Miércoles, Julio 28, 2021

Conectividad e integración en Tierra del Fuego para el turismo, por Juan José Salas

EL PINGÜINO –  La sola posibilidad de promocionar y realizar excursiones a atractivos en territorio chileno le dará a Ushuaia miles de noches de alojamiento extras y otros tantos servicios de restaurante o comisiones por excursiones, transporte, etc..

Hace unos días se publicó una noticia de OO.PP que nos alegró mucho y que respondía a lo que hace más de 30 años venimos planteando en el sector turismo, que es la integración y conectividad de los destinos de la Patagonia, a través de un acceso hasta la frontera con Argentina en el sector de Yendegaia/La Pataia, al sur de la Tierra del Fuego. Esto se fue dando paulatinamente en la interconexión de Paine y Calafate, los dos destinos continentales más potentes, y nadie puede decir que ello no ha sido beneficioso para ambas partes, ya que el intercambio de turistas ha sido creciente, permitiendo la llegada de grupos e individuales provenientes desde orígenes de largo alcance, que de otra manera tal vez no recibiríamos en forma tan fluida.

En el caso de Tierra del Fuego esa integración y esa conectividad son aun más importantes, ya que cada uno tiene una parte fundamental del turismo. Ushuaia tiene la demanda (cerca de 300.000 visitantes al año), a pesar de que su oferta no es muy abundante, y nosotros tenemos una oferta extraordinaria pero no contamos con demanda para alcanzar ni la mitad de la existente al otro lado del alambre, y de hacerlo nos llevaría décadas. A ellos, por su parte, ya no es mucho lo que les puede crecer la demanda actual puesto que no tienen nada nuevo y significativo que ofrecer.

Por tanto, ¿por qué no aunar esfuerzos con beneficios mutuos para desarrollar un territorio virgen, con miles de maravillosos recursos escénicos, de fauna y con destinos de reconocido interés mundial? La sola posibilidad de promocionar y realizar excursiones a atractivos en territorio chileno le dará a Ushuaia miles de noches de alojamiento extras y otros tantos servicios de restaurante o comisiones por excursiones, transporte, etc. Asimismo, a nosotros, miles de excursiones marítimas, miles de transportes internos y poder desarrollar efectivamente a Pto. Williams con una gran variedad de servicios que tendrían asegurada su demanda. El desarrollo de nuevos destinos tanto en Tierra del Fuego como, por ejemplo, los fiordos Parry y Brooks, la Avenida de los Glaciares de la vertiente sur de la cordillera Darwin en el canal Beagle, por mencionar algunas alternativas marítimas, o los espectaculares recursos que nos ofrece la alternativa terrestre en el PN Yendegaia.

También la Provincia Antártica ofrece múltiples alternativas, pudiendo incorporar excursiones a Cabo de Hornos, que es un destino muy esperado por la industria a nivel mundial, así como a los variados atractivos existentes en Isla Navarino y alrededores. Finalmente, la apertura de estas conexiones permitirá concretar el ansiado circuito terrestre Calafate – Paine – Natales – Punta Arenas – Porvenir – Pto. Williams – Ushuaia. La promoción que haga Ushuaia de estas nuevas alternativas serán de una ayuda innegable en el esfuerzo que en el mismo sentido deberemos realizar nosotros. En resumen, nuestro país tiene un territorio con inmensas potencialidades de crecimiento turístico, pero necesita acortar el periodo para el desarrollo y hacer más rentables, interesantes y posibles las inversiones que se requieren. Por tanto, será de gran atractivo a los inversionistas en todo tipo de servicios, desde naves de turismo, hotelería, restauración, transporte, excursiones y muchas más, tener una gran demanda esperando se abra la frontera en el sur de la Tierra del Fuego para visitar nuestras maravillas naturales.

Creo que es la oportunidad que tanto Tierra del Fuego como Pto. Williams y en general la región estaban esperando desde hace muchos años y que ahora puede ser una realidad. En el tiempo que falta para que ello se pueda convertir en realidad, creemos que es muy importante que establezcamos una estrategia público-privada, destinada a analizar cada punto de una agenda que defina políticas claras. Asimismo, adelantar gestiones con empresarios y autoridades de Ushuaia; visualizar los eventuales problemas que pudieren surgir en el camino y prever sus soluciones; atraer las inversiones mayores que se requerirán, en especial navegación y hotelería.

También, la Autoridad Marítima deberá definir las características y limitaciones de la navegación en las aguas del Beagle al sur, de manera que estén claramente determinados los posibles destinos y características de las operaciones, pero muy especialmente diseñada y ya en marcha una adecuada y potente promoción turística esperando el día cero. La idea es que tengamos las facilidades e inconvenientes analizados y ojalá solucionados para iniciar de inmediato el desarrollo de uno de los territorios más espectaculares y prístinos de nuestra región y de Chile. Si tanto el sector privado como el público hacen bien su pega y llegamos preparados a ese momento, no debiéramos tener ningún temor a la integración y conectividad de estos territorios.

Es un desafío para las nuevas autoridades regionales y para todo el sector, ya que traería grandes beneficios socioeconómicos a la Isla Navarino, Tierra del Fuego y a la Región de Magallanes, dando un gran impulso a una de las actividades más sustentables: “el turismo de intereses especiales”.

