Sábado, Enero 22, 2022

El balance de Gloria Hutt tras licitación del exTransantiago: “La competencia funcionó bien”

DIARIO FINANCIERO – La ministra Gloria Hutt está decidida a terminar con el penoso y largo capítulo del Transantiago. Y, a pocos meses de que termine su rol de titular del Ministerio de Transportes, estima que esto podrá ser una idea que se vuelve realidad al renovar 4.500 buses -que equivale al 70% del sistema RED-, además de un nuevo modelo de operación que implica separar las concesiones de flotas y vías.

En el recuento de la licitación, la ministra saca cuenta alegres. A su juicio, no sólo podrá contar con nuevos equipos por las calles, sino que también con una reducción de costos del sistema. Las ofertas de los operadores en promedio fueron un 4% más bajas que el tope de las bases, que, para ella se sumará a “otros elementos de eficiencias operacionales que aún no están contemplados, pero que ayudarán también a bajar el gasto del sistema”.

– De acuerdo al acta de evaluación de la licitación de operadores de vías, las ofertas promedio fueron un 4% más bajas. ¿Podría dar un poco más de detalles?

– Efectivamente, uno de los objetivos de la renovación de buses era hacerlo sin aumentar los costos del sistema. Esto implica utilizar el mismo marco presupuestario que estipula la ley de subsidios de transportes (que es de US$ 800 millones). Hasta ahora, lo hemos conseguido. Hemos renovado 2.220 buses sin que implique un gasto adicional del Fisco, sino que sólo con ajustes internos.

En esta licitación pusimos un tope, que establecía precios máximos en que se podía financiar un recambio dentro del marco prespuestario. Las ofertas fueron más bajas porque las empresas tomaron más riesgos, eso dice que la competencia funcionó bien, lo que se traduce en un beneficio por costos más bajos. El 4 % más barato es el promedio que pidió cada operador por los kilómetros recorridos, pero hay otros elementos de eficiencias operacionales que aún no están contemplados, pero que ayudarán también a bajar el gasto del sistema.

– ¿Cuáles son esos elementos?

– Por ejemplo, si se incorpora mucha más tecnología y uno puede tener mayor planificación de las flotas, se pueden hacer inyecciones de buses intermedios más controlado. Esto se puede hacer especialmente con los buses eléctricos, ya que son menos invasivos al medio ambiente, generan menos ruido y pueden estar en la vía pública sin molestar. Con esto, se mejora la eficiencia porque se suben más pasajeros, aumentan las recaudaciones y genera un círculo virtuoso. Hay muchas cosas que se puede seguir trabajando en favor de las mejoras.

– Respecto al balance tecnológico, ¿cuál es su opinión?

– Fueron más buses eléctricos que diésel. Eso me pone muy contenta, porque esa era la gran incógnita y cada uno podía elegir la flota que prefiriera, dentro de lo que se había establecido en la licitación de flota. A estos 991 se le sumará además, un proceso paralelo de recambio que no está dentro de este concurso. Al término de gobierno esperamos tener muchas más unidades cero emisión.

– ¿Cuando entrará en vigencia el recambio de operadores?

– Ahora entran los decretos de adjudicación a la Contraloría General de la República, luego se pasa a la toma de razón, luego se hacen los contratos y se da orden de hacer los buses. Esperamos a mediados del próximo año tener los buses operando.

– ¿Los otros recambios de buses son los que se hicieron a través de la renovación de contrato?

– Sí, en las extensiones pusimos como condición la obligación de aportar buses nuevos. Ahora en diciembre se terminan los contratos de Subus y Metbus, que son parte de este proceso. Además, hay otros proyectos paralelos que son de mejora de los operadores vigentes que están proponiendo cambios de máquinas, por eso, tendremos más que los 1.600 de la licitación.

Estos recambios de buses se les aplica el mismo esquema del concurso, que implica la separación de la propiedad de la flota y el contrato del concesionario, es decir, son bienes afectos a la unidad de negocio, bajo el control de la administración del sistema. Se compra el bus con el plazo de vida útil.

Los contratos actuales son mejores porque protege los intereses del usuario, da herramientas al Estado para regular y cambiar al operador que no funciona, son unidades más pequeñas, lo que dinamiza al sistema.

– Al término de su gestión, ¿cuántos buses se renovarán?

