Sábado, Enero 22, 2022

El desafío del agua, por Carlos Cruz

TRADE NEWS – El gobierno que asuma en marzo próximo deberá hacer un gran esfuerzo de convocatoria nacional para alinear a los agentes productivos y a la comunidad detrás de ciertos objetivos de corto plazo que le den el tiempo suficiente para diseñar una agenda que, como país, nos permita recuperar un cierto rumbo para un desarrollo deseado.

Entre estos, creemos que el más estructural debiera ser el modo de abordar el déficit hídrico que ya se expresa con profundidad en buena parte de la zona central y que progresivamente amenaza desde El Maule hacia el sur. Al respecto creemos que hay dos líneas de acción que deben converger. Por una parte, habrá que diseñar políticas que optimicen el uso del agua existente. Eso pasa por inversiones en acumulación, por lo que los anuncios de segunda licitación del embalse de Punilla en la región del Ñuble es una buena noticia. Deben considerarse además formas de infiltración de napas subterráneas, conducción del recurso para minimizar la subutilización y tecnologías de riego y consumo que optimicen su uso.

Por otra parte, será necesario explorar formas de aumentar la oferta. En esta dirección debiera orientarse el reciclamiento de las aguas ya utilizadas, minimizando su vertimiento en el mar. La profundización de los programas de APR es fundamental para asegurar el recurso en zonas rurales afectadas, donde aún haya espacio para conseguir agua a través de la profundización de pozos u otras alternativas. De igual manera, debiera haber una política de desalinización, liderada por el Estado, que dé seguridad hídrica en las zonas de mayor impacto. Tampoco es desechable mirar con interés los proyectos de trasvase de cuencas que se han presentado al MOP a través del sistema de concesiones.

Ante una crisis de envergadura como la que se está viviendo en relación al agua, el rol del Estado es insustituible. Es por ello que, como CPI, tenemos tanta esperanza de que se avance lo más pronto posible en la nueva institucionalidad para el sector que se encuentra en trámite en el parlamento, de modo de contar con el instrumental necesario para abordar este gran desafío que tiene Chile para los próximos años.

Ver artículo

Fuente: Trade News, Sábado 16 de Octubre de 2021

TRADE NEWS – El gobierno que asuma en marzo próximo deberá hacer un gran esfuerzo de convocatoria nacional para alinear a los agentes productivos y a la comunidad detrás de ciertos objetivos de corto plazo que le den el tiempo suficiente para diseñar una agenda que, como país, nos permita recuperar un cierto rumbo para un desarrollo deseado.

Entre estos, creemos que el más estructural debiera ser el modo de abordar el déficit hídrico que ya se expresa con profundidad en buena parte de la zona central y que progresivamente amenaza desde El Maule hacia el sur. Al respecto creemos que hay dos líneas de acción que deben converger. Por una parte, habrá que diseñar políticas que optimicen el uso del agua existente. Eso pasa por inversiones en acumulación, por lo que los anuncios de segunda licitación del embalse de Punilla en la región del Ñuble es una buena noticia. Deben considerarse además formas de infiltración de napas subterráneas, conducción del recurso para minimizar la subutilización y tecnologías de riego y consumo que optimicen su uso.

Por otra parte, será necesario explorar formas de aumentar la oferta. En esta dirección debiera orientarse el reciclamiento de las aguas ya utilizadas, minimizando su vertimiento en el mar. La profundización de los programas de APR es fundamental para asegurar el recurso en zonas rurales afectadas, donde aún haya espacio para conseguir agua a través de la profundización de pozos u otras alternativas. De igual manera, debiera haber una política de desalinización, liderada por el Estado, que dé seguridad hídrica en las zonas de mayor impacto. Tampoco es desechable mirar con interés los proyectos de trasvase de cuencas que se han presentado al MOP a través del sistema de concesiones.

Ante una crisis de envergadura como la que se está viviendo en relación al agua, el rol del Estado es insustituible. Es por ello que, como CPI, tenemos tanta esperanza de que se avance lo más pronto posible en la nueva institucionalidad para el sector que se encuentra en trámite en el parlamento, de modo de contar con el instrumental necesario para abordar este gran desafío que tiene Chile para los próximos años.

Ver artículo

Fuente: Trade News, Sábado 16 de Octubre de 2021

TITULARES

X