Sábado, Abril 13, 2024

El 80% de los chilenos cree que habrá racionamiento de agua en los próximos años

QUÉ PASA – La escasez hídrica es un fenómeno negativo que afecta gravemente al planeta, y Chile es uno de los grandes afectados. Una reciente encuesta elaborado por Criteria llamado “Informe Escasez de agua en Chile” ratifica este escenario, añadiendo algunos aspectos de cómo la sociedad ve el tema y cómo actúa frente a esta situación.

Uno de los principales aspectos que plantea la medición es una disminución de la preocupación en la población y una baja en los riesgos percibidos de eventuales cortes de agua. No obstante, establece que aumenta la sensación de culpabilidad por el impacto negativo de cada persona frente a este fenómeno.

El análisis cuantitativo consideró 1.007 casos de hombres y mujeres entre 18 y 70 años, estableciendo que el 50% de los chilenos cree que habrá racionamiento de agua este año, el 70% en los próximos cinco años, mientras que el 79% en la próxima década. Las tres interrogantes descendieron en relación al análisis realizado en 2022 (ver gráfico a continuación).

“Mi sensación es que ha sido un tema menos presente en la agenda pública y consecuentemente en la de las personas. Por un lado las preocupaciones están volcadas a necesidades más básicas como el costo de la vida, la delincuencia, la economía del país, y eso desplaza nuestras preocupaciones más colectivas si se quiere o cuyo beneficio no es directo ni inmediato”, señala Marco Silva, director de Mercados y Consumidores de Criteria.

Silva añade que “el reciente año 2022 hubo más lluvias que los años anteriores y las expectativas de un año que podría ser igualmente o más lluvioso, generan una sensación – errada a mi entender – de un problema que no se ha resuelto pero al menos se ‘pateó’ hacia adelante. Por cierto hay una tarea pendiente de parte de las organizaciones medioambientales de mantener la escasez hídrica como protagonista de la agenda para que las personas no lo pierdan de vista”.

Además, se mantiene la idea de que la escasez de agua es una realidad a la que debemos adaptarnos, no obstante, la mayoría cree que no es tan difícil poder hacer algo para evitar la escasez. El 50% considera que la escasez de agua “ya está aquí y solo nos queda adaptarnos a sus efectos”, y el 32% considera que “es muy difícil que alguien como yo pueda hacer algo para evitar la escasez de agua”.

Raúl Cordero, climatólogo de la Universidad de Santiago, explica que la sequía que afecta actualmente a Chile central, se replica en Centroamérica, México, el Mediterráneo europeo y parte del medio oriente. Las sequías son fenómenos naturales asociadas a anomalías en la temperatura superficial del océano. “En varias partes del mundo, incluido Chile, la sequías están presentando de forma más frecuente y severa. No solamente se trata de déficit agudo en las precipitaciones, sino que las elevadas temperaturas intensifican la evapotranspiración y exacerban la sequía”.

Racionamiento de agua: el 57% cree que la ciencia encontrará las estrategias

El documento agrega que la disposición a introducir cambios para bajar el consumo de agua es alta y la mayoría cree que la ciencia ayudará a encontrar estrategias para enfrentar el problema. El 74% señala que está dispuesto a introducir cambios en su modo de vida y bajar radicalmente el consumo de agua, mientras que el 57% cree que la ciencia ayudará a encontrar estrategias para enfrentar la escasez hídrica.

“Me temo que la misma sensación de alza de lluvias del año pasado y las expectativas de un 2023 lluvioso, hayan relajado las conductas de uso del agua. De hecho en la declaración de comportamiento hay menos personas dispuestas a disminuir el consumo.El vaso medio lleno es notar que el aumento de la sensación de culpabilidad demuestra que no nos hemos olvidado del problema, aún tenemos conciencia de él, no obstante reconocemos que nos hemos relajado”, establece Silva.

Cordero añade que la caída en las precipitaciones, y la paralela alza en el consumo, provoca lo que se conoce como estrés hídrico. “En muchas zonas del mundo, incluido Chile central, la diferencia entre el recurso hídrico disponible y el consumo ha caído a valores críticos. El estrés hídrico no solamente pone en peligro el abastecimiento de agua potable para consumo humano, sino que también suele afectar la producción de alimentos. La baja productividad de cultivos suele alterar los precios de los alimentos y acentuar la inseguridad alimenticia que golpea en general mas a los quintiles más pobres de la población”.

