Sábado, Mayo 15, 2021

Escenarios Hídricos 2030: Cómo avanzar hacia una mejor gestión del agua en Chile

EMOL – Las escasez de agua y los efectos del cambio climático en los recursos hídricos son algunos de los principales desafíos que enfrenta actualmente el país. Ante un escenario incierto respecto al abastecimiento del agua, se vuelve urgente avanzar en soluciones concretas que permitan asegurar la disponibilidad de este recurso.
Para enfrentar este problema, la iniciativa Escenarios Hídricos 2030 (EH2030) trabaja desde 2016 en articular la creación de una política nacional hídrica a través del diálogo y la participación de diversos actores relevantes en esta materia.
El proyecto EH2030 es coordinado por Fundación Chile, Fundación Futuro Latinoamericano y Fundación Avina, y busca, a través del diálogo multisectorial, generar soluciones y propuestas que permitan alcanzar en Chile lo que se ha definido como “seguridad hídrica”, es decir un país donde se puedan cubrir adecuadamente y de forma sustentable las distintas necesidades en torno al agua, como por ejemplo, consumo humano y uso productivo.
Andrés Gutiérrez, miembro del equipo técnico de EH2030 y director ejecutivo de Fundación Newenko conversó en Emol TV sobre la iniciativa y señaló que frente a la urgencia de actuar, se ha propuesto una estrategia denominada Transición Hídrica, que se basa en cuatro ejes fundamentales, el primero de los cuales es la Gestión e Institucionalidad del Agua.
En relación a este punto, señaló que actualmente el foco está puesto en la necesidad de mejorar la gestión del agua para evitar un panorama extremadamente adverso a futuro.
En esa línea, diversos diagnósticos, nacionales e internacionales, así como los propios estudios de EH2030, identifican dos grandes debilidades: la falta de una política pública que defina cómo enfrentar la escasez hídrica, y la dispersión institucional en relación al agua.
“Lo primero que hay que señalar es que el agua es un bien público y cualquier modelo de gestión del agua debe propender al beneficio colectivo, esto implica considerar o cubrir adecuadamente los distintos usos del agua y es por ello que trabajamos bajo el concepto de seguridad hídrica”, señaló el director ejecutivo de Fundación Newenko.
“Uno de los principales elementos que ha trabado una buena gestión del agua es que no existe una clara definición de políticas públicas”, dijo Gutiérrez y añadió que si bien han existido algunos intentos anteriores en el pasado, estos finalmente no han dado resultados. “Es necesaria una fijación de políticas públicas con enfoque territorial, esa es la clave”, señaló.
Por otro lado, actualmente existe una gran dispersión institucional en relación a la gestión del agua. Un informe emitido por el Banco Mundial en 2013 identificó 43 actores institucionales, en la forma de instituciones, unidades de gestión o grupos de usuarios o de interés involucrados en la gestión de los recursos hídricos en Chile.
“Creemos que dentro de los primeros puntos que se debe abordar está el liderazgo institucional, no solo a nivel nacional sino también de territorio. Actualmente existen alrededor de 42 entidades u organizaciones encargadas de ejercer más de 100 funciones en torno al agua sin ninguna coordinación entre sí. Falta efectivamente un liderazgo”, señaló el director ejecutivo de Fundación Newenko.
Proceso participativo
Para avanzar en soluciones a estos desafíos, el equipo de EH2030 trabaja en la elaboración de una propuesta que será presentada a mediados de 2021 y que entregará una hoja de ruta para alcanzar una nueva institucionalidad del agua en Chile, tanto a nivel nacional como para la gobernanza en los territorios.
La elaboración de esta propuesta se está realizando mediante un proceso de co-construcción que integra a como el sector público, productivo-privado, ONGs, mundo académico, municipios, comités o cooperativas de agua potable rural (APR) y organizaciones de usuarios de agua (OUAs), entre otros.
“En los proximos meses los otros ejes de esta estrategia de Transición Hídrica estarán levantando distintas medidas, acciones y soluciones que se van a plasmar en hojas de ruta que vamos a reunir y levantar en una propuesta inicial. La idea es armonizar las necesidades que hemos venido levantando y presentar esta propuesta directamente con los actores de las cuencas”, señaló Gutiérrez.


