Domingo, Julio 14, 2024

Conozca las claves de la cirugía mayor que requiere la Ruta de la Madera

DIARIO CONCEPCIÓN – La Ruta de la Madera fue la primera carretera concesionada del país en 1994 y como tal, pronto mostró fallas, tanto por el alto costo del peaje como por su trazado, lo que llevó a que el Ministerio de Obras Públicas terminara de forma anticipada – en septiembre de 2013- el contrato y dejara la arteria en manos de Vialidad.

Desde 2018 a la fecha, la cartera ha invertido más de $6.000 millones en mejoras de la vía, tareas que han consistido, principalmente, en actualizar la demarcación, seguridad y conservación de la carretera.
Sin embargo, a pesar de los trabajos realizados siguen ocurriendo accidentes con víctimas fatales, el último se generó el 11 de septiembre en el kilómetro 10 de la ruta cuando un vehículo menor chocó de frente con un camión tolva.
Los dos jóvenes, identificados como Marcelo Andrés Medina Muñoz (18) y Víctor Manuel Inzunza González (19), que eran alumnos de la carrera de Mecánica Automotriz en Sistemas Electrónicos en Inacap, resultaron muertos.
Precisamente por la alta incidencia de víctimas fatales la vía es reconocida como Ruta de la Muerte, pues presenta en promedio 60 accidentes por año, y contabiliza un total de 645 entre 2014 y 2019 que han dejado como saldo 37 fallecidos.
Por ello, el alcalde de Santa Juana, Ángel Castro, ha solicitado en reiteradas ocasiones que se aumente la seguridad de la vía, buscando evitar nuevas muertes e, incluso, ha abogado por la construcción de una nueva carretera, con estándar similar a la Ruta 5 que asegure el tránsito sin inconvenientes ni muertes.
Entre octubre y noviembre
Si bien, no está en los planes del MOP construir una nueva ruta, el organismo sí busca mejorar ostensiblemente su estándar.
Para ello, según Daniel Escobar, seremi de Obras Públicas, realizarán un estudio de ingeniería que mejore la ruta, que se caracteriza por tener una calzada bidireccional, bermas estrechas, escasas zonas de adelantamiento y numerosas curvas restrictivas.
El estudio, que ya cuenta con la recomendación favorable del Ministerio de Desarrollo Social y que se licitará entre octubre y noviembre de este año, abordará el tramo Patagual – Purgatorio por sectores implica una inversión de $600 millones y tendrá una duración de 15 meses. Por ello, se estima que las obras puedan comenzar durante 2021.
“Se pretende analizar y proponer proyectos de ingeniería de detalles en sectores conflictivos localizados entre el kilómetro 26 (Patagual) y el kilómetro 60 (Purgatorio), dentro de los que se incluyen rectificaciones de trazado, mejoramiento de intersecciones y proyectos de seguridad vial en la zona urbana de Santa Juana desde el kilómetro 42,5 al 49,2”.
La inversión proyectada es de $18.000 millones. Eso sí, con una ejecución parcializada, priorizando aquellos sectores que no requieran expropiaciones, como los de borde río o de amplia faja fiscal y que permitan iniciar obras lo antes posible. Pues si bien es cierto el tramo en análisis es rentable, desde el punto de vista de la evaluación económica, esta rentabilidad es restringida.
Escobar afirmó que el objetivo del estudio consiste en actualizar los diseños viales y generar soluciones geométricas y de seguridad en sectores de alta conflictividad, mejorando los niveles de seguridad vial para los usuarios de la ruta.
“El proyecto busca intervenir 34 kilómetros en distintos tramos, dotar a la ruta de un perfil amplio y un trazado que permita la visibilidad e, incluso, generar zonas de adelantamiento que reduzcan los niveles de fricción en los tramos posteriores de la vía”, dijo.
En tanto, según explicó, en la zona urbana de Santa Juana se evaluará el funcionamiento de cruces e intersecciones y propondrán soluciones de seguridad vial. Las rectificaciones viales serán acordes a futuras inversiones en la ruta y sus diseños en la zona se prevén para una velocidad de 80 kilómetros por hora.
A corto plazo
De hecho, el jefe comunal confirmó que hoy, a las 12.30 horas, se reunirá con el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, para solicitar que su cartera asigne de forma directa y rápida $10.000 millones para realizar reparaciones en la vía.
Castro detalló que buscan que la inversión sea realizada en carácter de urgente, pues si bien el MOP realizará el estudio para mejorar la ruta este será extenso, “más de un año y de ahí para que comiencen las obras habrá que esperar por lo menos hasta 2021 y para que estén terminadas unos dos años más y requerimos cambios a corto plazo”.
