Lunes, Julio 26, 2021

Editorial FT: Las lecciones verdes de Chile para los mercados emergentes

DIARIO FINANCIERO – Chile es una excepción notable en esta carrera ciega de América Latina hacia los hidrocarburos. El país ha elaborado uno de los planes de energía renovable más ambiciosos del mundo aprovechando sus bondades naturales.

Brasil se promociona como uno de los principales productores mundiales de petróleo en alta mar, el presidente de México está empeñado en aumentar la producción de crudo, la empresa estatal de petróleo de Argentina está invirtiendo miles de millones en explotar petróleo de esquisto de las rocas y el nuevo líder de Ecuador se ha comprometido a duplicar la producción de crudo.

A juzgar por este frenesí por los combustibles fósiles, a uno se le podría perdonar por pensar que los gobiernos de América Latina no han oído hablar de la emergencia climática global. La adicción de la región al petróleo y al gas, preferiblemente extraídos por empresas controladas por el estado, es fuerte. Se sienta naturalmente con los líderes cuyas economías han estado vinculadas durante mucho tiempo a las exportaciones de recursos naturales.

Sin embargo, existe una excepción notable en esta carrera ciega sobre el clima hacia los hidrocarburos en América Latina. Chile ha elaborado uno de los planes de energía renovable más ambiciosos del mundo, con la esperanza de aprovechar las bendiciones de los fuertes vientos abundantes en el sur de la Patagonia y el sol feroz en el norte del desierto de Atacama para generar electricidad verde a precios bajísimos.

Los inversionistas se han dado cuenta. Más del 40% de la inversión extranjera directa en Chile el año pasado se destinó a energías renovables y el país ha sido clasificado como el mejor del mundo por atractivo, según el Climascopio de Bloomberg.

La visión chilena no se detiene en la electricidad verde. El gobierno espera establecer a la nación del Pacífico como un exportador global líder de hidrógeno verde, un combustible producido sin emisiones, que ha entusiasmado a algunos expertos debido a sus credenciales ambientales.

El argumento de Chile es que los electrolizadores necesarios para producir el hidrógeno bajarán drásticamente de precio a medida que aumente la producción y se construyan modelos más grandes (ya se están realizando proyectos piloto en varias partes del mundo). Puede acceder a energía renovable limpia a muy bajo costo, lo que le permite socavar a rivales potenciales como Arabia Saudita y Australia como el productor de hidrógeno verde más barato del mundo.

Tales argumentos son plausibles, ya que se basan en tecnologías y tendencias ampliamente probadas que ya están en marcha. (En Australia, la abundante energía solar ha empujado el precio de la electricidad al por mayor por debajo de cero en los momentos peak de sol). Ciertas aplicaciones que consumen mucha energía, como la alimentación de camiones mineros pesados, grandes barcos o aviones, son difíciles o imposibles de utilizar con la tecnología de baterías existente.

Lo que es mucho menos seguro es si el hidrógeno verde es la mejor solución y, por lo tanto, si surgirá un mercado de exportación global para él. Elon Musk se ha burlado de la idea de las pilas de combustible de hidrógeno, mientras que un multimillonario rival, el magnate australiano del mineral de hierro Andrew Forrest, espera demostrar que está equivocado al convertir su operación minera Fortescue en un exportador de hidrógeno verde.

Incluso suponiendo que el hidrógeno libre de carbono se pueda producir a escala económica (Chile apunta a menos de US$ 1,50 por kilo para 2030, una fracción de los US$ 4,30 actuales), uno de los principales obstáculos es cómo transportarlo. A diferencia del gas natural, el hidrógeno debe licuarse a temperaturas cercanas al cero absoluto, un proceso costoso, que consume el 30% del valor energético del gas, antes de ser trasladado. Solo los camiones o tuberías especialmente adaptados pueden hacer esto; el primer barco del mundo construido para transportar hidrógeno está siendo sometido a pruebas en el mar. Una alternativa puede ser convertir el hidrógeno en amoníaco, que es más fácil de enviar.

A pesar de estos considerables obstáculos, el gobierno de Chile merece elogios por la determinación y minuciosidad con la que está buscando energías alternativas, tanto para uso doméstico como para la industria de exportación. Los adictos a los combustibles fósiles en otras partes del mundo en desarrollo deberían sentarse y tomar nota.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Lunes 05 de Julio de 2021

DIARIO FINANCIERO – Chile es una excepción notable en esta carrera ciega de América Latina hacia los hidrocarburos. El país ha elaborado uno de los planes de energía renovable más ambiciosos del mundo aprovechando sus bondades naturales.

