Viernes, Mayo 24, 2024

El problema de la escasez hídrica en Biobío: dificultad en su acceso y preocupación por aguas subterráneas

LA TRIBUNA – Chile, de acuerdo a un informe de Naciones Unidas, es un país rico en agua comparado a la disponibilidad per cápita nacional con el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Sin embargo, debido a “factores climáticos, normativos y de gestión”, hay sectores que “presentan dificultades”.

Lo anterior, se traduce derechamente a los problemas de escasez hídrica. Según la World Resources Institute del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, Chile se posiciona en el puesto 18 del listado de las naciones calificadas con “estrés hídrico”, siendo el país que lidera este registro en América Latina.

Fundación Chile, a través del estudio “Transición Hídrica: El futuro del agua en Chile” consignado en un artículo publicado por la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza de la Universidad de Chile, revela que los principales problemas vinculados al recurso hídrico se deben a fallas en la gestión del agua y su gobernanza; al crecimiento de las actividades productivas y el sobreotorgamiento de derechos de aprovechamiento de aguas.

Respecto a las causas naturales, se encuentra la disminución de precipitaciones de agua y nieve, así como el derretimiento de nieve y retroceso de glaciares por el aumento de temperaturas ligados a los efectos del cambio climático.

REGIÓN DEL BIOBÍO, NO ESCAPA DEL PROBLEMA

Algunos de los estudios de años anteriores se centraban, principalmente, en los sectores comprendidos del centro norte de Chile a la hora de los análisis. Así, un informe de la Dirección General de Agua (DGA) publicado en 2020 indica que, debido a la disminución de las precipitaciones en la citada zona, el país experimenta desde hace más de una década “una sequía recurrente”, con un déficit de precipitación de casi 100% con respecto al promedio histórico 1981-2010 entre las regiones de Atacama y Ñuble, y con los acuíferos con una tendencia a la baja entre la región de Coquimbo y el Maule.

La situación ya no estaría siendo un problema que afecte solamente a regiones del norte y centro de Chile, sino que se estaría trasladando del Maule hacia el sur, con el Biobío como primera zona de alerta.

Ya en 2020, había un 30% de déficit hídrico en la región, con un déficit de precipitaciones sobre el 50% y que en 2024 tendría a 13 de las 14 comunas de la provincia de Biobío con problemas de abastecimiento de agua.

ACCESO DE AGUA EN ZONAS RURALES

De acuerdo a estudios y opiniones de expertos, la escasez de agua golpea a los sectores rurales debido a problemas para garantizar su acceso, teniendo en cuenta que este recurso se provee principalmente a través de aguas subterráneas.

“Se dificulta el acceso al agua potable en las zonas rurales entre la región Metropolitana y el Biobío que dependen en un 83% de las aguas subterráneas”, se extrae del Atlas de Chile 2016 del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

“SENTIDO DE URGENCIA”

El investigador del Centro Regional de Estudios Ambientales de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Pablo González, se refirió a esta situación indicando que “hoy día los caudales en cuanto a agua superficial como también acuíferos han ido disminuyendo en el tiempo de acuerdo a la presión de los usuarios y a captaciones no fiscalizadas, entonces el diagnóstico es que hay mucha presión sobre el recurso hídrico y si sumamos el impacto del cambio climático esto debería ir empeorando”.

Ante este diagnóstico, el experto afirmó que “estamos en un sentido de urgencia para empezar a hacer una mejor distribución del agua y poner ciertas regulaciones”.

PREOCUPACIÓN DE ALCALDES

La escasez de agua es un tema que preocupa a alcaldes de la provincia de Biobío, debido a las complejidades para entregar este recurso a la totalidad de las familias en los sectores rurales y al alto costo que conlleva este servicio.

El jefe comunal de Los Ángeles, Esteban Krause, reflexionó sobre los proyectos de servicios sanitarios rural (conocidos anteriormente como APR: proyectos de agua potable rural), debido a que está siendo cada vez más difícil extraer agua desde pozos, ya que las napas en algunos sectores se estarían secando.

