Miércoles, Enero 26, 2022

Descentralización y financiamiento de largo plazo, por Oscar Ferrel

DIARIO CONCEPCIÓN –
Oscar Ferrel Bustos
Jefe de División Infraestructura y Transporte
Gobierno Regional del Biobío.

La nueva administración regional, encabezada por el gobernador Rodrigo Díaz, se enfrenta a las expectativas de sus electores, no solo respecto a la ejecución de un plan de gobierno, sino que también respecto a tomar medidas para viabilizar la descentralización. El Encuentro de Gobiernos Regionales y la sesión programada de la Convención Constitucional en la Región apuntan a ese eje.

Para validar nuestro plan de gobierno, es necesario propiciar cambios legislativos que apunten a que el Gobierno Regional tenga la facultad de coordinar aquellas situaciones donde interviene más de un servicio público. En general los proyectos, dado la multidimensionalidad de los problemas regionales —crecimiento, productividad, infraestructura vial y digital, medioambiente, residuos, déficit de acceso a vivienda—, debiesen buscar sinergias entre sectores públicos para propiciar que las intervenciones gubernamentales busquen ser, por diseño, multidimensionales.

Ello supone crear unidades coordinadoras y fiscalizadoras al amparo de la actual División de Infraestructura y Transporte en Obras Públicas, Transporte, Telecomunicaciones, Eficiencia Energética, Vivienda, Urbanismo y Concesiones. Estas unidades deben contar con instrumentos para poder generar soluciones a lo largo de las 33 comunas de región, que sean del carácter del problema.

Es decir, si existe un problema de carácter permanente, no se debe solucionar con un subsidio o instrumento transitorio, sino primero calzar la temporalidad. Esto supone un problema, puesto que la nueva institucionalidad regional enfrenta un ciclo político corto, de apenas cuatro años y un presupuesto anual. Es evidente entonces que soluciones para la conectividad marítima con nuestras islas, su autosuficiencia energética, la conservación de vialidad urbana e interurbana, las concesiones viales y marítimas y otros tantos ejemplos de problemas permanentes, requieren de una mirada de largo plazo calzada con instrumentos regionales de largo aliento.

Para ello es fundamental avanzar en materias de descentralización financiera, como Bonos Verdes Regionales de largo plazo, que no solo calcen las temporalidades, sino que también impongan criterios de sostenibilidad financiera y ambiental que garanticen la correcta ejecución e implementación de la Estrategia Regional de Desarrollo.

Ver artículo

Fuente: Diario Concepción, Sábado 13 de Noviembre de 2021

DIARIO CONCEPCIÓN –
Oscar Ferrel Bustos
Jefe de División Infraestructura y Transporte
Gobierno Regional del Biobío.

La nueva administración regional, encabezada por el gobernador Rodrigo Díaz, se enfrenta a las expectativas de sus electores, no solo respecto a la ejecución de un plan de gobierno, sino que también respecto a tomar medidas para viabilizar la descentralización. El Encuentro de Gobiernos Regionales y la sesión programada de la Convención Constitucional en la Región apuntan a ese eje.

Para validar nuestro plan de gobierno, es necesario propiciar cambios legislativos que apunten a que el Gobierno Regional tenga la facultad de coordinar aquellas situaciones donde interviene más de un servicio público. En general los proyectos, dado la multidimensionalidad de los problemas regionales —crecimiento, productividad, infraestructura vial y digital, medioambiente, residuos, déficit de acceso a vivienda—, debiesen buscar sinergias entre sectores públicos para propiciar que las intervenciones gubernamentales busquen ser, por diseño, multidimensionales.

Ello supone crear unidades coordinadoras y fiscalizadoras al amparo de la actual División de Infraestructura y Transporte en Obras Públicas, Transporte, Telecomunicaciones, Eficiencia Energética, Vivienda, Urbanismo y Concesiones. Estas unidades deben contar con instrumentos para poder generar soluciones a lo largo de las 33 comunas de región, que sean del carácter del problema.

Es decir, si existe un problema de carácter permanente, no se debe solucionar con un subsidio o instrumento transitorio, sino primero calzar la temporalidad. Esto supone un problema, puesto que la nueva institucionalidad regional enfrenta un ciclo político corto, de apenas cuatro años y un presupuesto anual. Es evidente entonces que soluciones para la conectividad marítima con nuestras islas, su autosuficiencia energética, la conservación de vialidad urbana e interurbana, las concesiones viales y marítimas y otros tantos ejemplos de problemas permanentes, requieren de una mirada de largo plazo calzada con instrumentos regionales de largo aliento.

Para ello es fundamental avanzar en materias de descentralización financiera, como Bonos Verdes Regionales de largo plazo, que no solo calcen las temporalidades, sino que también impongan criterios de sostenibilidad financiera y ambiental que garanticen la correcta ejecución e implementación de la Estrategia Regional de Desarrollo.

Ver artículo

Fuente: Diario Concepción, Sábado 13 de Noviembre de 2021

TITULARES

X