Viernes, Mayo 7, 2021

Fontaine: “Hay escasez de iniciativas que se anticipen a las futuras necesidades del país”

DIARIO FINANCIERO – Aunque había colaborado intensamente en el programa de gobierno, el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, no había buscado ni esperado un puesto en el gabinete. Confiesa que no esperaba que el presidente Piñera le ofreciera esa cartera, pero reconoce que es un desafío atractivo.

Agrega que su agenda ha sido intensa, donde se reunió por ejemplo con exministros del ramo, tales como el expresidente Ricardo Lagos, Carlos Hurtado y Sergio Bitar. “Tomo mi labor en el MOP como un servicio al país. Nuestro problema económico principal es el debilitamiento de nuestra economía y desde el MOP podemos hacer mucho para corregir esa falla, impulsando la inversión en infraestructura logística e hídrica, con el consiguiente impuso de la productividad”, dice.

¿Con qué diagnóstico inicia su gestión y cuáles son sus objetivos?

– Tengo una buena opinión de la gestión del ministro Undurraga en cuanto a activar las licitaciones de concesiones y obras de financiamiento directo, como las de pavimentación rural. Sin embargo, advertimos que hay escasez de nuevas iniciativas, de obras que se anticipen a las futuras necesidades de infraestructura del país. El MOP parece muchas veces llegar tarde a solucionar los problemas y nuestro deber es anticiparnos. También son preocupantes los atrasos, las trabas de diversa índole que obstaculizan el avance de las obras. Nuevamente en ello parece haber falta de capacidad de prever, de anticiparse a los problemas técnicos, medioambientales o ciudadanos asociados a los proyectos, de modo de resolverlos con un mejor diseño previo.

¿Cuáles son las tareas que más le preocupan en su arribo al MOP?

– Nuestra tarea primordial es superar los retrasos y llevar adelante las obras más importantes. Nótese qué tan dañino para la economía es que se emprendan obras de baja rentabilidad económica y social, como que se posterguen aquellas que sí tienen un rendimiento adecuado: en ambos casos se sacrifican puntos de crecimiento potencial del país. Hay una amplia cartera de proyectos con enorme retraso, tales como el Aeropuerto AMB, Américo Vespucio Oriente, Carretera de la Fruta, puentes como el de Chacao, todos los cuales deben ser activados para entrar en servicio oportunamente.

Adicionalmente, hay que prepararse para aplicar ahora o en las nuevas licitaciones de autopistas y aeropuertos que vencen prontamente, un conjunto de iniciativas para mejorar la experiencia de los usuarios, por ejemplo en cuanto a peajes (sin barreras), señalética, pesos máximos y seguridad. Es evidente que nuestra infraestructura caminera y aeroportuaria está copada y con urgencia deberemos encarar nuevas inversiones para mejorar su capacidad y estándar de servicio.

Undurraga dijo que su principal desafío es mantener el ritmo en las obras públicas y que lograr un impacto similar requiere 12 años…

– Construir el Chile del futuro demanda una mirada puesta en el largo plazo, lo que exige institucionalizar una visión y proyectar las obras de infraestructura necesarias para los próximos 20 o 40 años, considerando tendencias económicas y demográficas, desafíos tecnológicos y climáticos. Esa labor prospectiva que habrá de hacerse será en coordinación con otros ministerios del rubro.

Pero el primer gobierno de Piñera no fue del todo exitoso en materia de Obras Públicas. ¿Cómo evitará repetir esto?

– No concuerdo en absoluto con esa afirmación. La anterior administración debió lidiar con la reconstrucción tras el terrible terremoto del 27F y su desempeño en ello es hoy modelo a nivel mundial. Adicionalmente, buena parte de los proyectos recientemente licitados o cuya construcción recién se ha iniciado fueron planeados en el gobierno anterior.

¿Un gabinete con personas que ya estuvieron en el primer gobierno, es un intento por acotar el período de instalación?

– La decisión de cómo conformar el gabinete es exclusiva del Presidente de la República y efectivamente muestra la intención de combinar experiencia e innovación.

Obras concesionadas
Uno de los focos de su gestión estará en concesiones. ¿Qué pretende perfeccionar?

– Uno de nuestros ejes será potenciar y reimpulsar las concesiones en diferentes sectores, los que serán evaluados. Primero vamos a potenciar las iniciativas privadas de obras concesionadas mejorando el reglamento correspondiente en cuanto el estímulo que proporciona al que aporta la iniciativa y el plazo de tramitación. En segundo lugar vamos a revisar los procesos de aprobación de diseños, tramitación medioambiental y participación ciudadana. Y, en tercer lugar, vamos a estudiar cómo ampliar las concesiones a nuevas áreas.

Usted ha dicho que el sistema de concesiones podría usarse para otras obras, fuera de carreteras, ¿en qué están pensando?

