Miércoles, Febrero 8, 2023

Infraestructura ferroviaria en el Biobío, por Carlos Cruz

EL SUR – Tal como constatamos en el reciente diálogo regional sobre “Infraestructura y Logística” organizado por la Universidad de Concepción, con el apoyo del CPI, la Región del Biobío, es una de las que posee mayor potencial de crecimiento económico en el país.

Eso se percibe en las principales ciudades, en la dotación de servicios básicos, en la enorme movilidad de sus habitantes. Tiene, como todas, problemas serios en el uso del territorio, sobreexplotación de algunas riquezas y falta de inversión para potenciar otras, a lo que se suma una infraestructura logística que obedece más a una suerte de arquitectura espontánea que a una planificación ordenada.

Además, existe un sector público en “tránsito” de un modelo de gestión sectorializado y centralizado a otro en el que las responsabilidades estén localizadas en la región en forma integral.

Es una región que crece, aunque a menor ritmo del que se merece y al que sus habitantes aspiran. Un impulso en este sentido debiera ser la próxima apertura de la planta MAPA de Celulosa Arauco, la que permitirá aumentar la producción a 2,6 millones de toneladas de celulosa al año, otorgará mil empleos permanentes y aumentará la demanda de servicios de carga.

Sin embargo, existe la impresión de que este tipo de proyectos -más que un estímulo a la actividad económica- puede constituir un tremendo problema de saturación de las redes actualmente disponibles: carreteras colapsadas, redes ferroviarias insuficientes y puertos sin la carga suficiente. Se espera que buena parte de las cargas sean movilizadas por trenes, pero los especialistas sostienen que hoy, la capacidad de ese medio es insuficiente. Por eso, se requiere de inversiones en infraestructura, para lo cual habría financiamiento del sector privado. Sin embargo, algo sucede que ese proceso no funciona en forma automática.

La empresa ferroviaria local se muestra entusiasmada con las posibilidades de que esto le permita aumentar, en definitiva, el rol del modo en el transporte de carga. Los porteadores están expectantes y los generadores de carga, temerosos de que el colapso vial que se pueda producir les sea recriminada.

Para que este proyecto MAPA pueda desplegarse plenamente y contribuir efectivamente al crecimiento de la región en el corto plazo, se requiere resolver el problema del transporte de carga, sin que ello incremente la saturación vial que afecta a la región. Eso pasa, fundamentalmente, por generar las condiciones para que grandes volúmenes sean trasladados por ferrocarril. Si todos los actores están de acuerdo en la necesidad de abordar este tema, si existen los recursos disponibles, la pregunta es: ¿por qué no se ha encontrado una solución tranquilizadora? Con el fin de evitar los cuestionamientos a los que los puede exponer la comunidad, sería conveniente que las partes busquen una solución para llevar adelante un proyecto clave que solo traerá inmensos beneficios.

Ver artículo

Fuente: El Sur, Viernes 14 de Octubre de 2022

EL SUR – Tal como constatamos en el reciente diálogo regional sobre “Infraestructura y Logística” organizado por la Universidad de Concepción, con el apoyo del CPI, la Región del Biobío, es una de las que posee mayor potencial de crecimiento económico en el país.

Eso se percibe en las principales ciudades, en la dotación de servicios básicos, en la enorme movilidad de sus habitantes. Tiene, como todas, problemas serios en el uso del territorio, sobreexplotación de algunas riquezas y falta de inversión para potenciar otras, a lo que se suma una infraestructura logística que obedece más a una suerte de arquitectura espontánea que a una planificación ordenada.

Además, existe un sector público en “tránsito” de un modelo de gestión sectorializado y centralizado a otro en el que las responsabilidades estén localizadas en la región en forma integral.

Es una región que crece, aunque a menor ritmo del que se merece y al que sus habitantes aspiran. Un impulso en este sentido debiera ser la próxima apertura de la planta MAPA de Celulosa Arauco, la que permitirá aumentar la producción a 2,6 millones de toneladas de celulosa al año, otorgará mil empleos permanentes y aumentará la demanda de servicios de carga.

Sin embargo, existe la impresión de que este tipo de proyectos -más que un estímulo a la actividad económica- puede constituir un tremendo problema de saturación de las redes actualmente disponibles: carreteras colapsadas, redes ferroviarias insuficientes y puertos sin la carga suficiente. Se espera que buena parte de las cargas sean movilizadas por trenes, pero los especialistas sostienen que hoy, la capacidad de ese medio es insuficiente. Por eso, se requiere de inversiones en infraestructura, para lo cual habría financiamiento del sector privado. Sin embargo, algo sucede que ese proceso no funciona en forma automática.

La empresa ferroviaria local se muestra entusiasmada con las posibilidades de que esto le permita aumentar, en definitiva, el rol del modo en el transporte de carga. Los porteadores están expectantes y los generadores de carga, temerosos de que el colapso vial que se pueda producir les sea recriminada.

Para que este proyecto MAPA pueda desplegarse plenamente y contribuir efectivamente al crecimiento de la región en el corto plazo, se requiere resolver el problema del transporte de carga, sin que ello incremente la saturación vial que afecta a la región. Eso pasa, fundamentalmente, por generar las condiciones para que grandes volúmenes sean trasladados por ferrocarril. Si todos los actores están de acuerdo en la necesidad de abordar este tema, si existen los recursos disponibles, la pregunta es: ¿por qué no se ha encontrado una solución tranquilizadora? Con el fin de evitar los cuestionamientos a los que los puede exponer la comunidad, sería conveniente que las partes busquen una solución para llevar adelante un proyecto clave que solo traerá inmensos beneficios.

Ver artículo

Fuente: El Sur, Viernes 14 de Octubre de 2022

TITULARES