Castro precisó que el problema de la Ruta de la Madera lo ha conversado con a lo menos siete ministros. “Se han hecho oficios reuniones, ha habido compromisos, pero nunca se han concretado. La preocupación está en que estos estudios terminen en nada y por eso queremos que se inyecten recursos frescos de la cartera. Es un ministerio que tiene capacidad para hacer inversiones urgentes en la ruta, pues ni siquiera Carabineros tiene lugares seguros para instalarse en el lugar y así poder hacer fiscalizaciones y evitar que los camioneros sigan evadiendo el pesaje, evasión que se cifra en 60%, ya sea sacando las patentas o ensuciándolas con barro para evitar ser identificados”.
Bermas para estacionar con mayor seguridad, demarcaciones, construcción de terceras pistas, habilitación de una lenta para camiones y aumentar el peaje a la carga, pues el bajo valor, a su juicio, aumenta más el tránsito. “Cancelan $5.500 por camiones de más de dos ejes, y en cambio en la Ruta a Cabrero pagan $14.650. La diferencia es tremenda y la ruta incentiva la evasión y la sobrecarga”.
Cabe destacar que Castro asistirá a la reunión junto a vecinos, el diputado Enrique van Rysselberghe y las madres de los jóvenes recientemente fallecidos.
Problemas extras
A las evidentes fallas que presenta la Ruta de la Madera, se suma la evasión de pesaje de camiones que llevan una carga superior a la permitida e, incluso, muchas veces mal estibada lo que ya ha provocado accidentes.
Juan Moscoso, vecino del sector, recalcó que lo que se requiere es tener un mayor control en la ruta “porque hemos sufrido muchos accidentes y en Huallerehue tuvimos otro muerto, Macario Oliva, porque no se controlaban las amarras de los camiones madereros y cayó la carga aplastándolo”.
Además, la vía que carece de áreas generales de servicio y seguridad, tiene altos niveles de fricción lateral por cruce de centros urbanos en San Pedro de la Paz, Santa Juana, Nacimiento y Negrete.
Rosa González madre de Víctor Inzunza aseveró que ya no quieren que sólo se hagan arreglos en la carretera, sino que construyan una ruta nueva. “La que tenemos ahora está llena de parches. Hay que ampliarla porque es muy angosta, incluir terceras pistas si se puede (…) no sirve para nada esta carretera. Yo perdí a mi hijo, Víctor Inzunza , en el último accidente. Él era un excelente hijo, conocido cuequero con toda una vida por delante que fue arrebatada por la ruta”.
Andrea Muñoz, madre de Marcelo Medina, el otro joven fallecido en el último accidente, dijo “él era todo para mí, tenía muchos sueños, su hobby era la mecánica, scouts y la iglesia evangélica. Era tan sano mi hijo. No entiendo por qué tuvo que morir por culpa de un camionero”.
Muñoz dijo entre lágrimas que espera que no vuelvan a ocurrir accidentes como el sufrido por su hijo. “Es un dolor es enorme, nunca nos van a devolver a nuestros hijos. Por favor, arreglen la carretera”.
Tema económico
Para Julián Elorrieta, que vive en el camino a Santa Juana, toda persona que se ubique en el Gran Concepción considera que es peligroso por su alto número de curvas y camiones de gran tonelaje que circulan poniendo, a su juicio, en peligro a los que deben transitar obligadamente por el lugar.
Agregó el problema de fondo es de carácter económico. “El Ministerio de Obras Públicas generó una distorsión de precios en los peajes, cuando puso en operación la ruta concesionada a Cabrero, sin ajustar adecuadamente el valor del peaje de la Ruta de la Madera. Esto impulsa a las empresas de transporte a preferir esta ruta, a pesar de no cumplir con los estándares de seguridad necesarios y poniendo en riesgo a miles de personas todos los días”.
Comentó que es evidente que la carga hacia el sur de nuestro país, está transitando por esta ruta y no por Cabrero que se construyó para estos fines. “Esto podría estar beneficiando al MOP como administrador de esta vía, por el aumento importante que debe tener la recaudación de la plaza de peaje de la Ruta de la Madera, desde que se habilitó Cabrero”.
Según Elorrieta la solución está en equiparar el valor de los peajes para eliminar “el incentivo perverso que existe hoy, considerando que el MOP es quien administra la Ruta de la Madera sin concesionaria, lo que facilita la solución”.
En este sentido, Carolina González, hermana del fallecido estudiante de Inacap Víctor Inzunza, pidió mayor seguridad, porque “se trata de una ruta que está matando a la gente de Santa Juana (…) Queremos una nueva ruta y alza de peajes para que los camiones disminuyan su circulación por la única vía que tenemos de conexión con Concepción”.