También establece que la responsabilidad sobre los líderes, gobiernos y/o empresas disminuye en comparación al análisis anterior de 2022, no obstante sigue siendo amplio el consenso de que éstos no hacen lo suficiente por solucionar el problema. El 73% declara sentir rabia al ver que los líderes no se toman lo suficientemente en serio la escasez de agua, y el 69% indica que la escasez hídrica y el posible racionamiento es resultado del egoísmo de unos pocos que se benefician, perjudicando a todos los chilenos.

El estudio de Criteria declara que a pesar de que sigue siendo alto el temor por los efectos que tendrá la escasez de agua a nivel personal, este temor disminuye respecto al estudio de 2022. El 78% señala que le importa la escasez hídrica, pero no hace nada para evitarlo. El 65% de los encuestados siente temor por los efectos que tendrá la escasez en su vida.

Añade que la mayoría no responsabiliza a empresas y gobiernos por sobre el papel de las personas en la escasez hídrica. Aumentando la culpabilidad personal. El 33% considera que la escasez y racionamiento de agua es responsabilidad de las empresas y los gobiernos, no de las personas, y el 34% señala que “me siento culpable por mi impacto negativo en la escasez de agua”.

La mayoría de los chilenos cree que habrá racionamiento de agua en los próximos años. Foto: Andres Perez

Racionamiento de agua en los próximos años: ¿Nos afectará?

La investigación sostiene que muy pocos están de acuerdo con la aseveración de que hay problemas más importantes que la escasez de agua. Por tanto, hay cierto consenso de la importancia de este problema y su afectación en la vida de las personas.

El 20% cree que la humanidad tiene problemas más grandes por resolver antes que la escasez de agua, mientras que el 13% no cree que la escasez le vaya a afectar personalmente.

Finalmente, el análisis sostiene que disminuye el racionar y bajar el consumo de agua como opción, pero aumentan acciones de tipo más específicas con el objetivo de hacer más eficientes ciertos procesos. Ante la pregunta ¿Qué hábitos o costumbres has implementado o estás dispuesto a implementar para disminuir tu consumo de agua? El 24% señala que acortar duchas, el 13% reutilizar agua, el 12% cerrar llaves, el 10% lavado eficiente de ropa, el 8% disminuir regado, el 7% racionar y bajar el consumo, y el 6% el lavado eficiente de loza.

Fuente: Qué Pasa, Martes 13 de Junio de 2023

QUÉ PASA – La escasez hídrica es un fenómeno negativo que afecta gravemente al planeta, y Chile es uno de los grandes afectados. Una reciente encuesta elaborado por Criteria llamado “Informe Escasez de agua en Chile” ratifica este escenario, añadiendo algunos aspectos de cómo la sociedad ve el tema y cómo actúa frente a esta situación.

Uno de los principales aspectos que plantea la medición es una disminución de la preocupación en la población y una baja en los riesgos percibidos de eventuales cortes de agua. No obstante, establece que aumenta la sensación de culpabilidad por el impacto negativo de cada persona frente a este fenómeno.

El análisis cuantitativo consideró 1.007 casos de hombres y mujeres entre 18 y 70 años, estableciendo que el 50% de los chilenos cree que habrá racionamiento de agua este año, el 70% en los próximos cinco años, mientras que el 79% en la próxima década. Las tres interrogantes descendieron en relación al análisis realizado en 2022 (ver gráfico a continuación).

“Mi sensación es que ha sido un tema menos presente en la agenda pública y consecuentemente en la de las personas. Por un lado las preocupaciones están volcadas a necesidades más básicas como el costo de la vida, la delincuencia, la economía del país, y eso desplaza nuestras preocupaciones más colectivas si se quiere o cuyo beneficio no es directo ni inmediato”, señala Marco Silva, director de Mercados y Consumidores de Criteria.

Silva añade que “el reciente año 2022 hubo más lluvias que los años anteriores y las expectativas de un año que podría ser igualmente o más lluvioso, generan una sensación – errada a mi entender – de un problema que no se ha resuelto pero al menos se ‘pateó’ hacia adelante. Por cierto hay una tarea pendiente de parte de las organizaciones medioambientales de mantener la escasez hídrica como protagonista de la agenda para que las personas no lo pierdan de vista”.

Además, se mantiene la idea de que la escasez de agua es una realidad a la que debemos adaptarnos, no obstante, la mayoría cree que no es tan difícil poder hacer algo para evitar la escasez. El 50% considera que la escasez de agua “ya está aquí y solo nos queda adaptarnos a sus efectos”, y el 32% considera que “es muy difícil que alguien como yo pueda hacer algo para evitar la escasez de agua”.

