Domingo, Mayo 19, 2024

Essbio y Aguas Nuevas admiten riesgos en plantas fiscalizadas, pero activan reparaciones

EL MERCURIO –  Se establecieron los nombres de las empresas dueñas de ocho de las nueve plantas fiscalizadas por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) que presentaron riesgos de contaminación similar al recinto de la Empresa de Servicios Sanitarios de Los Lagos (Essal, controlada por Aguas Andinas) en Osorno. Ahí, el mes pasado, un derrame de petróleo generó un corte de agua por 10 días, afectando a unas 200 mil personas.
“El Mercurio” adelantó ayer los resultados de la inspección, aunque no se conoció la identidad de todas las empresas y localidades relacionadas a las falencias. Ahora confirmó que cinco plantas pertenecen a Essbio, la segunda mayor sanitaria del país, controlada por el fondo de pensiones canadiense Ontario Teacher’s Pension Plan Board. En tanto, Corfo tiene el 5%.
Otras dos instalaciones son de Essal, como se señaló ayer. Una octava planta es de Aguas Araucanía, filial de Aguas Nuevas, sanitaria controlada por las firmas japonesas Marubeni Corporation e Innovation Network Corporation of Japan (INCJ). No se pudo establecer la propiedad de la novena unidad (en Los Ríos).
Se trata de las instalaciones ubicadas en las regiones de O’Higgins y Los Lagos, que captan aguas de fuentes superficiales y que fueron inspeccionadas por equipos de SISS, acompañados por funcionarios de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) y supervisados por el subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios. Esto en el marco de una fiscalización extraordinaria a las sanitarias que ordenó el Presidente Sebastián Piñera tras la crisis en Osorno, que involucró en una primera fase a 108 recintos.
Los peligros detectados estuvieron relacionados con la ubicación de los equipos de generación eléctrica y la cercanía de estos, y del combustible que los alimenta, con los sistemas de producción de agua.
Tras ser consultadas, las sanitarias afirmaron que ya habían solucionado las falencias o bien estaban en vías de hacerlo.
Essbio indicó que en el caso de tres plantas ubicadas en la Región del Biobío, las observaciones realizadas por la autoridad están subsanadas. En tanto, las soluciones para otras dos instalaciones en O’Higgins serán terminadas este sábado, señaló. En general, se trata de construcción o refuerzo de pretiles.
La sanitaria controlada por el fondo canadiense aseguró que se trata de sistemas sanitarios de menor envergadura. Essbio atiende a unos 800 mil clientes en 93 localidades de las regiones de O’Higgins, Ñuble y Biobío.
En tanto, desde Aguas Araucanía señalaron que “la fiscalización de la SISS generó una observación en la planta de producción de agua potable de la localidad de Los Sauces, 100 kilómetros al noroeste de Temuco, donde atendemos a 1.775 clientes”. La firma añadió que “se trata de una localidad donde la compañía se surte de aguas superficiales y la observación de la SISS consistía en una mejora menor al sistema de contención de rebases de combustible del generador de respaldo, que ya está realizada”.
Aguas Nuevas es el tercer mayor grupo sanitario del país y atiende a cerca de 550 mil clientes en regiones del norte y sur del país.

Concesionarios: caso de sanitaria “contamina a todo el sector”
Las repercusiones de la crisis por el corte de agua en Osorno el mes pasado está sintiéndose en toda la industria de las concesiones.
Tras una reunión del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI), donde asistió el ministro de OO.PP., Alfredo Moreno, el presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras Públicas (Copsa), Leonardo Daneri, admitió que la situación del rubro sanitario, “contamina a todo el sector”. Esto, porque las personas no diferencian que las concesiones de servicios de agua son diferentes a las de carreteras y aeropuertos, entre otras.
Daneri reconoció que “hay una preocupación general” y esperan que este caso, que puede derivar en la caducidad de la concesión a Essal, se resuelva dentro de los “mecanismos legales”. Asegura que en las concesiones viales y aeroportuarias cuentan con un inspector fiscal y una unidad de asesoría a la inspección durante todo el contrato.
Sobre las nueve plantas con riesgo de derrame de petróleo, el ministro Alfredo Moreno señaló que no hay una norma que regule la instalación de generadores y el combustible que los alimentan, pero que tras la fiscalización exigieron soluciones.
El expresidente Eduardo Frei señaló que en el país debe existir una Superintendencia de Servicios Sanitarios más activa. Sostuvo que “hay que seguir con las concesiones con nuevas regulaciones”.
Fuente: El Mercurio, Viernes 02 de Agosto de 2019