“Nuestra preocupación ha sido constante respecto al tema del abastecimiento de agua en las distintas comunidades. Hoy existe un permanente estado de alerta respecto a la posibilidad de mantener en uso estos distintos proyectos de agua potable en la comuna de Los Ángeles porque básicamente hemos ido chequeando que en varias partes varios sectores de la comuna ya la posibilidad de obtener agua a través de pozos profundos se complica mucho, estamos hablando de escasez de agua a través de aguas subterránea”, afirmó.

“Nos abastecemos en toda la comuna casi exclusivamente de aguas subterráneas, tanto lo urbano como lo rural, y eso hace que tengamos desafíos importantes porque lo que interesa es entregar sistemas de agua potable, tener sistemas que abastecen a la población en cantidad y en calidad y en forma permanente”, agregó.

Similar opinión tuvo el jefe comunal de Mulchén, Jorge Rivas, quien apuntó a que “la situación en nuestra comuna no deja ser indiferente a lo que sucede en el resto del país, la escasez hídrica es un problema grave que tenemos que ponernos de acuerdo. En nuestro país esto ha ido acrecentándose y la primera puerta muchas veces somos los municipios, somos los que muchas veces damos respuestas y a veces la soluciones no está en nuestras manos”.

El alcalde bureano, además, apuntó a la burocracia que hay detrás de los proyectos de servicios sanitarios rurales, ya que -según asevera- éstos demoran mucho tiempo en concretarse.

“Los proyectos de agua potable rural se demoran muchísimos, hay una excesiva burocracia en nuestro Estado y creo que es tiempo de empezar a disminuir con la finalidad de llegar con soluciones lo más rápido posible, sobre todo en un recurso tan vital para la vida de los seres vivos como es el agua. Es importante llegar prontamente con soluciones que es lo que la gente hoy día está esperando, y no solamente actuar cuando en el día de mañana se genere una gran emergencia para este problema”, recalcó.

El alcalde de Quilaco, Pablo Urrutia, tampoco se restó del debate y declaró a La Tribuna que “todas las comunas de Chile hoy día tienen problema con agua, están con escasez hídrica. Gran parte del sustento de este país viene de la agricultura y si no nos preocupamos a tiempo, vamos a tener un problema grave de alimentación. Quilaco no está ajeno a este problema”.

Asimismo, Urrutia criticó la legislación en torno a las APR, ya que éstos piden un mínimo de familias para abastecer, por lo que estarían dejando a algunas personas sin acceso a agua.

“Quilaco gracias a la Asociación Chilena de Municipalidades está construyendo un APR, construyendo pozos, soluciones individuales para gente de campo sobre todo. En la ciudad tenemos solucionados con el agua potable, pero hay lugares en nuestra comuna que no se puede hacer un APR porque no cumple con la cantidad de habitantes, porque hay que recordar que (se tiene que instalar un APR) en un kilómetro para alrededor de siete familias y eso no se da, ya que las familias están a cada un kilómetro, entonces ellos también tienen que tener agua potable”, expresó.

“La demanda de servicios sanitarios rurales es mucho más que la oferta que tiene el Estado, entonces si no nos ponemos de acuerdo, no acortemos brechas y no lo abordamos como un tema realmente importante no vamos a avanzar. Es mucha la demanda, la expansión urbana que se ha ido a la zona rural es enorme y escapa ningún municipio poder atender esa demanda”.
Hugo Inostroza, coordinador provincial del Gobierno Regional.

¿QUÉ SE ESTÁ HACIENDO DESDE LA AUTORIDAD CENTRAL?

“Como Dirección de Obras Hidráulicas tenemos una labor principal y fundamental para estos sistemas (servicios sanitarios rurales). Se aprobó recientemente la Ley 20.998 que regula los sistemas sanitarios rurales para zonas concentradas o semi-concentradas, en donde nosotros podemos contar que el año pasado tuvimos una inversión histórica del orden de 14 mil 500 millones de pesos en mejoramiento, ampliación y conservación de sistemas. Este año también estamos apostando una mejora de ese número, estamos programando 16 mil 500 millones para poder mejorar las brechas que existen en infraestructura en los sistemas sanitarios rurales de la región”, señaló el director regional de Obras Hidráulicas, Claudio Morales.