– No he sacado la cuenta, pero si todo funciona bien son del orden de 4.500. Y eso es cumplir con lo que prometimos que era renovar el 70% de la flota del sistema.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Viernes 8 de Octubre de 2021

DIARIO FINANCIERO – La ministra Gloria Hutt está decidida a terminar con el penoso y largo capítulo del Transantiago. Y, a pocos meses de que termine su rol de titular del Ministerio de Transportes, estima que esto podrá ser una idea que se vuelve realidad al renovar 4.500 buses -que equivale al 70% del sistema RED-, además de un nuevo modelo de operación que implica separar las concesiones de flotas y vías.

En el recuento de la licitación, la ministra saca cuenta alegres. A su juicio, no sólo podrá contar con nuevos equipos por las calles, sino que también con una reducción de costos del sistema. Las ofertas de los operadores en promedio fueron un 4% más bajas que el tope de las bases, que, para ella se sumará a “otros elementos de eficiencias operacionales que aún no están contemplados, pero que ayudarán también a bajar el gasto del sistema”.

– De acuerdo al acta de evaluación de la licitación de operadores de vías, las ofertas promedio fueron un 4% más bajas. ¿Podría dar un poco más de detalles?

– Efectivamente, uno de los objetivos de la renovación de buses era hacerlo sin aumentar los costos del sistema. Esto implica utilizar el mismo marco presupuestario que estipula la ley de subsidios de transportes (que es de US$ 800 millones). Hasta ahora, lo hemos conseguido. Hemos renovado 2.220 buses sin que implique un gasto adicional del Fisco, sino que sólo con ajustes internos.

En esta licitación pusimos un tope, que establecía precios máximos en que se podía financiar un recambio dentro del marco prespuestario. Las ofertas fueron más bajas porque las empresas tomaron más riesgos, eso dice que la competencia funcionó bien, lo que se traduce en un beneficio por costos más bajos. El 4 % más barato es el promedio que pidió cada operador por los kilómetros recorridos, pero hay otros elementos de eficiencias operacionales que aún no están contemplados, pero que ayudarán también a bajar el gasto del sistema.

– ¿Cuáles son esos elementos?

– Por ejemplo, si se incorpora mucha más tecnología y uno puede tener mayor planificación de las flotas, se pueden hacer inyecciones de buses intermedios más controlado. Esto se puede hacer especialmente con los buses eléctricos, ya que son menos invasivos al medio ambiente, generan menos ruido y pueden estar en la vía pública sin molestar. Con esto, se mejora la eficiencia porque se suben más pasajeros, aumentan las recaudaciones y genera un círculo virtuoso. Hay muchas cosas que se puede seguir trabajando en favor de las mejoras.

– Respecto al balance tecnológico, ¿cuál es su opinión?

– Fueron más buses eléctricos que diésel. Eso me pone muy contenta, porque esa era la gran incógnita y cada uno podía elegir la flota que prefiriera, dentro de lo que se había establecido en la licitación de flota. A estos 991 se le sumará además, un proceso paralelo de recambio que no está dentro de este concurso. Al término de gobierno esperamos tener muchas más unidades cero emisión.

– ¿Cuando entrará en vigencia el recambio de operadores?

– Ahora entran los decretos de adjudicación a la Contraloría General de la República, luego se pasa a la toma de razón, luego se hacen los contratos y se da orden de hacer los buses. Esperamos a mediados del próximo año tener los buses operando.

– ¿Los otros recambios de buses son los que se hicieron a través de la renovación de contrato?

– Sí, en las extensiones pusimos como condición la obligación de aportar buses nuevos. Ahora en diciembre se terminan los contratos de Subus y Metbus, que son parte de este proceso. Además, hay otros proyectos paralelos que son de mejora de los operadores vigentes que están proponiendo cambios de máquinas, por eso, tendremos más que los 1.600 de la licitación.

Estos recambios de buses se les aplica el mismo esquema del concurso, que implica la separación de la propiedad de la flota y el contrato del concesionario, es decir, son bienes afectos a la unidad de negocio, bajo el control de la administración del sistema. Se compra el bus con el plazo de vida útil.

Los contratos actuales son mejores porque protege los intereses del usuario, da herramientas al Estado para regular y cambiar al operador que no funciona, son unidades más pequeñas, lo que dinamiza al sistema.

– Al término de su gestión, ¿cuántos buses se renovarán?

– No he sacado la cuenta, pero si todo funciona bien son del orden de 4.500. Y eso es cumplir con lo que prometimos que era renovar el 70% de la flota del sistema.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Viernes 8 de Octubre de 2021

TITULARES

X