Sábado, Mayo 15, 2021

Expertos se inclinan por concesionar tren rápido de Santiago a Valparaíso

LA SEGUNDA – La concesión del tren rápido entre Santiago y Valparaíso no “se complica” si se hace a través de la Ley de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas (MOP). Esa es la principal conclusión de expertos en transporte y obras públicas que respondieron a Juan Eduardo Errázuriz, presidente de Sigdo Koppers, empresa que es parte del consorcio chileno-chino TVS que quiere desarrollar el proyecto. Errázuriz aseguró a El Mercurio que si el proyecto se hace a través de una concesión con el MOP, y no vía Ley General de Ferrocarriles (LGF) y por asignación directa como propone su empresa, “se complica el proyecto” y podría demorar hasta 12 años.

Los expertos no lo creen. “Aceptamos que tiene razón Errázuriz, y que el proyecto se demora uno, dos o tres años más si se hace a través del MOP. Yo prefiero que se haga así y que se tome ese tiempo, pero que sea de forma transparente y competitiva, y no que lo haga EFE a través de LGF y un mandato del Presidente de la República, que tuerce esta ley”, dice el ex presidente de la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE), Jorge Inostroza.

Incluso, asegura el académico de la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad Diego Portales, Franco Basso, no es claro cuánto tiempo se podría ahorrar de hacer el proyecto a través de la LGF, ya que “no se ha utilizado en mucho tiempo, así que no sabemos cuánto más podría demorarse”. El experto calcula que a través del MOP, y si el gobierno le pone urgencia al proyecto, podría demorar 5 años. “Para un proyecto de esta envergadura, yo no me preocuparía tanto por unos cuantos años más. Hay que tomarse el tiempo para hacer todos los estudios económicos, ambientales, etc.”, asegura.

El ex ministro de Obras Públicas del primer gobierno de Michelle Bachelet, Sergio Bitar, recomienda que para agilizar un proceso de concesiones a través del MOP, se creará una comisión técnica conjunta entre dicho ministerio y el de Transporte, junto a EFE. “Acorta los tiempos y hace que los llamados a licitación sean más precisos”, explica.

El consorcio TVS está formado por la sociedad China Railways Group, basada en Beijing, Sigdo Koppers y la consultora Latinoamérica Infraestructura. El potencial tren se movería a 200 km/h y transportaría pasajeros y carga entre la Región Metropolitana y la Quinta. El consorcio asegura que la inversión total sería se US$1.600 millones, lo que también despierta dudas entre expertos. “Cuando estaba en EFE, calculamos que la alternativa más rentable para el tren era la paralela a la ruta 68, entrando a Barón. Nosotros calculamos que costaba US$3.500 millones. Se puede hacer más barato, pero yo no entiendo cómo reducen tanto los precios”, dice. A través del mecanismo de concesión se asegura mayor calidad de servicio”, asegura Basso.

La respuesta de la empresa

Ante el análisis de los expertos, el gerente general de TVS, Álvaro González, asegura que la LGF establece una serie de procedimientos y garantías que potenciarían el proyecto. “Ahí se ahonda en temas como tarifas y qué hacer si falla el proyecto. También se establecen rentabilidades y regulaciones que favorecen a las personas y a los plazos de concreción del proyecto”, dice. Agrega que el tren bala a Valparaíso es competitivo al proyecto que plantea EFE -con un terminal en la parte alta de Valparaíso-, pero que “si se realiza ese proyecto, la alternativa propuesta por la estatal demoraría mucho tiempo y costaría mucha plata”.

Ver artículo

Fuente: La Segunda, Jueves 24 de mayo de 2018

LA SEGUNDA – La concesión del tren rápido entre Santiago y Valparaíso no “se complica” si se hace a través de la Ley de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas (MOP). Esa es la principal conclusión de expertos en transporte y obras públicas que respondieron a Juan Eduardo Errázuriz, presidente de Sigdo Koppers, empresa que es parte del consorcio chileno-chino TVS que quiere desarrollar el proyecto. Errázuriz aseguró a El Mercurio que si el proyecto se hace a través de una concesión con el MOP, y no vía Ley General de Ferrocarriles (LGF) y por asignación directa como propone su empresa, “se complica el proyecto” y podría demorar hasta 12 años.

Los expertos no lo creen. “Aceptamos que tiene razón Errázuriz, y que el proyecto se demora uno, dos o tres años más si se hace a través del MOP. Yo prefiero que se haga así y que se tome ese tiempo, pero que sea de forma transparente y competitiva, y no que lo haga EFE a través de LGF y un mandato del Presidente de la República, que tuerce esta ley”, dice el ex presidente de la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE), Jorge Inostroza.

Incluso, asegura el académico de la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad Diego Portales, Franco Basso, no es claro cuánto tiempo se podría ahorrar de hacer el proyecto a través de la LGF, ya que “no se ha utilizado en mucho tiempo, así que no sabemos cuánto más podría demorarse”. El experto calcula que a través del MOP, y si el gobierno le pone urgencia al proyecto, podría demorar 5 años. “Para un proyecto de esta envergadura, yo no me preocuparía tanto por unos cuantos años más. Hay que tomarse el tiempo para hacer todos los estudios económicos, ambientales, etc.”, asegura.

El ex ministro de Obras Públicas del primer gobierno de Michelle Bachelet, Sergio Bitar, recomienda que para agilizar un proceso de concesiones a través del MOP, se creará una comisión técnica conjunta entre dicho ministerio y el de Transporte, junto a EFE. “Acorta los tiempos y hace que los llamados a licitación sean más precisos”, explica.

El consorcio TVS está formado por la sociedad China Railways Group, basada en Beijing, Sigdo Koppers y la consultora Latinoamérica Infraestructura. El potencial tren se movería a 200 km/h y transportaría pasajeros y carga entre la Región Metropolitana y la Quinta. El consorcio asegura que la inversión total sería se US$1.600 millones, lo que también despierta dudas entre expertos. “Cuando estaba en EFE, calculamos que la alternativa más rentable para el tren era la paralela a la ruta 68, entrando a Barón. Nosotros calculamos que costaba US$3.500 millones. Se puede hacer más barato, pero yo no entiendo cómo reducen tanto los precios”, dice. A través del mecanismo de concesión se asegura mayor calidad de servicio”, asegura Basso.

La respuesta de la empresa

Ante el análisis de los expertos, el gerente general de TVS, Álvaro González, asegura que la LGF establece una serie de procedimientos y garantías que potenciarían el proyecto. “Ahí se ahonda en temas como tarifas y qué hacer si falla el proyecto. También se establecen rentabilidades y regulaciones que favorecen a las personas y a los plazos de concreción del proyecto”, dice. Agrega que el tren bala a Valparaíso es competitivo al proyecto que plantea EFE -con un terminal en la parte alta de Valparaíso-, pero que “si se realiza ese proyecto, la alternativa propuesta por la estatal demoraría mucho tiempo y costaría mucha plata”.

Ver artículo

Fuente: La Segunda, Jueves 24 de mayo de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X