Gilberto en dirección opuesta. Por tanto, se propone formalizar esta terraza, con mínimos movimientos de tierra, reforzando el carácter de mirador del sitio. El proyecto se conforma por tres cubiertas diferenciadas, dos cubiertas dislocadas con pendientes opuestas y unidas por una gran canal central que conforma el eje longitudinal dominante del conjunto. A lo largo de este eje, se distribuye el programa solicitado y de despliegan los recorridos de los distintos usuarios y sus variados modos de transporte, los que se ordenan en trayectorias claramente diferenciadas a lo largo del eje central definido por la cubierta.

El programa cerrado se ha dispuesto en un volumen compacto bajo las cubiertas, organizado en dos crujías y una circulación central. La conformación de la cubierta permite integrar una lucarna central, para el ingreso de luz a ambos costados de la canal central. Complementariamente, en los extremos de la lucarna central se extienden hacia arriba dos lucarnas verticales que conforman dos linternas a escala urbana, las que aprovechando la ubicación en altura del terminal son visibles a la distancia, dando presencia al edificio, convirtiéndolo en un referente urbano sin comprometer la ajustada superficie del proyecto.

En ambos casos, siendo la espera y el encuentro los principales actos que albergará el entorno inmediato de estas infraestructuras y en consideración de otros servicios de transporte -particular o privado-, se propone una arquitectura que, mediante espacios intermedios previstos por la norma, permiten responder al entorno y a las actividades asociadas al terminal, conformando un espacio urbano en concordancia con la totalidad de la propuesta. La elección de materiales se ha orientado al logro de una construcción perdurable y adaptada a las distintas condiciones ambientales del lugar y al uso intenso de un terminal, de manera que requieran un mínimo de mantención y fácil reposición. Se proponen materiales naturales como madera y piedra como identidad principal del edificio. La madera en particular se propone como estructuras portantes en madera laminada encolada de pino radiata, como elementos protagónicos en el interior. La estructura de cubierta se considera en parte metálica y oculta dentro del paquete de cubierta, favoreciendo la prefabricación, rapidez de ejecución, y disminución de costos. Para los revestimientos interiores se consideran maderas de la región como lenga u otro similar.

Estos proyectos consideran, al igual que todo edificio de uso público de nueva construcción, criterios de eficiencia energética que favorezcan soluciones sustentables, y con los menores costos de operación. Se proponen materiales de buena vejez, minimizando costos de mantención, y de buena resistencia al uso intensivo de todo edificio público. Se responde a criterios de accesibilidad universal, poniendo énfasis en las personas en situación de discapacidad, facilitando el uso y circulación en toda la infraestructura, sea en calidad de usuario u operario del recinto al establecer un solo nivel principal, tanto interior como exterior con mínimas variaciones atendidas las necesidades de demarcación vehicular y estanqueidad de los recintos interiores, facilitando los desplazamientos de todo tipo de usuarios, sin distinción, permitiendo un acceso igualitario.

  • Mandante: Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones / I. Municipalidad de Cisnes
  • Arquitectos: Cristóbal Tirado + Sebastián Hernández
  • Colaboradores: José Acosta, Santiago Aguirre
  • Ubicación: Calle Pozo Almonte, Puerto Cisnes / Calle 5 de Abril, La Junta
  • Área Terreno: 5.800m2, Puerto Cisnes / 2.754m2, La Junta
  • Superficie Edificación: 866m2, Puerto Cisnes / 759m2, La Junta
  • Concurso: noviembre / diciembre 2020
  • Proyecto: 2021 / en curso

Ver artículo

Fuente: Plataforma Arquitectura, Jueves 28 de Enero de 2021

PLATAFORMA ARQUITECTURA – Se dieron a conocer los proyectos ganadores del Concurso público para el diseño de las estaciones de buses (terminales Rodoviarios) de las localidades de La Junta y Puerto Cisnes, en la Región de Aysén, Chile. La convocatoria, desarrollada por la División de Transporte Público Regional del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones en conjunto con diversas municipalidades de Chile -en este caso particular con la Ilustre Municipalidad de Cisnes-, buscaba promover el ordenamiento de las actividades asociadas a la operación de buses rurales e interurbanos en las localidades mencionadas.

La propuesta seleccionada fue la presentada por el equipo liderado por Cristóbal Tirado y Sebastián Hernández quienes, en ambos proyectos, han buscado desarrollar una arquitectura territorial donde la expresión y el carácter de las infraestructuras estén directamente ligadas al contexto climático, geográfico y programático del lugar. “Se trata de construir un Edificio Público Urbano, más allá de una pieza de infraestructura, se entiende el mismo como un edificio cívico, que acoge con dignidad una actividad pública principal.” A continuación, conoce los detalles de los proyectos en palabras de sus autores:

Terminal Rodoviario La Junta

En el caso de La Junta, la propuesta responde a las vistas de los cerros nevados a través de una cubierta que se despliega generando dos grandes lucarnas que permiten la contemplación de la geografía cercana y la percepción del cambiante clima de la Patagonia. A la definición normativa de portales o veredas cubiertas, se define una altura suficiente para permitir el paso de buses, sobre 4,2 m, constituyendo así una primera cubierta perforada por el patio de maniobras como un patio abierto, y por otra parte, un patio cubierto por una segunda cubierta que define el interior del terminal propiamente tal.

