Martes, Julio 23, 2024

Experto destaca falta de infraestructura e inversión para enfrentar eventos climáticos

EL DIARIO DE LA ARAUCANÍA – Erwin Navarrete, director de Ingeniería en Construcción de la Universidad Autónoma, señala que las lluvias torrenciales, que provocan que los ríos superen sus cauces naturales son cada vez más frecuentes lo que significa que las infraestructuras existentes ya no son adecuadas para manejar las nuevas realidades.

Las lluvias torrenciales, que provocan que los ríos superen sus cauces naturales, son eventos cada vez más comunes e intensos, lo que significa que las infraestructuras existentes, muchas de las cuales fueron diseñadas en base a patrones climáticos del pasado, ya no son adecuadas para manejar las nuevas realidades.

“La falta de actualización de estas infraestructuras aumenta el riesgo de desbordamientos, con consecuencias catastróficas para las comunidades cercanas a los ríos”, detalla el director de Ingeniería en Construcción de la Universidad Autónoma, Erwin Navarrete.

Agrega que el envejecimiento y la insuficiencia de la infraestructura hidráulica es un problema crítico ya que muchos sistemas de drenaje, diques y canales de desvío no están diseñados para manejar los volúmenes de agua actuales. “En varias regiones, la infraestructura existente data de décadas atrás y no ha sido adecuadamente mantenida ni modernizada. La falta de inversión -comenta- en nuevas tecnologías y en la renovación de estas estructuras ha dejado a muchas zonas vulnerables a las inundaciones”.

Además, la expansión urbana sin una planificación adecuada de infraestructuras de drenaje -dice- ha empeorado la situación, ya que muchas ciudades han crecido alrededor de ríos sin considerar la necesidad de gestionar adecuadamente el agua de lluvia y el caudal de los ríos.

El académico de la U. Autónoma estima que una solución a este tipo de problemas también pasa por una gestión más eficiente e integrada de los recursos hídricos.

“Un enfoque fragmentado, donde diferentes entidades gestionan distintas partes del sistema hídrico sin coordinación, agrava el problema. Es imperativo adoptar un enfoque holístico que considere el manejo de cuencas hidrográficas completas, integrando soluciones basadas en la naturaleza, como la reforestación y la restauración de humedales, que pueden actuar como amortiguadores naturales contra las inundaciones”, indicó.

Ver artículo

Fuente: El Diario de la Araucanía, Jueves 13 de Junio de 2024

EL DIARIO DE LA ARAUCANÍA – Erwin Navarrete, director de Ingeniería en Construcción de la Universidad Autónoma, señala que las lluvias torrenciales, que provocan que los ríos superen sus cauces naturales son cada vez más frecuentes lo que significa que las infraestructuras existentes ya no son adecuadas para manejar las nuevas realidades.

Las lluvias torrenciales, que provocan que los ríos superen sus cauces naturales, son eventos cada vez más comunes e intensos, lo que significa que las infraestructuras existentes, muchas de las cuales fueron diseñadas en base a patrones climáticos del pasado, ya no son adecuadas para manejar las nuevas realidades.

“La falta de actualización de estas infraestructuras aumenta el riesgo de desbordamientos, con consecuencias catastróficas para las comunidades cercanas a los ríos”, detalla el director de Ingeniería en Construcción de la Universidad Autónoma, Erwin Navarrete.

Agrega que el envejecimiento y la insuficiencia de la infraestructura hidráulica es un problema crítico ya que muchos sistemas de drenaje, diques y canales de desvío no están diseñados para manejar los volúmenes de agua actuales. “En varias regiones, la infraestructura existente data de décadas atrás y no ha sido adecuadamente mantenida ni modernizada. La falta de inversión -comenta- en nuevas tecnologías y en la renovación de estas estructuras ha dejado a muchas zonas vulnerables a las inundaciones”.

Además, la expansión urbana sin una planificación adecuada de infraestructuras de drenaje -dice- ha empeorado la situación, ya que muchas ciudades han crecido alrededor de ríos sin considerar la necesidad de gestionar adecuadamente el agua de lluvia y el caudal de los ríos.

El académico de la U. Autónoma estima que una solución a este tipo de problemas también pasa por una gestión más eficiente e integrada de los recursos hídricos.

“Un enfoque fragmentado, donde diferentes entidades gestionan distintas partes del sistema hídrico sin coordinación, agrava el problema. Es imperativo adoptar un enfoque holístico que considere el manejo de cuencas hidrográficas completas, integrando soluciones basadas en la naturaleza, como la reforestación y la restauración de humedales, que pueden actuar como amortiguadores naturales contra las inundaciones”, indicó.

Ver artículo

Fuente: El Diario de la Araucanía, Jueves 13 de Junio de 2024

TITULARES