Brasil se promociona como uno de los principales productores mundiales de petróleo en alta mar, el presidente de México está empeñado en aumentar la producción de crudo, la empresa estatal de petróleo de Argentina está invirtiendo miles de millones en explotar petróleo de esquisto de las rocas y el nuevo líder de Ecuador se ha comprometido a duplicar la producción de crudo.

A juzgar por este frenesí por los combustibles fósiles, a uno se le podría perdonar por pensar que los gobiernos de América Latina no han oído hablar de la emergencia climática global. La adicción de la región al petróleo y al gas, preferiblemente extraídos por empresas controladas por el estado, es fuerte. Se sienta naturalmente con los líderes cuyas economías han estado vinculadas durante mucho tiempo a las exportaciones de recursos naturales.

Sin embargo, existe una excepción notable en esta carrera ciega sobre el clima hacia los hidrocarburos en América Latina. Chile ha elaborado uno de los planes de energía renovable más ambiciosos del mundo, con la esperanza de aprovechar las bendiciones de los fuertes vientos abundantes en el sur de la Patagonia y el sol feroz en el norte del desierto de Atacama para generar electricidad verde a precios bajísimos.

Los inversionistas se han dado cuenta. Más del 40% de la inversión extranjera directa en Chile el año pasado se destinó a energías renovables y el país ha sido clasificado como el mejor del mundo por atractivo, según el Climascopio de Bloomberg.

La visión chilena no se detiene en la electricidad verde. El gobierno espera establecer a la nación del Pacífico como un exportador global líder de hidrógeno verde, un combustible producido sin emisiones, que ha entusiasmado a algunos expertos debido a sus credenciales ambientales.

El argumento de Chile es que los electrolizadores necesarios para producir el hidrógeno bajarán drásticamente de precio a medida que aumente la producción y se construyan modelos más grandes (ya se están realizando proyectos piloto en varias partes del mundo). Puede acceder a energía renovable limpia a muy bajo costo, lo que le permite socavar a rivales potenciales como Arabia Saudita y Australia como el productor de hidrógeno verde más barato del mundo.

Tales argumentos son plausibles, ya que se basan en tecnologías y tendencias ampliamente probadas que ya están en marcha. (En Australia, la abundante energía solar ha empujado el precio de la electricidad al por mayor por debajo de cero en los momentos peak de sol). Ciertas aplicaciones que consumen mucha energía, como la alimentación de camiones mineros pesados, grandes barcos o aviones, son difíciles o imposibles de utilizar con la tecnología de baterías existente.

Lo que es mucho menos seguro es si el hidrógeno verde es la mejor solución y, por lo tanto, si surgirá un mercado de exportación global para él. Elon Musk se ha burlado de la idea de las pilas de combustible de hidrógeno, mientras que un multimillonario rival, el magnate australiano del mineral de hierro Andrew Forrest, espera demostrar que está equivocado al convertir su operación minera Fortescue en un exportador de hidrógeno verde.

Incluso suponiendo que el hidrógeno libre de carbono se pueda producir a escala económica (Chile apunta a menos de US$ 1,50 por kilo para 2030, una fracción de los US$ 4,30 actuales), uno de los principales obstáculos es cómo transportarlo. A diferencia del gas natural, el hidrógeno debe licuarse a temperaturas cercanas al cero absoluto, un proceso costoso, que consume el 30% del valor energético del gas, antes de ser trasladado. Solo los camiones o tuberías especialmente adaptados pueden hacer esto; el primer barco del mundo construido para transportar hidrógeno está siendo sometido a pruebas en el mar. Una alternativa puede ser convertir el hidrógeno en amoníaco, que es más fácil de enviar.

A pesar de estos considerables obstáculos, el gobierno de Chile merece elogios por la determinación y minuciosidad con la que está buscando energías alternativas, tanto para uso doméstico como para la industria de exportación. Los adictos a los combustibles fósiles en otras partes del mundo en desarrollo deberían sentarse y tomar nota.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Lunes 05 de Julio de 2021

TITULARES

X