Ver artículo

Fuente: La Tribuna, Lunes 06 de Mayo de 2024

LA TRIBUNA – Chile, de acuerdo a un informe de Naciones Unidas, es un país rico en agua comparado a la disponibilidad per cápita nacional con el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Sin embargo, debido a “factores climáticos, normativos y de gestión”, hay sectores que “presentan dificultades”.

Lo anterior, se traduce derechamente a los problemas de escasez hídrica. Según la World Resources Institute del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, Chile se posiciona en el puesto 18 del listado de las naciones calificadas con “estrés hídrico”, siendo el país que lidera este registro en América Latina.

Fundación Chile, a través del estudio “Transición Hídrica: El futuro del agua en Chile” consignado en un artículo publicado por la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza de la Universidad de Chile, revela que los principales problemas vinculados al recurso hídrico se deben a fallas en la gestión del agua y su gobernanza; al crecimiento de las actividades productivas y el sobreotorgamiento de derechos de aprovechamiento de aguas.

Respecto a las causas naturales, se encuentra la disminución de precipitaciones de agua y nieve, así como el derretimiento de nieve y retroceso de glaciares por el aumento de temperaturas ligados a los efectos del cambio climático.

REGIÓN DEL BIOBÍO, NO ESCAPA DEL PROBLEMA

Algunos de los estudios de años anteriores se centraban, principalmente, en los sectores comprendidos del centro norte de Chile a la hora de los análisis. Así, un informe de la Dirección General de Agua (DGA) publicado en 2020 indica que, debido a la disminución de las precipitaciones en la citada zona, el país experimenta desde hace más de una década “una sequía recurrente”, con un déficit de precipitación de casi 100% con respecto al promedio histórico 1981-2010 entre las regiones de Atacama y Ñuble, y con los acuíferos con una tendencia a la baja entre la región de Coquimbo y el Maule.

La situación ya no estaría siendo un problema que afecte solamente a regiones del norte y centro de Chile, sino que se estaría trasladando del Maule hacia el sur, con el Biobío como primera zona de alerta.

Ya en 2020, había un 30% de déficit hídrico en la región, con un déficit de precipitaciones sobre el 50% y que en 2024 tendría a 13 de las 14 comunas de la provincia de Biobío con problemas de abastecimiento de agua.

ACCESO DE AGUA EN ZONAS RURALES

De acuerdo a estudios y opiniones de expertos, la escasez de agua golpea a los sectores rurales debido a problemas para garantizar su acceso, teniendo en cuenta que este recurso se provee principalmente a través de aguas subterráneas.

“Se dificulta el acceso al agua potable en las zonas rurales entre la región Metropolitana y el Biobío que dependen en un 83% de las aguas subterráneas”, se extrae del Atlas de Chile 2016 del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

“SENTIDO DE URGENCIA”

El investigador del Centro Regional de Estudios Ambientales de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Pablo González, se refirió a esta situación indicando que “hoy día los caudales en cuanto a agua superficial como también acuíferos han ido disminuyendo en el tiempo de acuerdo a la presión de los usuarios y a captaciones no fiscalizadas, entonces el diagnóstico es que hay mucha presión sobre el recurso hídrico y si sumamos el impacto del cambio climático esto debería ir empeorando”.

Ante este diagnóstico, el experto afirmó que “estamos en un sentido de urgencia para empezar a hacer una mejor distribución del agua y poner ciertas regulaciones”.

PREOCUPACIÓN DE ALCALDES

La escasez de agua es un tema que preocupa a alcaldes de la provincia de Biobío, debido a las complejidades para entregar este recurso a la totalidad de las familias en los sectores rurales y al alto costo que conlleva este servicio.

El jefe comunal de Los Ángeles, Esteban Krause, reflexionó sobre los proyectos de servicios sanitarios rural (conocidos anteriormente como APR: proyectos de agua potable rural), debido a que está siendo cada vez más difícil extraer agua desde pozos, ya que las napas en algunos sectores se estarían secando.