– Nuestro programa tiene como una de sus prioridades trabajar en un plan de inversiones vía concesiones y vía directa, con una amplia cartera de proyectos. Las concesiones serán la herramienta principal, en una amplia gama de sectores que serán evaluados. También potenciar las iniciativas privadas con mejores estímulos para sus creadores y tramitación veloz. Pero desde luego, la aplicación de esta herramienta para concesiones de diversa índole debe ser evaluada caso a caso, y atender también a las condiciones financieras del momento. En los hospitales y cárceles hay que encontrar una fórmula que combine la eficiencia del sector privado con los estándares de servicio que establezcan, respectivamente, las autoridades de Salud y Justicia. Y esas exigencias deben ser definidas con antelación de modo de no cambiarle las reglas del juego al adjudicatario de la concesión. En alguna medida, las fallas detectadas en las experiencias anteriores dicen relación con ello y así y todo personalmente estimo que el aporte de las concesiones en ambos rubros ha sido muy positivo.

La posibilidad de usar las concesiones para Metro o trenes es una opción

– En la vida por suerte uno siempre aprende de las experiencias y saca lecciones”, reflexiona al ser consultado por ser uno de los que se “repite el plato” en el gabinete. La cartera no solo tendrá la misión de implementar iniciativas como el Fondo de Infraestructura, sino también tendrá entre sus tareas la conformación de equipos y revisión de iniciativas.

¿Quién asumirá la coordinación de Concesiones?

– El equipo se anunciará prontamente. De acuerdo a una reciente modificación legal, en lugar de una unidad de Coordinación de Concesiones el MOP contará ahora con una Dirección General de Concesiones de Obras Públicas, cuya implementación depende de un reglamento aún pendiente. A esa dirección general, con el apoyo desde mi gabinete, del subsecretario y mío, será responsable de lo que será la herramienta principal de nuestra gestión: las concesiones de obras públicas. Las concesiones son una asociación público-privada para desarrollar determinadas infraestructuras que ha funcionado bien, han hecho un enorme aporte al desarrollo económico y social del país. Y nuestra decisión es expandir y reforzar esta estrategia.

Se ha propuesto un tren liviano al Aeropuerto, pero en campaña se planteó reforzar la red de Metro, ¿el sistema de concesiones se usará para temas de transporte de pasajeros?

– Como todo proyecto de iniciativa privada es bienvenido y deberá someterse a los estudios correspondientes para ser calificado como “Obra de interés Público Nacional”. En relación a la posibilidad usar el sistema de concesiones para Metro o trenes, ciertamente es una opción.

Ver entrevista

Fuente: Pulso, Lunes 12 de marzo de 2018

DIARIO FINANCIERO – Aunque había colaborado intensamente en el programa de gobierno, el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, no había buscado ni esperado un puesto en el gabinete. Confiesa que no esperaba que el presidente Piñera le ofreciera esa cartera, pero reconoce que es un desafío atractivo.

Agrega que su agenda ha sido intensa, donde se reunió por ejemplo con exministros del ramo, tales como el expresidente Ricardo Lagos, Carlos Hurtado y Sergio Bitar. “Tomo mi labor en el MOP como un servicio al país. Nuestro problema económico principal es el debilitamiento de nuestra economía y desde el MOP podemos hacer mucho para corregir esa falla, impulsando la inversión en infraestructura logística e hídrica, con el consiguiente impuso de la productividad”, dice.

¿Con qué diagnóstico inicia su gestión y cuáles son sus objetivos?

– Tengo una buena opinión de la gestión del ministro Undurraga en cuanto a activar las licitaciones de concesiones y obras de financiamiento directo, como las de pavimentación rural. Sin embargo, advertimos que hay escasez de nuevas iniciativas, de obras que se anticipen a las futuras necesidades de infraestructura del país. El MOP parece muchas veces llegar tarde a solucionar los problemas y nuestro deber es anticiparnos. También son preocupantes los atrasos, las trabas de diversa índole que obstaculizan el avance de las obras. Nuevamente en ello parece haber falta de capacidad de prever, de anticiparse a los problemas técnicos, medioambientales o ciudadanos asociados a los proyectos, de modo de resolverlos con un mejor diseño previo.

¿Cuáles son las tareas que más le preocupan en su arribo al MOP?

– Nuestra tarea primordial es superar los retrasos y llevar adelante las obras más importantes. Nótese qué tan dañino para la economía es que se emprendan obras de baja rentabilidad económica y social, como que se posterguen aquellas que sí tienen un rendimiento adecuado: en ambos casos se sacrifican puntos de crecimiento potencial del país. Hay una amplia cartera de proyectos con enorme retraso, tales como el Aeropuerto AMB, Américo Vespucio Oriente, Carretera de la Fruta, puentes como el de Chacao, todos los cuales deben ser activados para entrar en servicio oportunamente.

