Domingo, Febrero 5, 2023

Fernando Saka: “A lo que se ha hecho bien hay que darle continuidad”

DIARIO FINANCIERO – ¿El estallido social o la pandemia? El director de Transporte Público Metropolitano, Fernando Saka, reconoce que más difícil fue lidiar con la segunda.

“Como país, obviamente fue mucho más compleja la contingencia sanitaria porque estaba en juego la vida de las personas. Uno tenía que cuidar mucho cómo hacía las cosas, cómo programaba, cómo realizaba la planificación, porque el riesgo era la vida, y cuando eso es así, estamos en otro escenario”.

No obstante, reconoce lo complejo que fue la parte final de 2019, con un balance de 140 buses quemados y el desgaste que significó en el equipo que lo acompaña.

“Las decisiones que teníamos que tomar ahí eran mucho más al segundo”, sostiene.

Los pilares de su gestión

A la hora de hacer un balance, Saka destaca que las tres grandes tareas que tuvo en su gestión fueron la electromovilidad, con la implantación de una flota de buses eléctrica; la creación de un nuevo modelo de negocios para poder gestionar de mejor forma, separando los activos de la operación; y, finalmente, la innovación y tecnología siendo la última gran apuesta el pago del servicio por medio del código QR con BancoEstado anunciado hace unos días.

“Lo más importante es que nosotros tratamos de hacer en cada una de las decisiones que tomamos, en cada uno de los objetivos que nos trazamos, que fueran siempre decisiones de Estado, políticas de Estado. Es decir, que trascendiera el gobierno y siempre pensando en las personas, en el sentido de que el Directorio de Transporte Público Metropolitano es un organismo técnico que se encarga de articular y coordinar los distintos modos de transporte”, indica.

Cambios en la fijación de precios

A su juicio, uno de los desafíos que tendrá la administración entrante es que deberá gestionar un modelo de financiamiento para el sistema de transportes, considerando que parte de los aportes especiales que considera la actual ley se terminan este año.

“Hay que trabajar esta nueva ley para asegurar los flujos”, dice.

En este sentido, indica que estos aportes “son subsidios transitorios”. “Lamentablemente estos subsidios transitorios al estar vigentes no permiten que, por ejemplo, la tarifa pueda bajar de precio”.

“Yo soy de la idea -y esto es una idea totalmente personal-, que sea variable; es decir, si los indicadores macroeconómicos en su momento dan cuenta de que tiene que subirse la tarifa y el panel de expertos toma la determinación que suba, ese es el escenario. Pero, por otro lado, si el día de mañana bajan estos indicadores macroeconómicos y el panel de expertos sugiere que se tiene que bajar la tarifa, que también se pueda. Hoy día por ley no se puede”, sostiene.

Además, Saka estima que debido a que se acaban estos dos aportes, es hora de darle un vuelco a cómo se estructuran las tarifas a las personas.

“Creo que está ese momento para que se converse a nivel gobierno entrante y parlamentarios. Yo creo, quizá, para que sea de una forma más estable, que la revisión de las tarifas sea de manera anual”.

Los desafíos para la nueva administración

Otro de los puntos que recomienda al nuevo Ejecutivo es dar continuidad a las políticas públicas que se han implementado.

“Es una política pública transversal a cualquier gobierno. Yo sé que cada uno llega -y también fue nuestro caso- con sus ideas, con su forma de trabajar y con sus objetivos claros. Eso está bien y es totalmente respetable, pero creo que las cosas que se hayan hecho bien hay que darles continuidad, y las cosas que haya que corregir se tendrán que corregir”.

Añade que independientemente del gobierno que esté en el poder, el sistema de transporte público de la ciudad de Santiago “tiene que ser una política de Estado. A lo que se ha hecho bien, hay que darle continuidad”.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Viernes 11 de Marzo de 2022

DIARIO FINANCIERO – ¿El estallido social o la pandemia? El director de Transporte Público Metropolitano, Fernando Saka, reconoce que más difícil fue lidiar con la segunda.

“Como país, obviamente fue mucho más compleja la contingencia sanitaria porque estaba en juego la vida de las personas. Uno tenía que cuidar mucho cómo hacía las cosas, cómo programaba, cómo realizaba la planificación, porque el riesgo era la vida, y cuando eso es así, estamos en otro escenario”.

No obstante, reconoce lo complejo que fue la parte final de 2019, con un balance de 140 buses quemados y el desgaste que significó en el equipo que lo acompaña.

“Las decisiones que teníamos que tomar ahí eran mucho más al segundo”, sostiene.

Los pilares de su gestión

A la hora de hacer un balance, Saka destaca que las tres grandes tareas que tuvo en su gestión fueron la electromovilidad, con la implantación de una flota de buses eléctrica; la creación de un nuevo modelo de negocios para poder gestionar de mejor forma, separando los activos de la operación; y, finalmente, la innovación y tecnología siendo la última gran apuesta el pago del servicio por medio del código QR con BancoEstado anunciado hace unos días.

“Lo más importante es que nosotros tratamos de hacer en cada una de las decisiones que tomamos, en cada uno de los objetivos que nos trazamos, que fueran siempre decisiones de Estado, políticas de Estado. Es decir, que trascendiera el gobierno y siempre pensando en las personas, en el sentido de que el Directorio de Transporte Público Metropolitano es un organismo técnico que se encarga de articular y coordinar los distintos modos de transporte”, indica.

Cambios en la fijación de precios

A su juicio, uno de los desafíos que tendrá la administración entrante es que deberá gestionar un modelo de financiamiento para el sistema de transportes, considerando que parte de los aportes especiales que considera la actual ley se terminan este año.

“Hay que trabajar esta nueva ley para asegurar los flujos”, dice.

En este sentido, indica que estos aportes “son subsidios transitorios”. “Lamentablemente estos subsidios transitorios al estar vigentes no permiten que, por ejemplo, la tarifa pueda bajar de precio”.

“Yo soy de la idea -y esto es una idea totalmente personal-, que sea variable; es decir, si los indicadores macroeconómicos en su momento dan cuenta de que tiene que subirse la tarifa y el panel de expertos toma la determinación que suba, ese es el escenario. Pero, por otro lado, si el día de mañana bajan estos indicadores macroeconómicos y el panel de expertos sugiere que se tiene que bajar la tarifa, que también se pueda. Hoy día por ley no se puede”, sostiene.

Además, Saka estima que debido a que se acaban estos dos aportes, es hora de darle un vuelco a cómo se estructuran las tarifas a las personas.

“Creo que está ese momento para que se converse a nivel gobierno entrante y parlamentarios. Yo creo, quizá, para que sea de una forma más estable, que la revisión de las tarifas sea de manera anual”.

Los desafíos para la nueva administración

Otro de los puntos que recomienda al nuevo Ejecutivo es dar continuidad a las políticas públicas que se han implementado.

“Es una política pública transversal a cualquier gobierno. Yo sé que cada uno llega -y también fue nuestro caso- con sus ideas, con su forma de trabajar y con sus objetivos claros. Eso está bien y es totalmente respetable, pero creo que las cosas que se hayan hecho bien hay que darles continuidad, y las cosas que haya que corregir se tendrán que corregir”.

Añade que independientemente del gobierno que esté en el poder, el sistema de transporte público de la ciudad de Santiago “tiene que ser una política de Estado. A lo que se ha hecho bien, hay que darle continuidad”.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Viernes 11 de Marzo de 2022

TITULARES