Raúl Cordero, climatólogo de la Universidad de Santiago, explica que la sequía que afecta actualmente a Chile central, se replica en Centroamérica, México, el Mediterráneo europeo y parte del medio oriente. Las sequías son fenómenos naturales asociadas a anomalías en la temperatura superficial del océano. “En varias partes del mundo, incluido Chile, la sequías están presentando de forma más frecuente y severa. No solamente se trata de déficit agudo en las precipitaciones, sino que las elevadas temperaturas intensifican la evapotranspiración y exacerban la sequía”.

Racionamiento de agua: el 57% cree que la ciencia encontrará las estrategias

El documento agrega que la disposición a introducir cambios para bajar el consumo de agua es alta y la mayoría cree que la ciencia ayudará a encontrar estrategias para enfrentar el problema. El 74% señala que está dispuesto a introducir cambios en su modo de vida y bajar radicalmente el consumo de agua, mientras que el 57% cree que la ciencia ayudará a encontrar estrategias para enfrentar la escasez hídrica.

“Me temo que la misma sensación de alza de lluvias del año pasado y las expectativas de un 2023 lluvioso, hayan relajado las conductas de uso del agua. De hecho en la declaración de comportamiento hay menos personas dispuestas a disminuir el consumo.El vaso medio lleno es notar que el aumento de la sensación de culpabilidad demuestra que no nos hemos olvidado del problema, aún tenemos conciencia de él, no obstante reconocemos que nos hemos relajado”, establece Silva.

Cordero añade que la caída en las precipitaciones, y la paralela alza en el consumo, provoca lo que se conoce como estrés hídrico. “En muchas zonas del mundo, incluido Chile central, la diferencia entre el recurso hídrico disponible y el consumo ha caído a valores críticos. El estrés hídrico no solamente pone en peligro el abastecimiento de agua potable para consumo humano, sino que también suele afectar la producción de alimentos. La baja productividad de cultivos suele alterar los precios de los alimentos y acentuar la inseguridad alimenticia que golpea en general mas a los quintiles más pobres de la población”.

También establece que la responsabilidad sobre los líderes, gobiernos y/o empresas disminuye en comparación al análisis anterior de 2022, no obstante sigue siendo amplio el consenso de que éstos no hacen lo suficiente por solucionar el problema. El 73% declara sentir rabia al ver que los líderes no se toman lo suficientemente en serio la escasez de agua, y el 69% indica que la escasez hídrica y el posible racionamiento es resultado del egoísmo de unos pocos que se benefician, perjudicando a todos los chilenos.

El estudio de Criteria declara que a pesar de que sigue siendo alto el temor por los efectos que tendrá la escasez de agua a nivel personal, este temor disminuye respecto al estudio de 2022. El 78% señala que le importa la escasez hídrica, pero no hace nada para evitarlo. El 65% de los encuestados siente temor por los efectos que tendrá la escasez en su vida.

Añade que la mayoría no responsabiliza a empresas y gobiernos por sobre el papel de las personas en la escasez hídrica. Aumentando la culpabilidad personal. El 33% considera que la escasez y racionamiento de agua es responsabilidad de las empresas y los gobiernos, no de las personas, y el 34% señala que “me siento culpable por mi impacto negativo en la escasez de agua”.

La mayoría de los chilenos cree que habrá racionamiento de agua en los próximos años. Foto: Andres Perez

Racionamiento de agua en los próximos años: ¿Nos afectará?

La investigación sostiene que muy pocos están de acuerdo con la aseveración de que hay problemas más importantes que la escasez de agua. Por tanto, hay cierto consenso de la importancia de este problema y su afectación en la vida de las personas.

El 20% cree que la humanidad tiene problemas más grandes por resolver antes que la escasez de agua, mientras que el 13% no cree que la escasez le vaya a afectar personalmente.

Finalmente, el análisis sostiene que disminuye el racionar y bajar el consumo de agua como opción, pero aumentan acciones de tipo más específicas con el objetivo de hacer más eficientes ciertos procesos. Ante la pregunta ¿Qué hábitos o costumbres has implementado o estás dispuesto a implementar para disminuir tu consumo de agua? El 24% señala que acortar duchas, el 13% reutilizar agua, el 12% cerrar llaves, el 10% lavado eficiente de ropa, el 8% disminuir regado, el 7% racionar y bajar el consumo, y el 6% el lavado eficiente de loza.

Fuente: Qué Pasa, Martes 13 de Junio de 2023

TITULARES