La cubierta de esta zona, se propone como una superficie cóncava con dos lucarnas a lo largo de todo el edificio, que permiten inundar los recintos con luz natural al mismo tiempo que permiten las vistas hacia los cerros cercanos. La lucarnas hacia la plaza se ha proyectado más alta de manera de actuar también como una linterna urbana, sobre ella se propone un reloj, siempre asociado a los terminales de transporte y a los edificios cívicos. Se propone una arquitectura funcional y de líneas limpias, donde el pórtico normativo que lo rodea permite dar al conjunto un aspecto ligero y a la vez cívico, que conforma el espacio urbano.

Terminal Rodoviario Puerto Cisnes

En el caso de Puerto Cisnes, la propuesta tiene en consideración el particular emplazamiento disponible en lo alto de una terraza, relativamente plana, alargada en el sentido norte sur, y con vistas hacia el Parque Río San Luis, la Bahía del Canal Puyuhuapi y la ciudad; y hacia el oeste, la presencia imponente del Cerro Gilberto en dirección opuesta. Por tanto, se propone formalizar esta terraza, con mínimos movimientos de tierra, reforzando el carácter de mirador del sitio. El proyecto se conforma por tres cubiertas diferenciadas, dos cubiertas dislocadas con pendientes opuestas y unidas por una gran canal central que conforma el eje longitudinal dominante del conjunto. A lo largo de este eje, se distribuye el programa solicitado y de despliegan los recorridos de los distintos usuarios y sus variados modos de transporte, los que se ordenan en trayectorias claramente diferenciadas a lo largo del eje central definido por la cubierta.

El programa cerrado se ha dispuesto en un volumen compacto bajo las cubiertas, organizado en dos crujías y una circulación central. La conformación de la cubierta permite integrar una lucarna central, para el ingreso de luz a ambos costados de la canal central. Complementariamente, en los extremos de la lucarna central se extienden hacia arriba dos lucarnas verticales que conforman dos linternas a escala urbana, las que aprovechando la ubicación en altura del terminal son visibles a la distancia, dando presencia al edificio, convirtiéndolo en un referente urbano sin comprometer la ajustada superficie del proyecto.

En ambos casos, siendo la espera y el encuentro los principales actos que albergará el entorno inmediato de estas infraestructuras y en consideración de otros servicios de transporte -particular o privado-, se propone una arquitectura que, mediante espacios intermedios previstos por la norma, permiten responder al entorno y a las actividades asociadas al terminal, conformando un espacio urbano en concordancia con la totalidad de la propuesta. La elección de materiales se ha orientado al logro de una construcción perdurable y adaptada a las distintas condiciones ambientales del lugar y al uso intenso de un terminal, de manera que requieran un mínimo de mantención y fácil reposición. Se proponen materiales naturales como madera y piedra como identidad principal del edificio. La madera en particular se propone como estructuras portantes en madera laminada encolada de pino radiata, como elementos protagónicos en el interior. La estructura de cubierta se considera en parte metálica y oculta dentro del paquete de cubierta, favoreciendo la prefabricación, rapidez de ejecución, y disminución de costos. Para los revestimientos interiores se consideran maderas de la región como lenga u otro similar.

Estos proyectos consideran, al igual que todo edificio de uso público de nueva construcción, criterios de eficiencia energética que favorezcan soluciones sustentables, y con los menores costos de operación. Se proponen materiales de buena vejez, minimizando costos de mantención, y de buena resistencia al uso intensivo de todo edificio público. Se responde a criterios de accesibilidad universal, poniendo énfasis en las personas en situación de discapacidad, facilitando el uso y circulación en toda la infraestructura, sea en calidad de usuario u operario del recinto al establecer un solo nivel principal, tanto interior como exterior con mínimas variaciones atendidas las necesidades de demarcación vehicular y estanqueidad de los recintos interiores, facilitando los desplazamientos de todo tipo de usuarios, sin distinción, permitiendo un acceso igualitario.

  • Mandante: Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones / I. Municipalidad de Cisnes
  • Arquitectos: Cristóbal Tirado + Sebastián Hernández
  • Colaboradores: José Acosta, Santiago Aguirre
  • Ubicación: Calle Pozo Almonte, Puerto Cisnes / Calle 5 de Abril, La Junta
  • Área Terreno: 5.800m2, Puerto Cisnes / 2.754m2, La Junta
  • Superficie Edificación: 866m2, Puerto Cisnes / 759m2, La Junta
  • Concurso: noviembre / diciembre 2020
  • Proyecto: 2021 / en curso

Ver artículo

Fuente: Plataforma Arquitectura, Jueves 28 de Enero de 2021

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X