Miércoles, Junio 19, 2024

Firmas de infraestructura en telecomunicaciones arman nuevo gremio de cara a la batalla que viene por el 5G

DIARIO FINANCIERO – “Torreros”. Así llaman en el sector telecomunicaciones a las empresas que se enfocan en levantar antenas e infraestructura para quienes dan servicios en esta industria. Aunque se habían mantenido con un bajo perfil, los torreros quieren comenzar a influir en discusiones relevantes que se van a desatar en el negocio, especialmente con el desarrollo del 5G.
Por eso, un grupo de nueve empresas, optaron por armar una nueva asociación gremial para entrar de lleno a disputar espacio en la industria. Estas firmas son Claro Infraestructura, Silica Networks, Internexa, CTR, La Red Universitaria REUNA, Telbros, Mundo Pacífico y Telxius.
El presidente de la entidad será el exsubsecretario de Telecomunicaciones Rodrigo Ramírez, quien manifestó que el sector vive un momento clave en el despliegue de redes por el futuro desarrollo 5G, por lo que era fundamental crear una institución que reuniera a los principales actores de infraestructura.
“Este sector es relevante porque de los US$ 1.600 millones anuales que se invierten en telecomunicaciones, más de US$ 1.000 se destinan a  infraestructura. Se tiene la idea de que en este negocio sólo operan firmas de servicio, pero hay toda una inversión que va más allá de eso que siempre estuvo fuera de la conversación”, explicó Ramírez.
Así se crea la Cámara Chilena de Infraestructura Digital, cuyo propósito es abrir la discusión en torno a cómo se desplegará el soporte de la nueva generación de tecnología.
Sin embargo, ¿por qué armar un gremio si la industria cuenta con la Asociación de Telefonía Móvil (Atelmo)? A juicio de la exautoridad, las empresas históricas del sector como Entel, Movistar y Claro, se han ido desagregando, dando lugar a nuevos actores que necesitan conjugar fuerzas.
“Siempre se nos llamó los torreros, pero ahora tenemos más experiencia y conocimiento que sólo instalar una antena. Lo que queremos es poner en discusión el desplegar infraestructura de manera sostenible a propósito de las grandes ciudades de cara al 5G”, argumentó.
Asimismo, sostuvo que el sector tiene desafíos regulatorios urgentes de atender antes del despliegue de la próxima generación de tecnología, como es construir un modelo claro para poder sacar adelante el gran número de nuevas antenas que se requerirá, junto a las carteras de Telecomunicaciones, Obras Públicas, Bienes Nacionales, municipios, con el fin de estandarizar procedimientos y tiempos que viabilicen la inversión en la industria.
“El gran tema es cómo fomentamos la inversión en infraestructura digital, mientras que en segundo orden es cómo generamos un modelo de despliegue”, explicó. Esto, porque de telón de fondo hay una discusión que se arrastra hace años en el Congreso con al menos 12 iniciativas que prohíbe la instalación de antena en la ciudad.
De esta manera, la exautoridad dice que para los próximos 15 años el aumento de tráfico de datos necesitará unos US$ 24.800 millones para construir redes de nueva generación, que  absorban la mayor demanda de datos, asegure la calidad y los niveles de servicio y disminuir la brecha de banda ancha fija en toda la población.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Lunes 22 de Julio de 2019

DIARIO FINANCIERO – “Torreros”. Así llaman en el sector telecomunicaciones a las empresas que se enfocan en levantar antenas e infraestructura para quienes dan servicios en esta industria. Aunque se habían mantenido con un bajo perfil, los torreros quieren comenzar a influir en discusiones relevantes que se van a desatar en el negocio, especialmente con el desarrollo del 5G.
Por eso, un grupo de nueve empresas, optaron por armar una nueva asociación gremial para entrar de lleno a disputar espacio en la industria. Estas firmas son Claro Infraestructura, Silica Networks, Internexa, CTR, La Red Universitaria REUNA, Telbros, Mundo Pacífico y Telxius.
El presidente de la entidad será el exsubsecretario de Telecomunicaciones Rodrigo Ramírez, quien manifestó que el sector vive un momento clave en el despliegue de redes por el futuro desarrollo 5G, por lo que era fundamental crear una institución que reuniera a los principales actores de infraestructura.
“Este sector es relevante porque de los US$ 1.600 millones anuales que se invierten en telecomunicaciones, más de US$ 1.000 se destinan a  infraestructura. Se tiene la idea de que en este negocio sólo operan firmas de servicio, pero hay toda una inversión que va más allá de eso que siempre estuvo fuera de la conversación”, explicó Ramírez.
Así se crea la Cámara Chilena de Infraestructura Digital, cuyo propósito es abrir la discusión en torno a cómo se desplegará el soporte de la nueva generación de tecnología.
Sin embargo, ¿por qué armar un gremio si la industria cuenta con la Asociación de Telefonía Móvil (Atelmo)? A juicio de la exautoridad, las empresas históricas del sector como Entel, Movistar y Claro, se han ido desagregando, dando lugar a nuevos actores que necesitan conjugar fuerzas.
“Siempre se nos llamó los torreros, pero ahora tenemos más experiencia y conocimiento que sólo instalar una antena. Lo que queremos es poner en discusión el desplegar infraestructura de manera sostenible a propósito de las grandes ciudades de cara al 5G”, argumentó.
Asimismo, sostuvo que el sector tiene desafíos regulatorios urgentes de atender antes del despliegue de la próxima generación de tecnología, como es construir un modelo claro para poder sacar adelante el gran número de nuevas antenas que se requerirá, junto a las carteras de Telecomunicaciones, Obras Públicas, Bienes Nacionales, municipios, con el fin de estandarizar procedimientos y tiempos que viabilicen la inversión en la industria.
“El gran tema es cómo fomentamos la inversión en infraestructura digital, mientras que en segundo orden es cómo generamos un modelo de despliegue”, explicó. Esto, porque de telón de fondo hay una discusión que se arrastra hace años en el Congreso con al menos 12 iniciativas que prohíbe la instalación de antena en la ciudad.
De esta manera, la exautoridad dice que para los próximos 15 años el aumento de tráfico de datos necesitará unos US$ 24.800 millones para construir redes de nueva generación, que  absorban la mayor demanda de datos, asegure la calidad y los niveles de servicio y disminuir la brecha de banda ancha fija en toda la población.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Lunes 22 de Julio de 2019

TITULARES