Fuente: Emol, Jueves 06 de Agosto de 2020

EMOL – Las escasez de agua y los efectos del cambio climático en los recursos hídricos son algunos de los principales desafíos que enfrenta actualmente el país. Ante un escenario incierto respecto al abastecimiento del agua, se vuelve urgente avanzar en soluciones concretas que permitan asegurar la disponibilidad de este recurso.
Para enfrentar este problema, la iniciativa Escenarios Hídricos 2030 (EH2030) trabaja desde 2016 en articular la creación de una política nacional hídrica a través del diálogo y la participación de diversos actores relevantes en esta materia.
El proyecto EH2030 es coordinado por Fundación Chile, Fundación Futuro Latinoamericano y Fundación Avina, y busca, a través del diálogo multisectorial, generar soluciones y propuestas que permitan alcanzar en Chile lo que se ha definido como “seguridad hídrica”, es decir un país donde se puedan cubrir adecuadamente y de forma sustentable las distintas necesidades en torno al agua, como por ejemplo, consumo humano y uso productivo.
Andrés Gutiérrez, miembro del equipo técnico de EH2030 y director ejecutivo de Fundación Newenko conversó en Emol TV sobre la iniciativa y señaló que frente a la urgencia de actuar, se ha propuesto una estrategia denominada Transición Hídrica, que se basa en cuatro ejes fundamentales, el primero de los cuales es la Gestión e Institucionalidad del Agua.
En relación a este punto, señaló que actualmente el foco está puesto en la necesidad de mejorar la gestión del agua para evitar un panorama extremadamente adverso a futuro.
En esa línea, diversos diagnósticos, nacionales e internacionales, así como los propios estudios de EH2030, identifican dos grandes debilidades: la falta de una política pública que defina cómo enfrentar la escasez hídrica, y la dispersión institucional en relación al agua.
“Lo primero que hay que señalar es que el agua es un bien público y cualquier modelo de gestión del agua debe propender al beneficio colectivo, esto implica considerar o cubrir adecuadamente los distintos usos del agua y es por ello que trabajamos bajo el concepto de seguridad hídrica”, señaló el director ejecutivo de Fundación Newenko.
“Uno de los principales elementos que ha trabado una buena gestión del agua es que no existe una clara definición de políticas públicas”, dijo Gutiérrez y añadió que si bien han existido algunos intentos anteriores en el pasado, estos finalmente no han dado resultados. “Es necesaria una fijación de políticas públicas con enfoque territorial, esa es la clave”, señaló.
Por otro lado, actualmente existe una gran dispersión institucional en relación a la gestión del agua. Un informe emitido por el Banco Mundial en 2013 identificó 43 actores institucionales, en la forma de instituciones, unidades de gestión o grupos de usuarios o de interés involucrados en la gestión de los recursos hídricos en Chile.
“Creemos que dentro de los primeros puntos que se debe abordar está el liderazgo institucional, no solo a nivel nacional sino también de territorio. Actualmente existen alrededor de 42 entidades u organizaciones encargadas de ejercer más de 100 funciones en torno al agua sin ninguna coordinación entre sí. Falta efectivamente un liderazgo”, señaló el director ejecutivo de Fundación Newenko.
Proceso participativo
Para avanzar en soluciones a estos desafíos, el equipo de EH2030 trabaja en la elaboración de una propuesta que será presentada a mediados de 2021 y que entregará una hoja de ruta para alcanzar una nueva institucionalidad del agua en Chile, tanto a nivel nacional como para la gobernanza en los territorios.
La elaboración de esta propuesta se está realizando mediante un proceso de co-construcción que integra a como el sector público, productivo-privado, ONGs, mundo académico, municipios, comités o cooperativas de agua potable rural (APR) y organizaciones de usuarios de agua (OUAs), entre otros.
“En los proximos meses los otros ejes de esta estrategia de Transición Hídrica estarán levantando distintas medidas, acciones y soluciones que se van a plasmar en hojas de ruta que vamos a reunir y levantar en una propuesta inicial. La idea es armonizar las necesidades que hemos venido levantando y presentar esta propuesta directamente con los actores de las cuencas”, señaló Gutiérrez.


Fuente: Emol, Jueves 06 de Agosto de 2020

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X