Ver artículo

Fuente: El Pingüino, Miércoles 14 de Julio de 2021

EL PINGÜINO –  La sola posibilidad de promocionar y realizar excursiones a atractivos en territorio chileno le dará a Ushuaia miles de noches de alojamiento extras y otros tantos servicios de restaurante o comisiones por excursiones, transporte, etc..

Hace unos días se publicó una noticia de OO.PP que nos alegró mucho y que respondía a lo que hace más de 30 años venimos planteando en el sector turismo, que es la integración y conectividad de los destinos de la Patagonia, a través de un acceso hasta la frontera con Argentina en el sector de Yendegaia/La Pataia, al sur de la Tierra del Fuego. Esto se fue dando paulatinamente en la interconexión de Paine y Calafate, los dos destinos continentales más potentes, y nadie puede decir que ello no ha sido beneficioso para ambas partes, ya que el intercambio de turistas ha sido creciente, permitiendo la llegada de grupos e individuales provenientes desde orígenes de largo alcance, que de otra manera tal vez no recibiríamos en forma tan fluida.

En el caso de Tierra del Fuego esa integración y esa conectividad son aun más importantes, ya que cada uno tiene una parte fundamental del turismo. Ushuaia tiene la demanda (cerca de 300.000 visitantes al año), a pesar de que su oferta no es muy abundante, y nosotros tenemos una oferta extraordinaria pero no contamos con demanda para alcanzar ni la mitad de la existente al otro lado del alambre, y de hacerlo nos llevaría décadas. A ellos, por su parte, ya no es mucho lo que les puede crecer la demanda actual puesto que no tienen nada nuevo y significativo que ofrecer.

Por tanto, ¿por qué no aunar esfuerzos con beneficios mutuos para desarrollar un territorio virgen, con miles de maravillosos recursos escénicos, de fauna y con destinos de reconocido interés mundial? La sola posibilidad de promocionar y realizar excursiones a atractivos en territorio chileno le dará a Ushuaia miles de noches de alojamiento extras y otros tantos servicios de restaurante o comisiones por excursiones, transporte, etc. Asimismo, a nosotros, miles de excursiones marítimas, miles de transportes internos y poder desarrollar efectivamente a Pto. Williams con una gran variedad de servicios que tendrían asegurada su demanda. El desarrollo de nuevos destinos tanto en Tierra del Fuego como, por ejemplo, los fiordos Parry y Brooks, la Avenida de los Glaciares de la vertiente sur de la cordillera Darwin en el canal Beagle, por mencionar algunas alternativas marítimas, o los espectaculares recursos que nos ofrece la alternativa terrestre en el PN Yendegaia.

También la Provincia Antártica ofrece múltiples alternativas, pudiendo incorporar excursiones a Cabo de Hornos, que es un destino muy esperado por la industria a nivel mundial, así como a los variados atractivos existentes en Isla Navarino y alrededores. Finalmente, la apertura de estas conexiones permitirá concretar el ansiado circuito terrestre Calafate – Paine – Natales – Punta Arenas – Porvenir – Pto. Williams – Ushuaia. La promoción que haga Ushuaia de estas nuevas alternativas serán de una ayuda innegable en el esfuerzo que en el mismo sentido deberemos realizar nosotros. En resumen, nuestro país tiene un territorio con inmensas potencialidades de crecimiento turístico, pero necesita acortar el periodo para el desarrollo y hacer más rentables, interesantes y posibles las inversiones que se requieren. Por tanto, será de gran atractivo a los inversionistas en todo tipo de servicios, desde naves de turismo, hotelería, restauración, transporte, excursiones y muchas más, tener una gran demanda esperando se abra la frontera en el sur de la Tierra del Fuego para visitar nuestras maravillas naturales.

Creo que es la oportunidad que tanto Tierra del Fuego como Pto. Williams y en general la región estaban esperando desde hace muchos años y que ahora puede ser una realidad. En el tiempo que falta para que ello se pueda convertir en realidad, creemos que es muy importante que establezcamos una estrategia público-privada, destinada a analizar cada punto de una agenda que defina políticas claras. Asimismo, adelantar gestiones con empresarios y autoridades de Ushuaia; visualizar los eventuales problemas que pudieren surgir en el camino y prever sus soluciones; atraer las inversiones mayores que se requerirán, en especial navegación y hotelería.

También, la Autoridad Marítima deberá definir las características y limitaciones de la navegación en las aguas del Beagle al sur, de manera que estén claramente determinados los posibles destinos y características de las operaciones, pero muy especialmente diseñada y ya en marcha una adecuada y potente promoción turística esperando el día cero. La idea es que tengamos las facilidades e inconvenientes analizados y ojalá solucionados para iniciar de inmediato el desarrollo de uno de los territorios más espectaculares y prístinos de nuestra región y de Chile. Si tanto el sector privado como el público hacen bien su pega y llegamos preparados a ese momento, no debiéramos tener ningún temor a la integración y conectividad de estos territorios.

Es un desafío para las nuevas autoridades regionales y para todo el sector, ya que traería grandes beneficios socioeconómicos a la Isla Navarino, Tierra del Fuego y a la Región de Magallanes, dando un gran impulso a una de las actividades más sustentables: “el turismo de intereses especiales”.

Ver artículo

Fuente: El Pingüino, Miércoles 14 de Julio de 2021

TITULARES

X