Domingo, Febrero 5, 2023

Costos estimados del túnel binacional Agua Negra se duplican y autoridades evalúan cambiar ubicación

DIARIO FINANCIERO – En la cuerda floja se encuentra el proyecto binacional chileno-argentino Túnel de Agua Negra, luego de que el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, señalara que los estudios geológicos encargados el año pasado por esa cartera arrojaron que sus costos podrían aumentar a niveles de US$ 4.000 millones.
Es así que mientras el monto de inversión conocido hasta ahora rondaba los US$ 1.500 millones, esta cifra podría incrementarse entre dos y tres veces, según indicó el secretario de Estado al diario El Día de La Serena.

El anuncio generó revuelo no sólo en la región de Coquimbo, sino también al otro lado de la cordillera. El ministro de infraestructura de la provincia de San Juan, Julio Ortiz, refutó que los costos se incrementen a ese nivel, y estimó que el alza llegará a un rango en torno al 25%. Para demostrar esa proyección, dijo que ya están elaborando un informe que presentarán en la próxima reunión de la Entidad Binacional Túnel de Agua Negra (Ebitan).
Consultada al respecto, la intendenta de la Región de Coquimbo, Lucía Pinto, fue enfática al señalar que “al margen de que el túnel podría encarecerse, no tenemos absolutamente nada descartado, ya que este es un proyecto que va y vamos a seguir trabajando por llevarlo a cabo”.
En este escenario, la autoridad explicó que se baraja la posibilidad que el proyecto cambie de lugar , añadiendo que las alternativas podrían estar en el informe de estudios geológicos que dará a conocer el gobierno chileno en la próxima reunión de la entidad.
En esa línea, el ministro Fontaine, coincidió que “es una alternativa (trasladar el túnel). La otra es validar este estudio, pero son pasos que necesitamos trabajar con la contraparte argentina”. Hasta ahora los únicos estudios que se habían desarrollado eran los que realizó hace años la provincia de San Juan, a los que ahora se suman los encargados por las autoridades chilenas. Dado que la presidencia de la entidad binacional actualmente está en manos argentinas, con Luis Lodeiro a la cabeza, se está a la espera de que éste convoque a una reunión, que en primera instancia estaba prevista para este mes.
“Falta de voluntad”
Una de las voces críticas que surgió tras el anuncio del gobierno, es la del expresidente del Ebitan, Enrique Álvarez, que lideró la entidad en el gobierno de Michelle Bachelet. Él indicó que tiene “dudas al respecto”, especialmente porque los estudios que se hicieron con anterioridad fueron con empresas de prestigio internacional y que después fueron avalados por el Banco Interamericano de Desarrollo al aprobar el crédito para la construcción, y nunca hablaron de este aumento de costos”.
Álvarez dice que, a su juicio, la única posibilidad para sacar mayor información a la obtenida de los estudios anteriores, sería hacer un túnel exploratorio cuya realización demoraría siete años.
“Todas las recomendaciones internacionales que han hecho este tipo de trabajos de túneles en altura, apuntan a que nunca se va a tener una certeza absoluta del tipo de roca o de fallas que se puedan encontrar”, subrayó.
Por lo anterior –argumentó- ellos habían definido una licitación con diseño y construcción, para que las propias empresas que se adjudiquen la construcción del túnel pudieran hacer otros estudios. “Acá se ha expresado la verdadera falta de voluntad del MOP de poder avanzar en esto. Creo que se están colocando excusas que no son avaladas ni técnicamente ni políticamente para poder construir el túnel”, finalizó.
El proyecto considera dos túneles de 13,9 km cada uno, de los cuales un 72% estará en territorio argentino, mientras un 28% en el lado chileno. Así, se definió que el financiamiento de la obra se hará de acuerdo al porcentaje del viaducto que pase por cada país.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Miércoles 29 de Mayo de 2019

DIARIO FINANCIERO – En la cuerda floja se encuentra el proyecto binacional chileno-argentino Túnel de Agua Negra, luego de que el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, señalara que los estudios geológicos encargados el año pasado por esa cartera arrojaron que sus costos podrían aumentar a niveles de US$ 4.000 millones.
Es así que mientras el monto de inversión conocido hasta ahora rondaba los US$ 1.500 millones, esta cifra podría incrementarse entre dos y tres veces, según indicó el secretario de Estado al diario El Día de La Serena.

El anuncio generó revuelo no sólo en la región de Coquimbo, sino también al otro lado de la cordillera. El ministro de infraestructura de la provincia de San Juan, Julio Ortiz, refutó que los costos se incrementen a ese nivel, y estimó que el alza llegará a un rango en torno al 25%. Para demostrar esa proyección, dijo que ya están elaborando un informe que presentarán en la próxima reunión de la Entidad Binacional Túnel de Agua Negra (Ebitan).
Consultada al respecto, la intendenta de la Región de Coquimbo, Lucía Pinto, fue enfática al señalar que “al margen de que el túnel podría encarecerse, no tenemos absolutamente nada descartado, ya que este es un proyecto que va y vamos a seguir trabajando por llevarlo a cabo”.
En este escenario, la autoridad explicó que se baraja la posibilidad que el proyecto cambie de lugar , añadiendo que las alternativas podrían estar en el informe de estudios geológicos que dará a conocer el gobierno chileno en la próxima reunión de la entidad.
En esa línea, el ministro Fontaine, coincidió que “es una alternativa (trasladar el túnel). La otra es validar este estudio, pero son pasos que necesitamos trabajar con la contraparte argentina”. Hasta ahora los únicos estudios que se habían desarrollado eran los que realizó hace años la provincia de San Juan, a los que ahora se suman los encargados por las autoridades chilenas. Dado que la presidencia de la entidad binacional actualmente está en manos argentinas, con Luis Lodeiro a la cabeza, se está a la espera de que éste convoque a una reunión, que en primera instancia estaba prevista para este mes.
“Falta de voluntad”
Una de las voces críticas que surgió tras el anuncio del gobierno, es la del expresidente del Ebitan, Enrique Álvarez, que lideró la entidad en el gobierno de Michelle Bachelet. Él indicó que tiene “dudas al respecto”, especialmente porque los estudios que se hicieron con anterioridad fueron con empresas de prestigio internacional y que después fueron avalados por el Banco Interamericano de Desarrollo al aprobar el crédito para la construcción, y nunca hablaron de este aumento de costos”.
Álvarez dice que, a su juicio, la única posibilidad para sacar mayor información a la obtenida de los estudios anteriores, sería hacer un túnel exploratorio cuya realización demoraría siete años.
“Todas las recomendaciones internacionales que han hecho este tipo de trabajos de túneles en altura, apuntan a que nunca se va a tener una certeza absoluta del tipo de roca o de fallas que se puedan encontrar”, subrayó.
Por lo anterior –argumentó- ellos habían definido una licitación con diseño y construcción, para que las propias empresas que se adjudiquen la construcción del túnel pudieran hacer otros estudios. “Acá se ha expresado la verdadera falta de voluntad del MOP de poder avanzar en esto. Creo que se están colocando excusas que no son avaladas ni técnicamente ni políticamente para poder construir el túnel”, finalizó.
El proyecto considera dos túneles de 13,9 km cada uno, de los cuales un 72% estará en territorio argentino, mientras un 28% en el lado chileno. Así, se definió que el financiamiento de la obra se hará de acuerdo al porcentaje del viaducto que pase por cada país.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Miércoles 29 de Mayo de 2019

TITULARES