Adicionalmente, hay que prepararse para aplicar ahora o en las nuevas licitaciones de autopistas y aeropuertos que vencen prontamente, un conjunto de iniciativas para mejorar la experiencia de los usuarios, por ejemplo en cuanto a peajes (sin barreras), señalética, pesos máximos y seguridad. Es evidente que nuestra infraestructura caminera y aeroportuaria está copada y con urgencia deberemos encarar nuevas inversiones para mejorar su capacidad y estándar de servicio.

Undurraga dijo que su principal desafío es mantener el ritmo en las obras públicas y que lograr un impacto similar requiere 12 años…

– Construir el Chile del futuro demanda una mirada puesta en el largo plazo, lo que exige institucionalizar una visión y proyectar las obras de infraestructura necesarias para los próximos 20 o 40 años, considerando tendencias económicas y demográficas, desafíos tecnológicos y climáticos. Esa labor prospectiva que habrá de hacerse será en coordinación con otros ministerios del rubro.

Pero el primer gobierno de Piñera no fue del todo exitoso en materia de Obras Públicas. ¿Cómo evitará repetir esto?

– No concuerdo en absoluto con esa afirmación. La anterior administración debió lidiar con la reconstrucción tras el terrible terremoto del 27F y su desempeño en ello es hoy modelo a nivel mundial. Adicionalmente, buena parte de los proyectos recientemente licitados o cuya construcción recién se ha iniciado fueron planeados en el gobierno anterior.

¿Un gabinete con personas que ya estuvieron en el primer gobierno, es un intento por acotar el período de instalación?

– La decisión de cómo conformar el gabinete es exclusiva del Presidente de la República y efectivamente muestra la intención de combinar experiencia e innovación.

Obras concesionadas
Uno de los focos de su gestión estará en concesiones. ¿Qué pretende perfeccionar?

– Uno de nuestros ejes será potenciar y reimpulsar las concesiones en diferentes sectores, los que serán evaluados. Primero vamos a potenciar las iniciativas privadas de obras concesionadas mejorando el reglamento correspondiente en cuanto el estímulo que proporciona al que aporta la iniciativa y el plazo de tramitación. En segundo lugar vamos a revisar los procesos de aprobación de diseños, tramitación medioambiental y participación ciudadana. Y, en tercer lugar, vamos a estudiar cómo ampliar las concesiones a nuevas áreas.

Usted ha dicho que el sistema de concesiones podría usarse para otras obras, fuera de carreteras, ¿en qué están pensando?

– Nuestro programa tiene como una de sus prioridades trabajar en un plan de inversiones vía concesiones y vía directa, con una amplia cartera de proyectos. Las concesiones serán la herramienta principal, en una amplia gama de sectores que serán evaluados. También potenciar las iniciativas privadas con mejores estímulos para sus creadores y tramitación veloz. Pero desde luego, la aplicación de esta herramienta para concesiones de diversa índole debe ser evaluada caso a caso, y atender también a las condiciones financieras del momento. En los hospitales y cárceles hay que encontrar una fórmula que combine la eficiencia del sector privado con los estándares de servicio que establezcan, respectivamente, las autoridades de Salud y Justicia. Y esas exigencias deben ser definidas con antelación de modo de no cambiarle las reglas del juego al adjudicatario de la concesión. En alguna medida, las fallas detectadas en las experiencias anteriores dicen relación con ello y así y todo personalmente estimo que el aporte de las concesiones en ambos rubros ha sido muy positivo.

La posibilidad de usar las concesiones para Metro o trenes es una opción

– En la vida por suerte uno siempre aprende de las experiencias y saca lecciones”, reflexiona al ser consultado por ser uno de los que se “repite el plato” en el gabinete. La cartera no solo tendrá la misión de implementar iniciativas como el Fondo de Infraestructura, sino también tendrá entre sus tareas la conformación de equipos y revisión de iniciativas.

¿Quién asumirá la coordinación de Concesiones?

– El equipo se anunciará prontamente. De acuerdo a una reciente modificación legal, en lugar de una unidad de Coordinación de Concesiones el MOP contará ahora con una Dirección General de Concesiones de Obras Públicas, cuya implementación depende de un reglamento aún pendiente. A esa dirección general, con el apoyo desde mi gabinete, del subsecretario y mío, será responsable de lo que será la herramienta principal de nuestra gestión: las concesiones de obras públicas. Las concesiones son una asociación público-privada para desarrollar determinadas infraestructuras que ha funcionado bien, han hecho un enorme aporte al desarrollo económico y social del país. Y nuestra decisión es expandir y reforzar esta estrategia.

Se ha propuesto un tren liviano al Aeropuerto, pero en campaña se planteó reforzar la red de Metro, ¿el sistema de concesiones se usará para temas de transporte de pasajeros?

– Como todo proyecto de iniciativa privada es bienvenido y deberá someterse a los estudios correspondientes para ser calificado como “Obra de interés Público Nacional”. En relación a la posibilidad usar el sistema de concesiones para Metro o trenes, ciertamente es una opción.

Ver entrevista

Fuente: Pulso, Lunes 12 de marzo de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X