Sábado, Febrero 4, 2023

Escenarios Hídricos 2030 lanza hoja de ruta para seguridad hídrica de las cuencas de ríos Maipo y Maule

DIARIO FINANCIERO – La iniciativa Escenarios Hídricos 2030 (EH2030), coordinada por Fundación Chile (FCh), Fundación Futuro Latinoamericano y Fundación Avina, lanza hoy jueves las hojas de ruta para la seguridad hídrica de las cuencas de los ríos Maipo y Maule, donde se establecen una serie de Medidas, Acciones y Soluciones (MAS) para asegurar el abastecimiento del recurso en el consumo humano, los ecosistemas y el desarrollo productivo.

Las hojas de ruta, que se construyeron en forma colectiva y multisectorial entre marzo de 2020 y julio de 2022, tienen como objetivo entregar a los tomadores de decisión -públicos y privados- una guía de las soluciones hídricas más adecuadas para implementar en cada territorio, incluyendo datos como estimación de costos, aporte de volumen de agua, tiempo aproximado de implementación, impacto social y ambiental.

El documento, “Cuencas regenerativas. De la crisis a la seguridad hídrica. Hojas de ruta para Maipo y Maule”, instala el concepto de cuencas regenerativas, el cual, de acuerdo a la jefa de EH2030 y subgerenta de Sustentabilidad de FCh, Ulrike Broscheck, busca “construir una relación humana de desarrollo productivo con la naturaleza. Regenerar las cuencas pasa por devolverles las capacidades de la naturaleza de funcionar con el ciclo hidrológico normal ya que nosotros las hemos ido degradando”.

Ambas cuencas juegan un rol estratégico para el país. La del Maipo -que abastece a la Región Metropolitana, y una parte de las regiones de Valparaíso y de O’Higgins- concentra cerca del 40% de la población del país y en los últimos 20 años el uso de suelo urbano se ha expandido en un 16%, principalmente a zonas agrícolas.

La cuenta del Maule, que abastece a la región del mismo nombre, alberga cerca del 20% de la agricultura y el 15% de las exportaciones del país.

Para definir las metas y soluciones, se elaboró un Índice de Seguridad Hídrica -un valor numérico- para identificar cuánta agua se necesita para asegurar el suministro para los usos de una cuenca en un tiempo y espacio territorial determinado y de esta forma, estimar la brecha hídrica de cada cuenca.

También se tomó como base la Herramienta Estratégica para Selección de Medidas, Acciones y Soluciones Hídricas (Hesmash), desarrollada en abril de este año por EH2030.

Metas y soluciones

EH2030 propone 124 MAS para abordar la brecha hídrica en ambas cuencas y cumplir una serie de metas, divididas en tres categorías: Conservación y protección de ecosistemas hídricos; Eficiencia y uso estratégico del recurso hídrico; y Migración e incorporación de nuevas fuentes de agua. Además, cada una de las metas incluye los actores públicos y privados que estarían involucrados, el impacto esperado y la inversión referencial.

En el caso del río Maipo, se determinaron 61 soluciones, donde un 75% pueden ser implementadas en el corto plazo, un 92% tiene beneficios ambientales y un 69% tiene beneficios sociales.

Dentro de estas MAS, las que aportarían un mayor porcentaje de agua son las orientadas hacia la Eficiencia y uso estratégico del Recurso Hídrico con un 73%, mientras que las soluciones basadas en la naturaleza (de la categoría de Conservación y protección de ecosistemas hídricos) son aquellas que implican un menor costo, posicionándolas como una alternativa costo-eficiente.

Estas soluciones para la cuenca del Maipo buscan alcanzar 18 metas, entre ellas, reducir el consumo de agua urbano en el sector de agua potable y saneamiento; reducir la extracción de agua en el sector industrial en un 40% al 2050; y que el 100% de los caudales de emisarios submarinos sean tratados y reusados.

Para la cuenca del Maule, se destinaron 63 MAS, donde las soluciones de Conservación aportan la mitad (53%) del agua del conjunto de soluciones priorizadas -siendo las más costo-eficientes-, debido a que la disponibilidad de precipitaciones hace que sean altamente eficientes para potenciar la capacidad de recarga de acuíferos que posee el territorio.

Para este río, se establecieron 16 metas, entre ellas, alcanzar un 15% máximo de pérdidas en tuberías en el sector agua potable y saneamiento; y que un 100% de las hectáreas se destinen para reparar ecosistemas fundamentales, el restablecimiento del ciclo hídrico y adaptación al cambio climático.

Broscheck señala que un punto clave de esta hoja de ruta es que permite medir el avance de la implementación de las distintas MAS en el tiempo.

“Acá lo que no queremos es lo que se ha hecho hasta ahora, que es un conjunto de soluciones que se proponen abiertamente, pero que no se hace seguimiento después de si se implementan o no”, dice.

Agrega que este documento permite señalizar “dónde debemos ubicar los esfuerzos en materia de política pública en la gestión de agua, e identificar la responsabilidad de los grandes consumidores de agua y del sector productivo, que deben participar activamente de la implementación de esta solución con el liderazgo del Estado y de los gobiernos regionales”, afirma.

