Domingo, Junio 16, 2024

El plan del Minvu para la reconstrucción tras los incendios incluye nuevos barrios que mitiguen futuras catástrofes

LA TERCERA – El lunes de esta semana el ministro Carlos Montes presentó en el Comité de Reconstrucción el plan que su cartera ha ideado para hacerle frente a la crisis habitacional derivada de los incendios, con componentes que apuntan a una inminente idea de relocalización. La última actualización de su ministerio cifró en 6.019 los hogares consumidos por las llamas.

El Comité de Ministras y Ministros para la Reconstrucción, encabezado por la ministra de Desarrollo Social, Javiera Toro, ya se ha reunido en dos oportunidades para avanzar en los diagnósticos de las afectaciones tras los megaincendios que consumieron sectores altos de las comunas de Viña del Mar, Quilpué y Villa Alemana. La última de esas citas se dio el lunes de esta semana y ahí, dentro de otras cosas, el ministro de Vivienda y Urbanismo, Carlos Montes, presentó el plan que, previa aprobación presupuestaria y del Presidente Gabriel Boric, pretende llevar a cabo su cartera para los poco más de 6 mil hogares hogares, donde el foco está puesto en la construcción de barrios que mitiguen futuras catástrofes.

A un mes de que el comité tenga que presentarle la propuesta definitiva e integral de reconstrucción al Mandatario, donde dentro de otras cosas se zanjará el tiempo estimado para la aplicación de medidas y costos de implementación para los sectores damnificados, el Minvu ya tiene un plan, al que accedió La Tercera, bien avanzado. Y con un catastro más o menos definitivo.

“La estrategia en materia habitacional y urbana tendrá énfasis en la integración real de las áreas afectadas a la ciudad y al desarrollo de barrios resilientes, preparados para enfrentar futuros eventos como consecuencia del cambio climático”, afirma el secretario de Estado a este medio.

El lunes pasado, el jefe del Minvu actualizó a sus pares presentes la cantidad de viviendas que hasta ahora se encuentran identificadas con daños no reparables, donde cifró preliminarmente en 6.019 los hogares consumidos por las llamas.

En el desglose de la cifra, las viviendas regulares, es decir, sitios enrolados en el Servicio de Impuestos Internos, ascienden a 74,2% (4.466). Por otro parte, las viviendas ubicadas en campamentos que son parte del Catastro Nacional de Campamentos alcanzan 24,6% (1.478), y 1,25% (75) son viviendas que se encontraban fuera del catastro. En detalle, los campamentos Villa Independencia, Monte Sinaí y Manuel Bustos fueron los que tuvieron mayor afectación estructural y donde también hubo más personas fallecidas debido a la falta de vías de escape o métodos de evacuación. Y eso es lo que se quiere corregir de cara al futuro.

“El objetivo es desarrollar una reconstrucción satisfactoria, que tiene diversas dimensiones, y por lo tanto es necesario reestudiar en profundidad las zonas de riesgo”, indica Montes, quien en pos de tener más detalles durante estos días ha sostenido reuniones con dirigentes del campamento Manuel Bustos, junto a la alcaldesa de Viña del Mar, Macarena Ripamonti.

En ese sentido, la estrategia de reconstrucción tendrá como objetivo la regeneración urbana, donde se integrará un plan de mitigación ante futuras catástrofes, además de la integración de los barrios a la ciudad con vías estructurantes para enfrentar los problemas de accesibilidad, zonas de riesgo relacionadas con quebradas y la relación urbano-rural. La propuesta contendrá definiciones concretas frente al riesgo del entorno, que considerarán la determinación de las áreas y una posible secuencia de intervención.

04 DE FEBRERO 2024/ VIÑA DEL MAR Personas y vecinos efectúan labores de levantamiento de escombros en la Villa Independencia. FOTO: MANUEL REYES/ AGENCIAUNO

En cuanto a la intervención, la idea es realizar un análisis de los principales factores condicionantes y medidas para enfrentar los incendios; contabilizar la cantidad de viviendas afectadas y revisar el equipamiento barrial en los sectores. En segunda instancia, realizar procesos de diálogo con las organizaciones de la comunidad sobre las condiciones de transición, las necesidades y apoyos; alternativas de tipo de vivienda y equipamiento barrial y, finalmente, definir posibles empresas a convocar para presentar proyectos, calidad, costos, tiempos y sistema de selección, contrato y pago.

