Miércoles, Enero 26, 2022

Fibra óptica y 5G

LA DISCUSIÓN – Un análisis de los distintos factores que inciden en el desarrollo de Ñuble permite advertir que hay brechas importantes en inversión pública y privada, infraestructura y capital humano entre quienes residen en sectores urbanos y rurales y que son determinantes en la condición de postergación de estos últimos. Algunos corresponden a servicios básicos, sin embargo, existe otro tipo de atraso y pobreza, asociado a factores diferentes de los que suelen tenerse en cuenta para realizar mediciones. En virtud de ello puede sostenerse que el concepto de desarrollo y su contracara, el atraso, evolucionan.

En efecto, la pandemia que sufrimos también nos muestra a los postergados de los adelantos tecnológicos, pues quien hoy no esté conectado a las redes de información tiene un nuevo factor de desigualdad social y está cada vez más excluido de los beneficios del desarrollo. El tema no es menor, en Ñuble un tercio de los hogares son rurales y tal como ocurre a nivel nacional, se replican las grandes brechas de acceso a Internet.

Como en muchos aspectos, en la educación el covid-19 ha puesto en evidencia la desigualdad en el acceso a las tecnologías de información y los problemas que existen para la formación a distancia, teniendo a Ñuble como un caso paradigmático a nivel país. La región tiene la tasa más bajas de conexiones fijas a nivel nacional, 119 por cada mil habitantes, solo comparable a La Araucanía.

Esta baja penetración de Internet en los hogares de la región, además de representar una inequidad, es también un factor de freno para el desarrollo económico de las zonas rurales, limitando las posibilidades de generar negocios, de promover productos y de acceder a nuevos conocimientos y a oportunidades de financiamiento para emprendimientos, entre otras. Por lo mismo, el anuncio realizado el pasado viernes por el subsecretario de Telecomunicaciones, Francisco Moreno, de llegar con fibra óptica y 5G a las comunas rurales de Ñuble, representa un positivo ajuste de cuentas para aumentar y mejorar la cobertura de Internet de casi 400 mil personas.

El desarrollo rural de Ñuble presenta diferentes aristas y matices. Si bien urge en primer término dar solución a necesidades básicas, como agua potable, alcantarillado, luz eléctrica y caminos, una pandemia impensada en pleno siglo XXI nos muestra que no deben descuidarse aspectos como la conectividad digital, toda vez que en escenarios como el actual y después de él, un desplazado de la tecnología, niño o adulto, será cada vez más discriminado, sus oportunidades se recortarán y se dificultará su participación en la vida educativa, económica y social.

Ver artículo

Fuente: La Discusión, Lunes 15 de Noviembre de 2021

LA DISCUSIÓN – Un análisis de los distintos factores que inciden en el desarrollo de Ñuble permite advertir que hay brechas importantes en inversión pública y privada, infraestructura y capital humano entre quienes residen en sectores urbanos y rurales y que son determinantes en la condición de postergación de estos últimos. Algunos corresponden a servicios básicos, sin embargo, existe otro tipo de atraso y pobreza, asociado a factores diferentes de los que suelen tenerse en cuenta para realizar mediciones. En virtud de ello puede sostenerse que el concepto de desarrollo y su contracara, el atraso, evolucionan.

En efecto, la pandemia que sufrimos también nos muestra a los postergados de los adelantos tecnológicos, pues quien hoy no esté conectado a las redes de información tiene un nuevo factor de desigualdad social y está cada vez más excluido de los beneficios del desarrollo. El tema no es menor, en Ñuble un tercio de los hogares son rurales y tal como ocurre a nivel nacional, se replican las grandes brechas de acceso a Internet.

Como en muchos aspectos, en la educación el covid-19 ha puesto en evidencia la desigualdad en el acceso a las tecnologías de información y los problemas que existen para la formación a distancia, teniendo a Ñuble como un caso paradigmático a nivel país. La región tiene la tasa más bajas de conexiones fijas a nivel nacional, 119 por cada mil habitantes, solo comparable a La Araucanía.

Esta baja penetración de Internet en los hogares de la región, además de representar una inequidad, es también un factor de freno para el desarrollo económico de las zonas rurales, limitando las posibilidades de generar negocios, de promover productos y de acceder a nuevos conocimientos y a oportunidades de financiamiento para emprendimientos, entre otras. Por lo mismo, el anuncio realizado el pasado viernes por el subsecretario de Telecomunicaciones, Francisco Moreno, de llegar con fibra óptica y 5G a las comunas rurales de Ñuble, representa un positivo ajuste de cuentas para aumentar y mejorar la cobertura de Internet de casi 400 mil personas.

El desarrollo rural de Ñuble presenta diferentes aristas y matices. Si bien urge en primer término dar solución a necesidades básicas, como agua potable, alcantarillado, luz eléctrica y caminos, una pandemia impensada en pleno siglo XXI nos muestra que no deben descuidarse aspectos como la conectividad digital, toda vez que en escenarios como el actual y después de él, un desplazado de la tecnología, niño o adulto, será cada vez más discriminado, sus oportunidades se recortarán y se dificultará su participación en la vida educativa, económica y social.

Ver artículo

Fuente: La Discusión, Lunes 15 de Noviembre de 2021

TITULARES

X