Teniendo ambas hojas de ruta como puntapié inicial, la experta de EH2030 comenta que “la idea a largo plazo será que, dependiendo de cómo se vayan llevando a cabo en la práctica estas soluciones en el Maipo y el Maule, poder replicar esta iniciativa en todas las cuencas a lo largo del país”.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Jueves 18 de Agosto de 2022

DIARIO FINANCIERO – La iniciativa Escenarios Hídricos 2030 (EH2030), coordinada por Fundación Chile (FCh), Fundación Futuro Latinoamericano y Fundación Avina, lanza hoy jueves las hojas de ruta para la seguridad hídrica de las cuencas de los ríos Maipo y Maule, donde se establecen una serie de Medidas, Acciones y Soluciones (MAS) para asegurar el abastecimiento del recurso en el consumo humano, los ecosistemas y el desarrollo productivo.

Las hojas de ruta, que se construyeron en forma colectiva y multisectorial entre marzo de 2020 y julio de 2022, tienen como objetivo entregar a los tomadores de decisión -públicos y privados- una guía de las soluciones hídricas más adecuadas para implementar en cada territorio, incluyendo datos como estimación de costos, aporte de volumen de agua, tiempo aproximado de implementación, impacto social y ambiental.

El documento, “Cuencas regenerativas. De la crisis a la seguridad hídrica. Hojas de ruta para Maipo y Maule”, instala el concepto de cuencas regenerativas, el cual, de acuerdo a la jefa de EH2030 y subgerenta de Sustentabilidad de FCh, Ulrike Broscheck, busca “construir una relación humana de desarrollo productivo con la naturaleza. Regenerar las cuencas pasa por devolverles las capacidades de la naturaleza de funcionar con el ciclo hidrológico normal ya que nosotros las hemos ido degradando”.

Ambas cuencas juegan un rol estratégico para el país. La del Maipo -que abastece a la Región Metropolitana, y una parte de las regiones de Valparaíso y de O’Higgins- concentra cerca del 40% de la población del país y en los últimos 20 años el uso de suelo urbano se ha expandido en un 16%, principalmente a zonas agrícolas.

La cuenta del Maule, que abastece a la región del mismo nombre, alberga cerca del 20% de la agricultura y el 15% de las exportaciones del país.

Para definir las metas y soluciones, se elaboró un Índice de Seguridad Hídrica -un valor numérico- para identificar cuánta agua se necesita para asegurar el suministro para los usos de una cuenca en un tiempo y espacio territorial determinado y de esta forma, estimar la brecha hídrica de cada cuenca.

También se tomó como base la Herramienta Estratégica para Selección de Medidas, Acciones y Soluciones Hídricas (Hesmash), desarrollada en abril de este año por EH2030.

Metas y soluciones

EH2030 propone 124 MAS para abordar la brecha hídrica en ambas cuencas y cumplir una serie de metas, divididas en tres categorías: Conservación y protección de ecosistemas hídricos; Eficiencia y uso estratégico del recurso hídrico; y Migración e incorporación de nuevas fuentes de agua. Además, cada una de las metas incluye los actores públicos y privados que estarían involucrados, el impacto esperado y la inversión referencial.

En el caso del río Maipo, se determinaron 61 soluciones, donde un 75% pueden ser implementadas en el corto plazo, un 92% tiene beneficios ambientales y un 69% tiene beneficios sociales.

Dentro de estas MAS, las que aportarían un mayor porcentaje de agua son las orientadas hacia la Eficiencia y uso estratégico del Recurso Hídrico con un 73%, mientras que las soluciones basadas en la naturaleza (de la categoría de Conservación y protección de ecosistemas hídricos) son aquellas que implican un menor costo, posicionándolas como una alternativa costo-eficiente.

Estas soluciones para la cuenca del Maipo buscan alcanzar 18 metas, entre ellas, reducir el consumo de agua urbano en el sector de agua potable y saneamiento; reducir la extracción de agua en el sector industrial en un 40% al 2050; y que el 100% de los caudales de emisarios submarinos sean tratados y reusados.

Para la cuenca del Maule, se destinaron 63 MAS, donde las soluciones de Conservación aportan la mitad (53%) del agua del conjunto de soluciones priorizadas -siendo las más costo-eficientes-, debido a que la disponibilidad de precipitaciones hace que sean altamente eficientes para potenciar la capacidad de recarga de acuíferos que posee el territorio.

Para este río, se establecieron 16 metas, entre ellas, alcanzar un 15% máximo de pérdidas en tuberías en el sector agua potable y saneamiento; y que un 100% de las hectáreas se destinen para reparar ecosistemas fundamentales, el restablecimiento del ciclo hídrico y adaptación al cambio climático.

Broscheck señala que un punto clave de esta hoja de ruta es que permite medir el avance de la implementación de las distintas MAS en el tiempo.

“Acá lo que no queremos es lo que se ha hecho hasta ahora, que es un conjunto de soluciones que se proponen abiertamente, pero que no se hace seguimiento después de si se implementan o no”, dice.

Agrega que este documento permite señalizar “dónde debemos ubicar los esfuerzos en materia de política pública en la gestión de agua, e identificar la responsabilidad de los grandes consumidores de agua y del sector productivo, que deben participar activamente de la implementación de esta solución con el liderazgo del Estado y de los gobiernos regionales”, afirma.

Teniendo ambas hojas de ruta como puntapié inicial, la experta de EH2030 comenta que “la idea a largo plazo será que, dependiendo de cómo se vayan llevando a cabo en la práctica estas soluciones en el Maipo y el Maule, poder replicar esta iniciativa en todas las cuencas a lo largo del país”.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Jueves 18 de Agosto de 2022

TITULARES