Sábado, Abril 13, 2024

Conectividad ferroviaria en la Macro Zona Central: una decisión responsable, por Eduardo Bitrán

DIARIO FINANCIERO – El Gobierno ha anunciado un proyecto de tren rápido que conecta en forma expresa una estación multimodal de Metro y tren en Quinta Normal, con la Provincia de Chacabuco en el norte de la Región Metropolitana; y las provincias de Marga Marga y Quillota de la Región de Valparaíso con la estación multimodal de El Salto en Viña del Mar.

Con esto, se desestiman otras opciones de iniciativas privadas de concesión, que incluso comprometían el uso de la línea férrea de Melipilla a San Antonio requerida para otro proyecto de carga ferroviaria de elevado beneficio social entre Santiago y el futuro puerto de gran escala en dicha ciudad.

“No cabe más que celebrar esta decisión del Gobierno, que buscó desarrollar una solución de menor costo y mayor rentabilidad social”.

El trazado definido permite la operación en modalidad expresa en una hora y media, sin riesgos de congestión entre Santiago y Viña del Mar, y dos horas con Valparaíso, conmutando con el Merval. También tendrá una modalidad con paradas intermedias, conectando con el metrotren Merval que se expande hasta La Calera.

El proyecto anunciado hace un uso racional de los recursos, aprovechando una parte importante del trazado existente, con un gran ahorro de recursos públicos en momentos en que el país tiene una gran estrechez fiscal. Además, reducirá la varianza en los tiempos de viaje entre Santiago y Valparaíso, atributo altamente valorado por los usuarios. con el beneficio de incorporar a más de 600 mil personas de las provincias al norte de Santiago y Valparaíso en una conectividad ferroviaria rápida.

El costo de la alternativa elegida es de alrededor de US$ 1.300 millones, lo que resulta muy adecuado dado nuestro nivel de desarrollo y situación fiscal. Además de servir a las ciudades de Valparaíso y Viña del Mar, la iniciativa generará una integración territorial que tendrá gran impacto en el mercado laboral, en el desarrollo de actividades económicas en el norte de la Quinta Región y de la Región Metropolitana. Esta decisión se toma manteniendo los proyectos de trenes de cercanía Santiago-Melipilla, Limache-Quillota-La Calera y Santiago-Batuco.

Debido a los accidentes geográficos y topografía, la alternativa de un tren rápido directo Santiago-Valparaíso tendría un costo superior a los US$ 4 mil millones, con un elevado subsidio público. Además, entre la Región Metropolitana y el Gran Valparaíso existen múltiples pares origen-destino, por lo que realizar enormes inversiones enfocadas en un eje específico tiene el riesgo de captar demanda insuficiente, mientras que la opción escogida conecta con varios destinos en el norte de la macrozona central.

Esta alternativa no excluye la posibilidad de realizar inversiones a futuro que permitan, mediante túneles, reducir el tiempo de viaje entre la Región Metropolitana y el Gran Valparaíso. Lo importante es que estas decisiones de inversión se tomarían con mejor información sobre la demanda por este modo de transporte en la macrozona, y después de que el proyecto presentado esté en plena operación.

Como profesor de evaluación social de proyectos no me cabe más que celebrar esta decisión del Gobierno, que buscó desarrollar una solución de menor costo y mayor rentabilidad social.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Miércoles 18 de Enero de 2023

DIARIO FINANCIERO – El Gobierno ha anunciado un proyecto de tren rápido que conecta en forma expresa una estación multimodal de Metro y tren en Quinta Normal, con la Provincia de Chacabuco en el norte de la Región Metropolitana; y las provincias de Marga Marga y Quillota de la Región de Valparaíso con la estación multimodal de El Salto en Viña del Mar.

Con esto, se desestiman otras opciones de iniciativas privadas de concesión, que incluso comprometían el uso de la línea férrea de Melipilla a San Antonio requerida para otro proyecto de carga ferroviaria de elevado beneficio social entre Santiago y el futuro puerto de gran escala en dicha ciudad.

“No cabe más que celebrar esta decisión del Gobierno, que buscó desarrollar una solución de menor costo y mayor rentabilidad social”.

El trazado definido permite la operación en modalidad expresa en una hora y media, sin riesgos de congestión entre Santiago y Viña del Mar, y dos horas con Valparaíso, conmutando con el Merval. También tendrá una modalidad con paradas intermedias, conectando con el metrotren Merval que se expande hasta La Calera.

El proyecto anunciado hace un uso racional de los recursos, aprovechando una parte importante del trazado existente, con un gran ahorro de recursos públicos en momentos en que el país tiene una gran estrechez fiscal. Además, reducirá la varianza en los tiempos de viaje entre Santiago y Valparaíso, atributo altamente valorado por los usuarios. con el beneficio de incorporar a más de 600 mil personas de las provincias al norte de Santiago y Valparaíso en una conectividad ferroviaria rápida.

El costo de la alternativa elegida es de alrededor de US$ 1.300 millones, lo que resulta muy adecuado dado nuestro nivel de desarrollo y situación fiscal. Además de servir a las ciudades de Valparaíso y Viña del Mar, la iniciativa generará una integración territorial que tendrá gran impacto en el mercado laboral, en el desarrollo de actividades económicas en el norte de la Quinta Región y de la Región Metropolitana. Esta decisión se toma manteniendo los proyectos de trenes de cercanía Santiago-Melipilla, Limache-Quillota-La Calera y Santiago-Batuco.

Debido a los accidentes geográficos y topografía, la alternativa de un tren rápido directo Santiago-Valparaíso tendría un costo superior a los US$ 4 mil millones, con un elevado subsidio público. Además, entre la Región Metropolitana y el Gran Valparaíso existen múltiples pares origen-destino, por lo que realizar enormes inversiones enfocadas en un eje específico tiene el riesgo de captar demanda insuficiente, mientras que la opción escogida conecta con varios destinos en el norte de la macrozona central.

Esta alternativa no excluye la posibilidad de realizar inversiones a futuro que permitan, mediante túneles, reducir el tiempo de viaje entre la Región Metropolitana y el Gran Valparaíso. Lo importante es que estas decisiones de inversión se tomarían con mejor información sobre la demanda por este modo de transporte en la macrozona, y después de que el proyecto presentado esté en plena operación.

Como profesor de evaluación social de proyectos no me cabe más que celebrar esta decisión del Gobierno, que buscó desarrollar una solución de menor costo y mayor rentabilidad social.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Miércoles 18 de Enero de 2023

TITULARES