Ver artículo
Fuente: Diario Concepción,  Domingo 29 de Septiembre de 2019

DIARIO CONCEPCIÓN – La Ruta de la Madera fue la primera carretera concesionada del país en 1994 y como tal, pronto mostró fallas, tanto por el alto costo del peaje como por su trazado, lo que llevó a que el Ministerio de Obras Públicas terminara de forma anticipada – en septiembre de 2013- el contrato y dejara la arteria en manos de Vialidad.

Desde 2018 a la fecha, la cartera ha invertido más de $6.000 millones en mejoras de la vía, tareas que han consistido, principalmente, en actualizar la demarcación, seguridad y conservación de la carretera.
Sin embargo, a pesar de los trabajos realizados siguen ocurriendo accidentes con víctimas fatales, el último se generó el 11 de septiembre en el kilómetro 10 de la ruta cuando un vehículo menor chocó de frente con un camión tolva.
Los dos jóvenes, identificados como Marcelo Andrés Medina Muñoz (18) y Víctor Manuel Inzunza González (19), que eran alumnos de la carrera de Mecánica Automotriz en Sistemas Electrónicos en Inacap, resultaron muertos.
Precisamente por la alta incidencia de víctimas fatales la vía es reconocida como Ruta de la Muerte, pues presenta en promedio 60 accidentes por año, y contabiliza un total de 645 entre 2014 y 2019 que han dejado como saldo 37 fallecidos.
Por ello, el alcalde de Santa Juana, Ángel Castro, ha solicitado en reiteradas ocasiones que se aumente la seguridad de la vía, buscando evitar nuevas muertes e, incluso, ha abogado por la construcción de una nueva carretera, con estándar similar a la Ruta 5 que asegure el tránsito sin inconvenientes ni muertes.
Entre octubre y noviembre
Si bien, no está en los planes del MOP construir una nueva ruta, el organismo sí busca mejorar ostensiblemente su estándar.
Para ello, según Daniel Escobar, seremi de Obras Públicas, realizarán un estudio de ingeniería que mejore la ruta, que se caracteriza por tener una calzada bidireccional, bermas estrechas, escasas zonas de adelantamiento y numerosas curvas restrictivas.
El estudio, que ya cuenta con la recomendación favorable del Ministerio de Desarrollo Social y que se licitará entre octubre y noviembre de este año, abordará el tramo Patagual – Purgatorio por sectores implica una inversión de $600 millones y tendrá una duración de 15 meses. Por ello, se estima que las obras puedan comenzar durante 2021.
“Se pretende analizar y proponer proyectos de ingeniería de detalles en sectores conflictivos localizados entre el kilómetro 26 (Patagual) y el kilómetro 60 (Purgatorio), dentro de los que se incluyen rectificaciones de trazado, mejoramiento de intersecciones y proyectos de seguridad vial en la zona urbana de Santa Juana desde el kilómetro 42,5 al 49,2”.
La inversión proyectada es de $18.000 millones. Eso sí, con una ejecución parcializada, priorizando aquellos sectores que no requieran expropiaciones, como los de borde río o de amplia faja fiscal y que permitan iniciar obras lo antes posible. Pues si bien es cierto el tramo en análisis es rentable, desde el punto de vista de la evaluación económica, esta rentabilidad es restringida.
Escobar afirmó que el objetivo del estudio consiste en actualizar los diseños viales y generar soluciones geométricas y de seguridad en sectores de alta conflictividad, mejorando los niveles de seguridad vial para los usuarios de la ruta.
“El proyecto busca intervenir 34 kilómetros en distintos tramos, dotar a la ruta de un perfil amplio y un trazado que permita la visibilidad e, incluso, generar zonas de adelantamiento que reduzcan los niveles de fricción en los tramos posteriores de la vía”, dijo.
En tanto, según explicó, en la zona urbana de Santa Juana se evaluará el funcionamiento de cruces e intersecciones y propondrán soluciones de seguridad vial. Las rectificaciones viales serán acordes a futuras inversiones en la ruta y sus diseños en la zona se prevén para una velocidad de 80 kilómetros por hora.
A corto plazo
De hecho, el jefe comunal confirmó que hoy, a las 12.30 horas, se reunirá con el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, para solicitar que su cartera asigne de forma directa y rápida $10.000 millones para realizar reparaciones en la vía.
Castro detalló que buscan que la inversión sea realizada en carácter de urgente, pues si bien el MOP realizará el estudio para mejorar la ruta este será extenso, “más de un año y de ahí para que comiencen las obras habrá que esperar por lo menos hasta 2021 y para que estén terminadas unos dos años más y requerimos cambios a corto plazo”.
