Lunes, Mayo 17, 2021

Hacienda estima en US$ 15.500 millones el costo de las medidas y analistas dudan sobre su financiamiento

EL MERCURIO – El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, estimó en US$ 15.500 millones el mayor gasto en cuatro años que involucrarán los anuncios del Presidente Piñera, los cuales están en el programa de gobierno. Analistas valoran la decisión de no reducir de 27% a 25% la tasa de impuesto a las utilidades de las empresas, pero plantean dudas acerca del financiamiento de estas medidas.

Larraín indicó que se contemplan US$ 21.000 millones en inversión, de los cuales US$ 13.000 millones serán acometidos directamente por el sector público y el resto vía concesiones.

“Dada la estrechez fiscal, me parece sano, responsable y realista que el Presidente Piñera haya dicho que no va a bajar el impuesto a las empresas”, dice Tomás Izquierdo, socio de la consultora Gemines. “Me preocupa que los números no den, hay muchos recursos involucrados en estas promesas”, señala.

El economista de la consultora Pacífico, Macroeconomía y Finanzas, Igal Magendzo, coincide en que no había espacio para reducir el impuesto corporativo. Desde ya plantea que es muy importante para los mercados financieros que haya claridad de cómo se financiará el programa: con alza de otros impuestos, reasignaciones o con más deuda y mantener el déficit fiscal un poco más alto.

En su momento se habló de un costo del programa de gobierno de US$ 14.400 millones, recuerda Patricio Rojas, socio de Rojas & Asociados. La mitad de ese monto se iba a conseguir con crecimiento y la otra mitad con reasignaciones y ajustes de gasto. Rebajar dos puntos porcentuales la tasa corporativa habría restado entre US$ 800 millones y US$ 1.000 millones de recaudación, por lo que fue “sensato” no hacerlo.

No obstante, sigue abierta la pregunta del financiamiento del programa, que originalmente era menos oneroso y hoy se suman los temas de género, salud y el CAE en Educación, que son más caros. “Lo más probable es que el Gobierno evaluará subir algunos impuestos, como el que grava los combustibles. No creo que suba la tasa máxima del impuesto a la renta desde el 35% al 40%, porque eso generaría incentivos para evadir impuestos y, por otro lado, volver a integrar el sistema tributario tendría un costo inmediato de US$ 400 millones, lo que complicaría el programa”, sostiene Rojas.

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio, Sábado 02 de Junio de 2018

EL MERCURIO – El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, estimó en US$ 15.500 millones el mayor gasto en cuatro años que involucrarán los anuncios del Presidente Piñera, los cuales están en el programa de gobierno. Analistas valoran la decisión de no reducir de 27% a 25% la tasa de impuesto a las utilidades de las empresas, pero plantean dudas acerca del financiamiento de estas medidas.

Larraín indicó que se contemplan US$ 21.000 millones en inversión, de los cuales US$ 13.000 millones serán acometidos directamente por el sector público y el resto vía concesiones.

“Dada la estrechez fiscal, me parece sano, responsable y realista que el Presidente Piñera haya dicho que no va a bajar el impuesto a las empresas”, dice Tomás Izquierdo, socio de la consultora Gemines. “Me preocupa que los números no den, hay muchos recursos involucrados en estas promesas”, señala.

El economista de la consultora Pacífico, Macroeconomía y Finanzas, Igal Magendzo, coincide en que no había espacio para reducir el impuesto corporativo. Desde ya plantea que es muy importante para los mercados financieros que haya claridad de cómo se financiará el programa: con alza de otros impuestos, reasignaciones o con más deuda y mantener el déficit fiscal un poco más alto.

En su momento se habló de un costo del programa de gobierno de US$ 14.400 millones, recuerda Patricio Rojas, socio de Rojas & Asociados. La mitad de ese monto se iba a conseguir con crecimiento y la otra mitad con reasignaciones y ajustes de gasto. Rebajar dos puntos porcentuales la tasa corporativa habría restado entre US$ 800 millones y US$ 1.000 millones de recaudación, por lo que fue “sensato” no hacerlo.

No obstante, sigue abierta la pregunta del financiamiento del programa, que originalmente era menos oneroso y hoy se suman los temas de género, salud y el CAE en Educación, que son más caros. “Lo más probable es que el Gobierno evaluará subir algunos impuestos, como el que grava los combustibles. No creo que suba la tasa máxima del impuesto a la renta desde el 35% al 40%, porque eso generaría incentivos para evadir impuestos y, por otro lado, volver a integrar el sistema tributario tendría un costo inmediato de US$ 400 millones, lo que complicaría el programa”, sostiene Rojas.

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio, Sábado 02 de Junio de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X