Sábado, Enero 28, 2023

Hacia una estrategia de electromovilidad efectiva

DIARIO SUSTENTABLE – Esto va de la mano con la reciente aprobación de la Estrategia Nacional de Electromovilidad, cuyo objetivo es establecer ejes estratégicos, así como medidas y metas que permitan el desarrollo acelerado y sostenible de la electromovilidad en Chile. Entre estos objetivos a alcanzar, se destaca que al 2035 el 100% de las ventas de vehículos livianos y medianos, como también las de transporte público y de maquinaría móvil mayor serán cero emisiones.

La estrategia es muy prometedora, sin embargo, hay mucho en lo que debemos hacer. Uno de los elementos fundamentales de ésta es cómo podemos avanzar en conjunto –entre el ámbito público y privado – en un desarrollo sostenible, que nos permita trabajar hacia este acuerdo nacional y que, sin dudas, apunta hacia un bienestar integral, donde el medioambiente y las personas se verán beneficiadas.

Los países líderes en electromovilidad, como China, Alemania, Noruega y Estados Unidos, han tomado una serie de medidas al respecto. Cabe mencionar entre ellas: la inversión de buses eléctricos para el transporte público, la disminución de impuestos, subsidios a quienes adquieren vehículos eléctricos, entre otros, que fomentan la preferencia de autos eléctricos por sobre los combustibles. En Chile, aún no impulsamos esta transición, ya que la infraestructura de carga de los vehículos es aún insuficiente.

Nuestro país, según la SEC, cuenta con 577 puntos de carga, los que se espera que aumenten a 2.300 en los próximos años, para que ningún auto eléctrico recorra más de 60 kilómetros sin poder reabastecerse. Recientemente se inauguró la primera electroestación 100% construida para proveer de energía simultáneamente a 20 vehículos eléctricos, esto significa una contribución importante, dado al crecimiento del parque eléctrico que ha tenido últimamente. Además, esto permitirá disminuir los tiempos de espera por efecto de disponibilidad del cargador, eliminando el factor de ansiedad de carga y aportando a la satisfacción por uso de esta tecnología.

La electromovilidad es conveniente no solo para la economía de las personas, debido a que una carga eléctrica es mucho más accesible que el diésel y la bencina, ahorrando entre un 30% y un 40%; lo que hace que los gastos operacionales y de mantenimiento se reduzcan de manera considerable, pero también son seguros de conducir y no contaminan, ayudando a disminuir la huella de carbono.

Por eso es tarea de quienes formamos parte de la industria automotriz local y también del sector público, el comprometernos con la Estrategia de Electromovilidad y trabajar en conjunto para construir ciudades que sean verdaderamente eficientes, y que tendrán un impacto positivo en la calidad de vida de toda la sociedad a futuro.

Ver artículo

Fuente: Diario Sustentable, Lunes 4 de Abril de 2022

DIARIO SUSTENTABLE – Esto va de la mano con la reciente aprobación de la Estrategia Nacional de Electromovilidad, cuyo objetivo es establecer ejes estratégicos, así como medidas y metas que permitan el desarrollo acelerado y sostenible de la electromovilidad en Chile. Entre estos objetivos a alcanzar, se destaca que al 2035 el 100% de las ventas de vehículos livianos y medianos, como también las de transporte público y de maquinaría móvil mayor serán cero emisiones.

La estrategia es muy prometedora, sin embargo, hay mucho en lo que debemos hacer. Uno de los elementos fundamentales de ésta es cómo podemos avanzar en conjunto –entre el ámbito público y privado – en un desarrollo sostenible, que nos permita trabajar hacia este acuerdo nacional y que, sin dudas, apunta hacia un bienestar integral, donde el medioambiente y las personas se verán beneficiadas.

Los países líderes en electromovilidad, como China, Alemania, Noruega y Estados Unidos, han tomado una serie de medidas al respecto. Cabe mencionar entre ellas: la inversión de buses eléctricos para el transporte público, la disminución de impuestos, subsidios a quienes adquieren vehículos eléctricos, entre otros, que fomentan la preferencia de autos eléctricos por sobre los combustibles. En Chile, aún no impulsamos esta transición, ya que la infraestructura de carga de los vehículos es aún insuficiente.

Nuestro país, según la SEC, cuenta con 577 puntos de carga, los que se espera que aumenten a 2.300 en los próximos años, para que ningún auto eléctrico recorra más de 60 kilómetros sin poder reabastecerse. Recientemente se inauguró la primera electroestación 100% construida para proveer de energía simultáneamente a 20 vehículos eléctricos, esto significa una contribución importante, dado al crecimiento del parque eléctrico que ha tenido últimamente. Además, esto permitirá disminuir los tiempos de espera por efecto de disponibilidad del cargador, eliminando el factor de ansiedad de carga y aportando a la satisfacción por uso de esta tecnología.

La electromovilidad es conveniente no solo para la economía de las personas, debido a que una carga eléctrica es mucho más accesible que el diésel y la bencina, ahorrando entre un 30% y un 40%; lo que hace que los gastos operacionales y de mantenimiento se reduzcan de manera considerable, pero también son seguros de conducir y no contaminan, ayudando a disminuir la huella de carbono.

Por eso es tarea de quienes formamos parte de la industria automotriz local y también del sector público, el comprometernos con la Estrategia de Electromovilidad y trabajar en conjunto para construir ciudades que sean verdaderamente eficientes, y que tendrán un impacto positivo en la calidad de vida de toda la sociedad a futuro.

Ver artículo

Fuente: Diario Sustentable, Lunes 4 de Abril de 2022

TITULARES