Al respecto, el ministro agrega que “las zonas afectadas por los incendios se subdividirán en estas áreas de intervención, las que en principio se estima se agruparán en quince o veinte áreas, para las que se considerará un proyecto integral”. Y añade que “para cada una de las áreas establecidas se contará con una dupla de trabajo o de más personas, integrada tanto por equipos del Minvu como de los municipios”.

Relocalización de viviendas

Sin aún confirmarse, la relocalización de los sectores afectados por los incendios en la Quinta Región es una idea cerca de concretarse. De hecho, la ministra Toro -encargada de la reconstrucción- hace una semana no descartó la medida.

Entre los intervinientes existe consenso de que la reconstrucción en los mismo barrios que se vieron afectados por los incendios sería presenciar en un futuro no tan lejano nuevamente los mismos desastres. Por lo mismo, el ministro Montes ha estado en diálogo con los dirigentes de los distintos campamentos afectados para palpar cuán factible es la medida. Y allanar el camino.

“Este proceso de reconstrucción es muy importante, no solo por la dimensión del daño provocado por los incendios, sino porque debemos pensar en el futuro, en generar mejores barrios, más resilientes y preparados”, cierra el ministro.

La tarea, en todo caso, no asoma fácil y se suma a la labor que ya llevaba adelante el Ejecutivo por los incendios del verano pasado en el sur de Chile, donde Santa Juana y Ninhue se vieron mayormente afectados. De hecho, esa vez hubo más de 400 mil hectáreas quemadas y casi 8 mil damnificados. Sin embargo, la reconstrucción está lejos de terminar y a inicios de febrero de 2024 presentaba un 53,6% de avance, con un proceso que continúa.

Fuente: La Tercera, Miércoles 21 de Febrero de 2024

LA TERCERA – El lunes de esta semana el ministro Carlos Montes presentó en el Comité de Reconstrucción el plan que su cartera ha ideado para hacerle frente a la crisis habitacional derivada de los incendios, con componentes que apuntan a una inminente idea de relocalización. La última actualización de su ministerio cifró en 6.019 los hogares consumidos por las llamas.

El Comité de Ministras y Ministros para la Reconstrucción, encabezado por la ministra de Desarrollo Social, Javiera Toro, ya se ha reunido en dos oportunidades para avanzar en los diagnósticos de las afectaciones tras los megaincendios que consumieron sectores altos de las comunas de Viña del Mar, Quilpué y Villa Alemana. La última de esas citas se dio el lunes de esta semana y ahí, dentro de otras cosas, el ministro de Vivienda y Urbanismo, Carlos Montes, presentó el plan que, previa aprobación presupuestaria y del Presidente Gabriel Boric, pretende llevar a cabo su cartera para los poco más de 6 mil hogares hogares, donde el foco está puesto en la construcción de barrios que mitiguen futuras catástrofes.

A un mes de que el comité tenga que presentarle la propuesta definitiva e integral de reconstrucción al Mandatario, donde dentro de otras cosas se zanjará el tiempo estimado para la aplicación de medidas y costos de implementación para los sectores damnificados, el Minvu ya tiene un plan, al que accedió La Tercera, bien avanzado. Y con un catastro más o menos definitivo.

“La estrategia en materia habitacional y urbana tendrá énfasis en la integración real de las áreas afectadas a la ciudad y al desarrollo de barrios resilientes, preparados para enfrentar futuros eventos como consecuencia del cambio climático”, afirma el secretario de Estado a este medio.

El lunes pasado, el jefe del Minvu actualizó a sus pares presentes la cantidad de viviendas que hasta ahora se encuentran identificadas con daños no reparables, donde cifró preliminarmente en 6.019 los hogares consumidos por las llamas.