Castro precisó que el problema de la Ruta de la Madera lo ha conversado con a lo menos siete ministros. “Se han hecho oficios reuniones, ha habido compromisos, pero nunca se han concretado. La preocupación está en que estos estudios terminen en nada y por eso queremos que se inyecten recursos frescos de la cartera. Es un ministerio que tiene capacidad para hacer inversiones urgentes en la ruta, pues ni siquiera Carabineros tiene lugares seguros para instalarse en el lugar y así poder hacer fiscalizaciones y evitar que los camioneros sigan evadiendo el pesaje, evasión que se cifra en 60%, ya sea sacando las patentas o ensuciándolas con barro para evitar ser identificados”.
Bermas para estacionar con mayor seguridad, demarcaciones, construcción de terceras pistas, habilitación de una lenta para camiones y aumentar el peaje a la carga, pues el bajo valor, a su juicio, aumenta más el tránsito. “Cancelan $5.500 por camiones de más de dos ejes, y en cambio en la Ruta a Cabrero pagan $14.650. La diferencia es tremenda y la ruta incentiva la evasión y la sobrecarga”.
Cabe destacar que Castro asistirá a la reunión junto a vecinos, el diputado Enrique van Rysselberghe y las madres de los jóvenes recientemente fallecidos.
Problemas extras
A las evidentes fallas que presenta la Ruta de la Madera, se suma la evasión de pesaje de camiones que llevan una carga superior a la permitida e, incluso, muchas veces mal estibada lo que ya ha provocado accidentes.
Juan Moscoso, vecino del sector, recalcó que lo que se requiere es tener un mayor control en la ruta “porque hemos sufrido muchos accidentes y en Huallerehue tuvimos otro muerto, Macario Oliva, porque no se controlaban las amarras de los camiones madereros y cayó la carga aplastándolo”.
Además, la vía que carece de áreas generales de servicio y seguridad, tiene altos niveles de fricción lateral por cruce de centros urbanos en San Pedro de la Paz, Santa Juana, Nacimiento y Negrete.
Rosa González madre de Víctor Inzunza aseveró que ya no quieren que sólo se hagan arreglos en la carretera, sino que construyan una ruta nueva. “La que tenemos ahora está llena de parches. Hay que ampliarla porque es muy angosta, incluir terceras pistas si se puede (…) no sirve para nada esta carretera. Yo perdí a mi hijo, Víctor Inzunza , en el último accidente. Él era un excelente hijo, conocido cuequero con toda una vida por delante que fue arrebatada por la ruta”.
Andrea Muñoz, madre de Marcelo Medina, el otro joven fallecido en el último accidente, dijo “él era todo para mí, tenía muchos sueños, su hobby era la mecánica, scouts y la iglesia evangélica. Era tan sano mi hijo. No entiendo por qué tuvo que morir por culpa de un camionero”.
Muñoz dijo entre lágrimas que espera que no vuelvan a ocurrir accidentes como el sufrido por su hijo. “Es un dolor es enorme, nunca nos van a devolver a nuestros hijos. Por favor, arreglen la carretera”.
Tema económico
Para Julián Elorrieta, que vive en el camino a Santa Juana, toda persona que se ubique en el Gran Concepción considera que es peligroso por su alto número de curvas y camiones de gran tonelaje que circulan poniendo, a su juicio, en peligro a los que deben transitar obligadamente por el lugar.
Agregó el problema de fondo es de carácter económico. “El Ministerio de Obras Públicas generó una distorsión de precios en los peajes, cuando puso en operación la ruta concesionada a Cabrero, sin ajustar adecuadamente el valor del peaje de la Ruta de la Madera. Esto impulsa a las empresas de transporte a preferir esta ruta, a pesar de no cumplir con los estándares de seguridad necesarios y poniendo en riesgo a miles de personas todos los días”.
Comentó que es evidente que la carga hacia el sur de nuestro país, está transitando por esta ruta y no por Cabrero que se construyó para estos fines. “Esto podría estar beneficiando al MOP como administrador de esta vía, por el aumento importante que debe tener la recaudación de la plaza de peaje de la Ruta de la Madera, desde que se habilitó Cabrero”.
Según Elorrieta la solución está en equiparar el valor de los peajes para eliminar “el incentivo perverso que existe hoy, considerando que el MOP es quien administra la Ruta de la Madera sin concesionaria, lo que facilita la solución”.
En este sentido, Carolina González, hermana del fallecido estudiante de Inacap Víctor Inzunza, pidió mayor seguridad, porque “se trata de una ruta que está matando a la gente de Santa Juana (…) Queremos una nueva ruta y alza de peajes para que los camiones disminuyan su circulación por la única vía que tenemos de conexión con Concepción”.
Ver artículo
Fuente: Diario Concepción,  Domingo 29 de Septiembre de 2019

TITULARES