“Nuestra preocupación ha sido constante respecto al tema del abastecimiento de agua en las distintas comunidades. Hoy existe un permanente estado de alerta respecto a la posibilidad de mantener en uso estos distintos proyectos de agua potable en la comuna de Los Ángeles porque básicamente hemos ido chequeando que en varias partes varios sectores de la comuna ya la posibilidad de obtener agua a través de pozos profundos se complica mucho, estamos hablando de escasez de agua a través de aguas subterránea”, afirmó.

“Nos abastecemos en toda la comuna casi exclusivamente de aguas subterráneas, tanto lo urbano como lo rural, y eso hace que tengamos desafíos importantes porque lo que interesa es entregar sistemas de agua potable, tener sistemas que abastecen a la población en cantidad y en calidad y en forma permanente”, agregó.

Similar opinión tuvo el jefe comunal de Mulchén, Jorge Rivas, quien apuntó a que “la situación en nuestra comuna no deja ser indiferente a lo que sucede en el resto del país, la escasez hídrica es un problema grave que tenemos que ponernos de acuerdo. En nuestro país esto ha ido acrecentándose y la primera puerta muchas veces somos los municipios, somos los que muchas veces damos respuestas y a veces la soluciones no está en nuestras manos”.

El alcalde bureano, además, apuntó a la burocracia que hay detrás de los proyectos de servicios sanitarios rurales, ya que -según asevera- éstos demoran mucho tiempo en concretarse.

“Los proyectos de agua potable rural se demoran muchísimos, hay una excesiva burocracia en nuestro Estado y creo que es tiempo de empezar a disminuir con la finalidad de llegar con soluciones lo más rápido posible, sobre todo en un recurso tan vital para la vida de los seres vivos como es el agua. Es importante llegar prontamente con soluciones que es lo que la gente hoy día está esperando, y no solamente actuar cuando en el día de mañana se genere una gran emergencia para este problema”, recalcó.

El alcalde de Quilaco, Pablo Urrutia, tampoco se restó del debate y declaró a La Tribuna que “todas las comunas de Chile hoy día tienen problema con agua, están con escasez hídrica. Gran parte del sustento de este país viene de la agricultura y si no nos preocupamos a tiempo, vamos a tener un problema grave de alimentación. Quilaco no está ajeno a este problema”.

Asimismo, Urrutia criticó la legislación en torno a las APR, ya que éstos piden un mínimo de familias para abastecer, por lo que estarían dejando a algunas personas sin acceso a agua.

“Quilaco gracias a la Asociación Chilena de Municipalidades está construyendo un APR, construyendo pozos, soluciones individuales para gente de campo sobre todo. En la ciudad tenemos solucionados con el agua potable, pero hay lugares en nuestra comuna que no se puede hacer un APR porque no cumple con la cantidad de habitantes, porque hay que recordar que (se tiene que instalar un APR) en un kilómetro para alrededor de siete familias y eso no se da, ya que las familias están a cada un kilómetro, entonces ellos también tienen que tener agua potable”, expresó.

“La demanda de servicios sanitarios rurales es mucho más que la oferta que tiene el Estado, entonces si no nos ponemos de acuerdo, no acortemos brechas y no lo abordamos como un tema realmente importante no vamos a avanzar. Es mucha la demanda, la expansión urbana que se ha ido a la zona rural es enorme y escapa ningún municipio poder atender esa demanda”.
Hugo Inostroza, coordinador provincial del Gobierno Regional.

¿QUÉ SE ESTÁ HACIENDO DESDE LA AUTORIDAD CENTRAL?

“Como Dirección de Obras Hidráulicas tenemos una labor principal y fundamental para estos sistemas (servicios sanitarios rurales). Se aprobó recientemente la Ley 20.998 que regula los sistemas sanitarios rurales para zonas concentradas o semi-concentradas, en donde nosotros podemos contar que el año pasado tuvimos una inversión histórica del orden de 14 mil 500 millones de pesos en mejoramiento, ampliación y conservación de sistemas. Este año también estamos apostando una mejora de ese número, estamos programando 16 mil 500 millones para poder mejorar las brechas que existen en infraestructura en los sistemas sanitarios rurales de la región”, señaló el director regional de Obras Hidráulicas, Claudio Morales.

Ver artículo

Fuente: La Tribuna, Lunes 06 de Mayo de 2024

TITULARES