En el desglose de la cifra, las viviendas regulares, es decir, sitios enrolados en el Servicio de Impuestos Internos, ascienden a 74,2% (4.466). Por otro parte, las viviendas ubicadas en campamentos que son parte del Catastro Nacional de Campamentos alcanzan 24,6% (1.478), y 1,25% (75) son viviendas que se encontraban fuera del catastro. En detalle, los campamentos Villa Independencia, Monte Sinaí y Manuel Bustos fueron los que tuvieron mayor afectación estructural y donde también hubo más personas fallecidas debido a la falta de vías de escape o métodos de evacuación. Y eso es lo que se quiere corregir de cara al futuro.

“El objetivo es desarrollar una reconstrucción satisfactoria, que tiene diversas dimensiones, y por lo tanto es necesario reestudiar en profundidad las zonas de riesgo”, indica Montes, quien en pos de tener más detalles durante estos días ha sostenido reuniones con dirigentes del campamento Manuel Bustos, junto a la alcaldesa de Viña del Mar, Macarena Ripamonti.

En ese sentido, la estrategia de reconstrucción tendrá como objetivo la regeneración urbana, donde se integrará un plan de mitigación ante futuras catástrofes, además de la integración de los barrios a la ciudad con vías estructurantes para enfrentar los problemas de accesibilidad, zonas de riesgo relacionadas con quebradas y la relación urbano-rural. La propuesta contendrá definiciones concretas frente al riesgo del entorno, que considerarán la determinación de las áreas y una posible secuencia de intervención.

04 DE FEBRERO 2024/ VIÑA DEL MAR Personas y vecinos efectúan labores de levantamiento de escombros en la Villa Independencia. FOTO: MANUEL REYES/ AGENCIAUNO

En cuanto a la intervención, la idea es realizar un análisis de los principales factores condicionantes y medidas para enfrentar los incendios; contabilizar la cantidad de viviendas afectadas y revisar el equipamiento barrial en los sectores. En segunda instancia, realizar procesos de diálogo con las organizaciones de la comunidad sobre las condiciones de transición, las necesidades y apoyos; alternativas de tipo de vivienda y equipamiento barrial y, finalmente, definir posibles empresas a convocar para presentar proyectos, calidad, costos, tiempos y sistema de selección, contrato y pago.

Al respecto, el ministro agrega que “las zonas afectadas por los incendios se subdividirán en estas áreas de intervención, las que en principio se estima se agruparán en quince o veinte áreas, para las que se considerará un proyecto integral”. Y añade que “para cada una de las áreas establecidas se contará con una dupla de trabajo o de más personas, integrada tanto por equipos del Minvu como de los municipios”.

Relocalización de viviendas

Sin aún confirmarse, la relocalización de los sectores afectados por los incendios en la Quinta Región es una idea cerca de concretarse. De hecho, la ministra Toro -encargada de la reconstrucción- hace una semana no descartó la medida.

Entre los intervinientes existe consenso de que la reconstrucción en los mismo barrios que se vieron afectados por los incendios sería presenciar en un futuro no tan lejano nuevamente los mismos desastres. Por lo mismo, el ministro Montes ha estado en diálogo con los dirigentes de los distintos campamentos afectados para palpar cuán factible es la medida. Y allanar el camino.

“Este proceso de reconstrucción es muy importante, no solo por la dimensión del daño provocado por los incendios, sino porque debemos pensar en el futuro, en generar mejores barrios, más resilientes y preparados”, cierra el ministro.

La tarea, en todo caso, no asoma fácil y se suma a la labor que ya llevaba adelante el Ejecutivo por los incendios del verano pasado en el sur de Chile, donde Santa Juana y Ninhue se vieron mayormente afectados. De hecho, esa vez hubo más de 400 mil hectáreas quemadas y casi 8 mil damnificados. Sin embargo, la reconstrucción está lejos de terminar y a inicios de febrero de 2024 presentaba un 53,6% de avance, con un proceso que continúa.

Fuente: La Tercera, Miércoles 21 de Febrero de 2024

TITULARES