EL MERCURIO –  Se establecieron los nombres de las empresas dueñas de ocho de las nueve plantas fiscalizadas por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) que presentaron riesgos de contaminación similar al recinto de la Empresa de Servicios Sanitarios de Los Lagos (Essal, controlada por Aguas Andinas) en Osorno. Ahí, el mes pasado, un derrame de petróleo generó un corte de agua por 10 días, afectando a unas 200 mil personas.
“El Mercurio” adelantó ayer los resultados de la inspección, aunque no se conoció la identidad de todas las empresas y localidades relacionadas a las falencias. Ahora confirmó que cinco plantas pertenecen a Essbio, la segunda mayor sanitaria del país, controlada por el fondo de pensiones canadiense Ontario Teacher’s Pension Plan Board. En tanto, Corfo tiene el 5%.
Otras dos instalaciones son de Essal, como se señaló ayer. Una octava planta es de Aguas Araucanía, filial de Aguas Nuevas, sanitaria controlada por las firmas japonesas Marubeni Corporation e Innovation Network Corporation of Japan (INCJ). No se pudo establecer la propiedad de la novena unidad (en Los Ríos).
Se trata de las instalaciones ubicadas en las regiones de O’Higgins y Los Lagos, que captan aguas de fuentes superficiales y que fueron inspeccionadas por equipos de SISS, acompañados por funcionarios de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) y supervisados por el subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios. Esto en el marco de una fiscalización extraordinaria a las sanitarias que ordenó el Presidente Sebastián Piñera tras la crisis en Osorno, que involucró en una primera fase a 108 recintos.
Los peligros detectados estuvieron relacionados con la ubicación de los equipos de generación eléctrica y la cercanía de estos, y del combustible que los alimenta, con los sistemas de producción de agua.
Tras ser consultadas, las sanitarias afirmaron que ya habían solucionado las falencias o bien estaban en vías de hacerlo.
Essbio indicó que en el caso de tres plantas ubicadas en la Región del Biobío, las observaciones realizadas por la autoridad están subsanadas. En tanto, las soluciones para otras dos instalaciones en O’Higgins serán terminadas este sábado, señaló. En general, se trata de construcción o refuerzo de pretiles.
La sanitaria controlada por el fondo canadiense aseguró que se trata de sistemas sanitarios de menor envergadura. Essbio atiende a unos 800 mil clientes en 93 localidades de las regiones de O’Higgins, Ñuble y Biobío.
En tanto, desde Aguas Araucanía señalaron que “la fiscalización de la SISS generó una observación en la planta de producción de agua potable de la localidad de Los Sauces, 100 kilómetros al noroeste de Temuco, donde atendemos a 1.775 clientes”. La firma añadió que “se trata de una localidad donde la compañía se surte de aguas superficiales y la observación de la SISS consistía en una mejora menor al sistema de contención de rebases de combustible del generador de respaldo, que ya está realizada”.
Aguas Nuevas es el tercer mayor grupo sanitario del país y atiende a cerca de 550 mil clientes en regiones del norte y sur del país.

Concesionarios: caso de sanitaria “contamina a todo el sector”
Las repercusiones de la crisis por el corte de agua en Osorno el mes pasado está sintiéndose en toda la industria de las concesiones.
Tras una reunión del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI), donde asistió el ministro de OO.PP., Alfredo Moreno, el presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras Públicas (Copsa), Leonardo Daneri, admitió que la situación del rubro sanitario, “contamina a todo el sector”. Esto, porque las personas no diferencian que las concesiones de servicios de agua son diferentes a las de carreteras y aeropuertos, entre otras.
Daneri reconoció que “hay una preocupación general” y esperan que este caso, que puede derivar en la caducidad de la concesión a Essal, se resuelva dentro de los “mecanismos legales”. Asegura que en las concesiones viales y aeroportuarias cuentan con un inspector fiscal y una unidad de asesoría a la inspección durante todo el contrato.
Sobre las nueve plantas con riesgo de derrame de petróleo, el ministro Alfredo Moreno señaló que no hay una norma que regule la instalación de generadores y el combustible que los alimentan, pero que tras la fiscalización exigieron soluciones.
El expresidente Eduardo Frei señaló que en el país debe existir una Superintendencia de Servicios Sanitarios más activa. Sostuvo que “hay que seguir con las concesiones con nuevas regulaciones”.
Fuente: El Mercurio, Viernes 02 de Agosto de 2019

TITULARES